El día del padre

 

EL DÍA DEL PADRE -  DE TU HÉROE - DE TU MEJOR AMIGO -  DE TU COMPAÑERO

Sigue  abajo  los demás apartados  y  temas  relacionados  a  las Fiestas  en  España

Sigue  abajo  los  demás apartados  y temas  relacionados  a  las Fiestas  en  España

 

 

ORÍGENES DEL DÍA DEL PADRE

Tal vez muchas personas pueden pensar que la celebración del día del padre surgió sólo para comercializar alguna fecha o bien para vender algunos productos, pero no, ya que la idea surgió con otra intención.

La idea de dicha celebración surgió gracias a la señora Sonora Smart Dodd, oriunda de Washington, Estados Unidos, quien quería de alguna manera reconocer a su padre que se hizo cargo de todos sus hijos al morir su esposa.

Fue en el año de 1909 cuando la señora Dodd hizo esta propuesta sin obtener buenas noticias y fue hasta el 19 de junio de 1910 en Spokane, Washington fue cuando se celebró por primera vez el día del padre.

Ya adulta, Sonora vio en su padre un hombre valeroso, cariñoso y desinteresado, que había realizado todo tipo de sacrificios para sacar adelante a su familia. Debido a que su padre había nacido en junio, Sonora escogió el 19 de junio de 1910 como fecha para celebrar el Día del Padre en honor al suyo.

En 1924 el presidente Calvin Coolidge apoyó la idea y convirtió el Día del Padre en una celebración nacional.

Finalmente en 1966, el Presidente Lyndon Johnson firmó una proclamación presidencial que declaraba el tercer domingo de junio como Día del Padre en Estados Unidos. La mayoría de países del continente americano se sumaron también a dicho festejo.

En América Latina se celebra el Día del Padre cada tercer domingo del mes de junio, dónde se festeja a los tíos, abuelos y padres en general.

En España y en casi la mayoría de todos los países, el día del padre es el 19 de marzo con motivo de la festividad de San José, el padre de Jesús.

 

SABRÁS LO QUE ES SER PADRE...

Solamente sabrás lo que es ser padre, cuando sientas muy hondo el latido de ese pedazo de tu corazón sobre tu pecho, henchido de legítimo orgullo.

Sabrás lo que es ser padre cuando comprendas que el fruto de tu sueño es ahora una realidad palpitante, ternura en piel viva y mirada inocente ante tu regocijo.
Conocerás la dicha de ser padre cuando entiendas que tu sueño ya jamás será completo, cuando sepas del llanto de la madrugada, de tus largas ojeras y la satisfacción de ver a tu renuevo tranquilamente dormido, aunque tú no lo puedas hacer.

Únicamente sabrás lo que es hacerse padre cuando radiante pasees a tu hijo en su dorado cochecito, le hables aunque sepas que no te entiende aún y lo veas descubriendo asombrado cada pequeña cosa que constituirá su primera lección de filosofía.

Sabrás lo que significa ser padre cuando en la noche corras por esa medicina que necesita para aliviar su fiebre, al llevar la cuenta de sus vacunas y cuando de puntillas te acerques a su cuna a escuchar su respiración, acompasada y feliz.

Cuando por primera vez te diga papá, ría cuando lo lances al aire y no sienta el peligro porque tú le das seguridad con tu sonrisa, cuando le impulses a dar sus primeros pasos, inequívoca señal de que empieza el camino hacia su destino y corras detrás de su bicicleta donde afanosamente pedalea los primeros caminos y distancias del peregrinar futuro de su vida.

Sabrás la maravilla que posees cuando lo lleves por vez primera a la escuela y veas sus ojos llorosos porque no quiere separarse de ti y sientas el alma adolorida al alejarte dejándolo en medio de otros egoísmos que, sin embargo, le enseñarán a ser compartido.

Cuando te muestre sus primeros garrapateados dibujos, incipiente Picasso que preludia en ellos el afán por la belleza que se esconde en su corazón. Y sobre todo cuando se abrace a ti, tomando tu mano simbolizando con ello la confianza de tu fortaleza, que le dará seguridad en su andar.

Sabrás lo que es ser padre cuando reclame tu tiempo y tu tengas que buscarlo y encontrarlo en donde puedas, cuando lo lleves al circo y a la playa y al paseo cansado pero gratificante, cuando juntos sueñen en las vacaciones en que ambos se pertenecerán por completo, cuando le enseñes a jugar y a llenar rompecabezas y juntos caminen por el parque cualquier tarde esplendorosa de abril.

Comprenderás la maravilla que Dios te concedió, cuando te rete con sus primeras preguntas y de momento no sepas cómo contestarlas, cuando le ayudes a escribir la carta a Papá Noel y esperes la vigilia de la Navidad con el ansia compartida de una nueva niñez tuya y descubra en tu abrazo, en tu caricia y en tu beso incondicional, cuánto le amas.

Sabrás lo que es ser padre cuando lo lleves a que toque a Dios por primera vez, le enseñes a rezar por todos y sienta que tu cariño es algo en lo que puede confiadamente descansar. Y cuando ves que va creciendo y tú lo acompañas, va avanzando y tú estás a su lado, y se va haciendo adolescente y en ese proceso tú no lo dejas, por duro que sea el ver que poco a poco se desprende de ti, para ir en busca de sí mismo.

Sabrás lo que es ser padre cuando oigas el reclamo inesperado y su deseo de independencia. El día que deje de acompañarte, porque sus amigos lo esperan y sientas que tu corazón se estremece, porque el día llegó antes de lo que pensabas y sientas profundamente que así debe ser, porque es el precio que pagarás por el aprendizaje de su vuelo definitivo.

Y finalmente sabrás lo que es ser padre cuando un día tu hijo tenga que partir para estudiar en otro lugar, o a un trabajo distante y la nostalgia consuma las horas que antes feliz disfrutaste en su compañía y quizás sea el teléfono o el internet la lejana liga que te una a él.

Y sobre todo cuando alguien venga y lo lleve de tu lado para perseguir otro arco iris, el de su propia vida, compartida con alguien a quien amará y tú deberás aceptarlo, porque esa es la ley de la vida y tu hijo te fue solamente prestado por un tiempo.

Entonces sabrás lo que es saberte padre. Que no estudiaste para ello, pero lo viviste y lo seguirás viviendo. Y el regocijo que eso te proporcionará deberá entonces ser mayor que el dolor que supone el sentir que algo muy tierno se despide de tu alma. Pero es sólo entonces que podrás saber con plenitud, la maravillosa experiencia, regalo de Dios vivo, que es saberse padre. Rubén Núñez de Cáceres V.
 

SER PADRE HOY - El cerebro de un padre


Todos saben o imaginan -si aún no lo vivieron- que el nacimiento de un hijo cambia a las personas . Pero, ¿qué sucede realmente en el cerebro del hombre cuando se convierte en padre?

Por el momento, un grupo de investigadores de la Universidad de Princeton , EE.UU, empezó a esbozar una respuesta a partir de un estudio con minúsculos monos llamados titís (Callithrix jacchus) que sugiere que ser padre podría alterar la materia gris. De hecho, encontraron que la estructura del cerebro es distinta en los titís que son papás en comparación con los que no lo son; al mismo tiempo que descubrieron que los cerebros de los primeros eran más receptivos a una hormona relacionada con la memoria y el aprendizaje. Esta es la primera vez que se trata de establecer una relación entre la crianza paterna y los cambios físicos y químicos en el cerebro de un primate. Los resultados fueron publicados en la edición de septiembre de la revista Nature Neuroscience .

Los titís son una especie de monos tropicales que viven en América Central y en Sudamérica (Colombia, Brasil, Perú y Paraguay). Son relativamente pequeños, tímidos y fáciles de domesticar. La mayoría de los titís están considerados como especies amenazadas, debido sobre todo a la destrucción de su hábitat. Viven en grupos que defienden su territorio, asustando intrusos con chillidos y persecuciones amenazadoras. Son muy importantes en la cooperación grupal, se les suele ver por parejas sentados o durmiendo. La hembra suele dar a luz una camada que oscila entre una y tres crías después de unos 5 meses de gestación. Normalmente los grupos familiares son integrados por una pareja y sus hijos, que a su vez se integran a grupos territoriales. La madre, es la que cría; sin embargo los padres cuidan con intensidad a sus crías pequeñas, cargándolas, protegiéndolas y alimentándolas.

"A diferencia de muchos otros mamíferos machos, los titís que son papás participan mucho en el cuidado de sus hijos", destacó Yevgenia Kozorovitskiy, estudiante de postgrado de neurociencia en Princeton y una de las autoras del trabajo junto a Maria Hughes, Kim Lee y Elizabeth Gould. I nvestigaciones anteriores sugieren que los padres titís cargan a sus crías el 70 por ciento del tiempo durante su primer mes de vida. "Además, la complejidad de sus cerebros los hace un buen modelo para examinar los procesos que podrían ocurrir en los humanos", apuntó Kozorovitskiy.

Según el estudio, titulado "Fatherhood affects dendritic spines and vasopressin V1a receptors in the primate prefrontal cortex", que comparó los cerebros de los papás primerizos y los titís que eran padres con experiencia con los cerebros de machos titís adultos que no eran padres, se observó que los que habían vivido la paternidad tenían una mayor densidad de "espinas" que se formaban en las dendritas, las microscópicas ramificaciones de las neuronas que están implicadas en la recepción de los estímulos. En otras palabras, quienes eran padres tenían una mayor densidad de conexiones en una región del cerebro conocida como la corteza prefrontal que juega un papel crucial en funciones cerebrales superiores como la cognición. Obviamente esta región está más evolucionada en humanos.

Pero esto no fue todo, los investigadores también encontraron que los cerebros de los titís papás tenían más receptores de una hormona, que en los humanos es crucial para el aprendizaje y la memoria, conocida como vasopresina, un neuropéptido, en esa región; la cual se piensa que participa en la conducta paterna y la formación de lazos sociales. Eso significa que sus cerebros podían procesar una mayor cantidad de esta sustancia química que los de los que no eran padres. Incluso, agregan los especialistas, había más de estos receptores en los padres cuyos bebés eran más jóvenes por lo que se sugiere que este cambio podría ser causado por el contacto con las crías .

Después de estudiar la estructura del cerebro de estos pequeños monos, los científicos divulgaron que como las hembras, los machos también experimentan cambios agudos en sus hormonas una vez que comienzan la paternidad. Aunque todavía no está claro cómo sucedieron esos cambios en los cerebros de los titís, por lo que hay que explorar la causa y el efecto; pero si se demostró que "la experiencia de ser papá altera dramáticamente regiones cerebrales que son importantes para la cognición", destacó Yevgenia Kozorovitskiy. Y concluyó que, hasta nuevas investigaciones, esto es "lo más cercano en relevancia en humanos que se puede obtener con un animal experimental". Fuente: Mariana Nisebe en Clarín

SER PADRE - TODO UN DESAFÍO


Hasta hace algunos años, en un padre se buscaba la seguridad económica y familiar, los mimos, los cariños, las caricias o los consuelos eran actos propios de la madre. Los tiempos cambian y con ellos el concepto de ser padre, hay una mayor implicación en la crianza de un hijo, en su bienestar educativo y emocional, la relación padre e hijo ha cambiado radicalmente, sin duda para beneficio de ambos, pero ser padre es todo un desafío.

Muchos de estos nuevos papás son padres inexpertos que no han podido seguir un modelo, ya que sus padres actuaban de forma muy diferente, aunque ellos si servirán de modelo a sus hijos, gracias a su nueva manera de actuar las siguientes generaciones serán consolidadas, con padres con más experiencia y buen aprendizaje. Los niños que se conviertan en padres en un futuro, habrán tenido un modelo que les servirá para mostrar lo bonita y satisfactoria que es la nueva paternidad.

Poco a poco desaparece el estereotipo del padre cabeza y sustento de la familia, el nuevo padre busca tiempo para compartir con su hijo, atrás quedó la falta de tiempo o el cansancio para poder atender adecuadamente a un hijo. La incorporación de la mujer al mundo laboral ha tenido mucho que ver, pero también la nueva mentalidad, la concienciación de la importancia que conlleva educar a un hijo en todos los aspectos, etc.

El mundo laboral no permite un disfrute pleno de los hijos, ni a las mamás ni a los papás, y este hecho requiere intentar combinar trabajo, tareas y la educación y atención de los niños. Muchos son los padres que terminan estresándose y sufriendo psicológicamente por la falta de tiempo y dedicación que pueden dar a la familia, el hecho de no haber tenido un modelo a seguir ha influido, deben aprender por ellos mismos los modos de actuar correctos, en ese camino buscando una coordinación y una perfección suelen cometerse algunos errores pero es normal, ellos aprenden por sí mismos y no han tenido la ayuda de un modelo de padre, el suyo.

Muchos de los padres actúan con sus hijos como les hubiera gustado que actuasen sus propios padres con ellos, comparten tiempo con su hijo, protegen y mantienen a la familia, muestran el amor que procesan por sus hijos, educan, enseñan, juegan, etc., es un hecho que los hace aún más merecedores de la condición de ser padres a diferencia de las anteriores generaciones. La mujer siempre ha tenido un modelo a seguir para ser una madre adecuada, le cuesta mucho menos ser una buena madre que atiende a sus hijos en todos los aspectos.

Los nuevos padres demuestran una gran tenacidad y muchas ganas de ayudar a los hijos, de darles todo aquello necesario para un desarrollo adecuado y a pesar de ser generaciones inexpertas en esta tarea, la de ser padre con todos sus efectos, están demostrando que son merecedores de la nueva condición, padres modélicos para sus hijos.

EL SÍNDROME DE ATLAS - LOS NUEVOS PADRES


Los tiempos han cambiado, la mentalidad ha evolucionado y sin duda los nuevos papás también. Son más juguetones, dulces y cariñosos que antaño. La evolución que ha sufrido el concepto de ser papá ha traído muchos beneficios a las nuevas generaciones de niños, aunque también hay que reconocer que han surgido algunas dificultades para que se hagan respetar, pero esto es un mal menor que se solventa con el camino adecuado.

Antaño los padres eran muy autoritarios y de difícil acceso para sus hijos, demostraban mucho menos el cariño y les costaba bastante jugar con sus hijos. La educación era bastante severa y el niño tenia un profundo respeto y algo de temor por la figura paternal.

Hoy en día, los papás disfrutan con la experiencia de ser padres, se muestran muy cariñosos y están implicados al 100% en la educación del niño. Los nuevos papás exigen más de si mismos, son cómplices de la educación y desarrollo de sus hijos y, si es necesario muestran notas autoritarias para mantener el respeto. No hay duda de que la mentalidad y el concepto de ser padre ha cambiado.

Según los psicólogos, los nuevos padres están más disponibles para con sus hijos pero también están más confusos, lo que les hace desarrollar menos la autoestima. El psiquiatra inglés Tim Cantopher identificó el llamado “Síndrome de Atlas”, se trata de un nuevo tipo de depresión que afecta a los nuevos padres. Este síndrome se caracteriza sobre todo por el afán de perfeccionismo que se persigue, desean ser unos padres impecables pero sin renunciar a ningún aspecto como su carrera profesional o sus hobbies.

Cuando se persigue algo así, lo único que se consigue es que se estresen más y sufren las consecuencias de ello. Según Aldo Naouri, psicoanalista y pediatra francés, la era del padre autoritario finalizó, ahora los padres están al servicio de los hijos al igual que lo están las madres. Según este psicoanalista, los padres se convierten en otra madre y los hijos que están protegidos por “dos madres” suelen crecer con problemas, cosa con la que no estamos de acuerdo, pues generalmente en la educación de un niño el papá y la mamá se complementan, lo que creemos que en todo caso le beneficia.

Hay que ser padre pero no exceder la perfección, ni tampoco sobreproteger a los hijos, es difícil pero hay que aprender. Es un maravilloso camino que hay que llevar con un gran sentido del equilibrio para el bienestar del niño. Un libro que aconsejamos para leer y que trata varios temas sobre ser padres es “Ser padres hoy”, en este libro hay un gran numero de consejos y guías para realizar la función de ser padre adecuadamente.

CÓMO SER UN BUEN PADRE

Las tareas de los papás modernos - Verónica Wolman, Univision Online

Las películas se han ocupado de caricaturizarlos con miles de escenas tragicómicas sobre su supuesta inutilidad cuando tienen que cuidar a sus bebés. Sin embargo, lejos de lo que sucede en la pantalla, y como contraparte del avance femenino en el terreno laboral, hoy vemos que los hombres ocupan espacios tradicionalmente considerados de mujeres y, salvo la lactancia, comparten todas las tareas de cuidado y crianza de un recién nacido. Pero ¿qué significa ser papá?, ¿Cuál es el rol de los padres? ¿Cómo ser un un buen papá?

¿QUÉ ES UN PADRE?


Aunque el protagonismo y la importancia de la función del padre es algo que está súper reconocido y aceptado en los tiempos que corren, poco se habla de lo que significa ser papá y de la relación especial que un padre tiene con su hijo.

Los roles del papá

Hay diferencias de roles que están planteadas desde el comienzo: De niños, los varones suenan con ser bomberos, astronautas o médicos mientras que las niñas juegan a ser madres y tener muchos hijos. A pesar de que los lugares y sentimientos nunca serán iguales, la llegada de un hijo conmociona tanto a la mamá como al papá y genera un sentimiento de angustia y responsabilidad que acompañará para siempre ese inmenso amor por él.

Hoy los padres pueden expresar su amor por sus hijos, jugar con ternura, dialogar libremente con ellos, colaborar en el día a día de sus crianza construir con su pequeño un vínculo indestructible que ambos necesitan para sentirse valorados y para poder desarrollarse plenamente.

"El día a día para mí es fundamental, desde el primer día me involucré en lo que pasaba con mismo hijos, de hecho hasta realicé un cambio de trabajo y ordeno mi agenda tratando de estar en casa con mis hijos el mayor tiempo posible", explica Leandro Bertoni, sociólogo y papá de dos varones.

¿Seré un buen padre? ¿Podré proveer a mi hijo de todo lo que necesite? ¿Mi esposa y mi relación de pareja, cambiarán para siempre? Estas son sólo algunas de las preguntas que se realizan los padres al enfrentarse con la nueva situación.

“Que surja la angustia por el nuevo rol es totalmente normal, uno es porque el nuevo papá se siente como un tercero en cuanto a la relación la de la mamá con su bebé. El padre se siente afuera de la relación entrañable que establecen madre e hijo, y siente celos tanto por la madre como por el hijo. Esa mujer que antes lo amaba y necesitaba parece no querer nada más que estar con su bebé, y ese niño con el cual soñó tanto tiempo, ahora lo excluye porque sus necesidades se dirigen principalmente a la madre”, explica la psicoanalista Sandra Goldstein.

LA ANGUSTIA DE SER PADRE


Esa angustia de los primeros tiempos parece ser casi inevitable.

“Lo que más me asustó cuando me convertí en papá es la responsabilidad que sentí, el darme cuenta de que estaba a cargo de la parte emocional y económica de esa criatura. No sentí celos, estaba tan asustado que sólo pensaba en todo lo que se me venía encima”, confiesa Bertoni.

Pero por otra parte, los expertos señalan que la llegada de un hijo revive nuestra propia historia como hijos y con nuestros padres.

“Al mismo tiempo, el nuevo papá se angustia porque en esta exclusión de su esposa e hijo revive el haber sido de niño excluido en la pareja de sus propios padres. La paternidad nos hace pensar en cómo fueron nuestros padres, en qué relación interna mantenemos con ellos. No es una ecuación matemática: las personas que no tenido un padre presente o no han llevado una buena relación con su padre, pueden ejercer una excelente función paterna, depende de cómo han elaborado su historia y su relación con sus padres”, asegura Goldstein.

CALIDAD VERSUS CANTIDAD

La vieja discusión entre calidad y cantidad de tiempo que pasas con tu bebé se acentúa cuando se trata de la relación padre-hijo, ya que en la mayoría de los casos, los padres trabajan y están físicamente muchas más horas fuera de la casa que la mamá de un recién nacido.

Los expertos aseguran que lo importante es que el papá cumpla lo que ellos denominan la función paterna y no sólo el tiempo que comparte con su hijo.

“La función paterna es principalmente poner límites en esa relación entre madre hijo, crear el lugar para un tercero en esa simbiosis, intermediar esa relación, propiciando la separación, con amor pero estableciendo límites y trasmitiendo valores. Esa función la puede cumplir el padre biológico, adoptivo, el nuevo marido de la madre u otra persona, alguien que rompa con la ilusión de que madre e hijo no necesitan a nadie más en el mundo”, dice Goldstein.

Es fundamental que recuerdes que todo momento es bueno para establecer un vínculo con tu bebé. Desde el primer día, la relación padre-bebé se convierte en algo fundamental para ambos, aunque algunos padres se intimidan o no se atreven a jugar con el bebé delante de otras personas por temor a ser criticado si hace algo incorrecto o por miedo a hacer el ridículo.

“La calidad es mucho más importante que la cantidad. La cantidad de horas puede ser hueca, inconsistente. Es mejor poco pero bueno, que mucho pero mal. A un padre lo define su función, mas allá del tiempo que pase con su hijo”, señala Goldstein.
 

MIEDO A LA TERNURA


Al bebé le da mucho placer el contacto físico, las palabras, las caricias, ese momento en que su papá lo levanta, lo acuna y lo mima. Si la vergüenza es tu problema, lleva a tu hijo a un lugar donde te sientas a gusto y juega con el sin que nadie los interrumpa.

"Lo más importante es la calidad, porque sin calidad de tiempo no hay nada. Pero como segunda instancia, para mí es fundamental, mantener la calidad y aumentar la cantidad”, agrega Bertoni.

El momento del baño suele ser la hora de los papás, además de que generalmente se da antes de las comidas y a una hora del día en que la mamá está muy cansada, con lo cual toda ayuda será muy bienvenida. Hay miles de cosas que puedes hacer con tu bebé en el agua.

Hacerlo dormir, cambiarle los pañales, preparar un biberón, un paseo por el barrio, todo momento se convierte en una oportunidad para demostrarle cuanto lo amas.
 

BUENO PARA AMBOS

Al comienzo del camino de la paternidad para el padre puede resultar un poco difícil insertarse en la dupla formada por su mamá y un bebé que parece que lo único que le importa es estar prendido al pecho las 24 horas.

Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para involucrarte mas en la vida de tu bebe:

Leer: todo lo que puedas encontrar escrito sobre bebés te será muy instructivo y útil para entender sus necesidades, las etapas que atraviesa y cómo puedes ayudarlo en su maduración.

Estar: es importante que intentes estar presente lo mas que puedas en la casa y alrededor de tu hijo, siempre que tu trabajo te lo permita. Aprovecha cada instante después del trabajo o durantes los fines de semana que tengas libre para estar con el, salir a dar un paseo y construir con un vínculo con tu hijo.

Practicar: cuantas más veces lo bañes o le cambies el pañal, mejor lo harás. Cuantas más veces le des de comer y cuanto más tiempo pases con él, más lo conocerás y más rápidamente podrás interpretar y satisfacer sus necesidades.
Inclúyete en aquellos momentos en que el bebé está con su mamá, y ofrécele a ella hacerte cargo del cuidado del bebé aunque ella no te lo pida.

Si tu esposa le da el pecho a tu bebé, acércaselo cuando sea hora de comer, ayúdala con los provechitos y trata de que en todo momento te sienta como uno más del equipo, como un verdadero socio.

A SER PADRE SE APRENDE


Lo importante es que en todo momento recuerdes que tu participación en la vida de tu pequeño desde el primer día mejorará la relación con él a corto y largo plazo y lo ayudará a desarrollarse mejor.

Tal como ocurre con la maternidad, a ser padre se aprende. Los niños valoran más que sus padres les dediquen toda su atención unas horas al día a que pasen todo el día con ellos sin prestarles verdadera atención.

Un gran número de investigaciones así lo demuestran: los niños que cuentan con la presencia y dedicación de sus padres son más seguros de sí mismos, se desarrollan de una forma más saludable, crecen más felices y poseen un mejor rendimiento escolar.

Pero no sólo en los niños se ven los beneficios: cada día existe mayor evidencia científica de que los papás que se involucran en la crianza de sus hijos son más saludables, participan más de actividades comunitarias, poseen una mejor relación con sus propios hermanos y padres, fortalecen sus relación de pareja, se vuelven más eficientes en el trabajo, se estresan menos por cuestiones laborales y tienen claro que su familia está en la cima de su lista de prioridades.

Según investigaciones realizadas por el Radcliffe Public Policy Institute, en Cambridge Massachussets, los padres que trabajan señalan que su familia está por encima que su carrera y dos tercios de ellos estarían dispuestos a resignar parte de su salario por tener más tiempo para pasar con su familia.

“Yo lo he hecho siempre así, todos mis movimientos laborales los realizo en torno a mi familia, siempre me las ingenio para reunirme por trabajo aunque sea a las 7 de la mañana pero trato de nunca hacerlo a las 8 de la noche, que es la hora que le dedico a mis hijos...Para mí ser padre es principalmente un desafió, el más importante es lograr que mis hijos sean buenas personas y para eso trato de ser yo una buena persona, de mostrarles valores con ejemplos de la vida cotidiana. Antes me parecía sencillo: en mi caso, sólo tenía claro no quería parecerme a mi papá pero me di cuenta de que no se trata sólo de eso. Ser papá es mucho más difícil de lo que me imaginaba pero por supuesto que vale la pena”, agrega Bertoni.

UN PADRE MUY ESPECIAL - SAN JOSÉ

"La madre de Jesús estaba desposada con José, y antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo, por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era bueno y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: "José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados. (...) Cuando José se despertó, hizo lo que había mandado el ángel del Señor, y se llevó a casa a su mujer. Y sin que él hubiera tenido relación con ella, dio a luz un hijo; y él le puso por nombre Jesús".(Evangelio de Mateo 1,18-25)

Tal y como narran los evangelios, a José lo recordamos como descendiente del linaje de David (Mt 1,20 y Mt 13,55), la estirpe humana de la que nació Jesús. Pero por encima de todo lo tenemos en el recuerdo por su fe, por su fidelidad y por el deseo de querer seguir los deseos de Dios por muy difíciles e increíbles que parecieran. ¿Te imaginas amigo cibernauta que tu novia se quedara embarazada y que a través de un sueño se te comunicara que el hijo que lleva es obra del Espíritu Santo?. Hay que tener fe, y esto es lo que tuvo nuestro amigo José. Cabe decir, que según las leyes de aquella época, si una mujer quedaba embarazada de otra persona que no era su novio, podía morir apedreada si éste la denunciaba. José se convierte en un hombre justo y fiel a Dios, preguntándose qué era lo mejor para María.

El Padre de José

José de Nazaret aparece en la historia evangélica a punto de casarse con una muchacha llamada María. Precisamente de María sabemos los nombres de sus padres gracias a los evangelios apócrifos: Joaquín y Ana; pero de José únicamente conocemos algo de su padre, y aún con ciertas dudas, ya que aparece con dos nombres distintos en los evangelios. Según Mateo se llamaba Jacob (Mt 1,16) y según Lucas Helí (Lc 3,23). Algunos exegetas han afirmado que Jacob y Helí eran hermanos y que por la "ley del levirato" uno era el padre biológico y el otro el legal. La "ley del levirato" nos sale descrita en el libro del Deuteronomio (Dt 25,5-6) y consistía en que si dos hermanos vivían juntos y uno de ellos moría sin hijos, su hermano se casaría con la esposa de éste, o sea, con su cuñada. Pero la verdad es que no se sabe con certeza si el padre de José era el de Jacob o el de Helí y lo de la "ley del levirato" son simples hipótesis.

Huida a Egipto

Tras asumir la paternidad de Jesús con todas sus consecuencias, enseguida se encuentra frente a otra decisión, igualmente difícil: marcharse de Belén para salvar a Jesús ante la ira de Herodes que ordena matar a todos los niños cuando él cree que el niño que ha nacido (Jesús) le va a tomar el trono. El Evangelio de Mateo lo narra así:

"Tan pronto como los magos se marcharon, un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y estate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo" (Mt 2,13)

Si te fijas, amigo cibernauta, los evangelios nos presentan a la Sagrada Familia igual que aquellos primeros israelitas que tuvieron que huir a Egipto y que después volverían a su Tierra Prometida. Y efectivamente, la Sagrada Familia emprendió camino a Egipto. Incluso, hay en El Cairo, un barrio muy bonito, el barrio copto, en el cuál, según la tradición copta, pasaron allí unos años José, María y Jesús. Muchos historiados de la Biblia creen que la Sagrada Familia nunca llegó a Egipto y que lo que hicieron fue huir "camino de Egipto". ¡Como aquél que está en Tarragona y dice "me voy camino de Valencia" y se queda en Tortosa!. Pero bueno ... el Evangelio de Mateo dice bien claro "huye a Egipto" y no vamos ahora a contradecir las escrituras y ni mucho menos a mis amigos coptos de El cairo que son muy simpáticos!

De vuelta a Israel

Una vez fallecido Herodes, un ángel del Señor se apareció de nuevo a José y le invitó a regresar a su Tierra, más concretamente en Nazaret para iniciar allí la historia de su hijo, la del Hijo de Dios. A partir de entonces, José sale muy poco en los evangelios, el caso más flamante es el de la peregrinación a Jerusalén, donde va acompañado de su esposa y de Jesús. En aquellos momentos, Jesús solo tenía 12 años. Sus padres solían ir cada año a Jerusalén por las fiestas de Pascua. Es aquél conocido relato en el que Jesús se queda en el templo de Jerusalén a discutir con los doctores de la ley. Podéis leer la narración el Evangelio de Lucas (Lc 2,41-59).

La edad de José

¿Cuándo murió José? Esta es otra de las preguntas del millón de dólares. La última aparición de José en los evangelios es ésta que te acabo de explicar, o sea, en la que Jesús tiene 12 años. Según Josep Lligadas en el libro "San José, el Creyente" editado por el Centro de Pastoral Litúrgica de Barcelona, José habría muerto antes del relato evangélico de la bodas de Caná, ya que en dicho fragmento no se menciona a José y si en cambio a María. Sería lógico que si María y Jesús estaban invitados a una boda, José también estuviera con ellos, pero el evangelista no lo menciona, de allí dicha suposición. Lo más probable, por tanto, es que José muriese antes de que Jesús abandonase Nazaret para iniciar su predicación.

Pero... también hay otros historiadores de la Biblia que creen que José habría muerto dada su anciana edad. La edad de José es un tema muy discutido, hay unos que creen que era joven y otros que creen que ya tenía sus añitos. Estos últimos se basan en los llamados "Evangelios Apócrifos", textos no reconocidos como oficiales por la Iglesia Católica, y que en algunas ocasiones han servido, tal como te he comentado al principio, para saber curiosidades, como los nombres de los padres de la Virgen María entre otras cosas.
Según el evangelio apócrifo titulado "Historia de José el Carpintero", José habría muerto a la edad de 111 años!, incluso nos dice la fecha, el 20 de julio .

Más datos apócrifos

En el mismo evangelio apócrifo "Historia de José el carpintero" se nos dice que José, antes de casarse con María, era un hombre viudo y que ya tenía cuatro varones y dos hembras: Judas, Josetos, Santiago, Simón, Lisia y Lidia. También nos cuenta que "era un varón justo y alababa a Dios en todas sus obras. Acostumbraba a salir forastero con frecuencia para ejercer el oficio de carpintero en compañía de sus dos hijos, ya que vivía del trabajo de sus manos".

María, según el apócrifo, era una muchacha que vivía en el Templo de Jerusalén sirviendo a Dios en toda santidad, y con doce años de edad. Había pasado sus tres primeros años en la casa de sus padres, y los nueve restantes en el templo. Pero al acercarse la edad de la menstruación, no podía quedarse allí porque según las leyes de entonces, provocaría la impureza del recinto sagrado. Es por este motivo que los sacerdotes del templo decidieron convocar a la tribu de Judá y tomaron de ella a doce familias (12 hombres) para buscar a un varón y desposarlo con ella. La suerte recayó sobre José, a quién la "Historia de José el carpintero" lo define como "el buen viejo José".

Según el apócrifo, María tenía 15 años de edad cuando dio a luz a Jesús, mientras que José tenía 92 . Repito, amigo cibernauta, que estos datos son del evangelio apócrifo "Historia de José el carpintero", texto no reconocido como "oficial" por la Iglesia Católica.

La vara de San José

Esta es otra de las tradiciones que van ligadas con nuestro amigo. Se cuenta que mientras José estaba en el templo junto a los otros jefes de las 12 familias para encontrar esposo a María en profunda oración, su vara (bastón) seca que sostenía entre sus manos floreció y al mismo tiempo una paloma blanca descendió sobre su cabeza. Este acto, simboliza el deseo de Dios en que José fuera el esposo de María.

Devoción

La devoción a San José es muy extendida en todo el mundo, hay numerosas oraciones, gozos, novenas, el rezo de los siete domingos .... También era un nombre muy común en Catalunya, hasta el punto, que se hizo famoso un refrán: "De Joseps, Joans i ases, n'hi ha per totes les cases" (De Josés, Juanes y asnos hay en todas las casas). Pero últimamente en Catalunya se ha perdido bastante la tradición de poner este nombre entre los recién nacidos, valga como muestra, que en el año 1998 no figuraba entre los 24 nombres más utilizados para los recién bautizados. Muchos santos se han llamado así: José de Arimatea, José de Calasanz, José de Copertino, Josep Oriol, José Pignatelli ... En la diócesis de Girona, sólo hay dos iglesias parroquiales bajo su nombre, una en la misma ciudad y otra en el pueblo de La Canya.

¿Por qué a los José se les llama también Pepe?

Esta es una curiosidad muy divertida y como todo tiene su explicación. Como ya sabes, José no es el padre biológico de Jesús, es un padre putativo (que se tiene por padre pero sin serlo). Fíjate que las iniciales de Padre Putativo son PP (y eso no tiene nada que ver con el ¡¡Partido Popular!!). Las iniciales PP se hicieron muy famosas, ya que figuraron en las imágenes del santo e incluso, muchas veces, cuando se leía un fragmento del evangelio o de algún teólogo en el cual salía el nombre de José, se añadía acontinuación las iniciales PP. ¡Ya ves que no hay ningún secreto!

Patronazgo

San José es por excelencia el patrón de los carpinteros, ya que ejerció esta profesión según nos narra el Evangelio de Mateo (Mt 13,54-55) y por extensión, lo es también de todas aquellas personas que trabajan en oficios manuales. Los ingenieros técnicos industriales también le piden protección.

Así mismo, el Papa Pío IX lo declaró en 1870, patrón de la Iglesia Católica universal. También es el patrón de los seminarios católicos, de ahí que la Iglesia Católica celebre el domingo después a esta festividad el "Día del Seminario". Este patronazgo es fácil de entender, ya que como padre, educó a su hijo Jesús en Nazaret y le preparó durante muchos años para su ministerio. ¿Quien mejor que San José para que proteja a los que serán futuros sacerdotes?.

En 1955 otro Papa, en este caso Pío XII, instituyó la fiesta de San José Obrero el día primero de mayo para cristianizar la Fiesta del Trabajo que había nacido en 1889. Es por tanto, el patrón de todos los trabajadores (¡incluso para los que hacen ver que trabajan!).

La devoción popular ha creído que José murió en brazos de Jesús y de María, sin duda falleció en buena compañía!. Es por este motivo que se le pide auxilio para tener una buena muerte.
Se le otorga la protección de los padres de familia y de las personas indecisas. Diferentes comunidades religiosas se amparan en él y países como Bélgica, Canadá o Perú lo tienen como protector.

Y no cabe olvidar que el 19 de marzo es también el día del padre, una festividad en honor a nuestros padres, como padre fue José de Jesús.
 

POESÍAS PARA EL PAPÁ

Recuerda papá

Que si no juegas ahora conmigo,
cuando tu quieras hacerlo ya habrè crecido.
Que la armonìa entre tù y mamà
me darà seguridad ante la vida y
harà de mì un triunfador o un frustrado.
Que de tu amor depende mi capacidad
de amar cuando sea adulto.
Que soy muy feliz cuando me llevas
dormido hasta mi cama.
Que lo que yo aprendo contigo
lo recordarè toda la vida.
Que si oramos juntos
aprendo a comunicarme con Dios.
Que el amor y respeto
que demuestres por nuestros semejantes
serà el amor y el respeto
que yo les tenga cuando sea adulto.
Que yo tambièn tengo intereses personales.
Que me gusta tomar parte en las decisiones familiares.
Y Que te necesito como mi mejor amigo!.

Autor Anonimo

POESÍAS PARA EL PADRE

Cuando venga tu padre...
Inútil amenaza, tú seguirás jugando,
y romperás los vidrios, si quiere el pelotazo,
y harás mal los deberes, si asciende por tu mente,
airoso y desplegado, tu sueño en barrilete.
-Cuando venga tu padre...
Mas tu padre comprende,
y escuchará los cargos fingiéndose enojado,
hasta que tú te alejes.
Después, dirá en voz baja,
que así como ésta tuya, fue traviesa su infancia.
Y en tendido descanso, desandará dichoso
los ojos entornados, los días de "rabona",
los juegos en tejado, el rostro de la madre
y aquel padre tan hombre que los dejó temprano.
Y sentirá de pronto el terror de perderte,
o de que tu lo pierdas, y buscará tus pasos,
e irá con tu recuerdo trepando
hasta la rama lejana de aquel árbol,
follaje, como entonces,
refugio de ese miedo de suelo de los pájaros.
-Cuando venga tu padre...
y quien llega es un niño adormecido en hombre,
que en vez de reprenderte, se enternece añorando.

Matilde Alba Swann

MI PADRE CUANDO YO TENÍA...

4 años : Mi papá puede hacer de todo.
5 años : Mi papá sabe un montón.
6 años : Mi papá es más inteligente que el tuyo.
8 años : Mi papá no sabe exactamente todo.
10 años : En la época en que mi papá creció,
las cosas seguramente eran distintas.
12 años : Oh, bueno, claro,mi padre no sabe nada de eso.
Es demasiado viejo para recordar su infancia.
14 años : No le hagas caso a mi viejo.
¡Es tan anticuado!
21 años : ¿Él? Por favor, está fuera de onda,
sin recuperación posible.
25 años : Papá sabe un poco de eso,
pero no puede ser de otra manera,
puesto que ya tiene sus años.
30 años : No voy a hacer nada hasta no hablar con papá.
40 años : Me pregunto cómo habría manejado esto papá.
Era inteligente y tenía un mundo de experiencia.
50 años : Daría cualquier cosa por que papá estuviera aquí
para poder hablar esto con él.
Lástima que no valoré lo inteligente que era.
Podría haber aprendido mucho de él.

Ann Landers

MI QUERIDO, MI VIEJO, MI AMIGO...

Esos tus cabellos blancos, bonitos
ese hablar cansado, profundo
que me lee todo lo escrito
y me enseña tanto del mundo.

Esos pasos lentos que ahora
caminando siempre conmigo,
ya corrieron tanto en la vida
mi querido, mi viejo, mi amigo.

Esa vida llena de historias
y de arrugas marcadas por el viento,
recuerdos de antiguas victorias
son lágrimas lloradas al viento.

Tu voz dulce y serena me calma,
y me ofrece refugio y abrigo,
va calando dentro de mi alma,
mi querido, mi viejo, mi amigo.

Tu pasado vive presente
en las experiencias sentidas,
y en tu corazón consciente
de las cosas bellas de la vida.

Tu sonrisa franca me anima
tu consejo sabio me cría
abro el corazón y te digo
mi querido, mi viejo, mi amigo.

Yo, te he dicho casi todo,
y casi todo es poco,
frente a lo que yo siento.

Mirando tus cabellos
tan bonitos
abro el corazón
mi querido, mi viejo, mi amigo...
Mirando tus cabellos
tan bonitos
abro el corazón
mi querido, mi viejo, mi amigo...
Mirando tus cabellos
tan bonitos
abro el corazón
mi querido, mi viejo, mi amigo...

Roberto Carlos

MI VIEJO

Es un buen tipo mi viejo
que anda solo y esperando,
tiene la tristeza larga
de tanto venir andando.

Yo lo miro desde lejos,
pero somos tan distintos;
es que creció con el siglo
con tranvía y vino tinto.

Viejo mi querido viejo
ahora ya camina lerdo;
como perdonando el viento
yo soy tu sangre mi viejo
Yo, soy tu silencio y tu tiempo.

El tiene los ojos buenos
y una figura pesada;
la edad se le vino encima
sin carnaval ni comparsa.

Yo tengo los años nuevos
y el hombre los años viejos;
el dolor lo lleva adentro
y tiene historia sin tiempo.

Viejo mi querido viejo,
ahora ya camina lerdo
como perdonando al viento;
yo soy tu sangre mi viejo.
yo, soy tu silencio y tu tiempo.

Piero

Fuente de estos artículos: serpadrehoy.blogspot.com / bebesymas.com / elangeldelaweb/jose.htm / amorpostales.com/Historia-Del-Dia-Del-Padre / univision.com

 

 

....................................................................................

Esta es una página de recopilación de los mejores datos del español que he encontrado en Internet para mis estudios.  Aquí hay muchos artículos e incluso muchas fotos que me bajé de la red hace mucho tiempo. Si de alguna manera me he olvidado de hacerle la referencia a algún autor o fotógrafo, os pido que por favor me ayudéis, avísandome de la autoría de los mismos, será un placer poner los nombres de los responsables por estos trabajos:   esf@espanolsinfronteras.com

 

 ....................................................................................

NOTICIAS DE FIESTAS EN ESPAÑA

Cabalgata de Reyes
La Cabalgata de Reyes Magos es un desfile de carrozas típico,  en las ciudades...
Moros y Cristianos
a fiesta de Moros y Cristianos nace como rememoración de la Reconquista de...
Los Carnavales
El Carnaval fue una de las formas más contundentes y expresivas de la festividad
La Semana Santa
Uno de los momentos más emocionantes del año, para muchos españoles, es la...
El día de San Valentín
El  Día de  San  Valentín  es  una  celebración  tradicional  en  la que los amigos
El día de la Mujer
El Día Internacional de la Mujer Trabajadora (celebrado el 8 de marzo según las
El día del Padre
Tal vez muchas personas  pueden pensar  que la  celebración  del día del padre
La Fiesta del Cerezo en Flor
En  España  hay  una  comarca  en la que, una vez al año, se produce un hecho
Las Fallas de Valencia
Las fallas de  Valencia se convierten en  un espejo que  deforma y caricaturiza
El día Internacional del Libro
El Día Internacional del Libro es una conmemoración a los libros y los derechos
La Feria de Sevilla
La palabra  "feria" es latina  feria, feriae, era  usada en  plural feriae, feriarum
El día de la Madre
El Día de la Madre es una festividad que conmemora a las madres. Se celebra en
Fiesta de San Isidro
an Isidro es  por excelencia  el patrón  de los campesinos,  es el santo a quienes
La Batalla del Vino
La Batalla del Vino es una Fiesta de interés turístico nacional, que se desarrolla
Hogueras de San Juan
Las Hogueras de San Juan (Fogueres de Sant Joan en catalán), Noche de San Juan
 
 
Búsqueda personalizada

 

                                                                        Principal Arriba Cabalgata de reyes Moros y cristianos Los carnavales La semana santa El día de San Valentín El día de la mujer El día del padre Fiesta del cerezo en flor Las Fallas de Valencia El día del libro Feria de abril - Sevilla El día de la madre Fiesta de San Isidro La batalla del vino Fiesta de San Juan Los San Fermines Fiestas de julio a diciembre