Dichos y Frases N

 
 
 

 

    

Nacer (venir) con un pan debajo del brazo
Esta frase, actualmente en desuso, se empleaba para sig­nificar la fortuna que entraba en una casa tras el nacimiento...
Busca una palabra en este apartado con Ctrl+F
 

DICHOS Y FRASES HECHAS CON LA LETRA N

Busca una palabra en este apartado con Ctrl+F
No dar abasto
Verse superado por el trabajo. Con este tiempo tan bueno, las terrazas estaban llenas de gente y los camareros no daban abasto.

_______________________

DICCIONARIO DE REFRANES, ADAGIOS, PROVERBIOS MODISMOS, LOCUCIONES Y FRASES PROVERBIALES DE LA LENGUA ESPAÑOLA Recogidos y glosados por

El Ilmo. Sr. D. José María Sbarbi
OBRA PÓSTUMA
Ordenada, corregida y publicada bajo la dirección
D. Manuel José García

LETRA N - DICCIONARIO DE REFRANES

Nace el pez para nadar, como el topo para minar.
Nace en la huerta lo que no siembra el hortelano.
Nace en la puerta lo que el hortelano no siembra.
Nacemos de un polvo y cuando moramos nos convertiremos en polvo.
Nacer de pie.
Nació como la auyama, con la flor en el culo.
Nada complicado da buen resultado.
Nada con nada, total nada.
Nada contra la corriente.
Nada creas, sino lo que veas.
Nada es fácil para el falto de voluntad.
Nada es más fácil de hacer que aconsejar y reprender.
Nada es verdad ni mentira, todo es del color del cristal con que se mira.
Nada es virtud ni pecado, mientras no sea divulgado.
Nada hay más atrevido que la ignorancia.
Nada hay nuevo bajo el sol.
Nada más engreído que un tonto bien vestido.
Nada mas que me enderece dijo el jorobado.
Nada mejor en la vida, que una familia unida.
Nada necesita quien tiene bastante.
Nada necesita quien tiene lo bastante.
¿Nada?. Poca cosa para ser asada.
Nada puede dar quien nada tiene.
Nada puede decirse, que no se haya dicho.
Nada que sea violento será permanente.
Nadar contra la corriente.
Nadar, nadar, y a la orilla ahogar.
Nadar y nadar, y a la orilla ahogar.
Nada sacar y mucho meter, receta segura para crecer.
Nada sacar y mucho meter, segura receta para enriquecer.
Nada se adelanta con desesperarse, sino el criar mala sangre.
Nada se dice ni se hace bien en momentos de pasión.
Nada se puede esperar de quien no tiene hogar.
Nada teme perder quien nada tiene.
Nada tiene al que nada le basta.
Nadie aprecia el bien que tiene, mientras que no lo enajene.
Nadie aprecia lo que tiene hasta que lo ve perdido.
Nadie aprende por cabeza ajena.
Nadie arrebañando engorda.
Nadie bien ha valorado, lo que nada le ha costado.
Nadie busca ruido con su dinero.
Nadie cante victoria aun cuando en el estribo esté.
Nadie cava con tesón sino el dueño del hurón.
Nadie come gallina gorda de mano ajena.
Nadie compra una vaca teniendo la leche gratis.
Nadie conoce la olla como el cucharón.
Nadie con su suerte está contento y todos con su talento.
Nadie da duros a cuatro pesetas.
Nadie da lo que no ha.
Nadie da lo que no tiene.
Nadie da lo que tiene.
Nadie da nada a cambio de nada.
Nadie da palos de balde.
Nadie da palos en balde.
Nadie da sino lo que tiene.
Nadie debe avergonzarse de preguntar lo que no sabe.
Nadie debe vivir pobre por morir rico.
Nadie diga: de esta agua no bebere.
Nadie diga "de esta agua no beberé".
Nadie diga "De esta agua no beberé", ni "De este pan no comeré".
Nadie diga: de esta agua no beberé, por turbia que esté.
Nadie diga: "De este agua no beberé", ni "Este cura no es mi padre".
Nadie diga: 'De este agua no he de beber'.
Nadie diga de ninguno porque no diga de el alguno.
Nadie diga haré, haré, que más vale un toma que dos te daré.
Nadie diga mal del día hasta que sea pasado y la noche venida.
Nadie entre en el bien sino mirando cómo ha de salir de él.
Nadie envejece a la mesa.
Nadie escarmienta en cabeza ajena.
Nadie es culpable, hasta que no se demuestre lo contrario.
Nadie es mejor que nadie.
Nadie es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo.
Nadie es profeta en su propia tierra.
Nadie es profeta en su tierra.
Nadie es sabio en todas partes.
Nadie está contento con su suerte.
Nadie está mas vacío que quien esta lleno de si mismo.
Nadie es tan alto, que no este al alcance de la mano de su enemigo.
Nadie es tan bruto que tire piedras a un árbol sin frutos.
Nadie es tan viejo que no piense vivir otro año.
Nadie está obligado a lo imposible.
Nadie es un gran hombre para su mayordomo.
Nadie experimenta en cabeza ajena.
Nadie extienda la pierna sino hasta donde la sábana llega.
Nadie extienda mas la pierna de cuanto fuere larga la sábana.
Nadie fue escaso para quien bien quiso.
Nadie fue escaso par quien bien quiso.
Nadie hable mal del día hasta que la noche llegue.
Nadie ha visto el día de mañana.
Nadie, ladrando a la luna, alcanza amor ni fortuna.
Nadie lamiendo engorda.
Nadie le da vela en este entierro.
Nadie le dio la vara; él se hizo alcalde, y manda.
Nadie le dio la vara, pero él se hizo alcalde y manda.
Nadie llega a bachiller, sin estudiar y aprender.
Nadie mas engreído que un tonto bien vestido.
Nadie muere la víspera de su muerte.
Nadie muere motón.
Nadie nace enseñado.
Nadie nace maestro.
Nadie nace sabiendo.
Nadie nació enseñado.
Nadie nació enseñao.
Nadie, nadie se conmueve, por la sed con que otro bebe.
Nadie perdona que le hagan un favor.
Nadie plante haya para que de ella le hagan el pijama.
Nadie ponga al fuego su olla vacía esperando que el vecino se la llene de carne.
Nadie puede atar las lenguas a las gentes.
Nadie puede dar lo que no tiene.
Nadie puede hacer que un cangrejo camine derecho.
Nadie puede huir de lo que le ha de venir.
Nadie puede ser llamado feliz antes de su muerte.
Nadie puede ver ojos bonitos en cara ajena.
Nadie querría para sí.
Nadie quiera de lo ajeno más de lo que quisiera el dueño.
Nadie quiere la salud más que el paso.
Nadie regala duros a cuatro pesetas.
Nadie regala nada a humo de pajas.
Nadie remienda un vestido viejo, con un pedazo de vestido nuevo.
Nadie sabe bien su oficio si no lo toma por vicio.
Nadie sabe como esta el fondo de la olla solo el cucharón.
Nadie sabe de la sed con que otro bebe.
Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo ha pedido.
Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.
Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde.
Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido.
Nadie sabe lo que tiene, si tiene quien lo mantiene.
Nadie sabe lo que vale el agua hasta que falta.
Nadie sabe lo que vale un duro, hasta que no lo pide con apuro.
Nadie sabe para quien trabaja.
Nadie sabe, sino quien lo lastra, lo que semejante casa gasta.
Nadie sacia su apetito, con sólo huevo frito.
Nadie se acuerda de Santa Bárbara hasta que no truena.
Nadie se acuerda de Santa Bárbara hasta que truena.
Nadie se acuesta sin aprender cosa nueva.
Nadie se alabe hasta que acabe.
Nadie se alabe, hasta que acabe.
Nadie se apresura para pagar y si todos para cobrar.
Nadie se baña dos veces en el mismo río.
Nadie se hace calvo en un rato, sino paso a paso.
Nadie se hace rico dando.
Nadie se ha pelado por pedir.
Nadie se ha pelao por pedir.
Nadie se meta donde no le llaman.
Nadie se mira su moco, pero sí el que le cuelga al otro.
Nadie se muere dos veces.
Nadie se muere en la vispera.
Nadie se muere en la víspera.
Nadie se muere hasta que Dios quiere.
Nadie se muere un minuto antes.
Nadie se puede evadir de lo que está por venir.
Nadie sería mesonero si no fuera por el dinero.
Nadie tan pobre murió que más pobre no nació.
Nadie tira piedras a su propio tejado.
Nadie tira piedras a su tejado.
Nadie toma lo que no le dan.
Nadie va al abogado que venga desconsolado.
Nadie yerra por callar y hablando mucho, mucho se suele errar.
Naipes, mujeres y vino, mal camino.
Naipes, mujeres y vino, sacan al hombre de tino y lo llevan por el mal camino.
Na noite de san Xoán, non queda na casa nin o can. En la noche de San Juan, no quedan en casa ni los perros.
Naranja agria en ayunas, salud segura.
Naranjas y mujeres, den lo que ellas quisieren.
Náufrago que vuelve a embarcar y viudo que reincida, castigo piden.
Navegar contra el viento es perder el tiempo.
Navigare necesse est, vivire non est necesse.
Nazca mi hijo varón, aunque sea ladrón.
Neblina, del agua es madrina.
Necesidad disimulada es necesidad doblada.
Necesitado te veas.
Necio es quien con necios anda.
Necio es quien piensa que otro no piensa.
Necio o loco es el orgulloso, pues no medita en que fue lodo y será polvo.
Necio por natura y sabio por lectura.
Necio que calla por sabio que pasa.
Necio que sabe latín, doble rocín.
Necios y gatos son desconfiados.
Necios y porfiados, hacen ricos a letrados.
Negar que negarás, que en Aragón estás.
Negocian los hombres sabios, disimulando injurias y sufriendo agravios.
Negocio de enterrador, negocio asegurador.
Negocio que no da para llegar a las diez, mal negocio es.
Negocios de puercos, puerco negocio.
Negocios hay que están bien a las dos partes.
Negocios largos, nunca bien acabados.
Ni Abril sin flores, ni juventud sin amores.
Ni adobo sin ajo, ni campana sin badajo, ni viudita sin su majo.
Ni adobo sin ajo, ni campanas sin badajo, ni viuda sin majo.
Ni agradecido ni pagao.
Ni al caballo corredor, ni al hombre rifador dura mucho el honor.
Ni al jugador que jugar, ni al gastador que gastar, ni al avaro que guardar.
Ni al niño el bollo, ni al santo el voto.
Ni amigo burgalés, ni cuchillo cordobés.
Ni amigo jugador, ni tahúr mal bebedor.
Ni amigo reconciliado, ni café recalentado.
Ni amigo reconciliado ni cordero dos veces asado.
Ni amor forzado, ni zapato apretado.
Ni amor reanudado ni chocolate recalentado.
Ni amor sin comer, ni vestido de gala sin otro tener.
Ni a pícaro descalzo, ni a hombre callado, ni a mujer barbada les des posada.
Ni "arre" que corras ni "so" que te pares.
Ni arroz pasado, ni guiso ahumado.
Ni arroz pegado, ni guiso ahumado.
Ni asno rebuznador, ni hombre porfiador.
Ni aun al Diablo ha de temer quien no teme a una mujer.
Ni aunque estudie en Salamanca, se hace la prieta blanca.
Ni a un sordomudo completo, debes confiar tu secreto.
Ni ausente sin culpa ni presente sin disculpa.
Ni bebas agua que no veas, ni firmes carta que no leas.
Ni bebas agua que no veas, ni firmes cartas que no leas.
Ni bebas sin ver, ni firmes sin leer.
Ni boda pobre, ni mortuorio rico.
Ni boda sin canto, ni mortuorio sin llanto.
Ni boda sin canto, ni muerte sin llanto.
Ni bonita que admire, ni fea que espante.
Ni buen consejo de moza, ni buena camisa de estopa.
Ni buen fraile por amigo, ni malo por enemigo.
Ni cabalgues en potro, ni alabes tu mujer a otro.
Ni caballo patiblanco, ni tierra falduda.
Ni calabaza sin tapón, ni mujer sin quita y pon.
Ni caldo recalentado ni amigo reconciliado.
Ni calentura con frío, ni marido en casa continuo.
Ni calor hasta San Juan ni frío hasta Navidad.
Ni camino sin atajo ni campana sin badajo.
Ni camino sin atajo, ni campana sin badajo.
Ni carbón ni leña compres cuando hiela.
Ni casa en cantón ni viña en rincón.
Ni casa en dos lugares, ni paja en dos pajares.
Ni casa junto a río, ni viña junto a camino.
Ni cases sin ver ni firmes sin leer.
Ni cases sin ver, ni firmes sin leer.
Ni cenamos ni se muere padre.
Ni cena sin vino, ni olla sin tocino.
Ni comas crudo ni andes a pie desnudo.
Ni comemos ni se muere padre.
Ni comer sin beber, ni firmar sin leer.
Ni compres de ladrón, ni hagas lumbre de carbón.
Ni compres mula coja pensando que ha de sanar, ni te cases con puta pensando que ha de cambiar.
Ni con cada mal al físico, ni con cada pleito al letrado, ni con cada sed al jarro.
Ni con toda hambre al arca, ni con toda sed al cántaro.
Ni con todo el dinero del mundo se puede comprar una hora de sueño tranquilo.
Ni de amigo reconciliado ni de manjar dos veces guisado.
Ni de burla ni deberas, con tu amo no partas peras.
Ni de burla ni de veras, con tu amo no partas peras.
Ni de estopa buena camisa, ni de puta buena amiga.
Ni de las flores de Marzo, ni de la mujer sin empacho.
Ni de malva buen vencejo, ni de estiércol buen olor, ni de puta buen amor.
Ni de mujer de otro, ni coces de potro.
Ni de saúco buen vencejo, ni de cuñado buen consejo.
Ni domes potro, ni tomes consejo de otro.
Niebla de Marzo, helada de Mayo.
Niebla en alto, lluvias en bajo.
Niebla en el valle, labrador a la calle.
Niebla en la mañana, tarde muy galana.
Niebla en la Montaña, labrador a tu cabaña.
Niebla en la sierra, agua en la tierra.
Niebla en menguante, mal tiempo en adelante.
Niebla en verano, norte en la mano.
Niebla que amanece, levanta y no agarra, buen tiempo que no falla.
Ni el caballero buen consejo, ni el letrado buen encuentro.
Ni el libro cerrado da sabiduría, ni el título por sí solo da maestría.
Ni el más rico ni el más fuerte, se han librado de la muerte.
Ni el prometer empobrece, ni el dar enriquece.
Ni el rey ni el papa de la muerte escapa.
Ni el rey ni el Papa de la muerte escapa.
Ni el trigo es mío, ni es mía la cibera, conque así, muela el que quisiera.
Ni el trigo es mío, ni es mía la cibera, conque así, muela quien quisiera.
Ni en Agosto caminar ni en Diciembre navegar.
Ni en Agosto caminar, ni en Diciembre navegar.
Ni en bromas ni en veras con tu amo partas peras.
Ni en burlas ni en veras, con tu amo partas peras.
Ni en burlas ni en veras, pidas al melonar peras.
Ni en el agua ni en el viento, escribas tu pensamiento.
Ni en invierno ni en verano, dejes la manta en casa del amo.
Ni es carne, ni es pecado.
Ni es carne, ni es pecao.
Ni es fácil ganar; pero es más difícil conservar.
Ni están todos los que son, ni son todos los que están.
Ni estopa con tizones ni mujer con varones.
Ni estopa con tizones, ni mujer con varones.
Nieve de Octubre, nieve para cinco meses.
Nieve en Febrero, hasta la siega el tempero.
Ni fea que enfade, ni hermosa que se codicie.
Ni fea que espante, ni hermosa que mate.
Ni fía ni porfía, ni entres en cofradía.
Ni fía, ni porfía, ni entres en cofradía.
Ni fíes de hombre cejunto, ni tengas miedo a un difunto.
Ni fíes mujer a fraile, ni barajes con alcalde.
Ni fíes, ni porfíes, ni arriendes y vivirás bien entre las gentes.
Ni firmes sin leer, ni hables sin ver.
Ni fraile en boda, ni perro entre ollas.
Ni gato en palomar, ni cabra en olivar.
Ni gazpacho añadido, ni mujer de otro marido.
Ni hablar mujer, traes pistola.
Ni hablar mujer, traes puñal.
Ni hables como doliente, ni vivas entre vil gente.
Ni hagas cohecho ni pierdas derecho.
Ni hagas cohecho, ni pierdas derecho.
Ni hagas ni seas lo que en otros afeas.
Ni hay vida sin muerte ni placer sin pesar.
Ni hermosa que mate, ni fea que espante.
Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo.
Ni hierba en el trigo, ni sospecha en el amigo.
Ni higos sin vino, ni pucheros sin tocino.
Ni hombre chiquitillo, ni casa de escaloncillo.
Ni hombre que ralla, ni asno que brama.
Ni hombre sin vicio, ni comida sin desperdicio.
Ni hombre tiple, ni mujer bajón.
Ni huerta en sombrío, ni casa junto al río.
Ni invierno viñatero, ni en otoño sembrador.
Ni joya prestada, ni mujer letrada.
Ni juegues ni trates con mujeres y vivirás como quieres.
Ni Justicia ni verdad en la tierra encontrarás.
Ni la novia sin cejas, ni boda sin quejas.
Ni las ideas ni la ciencia, se asimilan con violencia.
Ni las reinas más hermosas, orinan agua de rosas.
Ni lava ni presta la batea.
Ni lleves cohecho, ni sueltes derecho.
Ni llueca eches que pollos saques.
Ni lugar sin taberna, ni puta sin alcahueta.
Ni mangas porque es chaleco.
Ni me fío de gabacho, ni de alcahuete macho.
Ni mejor porque el concejo lo pide, ni peor porque lo olvide.
Ni mesa que ande, ni piedra en el escarpe.
Ni mesa sin pan, ni ejército sin capitán.
Ni mesa sin vino, ni sermón sin agustino.
Ni miento ni me arrepiento.
Ni moza de mesonero, ni saco de carbonero hay sin agujero.
Ni moza sin espejo, ni viejo sin consejo.
Ni mozo dormidor, ni gato maullador.
Ni mueras en mortandad ni juegues en Navidad.
Ni mula con tacha, ni mujer sin raza.
Ni musa sin jarra, ni enamorado sin guitarra.
Ni muy tenido ni generoso, que todo extremo es vicioso.
Niña, no te desesperes, que el que ha de ser para tu, ni se casa ni se muere.
Niña, si vas a reuniones, ajustate los calzones.
Niña, si vas a reuniones, ajústate los calzones.
Niña, te aseguro que según tienes la cara tendrás el culo.
Ninguna cosa hay tan dura que el tiempo no la madura.
Ninguna humana pasión es perpetua ni durable.
Ninguna ley va a servir, si no hay quien la haga cumplir.
Ninguna maravilla dura más de tres días.
Ninguna mortaja, es grata ni maja.
Ningún burro se queda calvo.
Ningún burro tropieza dos veces en la misma piedra.
Ningún hombre honesto se hace rico en un momento.
Ningún humano recuerda, que el culo le huele a mierda.
Ningún jorobado se quiere ver la joroba.
Ningun ladron quiere ser robado.
Ningún ladrón quiere ser robado.
Ningún mortal peca, cuando defeca.
Ningún muerto ha regresado, ni a dar un simple recado.
Ninguno do otros es señor si no lo es del corazón.
Ninguno es tan viejo que no pueda vivir un año, ni ninguno se vaya ni se muera; que de idos y muertos nadie se acuerda.
Ninguno ganó fama dándole las doce en la cama.
Ninguno más fama tiene que la que darle quieren.
Ninguno muere tan pobre que la ropa no le sobre.
Ninguno nace maestro pero se hace con el tiempo.
Ninguno pierde jugando lo que gano cavando.
Ninguno por ser querido se esfuerce, que a veces lo torcido se destuerce.
Ninguno puede vender, su alma a Dios y a Lucifer.
Ninguno que beba vino llame borracho a su vecino.
Ninguno se alabe de hacer lo que no sabe.
Ninguno se embriaga del vino de casa.
Ninguno tan pobre muere que más no naciese.
Ningún perro lamiendo engorda.
Ningún perro muerde la mano que le da el pan.
Ningún pescador de caña ni molinero de viento, necesita un escribano para hacer testamento.
Ningun rencor es bueno.
Ningún rencor es bueno.
Ningún rico se recuerda, cuando era mozo de cuerda.
Ningún tomar es malo, como no sean palos.
Ningún tonto tira cantos a su tejado.
Niño con siete niñeras se queda ciego.
Niño feito, pega morta. Nido hecho, urraca muerta.
Niño malo no castigado, hácese mas osado.
Niño mimado, niño mal educado.
Niño que en la mesa canta, se atraganta.
Niño que has de acallar, no le hagas llorar.
Niño que llora, de mear se ahorra.
Niño que no llora no mama.
Niño que no llora, no mama.
Niño que no ríe a las siete semanas, o es ruin o tiene ruines amas.
Niño quieto y callado, es que hace algo malo.
Niño quieto y callado, es que hace algo mlo.
Niño quieto y, callado, es que ha hecho algo malo.
Niños Los de pequeños, que no hay castigo después para ellos.
Niños y viejos, todos son parejos.
Ni novia sin cejas, ni boda sin quejas.
Ni ojo en carta, ni mano en plata.
Ni olla sin tocino ni sermón sin agustino.
Ni para carga ni para silla.
Ni para Dios, ni para el diablo.
Ni patos a la carreta, ni bueyes a volar, ni moza con viejo casar.
Ni perro sin pulgas, ni pueblo sin putas.
Ni pidas a mujer hermosa, y prometas a pobre, ni debas a rico.
Ni pidas a quien pidio, ni sirvas a quien sirvio.
Ni pidas a quien pidió, ni sirvas a quien sirvió.
Ni poca ni mucha pena, nos causa desgracia ajena.
Ni poeta con dinero ni mujer sin pero.
Ni por casa ni por viña, cases con mujer mezquina.
Ni por rico te realces, ni por pobre te rebajes.
Ni por salvar la vida es licita la mentira.
Ni por vicio ni por fornicio, sino para su santo servicio.
Ni puta seas, y hagas las semejas.
Ni puta sin amigo, ni huerta sin cabrahigo.
Ni quito ni pongo rey.
Ni raja, ni presta el hacha.
Ni reír donde lloran, ni llorar donde ríen.
Ni reprender ausentes, ni adular presentes.
Ni ruin hidalgo, ni ruin galgo, ni ruin letrado.
Ni sábado sin sol, ni moza sin amor.
Ni santo sin estampa, ni juego sin trampa.
Ni se si halaga, ni se si amaga.
Ni sirvas a quien sirvió, ni pidas a quien pidió.
Ni sobra el que viene, ni falta el que se va.
Ni son todos los que están, ni están todos los que son.
Ni sopas de añadido, ni mujer de otro marido.
Ni tan adentro del horno que te quemes, ni tan afuera que te hieles.
Ni tan calvo ni con siete pelucas.
Ni tan corto que no alcance, ni tan largo que se pase.
Ni tanto ni tan calvo.
Ni tanto ni tan calvo que se le vean los sesos.
Ni tanto, ni tan calvo que se le vean los sesos.
Ni tanto que queme al santo ni tan poco que no le alumbre.
Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre.
Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre.
Ni te abatas por pobreza, ni te ensalces por riqueza.
Ni te abatas por pobreza, ni te enzalces por riqueza.
Ni te cases sin ver, ni firmes sin leer.
Ni te compres limas, ni te compres peras, ni te comprometas en donde no puedas.
Ni te compro limas, ni te compro peras, ni te comprometas a lo que no puedas.
Ni tengo padre, ni madre, ni perro que me ladre.
Ni tiñe ni da color.
Ni todos los que estudian son letrados ni todos los que van a la guerra soldados.
Ni tras pared ni tras seto digas tu secreto.
Ni tras pared, ni tras seto, nunca digas tu secreto.
Ni un dedo hace mano, ni una golondrina verano.
Ni uno de cada ciento, de su suerte está contento.
Ni villa sin aldea, ni puta sin alcahueta.
Ni virtud en la juventud, ni en la vejez salud.
Ni virtud en la juventus, ni en la vejez salud.
Ni vive, ni deja vivir.
No acose, que la están peinando.
No alabes ni desalabes hasta siete Navidades.
No al moco, sino donde cuelga.
No amamos a una mujer por lo que dice, amamos lo que dice porque la amamos.
No ames a quien amó, ni sirvas a quien sirvió.
No aprovecha lo comido, sino lo digerido.
No apruebes hasta que pruebes.
No apuntes, a menos que vayas a disparar.
No arrojes margaritas a los puercos.
No arrugues si no vas a planchar.
No asamos y ya pringamos.
No a todos les queda el puro nomás a los trompudos.
No aumentes tus riqueza por el que vive en pobreza.
No basta con ser buena, hay que aparentarlo.
No bastan estopas para tapar muchas bocas.
No basta parecerlo, hay que serlo.
No basta ser bueno, sino parecerlo.
No bebas agua que no veas, ni firmes carta que no leas.
No bebas agua; que te emplazarán los bueyes.
Nobleza obliga.
Nobleza, obliga; y agradecimiento liga.
Nobleza y cariño, los hereda el niño.
No busques a la vez fortuna y mujer.
No busques a la vez fotuna y mujer.
No busques de qué murió quien carne asada cenó.
No busques donde no hay.
No busques en el amigo riqueza, ni nobleza, sino buena naturaleza.
No busques en la plaza lo que tienes en tu casa.
No busques la suerte y te saldrá al paso.
No busques pan en la cama del can.
No busques por amigo al rico ni al noble, sino al bueno, aunque sea pobre.
No caben dos pies en un zapato.
No cabíamos en casa y parió la abuela.
No caga el asno tan hondo, que no suba el husmo en somo.
No caga en loma, por no ver rodar el bollo.
No calientes horno para que cueza otro.
No cambies de caballo, cuando estés cruzando un río.
No cambio tu cacareo por tus huevos.
No canta mal las rancheras.
No cantes victoria antes de tiempo.
Nochecitas alegres; mañanitas tristes.
Noches felices, mañanitas tristes.
No cierres una puerta, si no has abierto otra.
No cogíamos en el fuego, y parió la abuela.
No colocar todos los huevos en la misma canasta.
No coma cuento coma carne.
No comáis caldo de habas, que hace a las mujeres bravas.
No comas ansias.
No comas judías cuando hayas de andar entre gente de cortesía.
No comas judías, cuando hayas de andar entre gente de cortesía.
No comas más de lo que puedas digerir.
No comerá mucho quien come mucho.
No comer por haber comido, es bienvenido.
No comer por haber comido, nada nos hemos perdido.
No comer por no cagar es doble ahorrar.
No comer por no cagar es dos veces ahorrar.
No comes nueces por no tirar la cáscara.
No compares el tocino con la velocidad.
No compra barato quien no ruega rato.
No compres cabra coja pensando que sanará; son las sanas y encojan, con que las cojas qué no harán.
No compres casa sin esquina, ni mujer que no sepa cocina.
No compres casa sin esquina, ni mujer que no sepa de cocina.
No compres cosa vieja que no sea vino, jamón o teja.
No compres de quien compró; compra de quien heredó, que no sabe lo que costó.
No confíes a otro lo que puedas hacer por ti mismo.
No confíes del peón que tiene las manos finas.
No con quien naces, sino con quien paces.
No contrates de barbero, a quien fue tu prisionero.
No cortes el árbol que te da sombra.
No creas al que de la feria viene, sino al que ella vuelve.
No creas nunca en cielo serrano, lagrimas de mujer o cojera de perro.
No crece el río con agua limpia.
No creó Dios al burro para músico.
No creo en brujas, pero que las hay las hay.
No creo en gardenias negras, ni en virginidad de suegras.
No cruces el puente antes de llegar a él.
No cuentes dinero delante de los pobres.
No cuentes los pollos antes de incubarlos.
No cuentes los polluelos antes que salgan los huevos.
No da, ni dice donde hay.
No da, ni dice dónde hay.
No da quien tiene, sino quien quiere.
No dará de culo quien sabe vivir con disimulo.
No dar ni recibir, sin escribir.
No deje para las diez, lo que pueda hacer después.
No dejes camino por vereda.
No dejes camino real por vereda.
No dejes camino viejo por camino nuevo.
No dejes crecer la hierba en el amino de la verdad.
No dejes lo bueno por lo hermoso, ni lo cierto por lo dudoso.
No dejes para mañana comida, hembra o vino.
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
No dejes para otra hora, lo que puedas hacer ahora.
No dejes para otra hora lo que puedes hacer ahora.
No dejes para otros lo que no quieras para ti.
No dejó títere con cabeza.
No de plata sino de barro.
No des a guardar el fiambre, a quien vive muerto de hambre.
No des a guardar ni al niño el bollo, ni al viejo el coño.
No des consejo a quien no te lo pide.
No des el grito de triunfo antes de salir del bosque.
No des la hacienda antes de morir, que los tuyos te harán sufrir.
No des por el pito, mas de lo que el pito vale.
No desprecies a quien poco es, que algún días mucho podrá ser.
No desprecies el consejo de los sabios y los viejos.
No dice más la lengua de lo que siente el corazón.
No digais mal del año hasta que sea pasado.
No diga ninguno: no puedo aprender, tanto hace el hombre cuanto quiere hacer.
No digas de este agua no beberé.
No digas de este agua no beberé ni este cura no es mi padre.
No digas de este agua no beberé, por turbia que baje el agua mayor puede ser la sed.
No digas en secreto lo que no quieras oír en público manifiesto.
No digas nada de mis deudas a menos que pienses pagarlas.
No digas no sin saber por qué no.
No digas que eres pobre a quien no te puede hacer rico.
No digas que va a llover, sin sentir gotas caer.
No digas tu secreto al amigo, por si mañana es tu enemigo.
No distraigas a la aguja porque puede perder el hilo.
No donde naces, sino donde paces.
No duerma tranquilo quien debe; que no hay plazo que no llegue.
No duerme tranquilo quien debe, que no hay plazo que no se llegue.
No eches más leña al fuego.
No eches toda la carne al asador.
No empeñes las prendas, mejor que las vendas.
No encomie un vado hasta que lo hayas pasado.
No ensucies donde comes.
No ensucies el agua para después tomártela.
No entra en misa la campana, y a todos llama.
No entres de golpe en casa ajena: llama a la puerta y espera.
No enturbies aguas que hayas de beber.
No era nada la meada, y calaba siete colchones y una frazada.
No era nada lo del ojo, y lo llevaba en la mano.
No eres mas bruto porque no eres mas grande.
No eres santo de mi devoción.
No es amigo ni es sincero, aquel que nos pela el cuero.
No es amistad la que siempre pide y nunca da.
No es buena casa la que no tiene al lado bosque y río.
No es buen año cuando el pollo pica al gallo.
No es buen carretero el que carga delantero.
No es buen médico el que desahucia al enfermo.
No es buen mosto el cocido en Agosto.
No es bueno huir en zancos.
No es bueno quien cree malos a los demas.
No es bueno quien cree malos a los demás.
No escupas contra el viento.
No es de bravo señal buena, toro que escarba en la arena.
No es de hombre prudente nadar contra la corriente.
No es el diablo tan feo como lo pinta el miedo.
No es el diablo tan feo como pintado lo vemos.
No es el que más grita el que tiene más razón.
No es gallina buena la que come en casa y pone fuera.
No es gallina buena la que come en tu casa y pone en la ajena.
No es habilidad poca, saber nadar y guardar la ropa.
No es la liebre de quien la mata, sino de quien la levanta.
No es la miel para la boca del asno.
No es la vaca más ubrona, quien más leche proporciona.
No es lo mismo atrás que en ancas.
No es lo mismo decirlo que hacerlo.
No es lo mismo hablar con el torno que con las monjas.
No es lo mismo llamar al Diablo, que verlo venir.
No es lo mismo llamar que levantarse a abrir.
No es lo mismo llamar, que salir a abrir.
No es lo mismo oír decir "moros vienen", que verlos venir.
No es lo mismo oír que escuchar.
No es lo mismo parir que criar.
No es lo mismo predicar que dar cargas de trigo.
No es lo mismo predicar que dar ejemplo.
No es lo mismo predicar que dar trigo.
No es lo mismo predicar que trigo dar.
No es lo mismo una leyenda hebrea que una vieja leyendo hebria.
No es lo mismo uno en su tierra, que en tierra ajena.
No es lo mismo verla venir que bailar con ella.
No es macho quien tiene muchas mujeres, macho es el que se aguanta con una sola.
No es mala la muerte cuando se lleva a quien debe.
No es mal sastre el que conoce el paño.
No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia.
No es más limpio quien más lava, sino quien menos ensucia.
No es más rico el que mas tiene sino el que menos necesita.
No es más rico el que no tiene, sino el que menos desea.
No es más sabio el que más sabe, sino el que lo oportuno sabe.
No es más sabio el que más sabe, si no el que menos ignora.
No es nada lo del ojo, y lo llevaba en la mano.
No es nada, que del humo llora.
No es nada que matan a mi marido.
No es na el bailar sino saber dar la vuelta.
No es ni chicha ni limonada.
No es noble quien lo es, sino quien lo sabe ser.
No es oro todo lo que reluce.
No es oro todo lo que reluce, ni harina lo que blanquea.
No es para cualquier chiflar a caballo.
No es pecado ser pendejo, el pecado es no querer dejar de serlo.
No esperes a tejer tu capa cuando empieza la lluvia.
No esperes nada de aquel que promete mucho.
No esperes que otro haga por lo que a ti se te paga.
No es pobre el que poco tiene, pero sí lo es el que vive con gran avidez.
No es pobre el que poco tiene, sino el que quiere.
No es pobre el que tiene poco, sino el que codicia mucho.
No es por el huevo, sino por el fuero.
No es posible hacer marchar al buey más rápido si el no lo cree necesario.
No es quejido, sino que jode.
No es sólo el hombre el que mea a la pared, porque el perro mea también.
No es solo saber sumar, sino que hay que saber restar.
No está bien el fuego junto a las estopas.
No está Dios en higueras que oiga a putas y a viejas.
No está el horno para bollos.
No está el palo para cucharas.
No está el que fía, porque salió a dar palos a uno que le debía.
No esta hecha la miel para la boca del asno.
No está la carne en el plato por falta de gato.
No está la Magdalena para tafetanes.
No está muerto, quien pelea.
No es tan fiero el león como le pintan.
No es tan fiero el leon como lo pintan.
No es tan fiero el león como lo pintan.
No estará muy triste, quien de rojo viste.
No está siempre el agua clara, ni el palo para la cuchara.
No está toda la belleza, por fuera de la cabeza.
No estés jugando en el bar si has de plantar el melonar.
No es tonto el indio, sino quien lo hace compadre.
No estreches la mano del hombre villano.
No estrujes tanto la naranja, que amargue el zumo.
No es un hombre más que otros si no hace más que otros.
No es villano el de la villa, sino el que hace la villanía.
No es villano el de la villa sino quien hace la villanía.
No es virtuoso quien no se alegra con la virtud.
No existe cosa escondida que con el tiempo no sea bien sabida.
No existe culo honrado solo existe culo mal trabajado.
No existe hombre de mar que no se pueda ahogar.
No existe un tonto que no sea admirado por otro tonto.
No existe un tonto, que no sea admirado por otro tonto.
No falta de que reirse.
No falta de que reírse.
No falta un burro en un mal paso.
No falte cebo al palomar, que las palomas ellas se vendrán.
No fíes ni porfíes, ni prometas lo incierto por lo cierto.
No fío, porque pierdo lo mío.
No gozar para no sufrir, es la regla del buen vivir.
No gusta del beso y estira el pescuezo.
No hables mal de las mujeres si en tu casa mujer tienes.
No hables mal de las mujeres si te espera una en casa.
No hables por boca ajena.
No hables si lo que vas a decir no es mas hermoso que el silencio.
No habría putas si no hubiese alcahuetas.
No hacen viejos los años, sino otros daños.
No hace plata quien más suda, si la suerte no le ayuda.
No hace tanto daño la zorra en un año, como paga en un día.
No hace tanto la zorra en un año como paga en una hora.
No haciendo viento, no hay mal tiempo.
No hagas bien a villanos, si no eres loco ni santo.
No hagas bien por el concejo, ni compres burro viejo.
No hagas bien sin mirar a quien.
No hagas castillos en el aire.
No hagas cosas buenas que parezcan malas.
No hagas cosas buenas que parezcan malas, ni malas que parezcas buenas.
No hagas hoy a nadie lo que no quisieras que te hicieran a ti mañana.
No hagas la salsa hasta que hayas conseguido el pescado.
No hagas leña del árbol caído.
No hagas leña del árbol débil, haz palillos.
No hagas mal y no habrás miedo.
No hagas trampa en que caigas.
No ha nacido aún quien cuide lo ajeno.
No hará casa con azulejos, quien en cazar gasta su tiempo.
No has de ceder con quien naces, sino con quien paces.
No hay albarda que le quede bien.
No hay alguno tan pobre que la muerte no le sobre.
No hay almohada más blanda que una conciencia tranquila.
No hay alquimia mejor que el ahorro.
No hay altanería que no amanece caída.
No hay altanería que no amenace caída.
No hay amor feo ni cárcel alegre.
No hay amor mi Linda Inés, sin su tasa de interés.
No hay amor sin dolor.
No hay año sin desengaño.
No hay árbol como el nogal, ni fruta como el madroño, ni cosa que encaje mejor que lo que sabes en él.
No hay asqueroso que no sea escrupuloso.
No hay atajo sin trabajo.
No hay atajo sin trabajo, ni rodeo sin deseo.
No hay ausencia que mate, ni dolor que consuma.
No hay balanza tan recta que algún tiempo no se tuerza.
No hay bestia que no brame en su guarida.
No hay bicho tan raro como el hombre avaro: para más guardar y tener, se muere por no comer.
No hay bien ni mal que cien años dure.
No hay bien que dure, ni mal que no se acabe.
No hay boda sin doña Toda.
No hay boda sin tornaboda.
No hay bonita sin "pero", ni fea sin gracia.
No hay bonita sin pero, ni fea sin gracia.
No hay borracho que coma lumbre.
No hay borracho que trague lumbre.
No hay buena hoya sin un casco de cebolla.
No hay buena salud donde no entra buena luz.
No hay bueno caro ni malo barato.
No hay bueno que no pueda ser mejor, ni malo que no pueda ser peor.
No hay buen tesorero, con sueldo de portero.
No hay burro calvo, ni calabaza con pelo.
No hay caldo que no se enfríe.
No hay calvo que no haya tenido buen pelo.
No hay camino más seguro que el que acaban de robar.
No hay camino sin tropiezo.
No hay caminos para la paz, la paz es el camino.
No hay camino tan llano, que no tenga algún barranco.
No hay casa donde no haya su calla, calla.
No hay casa más segura que la que acaban de robar.
No hay caza perdida, sino la liebre asada y la perdiz cocida.
No hay cielo sin nubes, ni paraíso sin serpiente.
No hay como la mama de uno, que da dos platos por uno.
No hay como quitarse de en medio para dejar de ser imprescindible.
No hay corazón tan triste como una bolsa sin dinero.
No hay cosa más barata que la que se compra.
No hay cosa más fría que las narices de un perro y el culo de la mujer.
No hay cosa más fría que nariz de perro y culo de mujer.
No hay cosa más pesada que una deuda recordada.
No hay cosa más rica, que rascar donde pica.
No hay cosa más sana, que comer en ayunas una manzana.
No hay cosa que fin no tenga, a la corta o a la luenga.
No hay cosa que no tenga su contra.
No hay cosa tan buena como la salud, ni tan mala como el ataúd.
No hay cuesta arriba sin cuesta abajo.
No hay cuna que mas apriete que la del mismo palo.
No hay curva mala pasándola despacio.
No hay curva mala, si la pasas despacio.
No hay día malo sin día bueno.
No hay día tan lueñe que presto no este presente.
No hay dicha, sino diligencia.
No hay doctrina como la de la hormiga.
No hay don sin din.
No hay dos sin tres.
No hay duelo sin consuelo.
No hay enemigo chico.
No hay enemigo fácil, pero sí amigo difícil.
No hay enemigo pequeño.
No hay fecha que no se cumpla, plazo que no se venza, ni deuda que no se pague.
No hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla.
No hay feria mala, lo que uno pierde otro lo gana.
No hay fiera más fiera que el que ingrato sea.
No hay fuego más ardiente que la lengua del maldiciente.
No hay gallina gorda por poco dinero.
No hay gallina ponedora, que ponga un huevo cada hora.
No hay garrafa sin tapón ni mujer de quita y pon.
No hay generación donde no haya o puta o ladrón.
No hay guarro que no sea escrupuloso.
No hay guerra más hiriente que entre hermanos y parientes.
No hay hacienda mejor hecha que la que uno hace por su mano.
No hay herida que no sane que no sea de otra manera que con el tiempo.
No hay hermosura sin gordura.
No hay hombre sin hmbres.
No hay hombre sin hombres.
No hay hombres pobres, sino pobres hombres.
No hay hombre tan bravo que el tiempo no haga manso.
No hay hombre tan malo que no tenga algo bueno; ni tan bueno que no tenga algo malo.
No hay joven fea, ni vieja hermosa.
No hay ladrón sin encubridor.
No hay largo que no se incline, ni enano que no se empine.
No hay libro malo que enseñe algo bueno.
No hay linaje sin putas ni muladar sin pulgas.
No hay loco que coma lumbre.
No hay luna como la de enero, ni amor como el primero.
No hay luna más clara que la de enero, ni amor más querido que el primero.
No hay majadero que no muera en su oficio.
No hay mala cocinera con tomates a la vera.
No hay mal dicho si no malas interpretaciones.
No hay mal dicho sino malas interpretaciones.
No hay malos maestros sino malos alumnos.
No hay mal que cien años dure.
No hay mal, que cien años dure.
No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que los aguante.
No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que los resista.
No hay mal que cien años dure, ni persona que lo aguante.
No hay mal que dure 100 años ni cristiano que los aguante.
No hay mal que dure cien años, ni enfermo que lo resista.
No hay mal que dure cien años, ni hombre que lo aguante.
No hay mal que dure cien años, ni medico que lo cure, ni medicina en botica.
No hay mal que por bien no venga.
No hay mandado como el que hace el mismo amo.
No hay manjar que no empalague, ni vicio que no enfade.
No hay más amigo que Dios y el duro en la faltriquera.
No hay mas araña que la que teje.
No hay más brava cosa, que una mujer celosa.
No hay mas bronce que años once, ni más lana que no saber que hay mañana.
No hay más cera que la que arde.
No hay mas chinche que la manta llena.
No hay más mala gente que hombres y mujeres.
No hay más sordo que el que no quiere oír.
No hay mayor beata que una puta arrepentida.
No hay mayor desprecio que el no hacer aprecio.
No hay mayor dificultad que la poca voluntad.
No hay mayor emoción que la de volver al lugar en que se nació.
No hay mayor pena que perder a una mujer buena.
No hay mayor tontería que reñir.
No hay mejor aguijón que la necesidad.
No hay mejor ahorrar que poco gastar.
No hay mejor ahorrar, que poco gastar.
No hay mejor amigo que un peso duro en el bolsillo.
No hay mejor beleño que el buen sueño.
No hay mejor ciencia que paciencia y penitencia.
No hay mejor condimento que el hambre.
No hay mejor cuña, que la de la misma madera.
No hay mejor desprecio que no hacer aprecio.
No hay mejor espejo que el amigo viejo.
No hay mejor hechizo que el buen servicio.
No hay mejor herencia, que trabajo y diligencia.
No hay mejor lotería que el trabajo y la economía.
No hay mejor maestra que la experiencia.
No hay mejor palabra que la que está por decir.
No hay mejor pariente que el amigo presente.
No hay mejor red que la que coge el pez.
No hay mejor remiendo que el de la misma tela.
No hay mejor salsa que el hambre.
No hay mejor testigo que el papel escrito.
No hay mejor universidad que la necesidad.
No hay merluza grande que pese poco.
No hay miel sin hiel.
No hay moneda que no pase, ni puta que no se case.
No hay moros en la costa.
No hay moza fea ni moneda de oro que tosca sea.
No hay mucho que no se acabe, ni poco que no alcance.
No hay muerte más desastrada que la vida deshonrada.
No hay mujeres feas, solo poco alcohol.
No hay mujer más buena que la mujer ajena.
No hay mujer por buena que sea, que cuando mea no se pea.
No hay mujer que no lo de, sino hombre que no lo sepa pedir.
No hay mujer sin pero, ni sin tacha caballero.
No hay mula con cuernos, ni mujer discreta.
No hay mula que no patee, ni mujer que no lo de.
No hay nacimiento pobre ni muerte rica.
No hay nada más caro que lo regalado.
No hay nada nuevo bajo la capa del cielo.
No hay nada peor que un año sin siembra.
No hay nada peor que un maricon resentido
No hay nada peor que un pobre harto de pan.
No hay nada que a Dios se resista, ni que se esconda a su vista.
No hay nadie perfecto, sólo que algunos abusan.
No hay nadie que se contente, con el olor solamente.
No hay ningun rico que entienda a un pobre.
No hay ningún rico que entienda a un pobre.
No hay novia fea ni muerto rico.
No hay oficio como el de alfarero, que de barro hace dinero.
No hay olla sin ningun garbanzo negro.
No hay olla sin ningún garbanzo negro.
No hay palabra mal dicha si no fuese mal entendida.
No hay peor astilla que la de la misma viga.
No hay peor astilla que la del mismo palo.
No hay peor ciego que el que no quiere ver.
No hay peor ciego que el que siendo ciego, cree ver.
No hay peor cuña que la de la misma madera.
No hay peor cuña que la del mismo palo.
No hay peor error que el no reconocerlo.
No hay peor esfuerzo que el que no se hace.
No hay peor gestión que la que no se hace.
No hay peor ladrón que el de tu misma mansión.
No hay peor lucha que la que no se hace.
No hay peor pagador que el que no niega la deuda.
No hay peor saber que no querer.
No hay peor sordo que el que no quiere oír.
No hay peor sordo, que quien no quiere oír, ni peor ciego, que quien no quiere ver.
No hay peor tiempo que aquel que viene a destiempo.
No hay peor tienda que la vacía.
No hay pero que valga.
No hay pesares ni regocijos en la casa donde no hay hijos.
No hay plazo que llegue, ni deuda que no se pague.
No hay plazo que no llega, por largo que sea.
No hay plazo que no llegue ni deuda que no se pague.
No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague.
No hay plazo tan lueñe que no lo tema el que debe.
No hay predicador más persuasivo que San Ejemplo.
No hay predicador tan persuasivo como Fray ejemplo.
No hay provecho propio sin daño para otro.
No hay puta ni ladrón que no tenga su devoción.
No hay puta sin ladilla, ni ducha sin pajilla
No hay que arrear ganado flaco.
No hay que buscarle mangas al chaleco.
No hay que buscarle tres patas al gato, sabiendo que tiene cuatro.
No hay que buscarle tres pies al gato.
No hay que buscarle tres pies al gato, sabiendo que tiene cuatro.
No hay que colocar todos los huevos en la misma canasta.
No hay que conejear sin perros.
No hay que confundir la gordura, con la hinchazón.
No hay que ensillar sin antes traer las bestias.
No hay que empezar la casa por el tejado.
No hay que hacerle ruido al chicharrón.
No hay que juzgar un libro por su tapa.
No hay que llegar primero pero hay que saber llegar.
No hay que mentar la soga en casa del ahorcado.
No hay que ofender al cocodrilo antes de pasar el río.
No hay que pedirle peras al olmo.
No hay que perder una tripa por no hacer bulla.
No hay que poner todos los huevos en la misma cesta.
No hay que ser caballo para saber de carreras.
No hay que vender la piel del oso antes de haberlo cazado.
No hay que vender la piel del oso antes de haberlo matado.
No hay quien escupa al cielo que a la cara no le caiga.
No hay quinto malo.
No hay refran que no sea verdadero.
No hay refrán que no sea verdadero.
No hay regla sin excepción.
No hay rey traidor y papa excomulgado.
No hay rey traidor y Papa excomulgado.
No hay rosa sin espinas.
No hay sabado sin sol, ni domingo sin borracho.
No hay sábado sin sol, ni domingo sin borracho.
No hay sábado sin sol, ni doncella sin amor, ni moneda que no pase, ni puta que no se case.
No hay sábado sin sol, ni mocita sin amor.
No hay sábado sin sol, ni mocita sin amor, ni viejo sin dolor.
No hay sabado sin sol, ni niña sin amor, ni vieja sin dolor.
No hay sábado sin sol, ni niña sin amor, ni vieja sin dolor.
No hay sábado sin sol, ni viejo sin dolor.
No hay salsilla como la hambrecilla.
No hay tal mancebo como el puerro, que le salen las barbas al año primero.
No hay tal razón como la del bastón.
No hay tal reja como el culo de la oveja.
No hay tan buen compañero como el dinero.
No hay tiro, voló el pato.
No hay tonto para su provecho.
No hay tonto que no se tenga por listo.
No hay urraca sin mancha blanca.
No hay viejo que no haya sido valiente, ni vieja que no haya tenido sus veinte.
No hay viejo sin dolor.
No hay viento favorable para quien no tiene puerto.
No hay virtud y nobleza que no abata la pobreza.
No hay viudita sin duelo, ni triste in consuelo.
No hay zurdo bueno.
No hemos conocido el bien hasta que lo hemos perdido.
No hi ha mal que cent anys dure, ni bé tampoc.
No importa cuantas veces hayas caído, lo importante es cuantas te puedas levantar.
No importa el color del gato, lo importante es que se coma a los ratones.
No importa que en el valle haya sombras, si en la montaña brilla el sol.
No importa que nazcan chatos nomás que respiren bien.
No invoques derecho humano, si violas los de tu hermano.
No jales que descobijas.
No la hagas y no la temas.
No las tiene Rodrigo todas consigo.
No le busques las cinco patas al gato.
No le busques mangas al chaleco.
No le busques ruido al chicharrón.
No le busques tres pies al gato.
No le falte tabaco ni vino a quien hace camino.
No le hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a ti.
No le llames trigo hasta que esté en el silo.
No le pegues a la yegua antes de empezar la carrera.
No le pidas peras al olmo.
No le pidas trigo a la tierra que no riegues a diario.
No le pido a Dios que me dé, sino que me ponga donde hay.
No le pido pan al hambre, ni chocolate a la muerte.
No le pongas tanta crema a tus tacos.
No le pongas tanto huevo a la harina; porque se te amarilla el pan.
No le quiere mal quien le quita al viejo de cenar.
No le trata de animal, pero le muestra el ronzal.
No llega antes el que mas corre si no el que menos tropieza.
No llenarás bien la panza, si antes no haces matanza.
No lleva ya vida honesta, la que con varios se acuesta.
No lleves leña al monte.
No lo hurta, lo hereda.
No lo llames trigo hasta que esté en el silo.
No maldigas la oscuridad, enciende la vela.
No mantengas más gatos que los que cazan ratones.
No me castigues con el látigo de tu desprecio.
No me gusta el chisme pero me entretiene.
No me hables de flores, que soy jardinero.
No me llega pero ni a la suela de los zapatos.
No me quieras dar gato por liebre.
No merma el daño el ser muchos a llorarlo.
No mes dos mortos mata os teus porcos
No metas a tu casa a quien te sacara de ella.
No me tientes Satanás.
No mira Dios el don, sino la mano y la ocasión.
No muchas cosas bien aprendidas, sino pocas y bien asbids.
No muchas cosas bien aprendidas, sino pocas y bien sabidas.
No muerdas la mano que te da de comer.
No muestres, ni al más amigo, los lunares de tu ombligo.
No muevas lo que esté bien.
No nada mas de pan vive el hombre.
Non hai mellor rede cá que pilla o peixe.
No ofende quien quiere sino quien puede.
No oigo, soy de palo.
No ojos que lloran, sino manos que laboran hacen falta para remediar males.
No olvides que la fortuna cambia como la luna.
No olvide su cuna quien haga fortuna.
No paga los platos rotos, pero arma los alborotos.
No paramos de divertirnos porque estemos viejos. Estamos viejos porque paramos de divertirnos.
No pasa seguro quien corre por el muro.
¡No perdió su mano Ernesto, pero las lleva en un cesto!.
No persigas la sombra y pierdas el bulto.
No pica la abeja a quien en paz la deja.
No pidas que otro haga lo que tu puedes hacer.
No pidas que otro haga lo que tú puedes hacer.
No pidas una carga ligera, sino un espalda fuerte.
No pidas un cañon para matar un gorrión.
No pidas un cañón para matar un gorrión.
No pierdas un amigo provechoso por lo que de él te diga el mentiroso.
No plantes viña junto a camino, porque todo el que pasa coge un racimo.
No pongas al ruin en zancos; que te escupirá desde lo alto.
No pongas nunca la zorra a guardar gallinas.
No pongas todos los huevos en la misma canasta.
No pongas todos los huevos en una canasta.
No por mucho madrugar amanece más temprano.
No por mucho madrugar te van a dar más de almorzar.
No por mucho pan, es peor el año.
No por ponerse a rezar, deja el cielo de tronar.
No porque ande pa delante, deja de ser ignorante.
No porque ladran los perros dejan de pasar caravanas.
No porque la rana salte tiene muelles.
No prediques en desierto, ni machuques hierro yerto.
No preguntes que el tiempo te lo dirá, que no hay cosa más bonita que el saber sin preguntar.
No presuma de tener ciencia quien no tenga experiencia.
No presuma de tener ciencia quien no tiene experiencia.
No pruebes la profundidad del rio con ambos pies.
No pruebes la profundidad del río con ambos pies.
No puede el cura a la par, decir misa y confesar.
No puede el hombre huir la fortuna que le ha de venir.
No puede ser larga la felicidad del mentiroso o ladrón.
No puede ser precavida, quien no sabe de la vida.
No puedes tapar el cielo con la mano.
No puedo ser puta y pechera, no quiero aunque pudiera.
No quemes tu casa para ahuyentar a los ratones.
No querer queso, sino salir de la ratonera.
¿No querías caldo?, pues toma tres tazas.
No quieras comer perdiz antes de matarla.
No quieras correr cuando apenas aprendes a caminar.
No quieras tapar el sol con un dedo.
No quiere música Roque, ni hay tampoco quien la toque.
No quiero queso sino salir de la ratonera.
No recomiendes a nadie sino quieres que te reclamen.
No rías tanto; que la mucha risa acaba en llanto.
Norte claro, sur oscuro, aguacero seguro.
Norte claro, sur oscuro; temporal seguro.
No ruegues a mujer en cama, ni a caballo en el agua.
No sabe lo que es descanso quien no sabe lo que es trabajo.
No sabe lo que se pierde quien no bebe con lo verde.
No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, pero tampoco sabes lo que te has estado perdiendo hasta que lo encuentras.
No salgas de puerto si las nubes no corren con el viento.
No se acuerda el cura de cuando fue sacristan.
No se acuerda el cura de cuando fue sacristán.
No seas mono, porque te bailan.
No se atrapan moscas con vinagre.
No se bañaba y se bañó, su mujer se lo pidió.
No se cazan dos pájaros al mismo tiempo.
No se cazan liebres tocando almireces.
No se conquistó Zamora en una hora.
No se construyó Roma en un día.
No se debe escupir al cielo.
No se debe ir por carne a casa del lobo.
No se encuentra muy a salvo, piojo en cabeza de calvo.
No se escarmienta, mi viejo, sino en el propio pellejo.
No se es de donde se nace, sino de donde se pace.
No se fundó Roma en un hora.
No se ganó Zamora en una hora.
No se hablar, y me mandas predicar.
No sé hablar, y me mandas predicar.
No se hace la boda con hongos, sino con buenos dineros redondos.
No se hizo la miel para la boca del asno.
No se llame señor quien en Tierra de Campos no tenga un terrón.
No se me olvidará mientras me acuerde.
No se merece la vida, quien no paga su comida.
No se nace caballero: hay que saber serlo.
No se pierde lo que se dilata.
No se puede estar al plato y a las tajadas.
No se puede estar en la procesión y repicando.
No se puede estar en misa y repicando.
No se puede mamar y protestar.
No se puede medir con la misma vara.
No se puede nadar y guardar la ropa.
No se pueden pedir peras al olmo.
No se puede recoger la cosecha, antes de la siembra.
No se puede repicar y andar en la procesión.
No se puede repicar y estar en la procesión.
No se puede sacar agua de las rocas.
No se puede servir a dos señores.
No se puede servir a dos señores a un mismo tiempo.
No se puede sopear con gorda, ni hacer taco con tostada.
No se puede tapar el cielo con la mano.
No se quiebra por delgado, sino por gordo y mal hilado.
No serán novillas, si tienen criadillas.
No se sienta seguro quien tiene mal el culo.
No se siente el burro mal, libre de enjalma y pretal.
No se toman truchas a bragas enjutas.
No se va al cielo a caballo.
No se vive de lo que se ingiere sino de lo que se digiere.
Nos ha jodido mayo con no llover.
No siempre es mejor el que más te gusta.
No siempre llega primero, quien camina más ligero.
No sirvas a quien sirvió, ni pidas a quien pidió.
No solo de pan vive el hombre.
No sólo de pan vive el hombre.
No sólo hay que ser bueno sino demostrarlo.
No somos nadie, y menos en traje de baño.
No somos ríos, para no volver atrás.
No son hombres todos los que mean en la pared.
No son todos ruiseñores los que cantan entre las flores.
No soy baúl de nadie.
No soy monedita de oro, para caer bien a todos.
No soy ninguna perita en dulce.
No soy pila de agua bendita.
No sufras por calenturas ajenas.
No te acompañes ni de amigo lisonjero ni de fraile callejero.
No te acostumbres a lo que no dure.
No te alabes antes de que acabes.
No te alabes tanto si quieres llegar a santo.
No te arrugues cuero viejo que te quiero para tambor.
No te arrugues cuero viejo que te quiero pa' tambor.
No te arrugues cuero viejo que te quiero pa tambor No te canses en pensar, si los otros han de hablar.
No te canses en pensar, si los otros han de hablar.
No te cases con mujer de manos grandes porque todo lo que le des le parecerá chico.
No te cases con mujer, que te gane en el saber.
No te cases con mujer que te gane en saber.
No te cierres una puerta, si no has abierto otra.
No te creas caballero porque te llamen don Dinero.
No te de Dios pleitos, aunque tengas derecho.
No te digo que te vayas, pero ahí tienes la puerta.
No te digo que te vistas pero ahí tienes la ropa.
No te duermas entre las pajas.
No te fíes de la fortuna, mira que es como la luna.
No te fíes de la fortuna, que es mudable como la Luna.
No te fíes de la muchacha de la taberna ni del cielo estrellado de Diciembre.
No te fíes de las nieblas, ni de las promesas de suegra.
No te fíes del enemigo que duerme.
No te fíes del perro que cojea, ni de la mujer que lloriquea.
No te fíes del sol del invierno.
No te fíes del sol de primavera.
No te fíes de mujer, ni de mula de alquiler.
No te fíes de perro que cojea, ni de mujer que lloriquea.
No te fíes de quien de ti desconfíe.
No te fíes de quien de tí desconfíe.
No te hagas mucho el tonto, que al final terminarás siéndolo.
No temas a la competencia, teme a tu propia incompetencia.
No temas a truenos ni a ratones, ni brujas ni supersticiones.
No te metas donde salir no puedas.
No te metas en camisa de once varas.
No te metas en el seno, sabandija con veneno.
No te metas en pleito de marido y mujer, porque se arropan con la misma sabana.
No te metas en querellas ajenas.
No te mofes de los viejos, que de ellos no estamos lejos.
No tenéis más parte en el hijo, que el diablo en el paraíso.
No tenemos para pan, ¿y lo gastaremos en tafetán?.
No tengan miedo que yo estoy temblando.
No tengas como vano el consejo del anciano.
No tengo gato, ni perro, ni velas en ese entierro.
No te pongas el parche antes de que te salga el grano.
No te quemes la boca por comer pronto la sopa.
No te rías de un cojo sin saber como andas tú.
No te salgas por la tangente.
No te vallas a morder la lengua.
No tiene el corazón amor postrero, siempre el último amor es el primero.
No tiene la culpa el indio sino quien lo hace compadre.
No tiene madre, ni padre, ni perro que le ladre.
No tiene un pelo de tonto.
No tientes al diablo que lo veras venir.
No tires el agua sucia hasta que tengas otra limpia.
No tires piedras al vecino si tu techo es de cristal.
No tires piedras si tienes techo de cristal.
No tires piedras sobre tu tejado.
No todas las preguntas merecen una respuesta.
No todo el monte es orégano.
No todo el que chifla es arriero.
No todo el que lleva zamarra es pastor.
No todo el que llora, de pena llora.
No todo es miel sobre hojuelas.
No todo lo grande es bueno, pero todo lo bueno es grande.
No todo se compra con dinero.
No todos lloramos el mismo día.
No todos lloran el mismo día.
No todos los dedos de la mano son iguales.
No todos los que mean en pared son hombres.
No todos los que van a la feria compran o venden en ella.
No todos los viejos son sabios, ni todos los sabios son viejos.
No trepes muy alto, no sea que la caída sea más fuerte.
No tropieza quien no anda.
No valdees aguas desconocidas.
No valer ya, es mas doloroso que no haber valido nunca.
No vallas por el exterior, eso te podria engañar.
No van lejos los de adelante, si los de atras corren bien.
No van lejos los de adelante, si los de atrás corren bien.
No vas a morir de parto ni de cornada de burro.
No vayas de romería, que te pese al otro día.
No vence, quien es valiente, si peca por imprudente.
No vendas la piel antes de cazar al oso.
No vendas la piel del oso antes de haberlo cazado.
No vendas la piel del oso antes de haberlo muerto.
No vengas a asustar con el petate del muerto.
No vengo a descubrir el hilo negro.
Novia llorosa, sonriente esposa, novia sonriente, llorosa esposa.
Novia para siempre, mujer para nunca.
Novia sin cepas, novio con quejas.
Noviembre y enero, tiene un tempero.
No vive más el querido ni menos el aborrecido.
No voy a misa porque estoy cojo, pero a la taberna me voy poquito a poco.
Nuestro gozo en un pozo.
Nuestros padres, a pulgadas, y nosotros, a brazadas.
Nunca acaba el que nunca empieza.
Nunca amarga el manjar por mucho azúcar echar.
Nunca buena puta ventanera, pues que no halla quien la ocupe y quiera.
Nunca cagues más de lo que comes.
Nunca con menores, entables amores.
Nunca creas que lo evidente es la verdad.
Nunca dejes la certidumbre por la esperanza.
Nunca digas a tu enemigo que tus pies han resbalado.
Nunca digas de esta agua no bebere.
Nunca digas "de esta agua no beberé" ni "este cura no es mi padre".
Nunca digas de este agua no beberé.
Nunca digas: este cura no es mi padre.
Nunca digas nunca.
Nunca digas nunca jamás.
Nunca es lo mismo una comida recalentada ni una amistad reconciliada.
Nunca es persona caída, quien se levanta enseguida.
Nunca es tarde si la dicha es buena.
Nunca falta de que reírse.
Nunca falta Dios a los pobres.
Nunca faltan rogadores para mitigar las penas.
Nunca falta quien dé un duro para un apuro.
Nunca falta quien te dé un duro, cuando no estas en apuros.
Nunca faltara un tiesto para una buena mierda.
Nunca falta tapadera, para cubrir la gotera.
Nunca falta un culo para un bacín.
Nunca falta un pelo en la sopa.
Nunca falta un roto para un descosido.
Nunca falta un roto para un descosido, ni una media sucia para un pie podrido.
Nunca habéis oído decir un refrán bien verdadero: quien más sirve en este mundo el que tiene más dinero.
Nunca hables de la soga, en la casa del ahorcado.
Nunca hagas cosas buenas que parezcan malas.
Nunca hagas grande a quien nació rastrero.
Nunca le hagas a nadie, lo que no te gusta que te hagan a ti.
Nunca les falta que hacer ni al cura, ni al diablo, ni a la mujer.
Nunca llueve a gusto de todos.
Nunca llueve hasta que Dios no quiere.
Nunca mejor está el árbol que en la tierra donde se cría.
Nunca ocultes nada al sacerdote, al médico y al abogado.
Nunca olvides tu casa.
Nunca para el bien es tarde.
Nunca pares donde haya perros flacos.
Nunca patees el pesebre que te vio nacer.
Nunca peca por estulto, quien sabe escurrir el bulto.
Nunca pidas perdón antes que te acusen.
Nunca pongas el arado antes de los bueyes.
Nunca prometas con lo que cumplir no cuentas.
Nunca se acuesta uno sin saber unas cosa nueva.
Nunca se debe tirar piedras arriba cuando se tiene techo de cristal.
Nunca segundas partes fueron buenas.
Nunca te acostarás sin saber una cosa más.
Nunca te acuestas sin saber una cosa mas.
Nunca te apures para que dures.
Nunca te arrepientas de lo que has hecho, arrepiéntete de lo que has dejado de hacer.
Nunca te cierres la puerta, que el mundo da muchas vueltas.
Nunca te dejes vencer, por lágrimas de mujer.
Nunca te des por vencido si sientes que aun puedes seguir tratando.
Nunca te metas con una mas jodia que tu; porque se joden los dos.
Nunca tiene razón quien no tiene dinero.
Nunca tomar es malo, como no sean palos.
Nunca un peligro sin otro se vence.
Nunca viene una desgracia sola.
Nunca vi mayor afán, que muchos hijos y poco pan.
Nunca vivas pobre para morir rico.

 

  • Nacer (venir) con un pan debajo del brazo

  • Esta frase, actualmente en desuso, se empleaba para sig­nificar la fortuna que entraba en una casa tras el naci­miento de un hijo. Seguramente, la alusión al pan tiene que ver con el hecho de que el nuevo miembro de la fami­lia fuera una nueva fuente de ingresos, es decir, dos bra­zos más para trabajar la tierra o para cuidar el ganado si el nacido era varón, y dos brazos más para trabajar en la casa si era hembra. 

  • Nacer de pie

  • Tener mucha suerte. Mi primo ha tenido ya tres accidentes de tráfico. Los coches han quedado destrozados, y él, ni un rasguño. Parece que ha nacido de pie. El uso del dicho deriva de que antiguamente se creía que aquellos niños que nacían con los pies por delante, en vez de en posición de cabeza, serían afortunados en su vida, dado el alto índice de posibilidades que tenían de morir durante el nacimiento. 

  • Nadar y guardar la ropa

  • Actuar de forma adecuada para los propios intereses prote­giéndose al mismo tiempo de las posibles consecuencias negativas. En los negocios no se puede arriesgar todo el dinero a ver qué pasa. Hay que actuar con visión de futuro, aun­que los beneficios puedan parecer pocos, es decir, hay que saber nadar y guardar la ropa. Es más que posible que el dicho aluda a una fácil forma que tenían de robar los salteadores de caminos y que eonsistía en esconderse cerca de los ríos y llevarse las ropas y el dinero de quienes iban a bañarse y dejaban sus pertenencias en la orilla. 

  • Nadie es profeta en su tierra

  • Con este dicho se significa que es muy difícil que alguien sea reconocido por sus méritos en el pueblo o país en que ha nacido, a pesar de que pueda haber alcanzado fama o prestigio en otros lugares. Este pintor es famosísimo en Esta­dos Unidos. Sus cuadros se venden por millones. Pero corno nadie es profeta en su tierra, aquí, en su país, no lo reconoce nadie. Esta frase fue pronunciada por Jesucristo cuando fue despreciado y sus opiniones rechazadas por sus propios conciudadanos en la sinagoga de Nazaret. (Mateo, XIII-27, y Juan, IV-44.) 

  • ¡Naranjas de la China! (¡nanay de la China, que son naranjas!)

  • Con esta curiosa locución se niega y se rechaza la opinión de otra persona. ¿Que quieres salir esta noche y volver a las cuatro de la mañana? ¡Naranjas de la China! Seguramente se tenía a la naranja de la China como algo fantástico, leja­no, exótico, inalcanzable, idea de la que procedería esta expresión. La realidad nos dice más bien lo contrario, o sea, que la naranja, cuyo cultivo fue introducido en la Península por los árabes realmente procede de China. 

  • Negarle a alguien el pan y la sal

  • Mostrar rechazo hacia una persona. No reconocer sus méri­tos. A este director de cine, pese a ser famoso en medio mundo, en su país le niegan el pan y la sal. Era costumbre de algunos pueblos de la antigüedad agasajar a los visitantes con un pedazo de pan y unos granos de sal, alimentos básicos para el sustento, cono símbolo de paz y de bienvenida. Tal recibimiento jamás se negaba a nadie de antemano, fuera cual fuera su condición. 

  • Ni a la de tres

  • Con esta expresión se señala la enorme dificultad, casi la imposibilidad, de hacer algo. El coche se ha parado y no arranca ni a la de tres. En muchos trabajos en los que se necesita el esfuerzo de varias personas al mismo tiempo es normal que para hacer fuerza a la vez se cuente «a la una, a las dos, a las tres» y en este momento se aplique la fuer­za común. 

  • Ni cenamos ni se muere padre

  • Se usa este dicho cuando se quiere indicar que no se está haciendo ni una cosa ni otra. Elige, o nos metemos en el cine, o nos vamos a casa, porque en la calle a estas horas no hacemos nada, ni cenamos ni se muere padre. El origen de la frase está en un cuento, seguramente de origen andaluz, en el que un chiquillo pide la cena a su madre. Esta le suplica que espere, porque su marido está agonizando. Pasan las horas sin que se produzca la muerte del hombre y el chiquillo, con tanta impaciencia como sinceridad, dice: «Madre, ni cenarnos ni se muere padre.»

  • Ni chicha ni limoná (ni agua ni pescado) [no ser]

  • Usamos esta locución para indicar que algo es vulgar, que no tiene un carácter definido, que no es ni una cosa ni la contraria. Yo que tú no me compraría este coche: no es un utilitario, pero tampoco es un coche elegante. A mí me parece que no es ni chicha ni limoná. Chicha no se refiere aquí a la carne (ver de chichinabo), sino a una bebida refrescante bastante habitual en algunos países sudamericanos y que se obtiene fermentando en agua cebada, maíz y piña. Cono otro de los refrescos habituales es la limonada, de aquellas bebidas cuyo sabor no es ni el uno ni el otro, no son ni chicha ni limoná. Lo mismo puede decirse de la variante ni agua ni pescado: ni el sabor a nada del agua, ni el sabor particular del pescado.

  • Ni están todos los que son, ni son todos los que están

  • La frase se emplea para dar a entender que alguien, a juzgar por sus palabras o sus acciones, que no está muy bien de la cabeza. Para comprender el significado habría que completar el dicho: «Ni están en el manicomio todos los que son locos, ni son locos todos los que están en el manicomio.» Posiblemente el dicho proceda de un refrán o de alguna canción transmitida de forma oral, ya que en una obra teatral de Ramón de Campoamor (1817-1901), Cuer¬dos y locos, uno de los personajes, loco, dice: «Pues copio dice el refrán, / en esta santa mansión, / ni están todos los que son / ni son todos los que están.»

  • Ni fu ni fa

  • Ni bien ni mal. Se indica con esta expresión indiferencia ante algo. Ayer fui a ver esa película de la que tanto hablan y ni fu ni fa. Fu y fa son expresiones onomatopéyicas. Con la primera, que suele indicar desprecio o rechazo, se trata de imitar el bufido del gato. La segunda, que sería la que indi¬caría aceptación, se crea por oposición a la primera.

  • Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor
    La frase se emplea cuando alguien desea expresar la necesi¬dad que tiene de ayudar o favorecer a otra persona, sean cuales sean el motivo de la ayuda y las consecuencias posteriores. Me da igual si es justo o no que Luis sea nombrado director. Es mi amigo y yo voy a votar a favor del nombramiento. Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor. El origen del dicho se remonta a mediados del siglo XIV, cuando en Castilla luchaban por el trono Pedro 1 el Cruel (también llamado el Justiciero) y su hermanastro Enrique de Trastámara (el Bastardo). Cuenta la leyenda que las tropas de ambos se encontraron cerca del castillo de Montiel (Ciudad Real). Los dos pretendientes al trono se encontraron cuerpo a cuerpo, y cuando Pedro había derribado a Enrique y desenfundaba su espada para matarlo, apareció Bertrand du Gesclin, mercenario francés al servicio del Trastámara, quien, tras pro¬nunciar la frase en cuestión, sujetó a don Pedro para que su rival pudiera apuñalarlo. Tras el episodio, el Bastardo fue proclamado rey con el nombre de Enrique II.

  • No caérsele a alguien los anillos
    No avergonzarse por hacer un trabajo o llevar a cabo una acción que parecen muy duros o poco adecuados a la con¬dición social de una persona. Los anillos simbolizan poder, riqueza o dignidad, condiciones que no se pierden por hacer algo teóricamente no compatible con ellas. La conde¬sa tiene un montón de criados, pero a ella no se le caen los anillos por fregar los platos o por barrer el suelo.

  • No comerse (jalarse) (ni) una rosca (un rosco)

  • No conseguir alguien lo que se propone, especialmente en lo que se refiere a ligues o conquistas de carácter más o menos amoroso. No entiendo cómo tú, con lo guapo y lo sim¬pático que eres y con tanto que vas a las discotecas, no te copies ni una rosca. No está claro el origen de la locución, pero, puestos a suponer, no sería extraño situarlo en las verbenas madrileñas de zarzuela y sainete, en las que uno de los métodos reconocidos de ligue era invitar a las mozas a ros¬cos, roscas, rosquillas o churros. Comerse una rosca sería, pues, sinónimo de haber conseguido el objetivo o, por lo menos, de haber sentado las bases para conseguirlo.

  • No dar abasto
    Verse superado por el trabajo. Con este tiempo tan bueno, las terrazas estaban llenas de gente y los camareros no daban abasto. Abasto es lo mismo que «abastecimiento», que se bloquea cuando la acumulación de trabajo es excesiva.

  • No dar alguien su brazo a torcer
    No ceder una persona en su empeño o en sus opiniones. La negociación para conseguir las mejoras salariales están siendo muy duras, porque los sindicatos no dan su brazo a torcer. La expresión procede del juego de fuerza conocido como echar un pulso, en el que dos contendientes, con el codo apoyado en una mesa y las manos entrelazadas tratan de doblar el brazo del contrario.

__________________

  • La explicación de algunos de estos dichos pertenecen al Dicc. de Dichos y Frases hechas de Alberto B. Jiménez

  • Si te animas a enviarme la explicación de los demás dichos házmelo por este correo:  esf@espanolsinfronteras.com

 

Principal Arriba Dichos y Frases N Dichos y Frases O Dichos y Frases P Dichos y Frases Q Dichos y Frases R Dichos y Frases S Dichos y Frases T Dichos y Frases U Dichos y Frases V Dichos y Frases Y