Técnicas de lectura

   
 

 

 

Cuando oigo que un hombre tiene el hábito de la lectura, estoy predispuesto a pensar bien de él.
Nicolás de Avellaneda

Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer.
Alfonso V el Magnánimo

TÉCNICAS BÁSICAS DE LECTURA

TÉCNICAS DE LECTURA
Dr. Armando Arturo Casillas Castañeda
San Luis Potosí, México, 2005

La técnica de los seis pasos básicos:

Esta técnica tiene la finalidad de ofrecerle los conocimientos básicos para realizar lecturas y obtener el mayor provecho y mejores resultados.

Si no posee el habito y la habilidad de leer, puede utilizar esta técnica universal o genérica, aplicado antes, durante y después de su lectura los siguientes pasos:

1. Establezca el propósito de la lectura.
2. Examine e inspeccione el contenido de todo el libro (los textos que integran el libro)
3. Cuestiónese y formúlese preguntas.
4. Busque el significado de lo que esta leyendo.
5. Exprese lo que va leyendo.
6. Repase lo estudiado.

1- Establecer el propósito de la lectura

Es muy importante que antes de iniciar su lectura, defina y deje claro por qué o para qué le va ha servir el leer dicho texto o libro.

Debe establecer el propósito de la lectura que va efectuar. Usted puede leer para:

1. Obtener las ideas generales de un texto o libro.
2. Distinguir las ideas principales de un texto o libro.
3. Evaluar críticamente un texto o libro.
4. Comprender el contenido de un texto o libro.
5. Localizar información especifica de un texto o libro.
6. La aplicación práctica.
7. Distraerse.
8. Dar una revisión rápida a un texto o libro.
9. Hojear un texto o libro.
10. Hacer una lectura de estudio de un texto o libro.
11. Hacer una lectura ligera de un texto o libro .
12. Leer palabra por palabra de un texto o libro.

Propósito de lectura

A continuación se definen los diferentes propósitos de lectura:

1- Leer para obtener las ideas generales de un texto o libro.

Si el objeto de la lectura es obtener una idea o las ideas generales de un texto o libro, no es necesario leer minuciosamente, se puede hacer a mayor velocidad fijando la atención sólo en los encabezados y subtítulos, ideas generales, prólogo, introducción o los resúmenes que aparecen al final de cada tema o unidad.

2- Leer para distinguir las ideas principales de un texto o libro.

Si el objeto de leer es seleccionar y estudiar las ideas principales de un texto o libro, debe realizar una lectura minuciosa guiándose por las notas al margen, los enunciados y recuadros que estén resaltados con negritas que resaltan la información más significativa de un texto.

3- Leer para evaluar críticamente un texto o libro.


Las experiencias educativas anteriores (su preparación académica previa) deben ayudarle a elaborar opiniones sobre los hechos. Cuando lea puntos de vista distintos, sea imparcial y una vez que conozca la consistencia de las ideas del autor, júzguelas o valórelas objetivamente. Debe descubrir las influencias o implicaciones ideológicas que presenta, para ponderar la validez y fundamentos de las tesis parciales. Lo importante es leer con una actitud abierta. Cuando sea posible consulte al menos dos puntos de vista antes de formarse una opinión definitiva sobre el tema.

4- Leer para comprender los contenidos de los temas que integran un texto o libro.

Es el tipo de lectura que se hace con la finalidad de adquirir nuevos conocimientos, lo cual implica la realización de una serie de actividades, tales como elaborar notas, consultar el diccionario, repasar, etc. Estas actividades que proporcionan la comprensión de los contenidos serán tratadas ampliamente más adelante.

5- Leer para localizar información específica de un texto o libro.

Cuando sabe que es lo que busca, puede guiarse por el índice temático y ver únicamente lo que le interesa, evitando leer párrafos innecesarios, lo cual le facilita la localización de la información que requiere.

6- Leer para la aplicación práctica.

En este caso la lectura se realiza con el propósito de obtener conocimientos que facilitaran el hacer o emplear algo que el estudiante realizará posteriormente.

7- Leer para distraerse.

Es el tipo de lectura de esparcimiento, se lee únicamente por diversión. Las lecturas que realice dependen siempre de sus preferencias, gustos y aficiones.

8- Leer para hacer una revisión rápida de un texto o libro.

Como su nombre lo indica es una búsqueda muy rápida de algún punto importante. Puede ser el título o subtítulo de un tema en un texto. El punto esencial aquí es que usted no se distraiga leyendo otras partes del texto, sino que se concentre en localizar lo que esta buscando.

9- Leer para hojear un texto o libro.

Este tipo de lectura se parece mucho a la revisión rápida, la diferencia es que no se busca nada en particular, simplemente esta viendo el contenido sin tener un objetivo o interés.

10- Leer para hacer una lectura de estudio de un texto o libro.

Este tipo de lectura es la que el estudiante aplica con mayor frecuencia para aprender. Es una lectura lenta y repetitiva, su objetivo es la de dominar lo que se esta leyendo.

11- Leer para hacer una lectura ligera de un texto o libro.

Este tipo de lectura es la que generalmente las personas realizan para distraerse o evadir situaciones, es muy parecida a la lectura para distraerse.

12- Leer palabra por palabra de un texto o libro.

Hay lecturas que requieren de esta técnica, ejemplos claros son la lectura de lenguas extranjeras o de fórmulas matemáticas. En si son lecturas muy técnicas.

Sin importar cual sea el motivo o razón de iniciar una lectura, ponga atención y concéntrese, lea con detenimiento para que pueda ir comprendiendo y entendiendo, es recomendable que vaya subrayando las ideas importantes e ir tomando notas para posteriormente desarrollar sus escritos con mayor facilidad.

Para estudiar eficientemente debe aprender a variar la velocidad de sus lecturas, adecuándola tanto al material que esta leyendo como a los objetivos que persigue. Propóngase aplicar todos los tipos de lectura que mencionamos anteriormente, ya que serán herramientas que le permitirán buscar puntos específicos mediante revisiones rápidas, podrá valorar, analizar y valorar con rapidez todo lo que lea.

2- Examinar e inspeccionar el contenido del libro.

Significa dar un vistazo rápido a los textos o escritos cortos que contiene el libro (capítulo o capítulos) que está leyendo, no emplee mucho tiempo en hacerlo.

Revise los títulos y subtítulos ya que estos representan el esqueleto del contenido de la obra del autor, así se le facilitara encontrar las ideas principales. Lea las introducciones y resúmenes de cada capítulo ya que en estas partes se explica por qué se escribió el libro y qué es lo que se pretende con el escrito. Cuando se presenten gráficas o cuadros, deles un vistazo, ya que estos resúmenes gráficos le muestran de forma visible el contenido de muchos hechos y relaciones. Todo lo anterior le ayudará a conocer de lo que habla el capítulo que esta estudiando, antes de hacerlo con más detalle.

Las ventajas de esta actividad son:

1. Se logra una visión global del libro.
2. Se tiene una idea de la extensión del libro que leerá.
3. Se conoce el contenido de los textos que estudiará.
4. Logra centrar su atención sin distraerse.
3- Cuestiónese y pregúntese.
 

Siempre que termine de leer párrafos no muy extensos, pregúntese de que habla este, para que se le grabe bien lo que ha leído. Un buen consejo es el de convertir a preguntas los títulos y subtítulos. La mejor manera de sacar provecho a las actividades de estudio, es formularse preguntas acerca de lo que esta leyendo.

Las preguntas le ayudarán a centrar su atención en la lectura y a la vez le dará un sentido personal, ya que usted ira buscando las respuestas a las preguntas que se planteó.

4- Buscar el significado de lo que se esta leyendo

Lea cuidadosamente y busque las ideas principales, así podrá saber lo que esta leyendo. Las lecturas en la modalidad no escolarizada (abierta, virtual y a distancia), no deben ser pasivas, deben ser activas, subraye las ideas principales, haga anotaciones de lo más importante y haga además un listado con las palabras que no entienda, señale, anote, etc. Lo anterior le servirá para lograr una mejor comprensión en el proceso de las lecturas que efectúe.

5- Exprese lo que va leyendo

Trate de hablar consigo mismo acerca de lo que esta leyendo, cuestiónese y profundice. Al hacer esta auto recitación se evaluará a si mismo y se dará cuenta si esta leyendo y comprendiendo o leyendo y desperdiciando su tiempo. Puede apoyarse realizando notas, apuntes o esquemas.

6- Repase lo estudiado

Finalmente repase haciendo las lecturas de los capítulos a intervalos, para que refresque los conceptos que ya leyó y los comprenda, esto le servirá para afianzarlos.

El uso de esta técnica le servirá para aprender, comprender, a no olvidar, a incrementar sus habilidades de lectura y a mejorar su concentración. En suma le ayudará a sacarle el mayor provecho al tiempo que invierta leyendo.

Si realmente quiere obtener el máximo aprovechamiento en sus lecturas, debe además de todo lo anterior dominar el principio de la lectura a tiempo, es decir, el leer a su debido momento, en el lugar correcto y en el ambiente adecuado.

Recomendaciones al momento de leer:

No lea rápido, procure aplicar la velocidad adecuada a sus lecturas.
Aplique la técnica adecuada o correcta a la lectura que este efectuando.
Evite distraerse al momento de estar realizando sus lecturas.
No lea en forma pasiva.
No analice en exceso las palabras que no entienda.
No repita mentalmente lo que esta leyendo (no vocalice lo que esta leyendo)
No mueva sus labios.
Evite mover la cabeza, siga la lectura con los ojos.
Es recomendable que incremente su vocabulario para lograr una lectura más fluida y comprensible.

LOS MALOS HÁBITOS DE LA LECTURA

La mayoría de las personas aprenden desde niños a leer en voz alta tanto en la casa como en la escuela y eso crea el hábito que más entorpece la lectura, “la vocalización”, hábito relativamente fácil de eliminar.
Otras malas costumbres que entorpecen la lectura son:

Leer con los labios

Es cuando se forman palabras moviendo los labios en silencio. Esta lectura silenciosa es exactamente igual de lenta que la hecha en voz alta.

Vocalización de garganta

Ocurre cuando las cuerdas vocales están parcialmente en movimiento durante la lectura, como haciendo los movimientos necesarios para leer en voz alta, aunque realmente sin producir sonido. Constituye una costumbre más corriente que leer con los labios, aunque pasa desapercibida para muchos. Limita igualmente la velocidad de la lectura. Es lo mismo que leer en voz alta.

Lectura para oírse así mismo

Es la lectura del que oye las palabras que lee, aunque sin leer en voz alta, como si una voz interior se las leyera en voz alta en su cabeza. El hábito, probablemente, deriva de haber aprendido a leer en voz alta. Al leer no debemos oír nada (salvo los casos de la poesía, en drama o alguna otra pieza literaria en la que los sonidos sean importantes)

Lectura regresiva

Es el hábito inconsciente de retroceder para volver a leer una palabra o una frase.

Se trata de un hábito inconsciente y que no tiene relación con la mayor o menor dificultad de lo leído. No debe, por tanto, confundirse la lectura regresiva con la decisión que le lector puede tomar de vez en cuando de releer algo difícil de entender o de especial interés.

En resumen, los malos hábitos de la lectura son:

1. Leer en voz alta. “Vocalización”
2. Leer con los labios.
3. La vocalización de garganta.
4. La lectura para oírse así mismo.
5. La lectura regresiva.

Sobre los malos hábitos de la lectura

En general todos los malos hábitos de lectura pueden y deben ser eliminados.

La lectura en voz alta puede corregirse mediante la práctica de la lectura con la boca cerrada, apretando los labios. Leer sin hacer movimientos con la boca.

La lectura labial puede corregirse mediante la práctica de lectura con los labios conscientemente apretados.

La vocalización puede evitarse leyendo durante cierto tiempo con el índice y pulgar a ambos lados de la garganta, tocándola ligeramente y haciendo un esfuerzo consciente por contener todo movimiento de las cuerdas vocales.

Del mismo modo, puede uno concentrarse en evitar oír esa voz interior en la cabeza y en continuar la lectura sin regresiones.

Un ejercicio recomendable para mejorar la lectura y eliminar los malos hábitos, es leer todos los días durante unos minutos aplicando los consejos para evitar los malos hábitos al momento de leer.

Recomendaciones al momento de leer:

1. Trate de eliminar los malos hábitos de la lectura.
2. Aplique la técnica adecuada o correcta a la lectura que este efectuando.
3. Incremente su vocabulario para lograr una lectura más fluida y comprensible.
4. Haga menos paradas de la vista en la línea.
5. Trate de abarcar más palabras en cada lectura.
6. Concéntrese en las palabras clave.
7. Concéntrese en los grupos de pensamiento.
8. No lea rápido, procure aplicar la velocidad adecuada a sus lecturas.
9. No lea en forma pasiva.
10. No analice en exceso las palabras que no entienda.
11. No repita mentalmente lo que esta leyendo (no vocalice lo que esta leyendo)
12. No mueva sus labios.
13. No se distraiga al momento de estar realizando sus lecturas.
14. No mueva la cabeza, siga la lectura con los ojos.

EL USO DE LA LECTURA VELOZ

Aunque no es muy recomendable utilizar la lectura veloz para leer, si se recomienda su uso, cuando se tenga el conocimiento de la técnica y se aplique correctamente.

Algunas veces requerirá hacer uso de la lectura veloz. Esta es necesaria para localizar la idea principal de un capítulo. La finalidad de este tipo de lectura ir leyendo y percibiendo la idea principal.

La velocidad en la lectura dependerá y variará según la importancia de los temas leídos, el saber leer correctamente con rapidez le permitirá lograr sus objetivos con mayor prontitud.

Al realizar esta clase de lectura no tenga miedo de omitir palabras, oraciones o párrafos, lo importante es que vaya captando la idea principal y el mensaje del autor.

Lo importante de esta técnica es que desarrolle la habilidad de leer rápido a la par de la habilidad de comprender lo que esta leyendo, por que de otro modo no tendría caso el empleo de esta técnica. Recuerde que no se lee con los ojos, sino con la mente a través de los ojos, así como las personas con debilidad visual o nula visión, leen con la mente a través de las manos.

La capacidad de leer rápido es muy importante, ya que cuanto mas rápido pueda convertir las palabras en hechos e ideas, mayor será la eficacia y eficiencia de su lectura. El aumentar su velocidad al leer no significa necesariamente que pierda calidad la lectura que se este realizando, ya que la mayor calidad se encuentra en los lectores veloces por que aprenden más por cada hora efectiva de lectura.

La velocidad que imponga a una lectura dependerá de sus habilidades de lectura y del contenido de los temas que este estudiando.

Conceptos erróneos sobre la lectura rápida:

La lectura rápida no es una lectura descuidada ni atropellada. Se confunde la rapidez con el apresuramiento. En realidad, el lector veloz es un lector activo, alerta y eficiente. Busca siempre las ideas importantes y los elementos de estructura y organización que le ayudarán a comprender mejor el significado de lo que esta leyendo. Por constante, el lector lento suele vagar en sus pensamientos, esto se debe al hecho de leer por debajo de su capacidad para estar alerta e interesado por la lectura.

Generalmente se piensa que cuando se lee con rapidez no se dispone de tiempo para buscar el significado de las palabras desconocidas ni para leer pasajes difíciles, pero no es así.

El lector veloz puede detenerse tan frecuentemente como el lector lento. El lector veloz terminará la lectura primero y recordará más que el lector lento y además podrá releer el texto con mayor facilidad.

Aprender a leer con rapidez no es solo una necesidad impuesta por la premura de los tiempos en que vivimos, sino paso obligado para ser un buen lector, un lector eficiente.

La lectura veloz es una herramienta muy útil para avanzar con mayor rapidez en los cursos que ofrecen los sistemas abiertos de educación. El propósito último de la lectura es intelectual y emocional. Pero los estimulantes de esta actividad mental, las palabras y pensamientos del autor, se transmiten al cerebro mediante un proceso físico. Así pues, la lectura es también una actividad muscular en la que se logrará mayor éxito con cierto adiestramiento y práctica.

Movimiento de los ojos

Los ojos no van de un lado a otro de la página en movimiento continuado, sino a saltos, como con tirones. En una línea hacen varias palabras abruptas de corta duración. La lectura se produce en realidad durante estas detenciones “fijaciones”. El ojo no ve cuando se halla el movimiento. Los lectores que leen rápido hacen menos paradas por líneas que quienes leen con lentitud. Se detienen menos porque abarcan mayor número de palabras, más extensión de líneas al detenerse la vista. Quienes leen despacio se cansan más porque la vista se detiene y se pone en movimiento con más frecuencia que cuando se lee con rapidez, esto es, con menos movimiento físico de la vista.

Concentración en las palabras clave

El lector que ha adquirido rapidez en la lectura es con seguridad alguien que aprendió a concentrarse en las palabras más importantes, los vocablos clave en cuanto al significado en el texto. Al detenerse abarca un grupo de términos y de ellos se concentra en el que le interesa.

Concentración en unidades de pensamiento

El buen lector sabe que lo importante en la comunicación no es la palabra sino el pensamiento, y va buscando siempre las ideas que las expresiones ofrecen y no las vocaciones aisladas.

MODO DE EVALUAR LA CAPACIDAD LECTORA DE UNA PERSONA

A la hora de evaluar la capacidad lectora, se pueden diferenciar dos aspectos; Ambos son importantes y hay que tenerlos en cuenta en la misma medida a la hora de valorar la forma de leer.

Los aspectos son los siguientes:

1. Velocidad lectora.
2. Comprensión lectora.

Velocidad lectora

En nuestra cultura, la lectura se realiza de izquierda a derecha. En este proceso, el principal órgano lector es el ojo. Sin embargo, el ojo no se desliza de forma continua, sino que se mueve dando breves saltos. Estas breves detenciones de denominan "fijaciones".

El buen lector hace fijaciones amplias. En cada una de ellas capta con claridad cuatro o cinco letras y percibe otras palabras no tan claras, pero que el cerebro sí reconoce y capta. Se trata de conseguir, por tanto, que el ojo capte, en una sola fijación, el mayor número posible de palabras.

Para ello se utilizan diversas técnicas:

Ampliación del campo de percepción visual.
Deslizamiento de la vista por la parte superior de las palabras.
Supresión de la percepción de espacios.

En ausencia de un programa especial para mejorar la velocidad de lectura, se puede hacer un esfuerzo para mejorar leyendo a la máxima velocidad posible todos los días durante unos minutos.

Un ejercicio recomendable es averiguar cuántas palabras lee, registrando el tiempo y el número de palabras leídas. Este control le servirá para medir el progreso que vaya teniendo.

Al principio lea a la mayor velocidad posible, force la velocidad de lectura incluso a expensas de la comprensión. En esta etapa inicial busque sólo las palabras clave y las ideas más importantes. Al cabo de cierto tiempo el grado de compresión se nivelará con la velocidad. No disminuya la velocidad de la lectura porque entiende menos. Forcéese a leer con la máxima atención para poder entender a esta velocidad acelerada. Un mes de práctica puede permitirle doblar su velocidad de lectura.

Comprensión lectora

Comprender es entender el significado de algo. Es decir, entender tanto las ideas principales como las ideas secundarias de un texto. Por tanto, se debe entender el significado explícito como aquellas que expresan el mensaje de fondo que el autor quiere comunicar.

Para poder distinguir la idea principal de un texto hay que prestar mucha atención a la palabra clave que más se repite y a sus sinónimos, que a menudo se reúnen bajo el mismo concepto semántico.

Además, la idea principal es imprescindible. Si se suprime, el sentido global del párrafo queda incompleto.

Para poder distinguir la idea secundaria hay que tener en cuenta que si la eliminamos, el párrafo no pierde su contenido esencial. Estas ideas suelen ser repeticiones de la idea principal, pero con diferentes palabras. Su función es apoyar el mensaje clave. Explicarlo y acompañarlo, para reforzar más su comprensión.

Técnicas para mejorar la comprensión lectora

  • Lea las ideas, capte el sentido del texto
  • No lea las palabras
  • Aumente su vocabulario
  • Use el diccionario
  • Lea los gráficos, los esquemas, las ilustraciones
  • Archive el conocimiento previo sobre el tema que aborda el texto

LA MEMORIA Y LAS REGLAS MNEMOTÉCNICAS

Es evidente que en todo proceso de estudio la memoria es uno de los elementos fundamentales. Pero lo importante es entender la memoria correctamente.

Recuerde que el comprender lo que esta leyendo le facilitará el proceso de memorización.

Sobre el tema de la memoria se expondrán algunos trucos y técnicas para mejorarla. También estudiará las reglas mnemotécnicas (trucos que facilitan la memorización)

La memoria funciona como un gran archivador, en el cual se ubica la información en el lugar correspondiente y así se facilita el proceso de selección y recuperación de la información.

La memoria y el proceso memorístico está formado por tres fases:

1. Registrar.
2. Retener.
3. Rememorar

La memoria es como un gran armario o archivador en el que encontrará mejor las cosas si las tiene ordenadas de forma lógica. También está demostrado que recordará más y mejor aquello que comprenda.

Registrar

En esta fase se realiza el contacto con los elementos que posteriormente memorizará. Es la primera lectura que realiza del texto o libro. Para tener más claros los conceptos que lee puede utilizar el subrayado, los esquemas, los resúmenes o las fichas. Debe leer y escribir de una forma ordenada, lógica y sobre todo, comprender lo que leyó.

Retener

Cuanta más atención preste a lo que intenta memorizar, más fácil le será retenerlo. Esta es una premisa básica dentro del proceso de la memorización “la atención”. Por esta razón el interés y la motivación sobre lo que esta leyendo y pretende memorizar es algo básico. Es fundamental la concentración, aíslese de ruidos, olores, gente que pasa por la habitación, de la televisión e incluso en ciertas ocasiones de la música. No es recomendable estudiar con música cuya letra conocemos, esto nos distraerá (puede estudia con música clásica o instrumental). Tampoco es bueno estudiar con el radio o la televisión encendidos. Para retener información, hay que releer el libro, sólo lo que subrayó, releer la fichas, apuntes, anotaciones, esquemas y sobre todo releer los textos (temas)

Rememorar

Este es el proceso más importante y el que a todos les interesa más. El recordar aquello que ha memorizado. Para ello, la manera de haberlo retenido (ordenado, con lógica, con notas, subrayados, esquemas) va a ser fundamental y también el interés que haya puesto en los temas estudiados. A veces intenta recordar algo que conoce claramente, algo que ha estudiado, pero como no lo hizo de la manera correcta y con la lógica necesaria le será muy difícil rememorarlo. Por eso es importante que retenga y rememore de forma lógica, ordenada y que ponga interés en ello.

Existe una memoria a corto plazo y una memoria a largo plazo, la segunda es la que más le debe interesar.

En un principio cuando empieza a estudiar, la información pasa a la memoria a corto plazo, pero lo que tiene que hacer es enviarla a la memoria a largo plazo, que es la que necesitará a la hora de los exámenes o pruebas.

Para que la información pase a la memoria a largo plazo es necesario la repetición, la concentración, el orden y la lógica y sobre todo el interés que tenga por los contenidos o información que quiere memorizar.

Se recuerda mejor lo que previamente ha escrito (no todo al detalle) o que previamente ha clasificado. Por eso es tan importante el subrayado, los resúmenes, los esquemas y las fichas. Un tema de 50 páginas de historia se puede resumir en una ficha señalando en ella sólo los apartados o puntos clave del tema y luego al mirar simplemente esa ficha (esquemas), si ya lo ha estudiado, la mente irá soltando todos los contenidos de esos apartados ella sola. Por esta razón, cuando en un examen le pregunten sobre la segunda guerra mundial podrá recordar lo estudiado ya que su mente tendrá esa información procesada y memorizada y solo necesitará el epígrafe de ese material para soltar toda la información.

L
as reglas mnemotécnicas o trucos para recordar:

Las reglas mnemotécnicas son un conjunto de trucos, casi siempre lingüísticos, para facilitar la memorización. Posiblemente ha oído hablar de ellos. Se basan en recordar mejor aquello que le es conocido o aquello que usted mismos ha creado.

Esto lo verá mucho mejor con un ejemplo.

La primera línea de la tabla periódica de los elementos químicos:

Litio-Berilio-Boro-Carbono-Nitrógeno-Oxígeno-Fluor-Neón.

Si tiene que memorizar esta serie, un buen método sería confeccionar una frase con la primera o primeras letras de cada uno de estos elementos: "La BBC no funciona". Esta podría ser uno de las trucos para acordarse de estos ocho elementos. Fíjese que se ha utilizado la L de Litio (La), la B de Berilio y Boro, la C de Carbono (BBC), la N de Nitrógeno y la O de Oxígeno (no), la F de Fluor y la N de Neón (funciona).

Otro truco es la de confeccionar historias, cuentos o refranes:

Un ejemplo de serie de números podría ser:

007-727-90-60-90-7-10-2230-2300-2.

El agente 007 subió al boeing 727. Vio una azafata de medidas 90,60,90 y decidió pedir un seven (7) up para poder hablar con ella. Quiso quedar con ella a las 10 pero ella le dijo que debía regresar en el avión de las 22:30. Por ello a las 23:00 se fue al cine que acabó a las 2.

Estos son solo algunos ejemplos o modelos, usted puede hacer multitud de combinaciones o propias invenciones, pero no se complique mucho las cosas por que sino luego tampoco recordará la regla o truco nemotécnica que han creado.

Un ejemplo para recordar una fórmula:

La forma del capital y los intereses de los bancos. Con la palabra "carrete" podremos recordarla. Lo que tendremos que pagar después de pedir un prestamos es: el capital (ca) multiplicado por el rédito o intereses (re) y esto multiplicado por el tiempo (te).

TÉCNICAS AVANZADAS DE LECTURA

La finalidad de estas técnicas es ofrecer al estudiante que ya posee el habito de la lectura, técnicas avanzadas para perfeccionar su metodología de lectura.

Como ya se ha mencionado la lectura para los estudiantes de la Universidad Abierta es el principal instrumento de aprendizaje, pues la mayoría de las actividades académicas que realizará se basarán en lecturas de comprensión.

Leer es uno de los mecanismos más complejos a los que puede llegar una persona que implica decodificar un sistema de señales y símbolos abstractos.

La lectura eficiente requiere una alteración en su velocidad para adaptarse a las dificultades que contenga el material propuesto. Puede leer por mero esparcimiento o diversión, por cultura general o enfocar su lectura al estudio.

Como leyó anteriormente existen diferentes propósitos para hacer la lectura de un texto o libro. La técnica de los seis pasos para realizar una lectura le será de mucha utilidad, ya que por su generalidad, podrá aplicarla a cualquier propósito de lectura y lograr resultados satisfactorios. Sin embargo debe buscar resultados más eficientes, por lo que deberá desarrollar técnicas de lectura más avanzadas.

Al realizar una lectura, se pueden distinguir tres enfoques diferentes:

1. Lectura enfocada al esparcimiento
2. Lectura enfocada a la cultura
3. Lectura enfocada al estudio

1. Lectura enfocada al esparcimiento

Es la lectura de revistas, periódicos, libros, cuentos, novelas, etc. Se lee con gran rapidez y soltura. Su fin es meramente de entretenimiento o esparcimiento.

2. Lectura enfocada a la cultura

Es la lectura de información científica, acontecimientos históricos, informaciones de temas específicos, etc. Se lee con moderada rapidez. Precisa de una valoración crítica y razonada del contenido y una adecuada asimilación del mismo.

3. Lectura enfocada al estudio

Este tipo de enfoque será el que le dará a las lecturas que realizará en todas las materias del plan de estudios. Es la lectura para obtener y retener información. Se lee con atención, lentitud y comprensión.

Para leer enfocándose al estudio, puede utilizar las siguientes herramientas o tipos de lecturas:

a) La lectura de comprensión o analítica
b) La lectura contextual
c) La lectura crítica
d) El pensamiento critico

a) Lectura comprensiva o analítica

La lectura comprensiva o analítica es la técnica destinada fundamentalmente a la comprensión. Se logra cuando es capaz de abstraer y comprender los elementos principales del texto o libro que esta leyendo.

Consiste en leer para responder las siguientes preguntas:

¿Qué relación hay entre el título y lo que se plantea en el texto o libro?
¿Cuál es la idea central del texto o libro?
¿De qué trata lo que dice el texto o libro?
¿Cómo dice las cosas el autor?

b) Lectura contextual
Consiste en leer para responder :

¿Cuál es el contexto socio-histórico en el que escribió el autor y la manera en la que este contexto (circunstancias en las que vivió el autor - tiempo o época) influyó en la creación del texto o libro?

Es necesario que tomar en cuenta el período de la historia en el que se escribió el libro. Se deben considerar los factores sociales, religiosos, políticos, económicos, culturales, los avances tecnológicos de la época, etc., en la que vivió el escritor.

Contextual también significa “texto anterior y posterior al que se esta considerando y del que depende su significado”, es decir si usted no conoce el significado de una palabra, podrá conocerlo o entender lo que significa leyendo la palabra u oración anterior o posterior.

Para este tipo de lectura contextual, tomaremos en cuenta la definición que hace referencia a la situación socio histórica en la que fue escrito el libro o texto.

c) Lectura crítica

La lectura crítica es una técnica que permite descubrir información e ideas dentro de un texto o libro.

Consiste en leer para responder:

¿Cuál es la posición del autor?
¿Cuál es la visión de las cosas que tiene el autor?
¿Qué quiere expresar el autor a través del texto o libro?

d) Pensamiento crítico

El pensamiento crítico es una técnica para evaluar la información y las ideas, para poder decidir que aceptar y creer.

Las herramientas anteriores se deben utilizar de forma combinada para obtener mejores resultados.

A continuación se describen las características generales de cada una.

LECTURA CRÍTICA Y PENSAMIENTO CRÍTICO

Se puede hacer la distinción entre la lectura crítica y el pensamiento crítico de la siguiente manera:

Actualmente se debe utilizar la lectura crítica y el pensamiento crítico para enfrentar diferentes medios de comunicación reales o virtuales (impresos, radio, televisión e Internet) y diferentes tipos de textos o libros (impresos, digitales o electrónicos, graficas, tablas, diagramas, mapas, formatos, fotografías, etc).

La lectura crítica es una técnica que permite descubrir la información y las ideas dentro de un texto o libro escrito.

El pensamiento crítico es una técnica para evaluar la información y las ideas para decidir que aceptar y creer.

Lectura crítica = Descubrir – Información e ideas – Lectura cuidadosa, activa, reflexiva y analítica

Pensamiento crítico =
Evaluar – Información e ideas - Reflexionar sobre la validez de lo que se ha leído

La lectura crítica hace referencia a una lectura cuidadosa, activa, reflexiva y analítica.

El pensamiento crítico implica reflexionar sobre la validez de lo que se ha leído, en base al conocimiento y comprensión del mundo que se tenga.

Considere por ejemplo el siguiente enunciado:

En México el rezago económico y social dan como resultado un país pobre, ya que más del 60% de la población vive en pobreza extrema.

La lectura crítica busca encontrar la idea o ideas principales principal “60% de la población vive en pobreza extrema” por causas del “rezago económico y social”

El pensamiento crítico, tendría la función de decidir si lo dicho (el escrito) respalda el hecho enunciado (si en verdad existe en México un rezago económico y social que causa que el 60% de la población viva en pobreza extrema, si el porcentaje es real, si el significado del enunciado es el cierto y correcto y si usted aceptaría o no dicha afirmación)

En base a las definiciones anteriores, la lectura crítica parecería anteceder al pensamiento crítico. Pero el punto es que solamente cuando se ha entendido completamente un texto (lectura crítica) se pueden evaluar con exactitud sus aseveraciones (pensamiento crítico)

Primero hay que comprender y después hay que opinar. Para poder emitir un juicio u opinión es necesario haber comprendido lo que se leyó.

En la práctica, la lectura crítica y el pensamiento crítico van de la mano. El pensamiento crítico permite que el lector vaya haciendo el seguimiento a su comprensión a medida que va leyendo.

Si percibe que las afirmaciones del texto son falsas, ridículas o irresponsables (pensamiento crítico), lo examina con mayor atención para poner a prueba su propia comprensión (lectura crítica)

El pensamiento crítico depende de la lectura crítica. Si usted no comprende lo que esta leyendo, no podrá evaluar la veracidad o falsedad de lo que esta leyendo, o en su caso omitir opiniones constructivas.

Después de todo una persona puede pensar críticamente sobre lo afirmado en un texto o libro (pensamiento crítico) únicamente si lo ha entendido (lectura crítica).

Se puede elegir el aceptar o rechazar las afirmaciones mencionas por el autor, pero es necesario saber por qué (tener los fundamentos que respalden nuestra decisión).

Se tiene una responsabilidad no solo consigo mismo sino con los demás, de identificar las cuestiones o problemas en los que se está o no de acuerdo.

Solamente así se podrán entender y respetar los puntos de vista de otras personas.

Para poder reconocer y entender esos puntos de vista se debe estar en capacidad de leer críticamente.

Para comprender mejor lo que esta leyendo, puede apoyarse realizando una investigación referente al tema (idea o ideas principales del texto o libro) que complemente sus conocimientos.

Si el pensamiento y la lectura crítica están tan íntimamente unidas, ¿Por qué es útil hacer la distinción?

Lo que convierte en útil hacer la distinción, se encuentra en recordar que debe leer cada texto por sus propios méritos, sin que se impongan el conocimiento previo del lector o los puntos de vista que sobre el se puedan tener (leer de forma neutral). Se deben evaluar las ideas mientras se lee, y se debe también evitar distorsionar el sentido que contiene el texto.

No fuerce el texto para que diga lo que a usted le gustaría que dijera, porque así no aprenderá nunca nada nuevo.

Lectura crítica

Pregúntese, ¿Qué tan bien cumple el texto o el libro su función?

Se puede pensar en el escritor como alguien que desempeña un trabajo.

Independientemente de cuál sea el tópico del texto o libro, este debe:

  • Ser consistente y coherente.
  • Enfocarse en un tema específico.
  • Estar escrito en un lenguaje claro, los términos deben estar claramente definidos.
  • Presentar evidencia (fundamentos o bases)
  • Tener en cuenta lo que es de conocimiento común.
  • Explicar las excepciones.
  • Anteceder a los efectos y estar en capacidad de producirlos.
  • Mostrar como las conclusiones siguen una secuencia lógica que se desprenden de evidencias y argumentos anteriores.

Como lector y escritor crítico debe poder estar seguro de que el texto o libro ha cumplido con estas premisas.

Solamente cuando este completamente seguro de que el texto o libro es consistente y coherente puede comenzar a evaluar si acepta o no las afirmaciones y conclusiones del contenido.

La lectura critica y el pensamiento critico, son técnicas que se pueden aplicar a todo tipo de textos o libros, sean literarios, científicos o informativos.

Pensar críticamente, es evaluar la información que presenta el texto o libro

Leer para enterarse de lo que dice un texto o libro puede ser suficiente cuando el objetivo o meta es conocer una información específica o entender las ideas de otro. Pero por lo general se lee con otros propósitos.

Es indispensable evaluar lo que ha leído e integrar esa comprensión al conocimiento previo que tiene del mundo (cultura general) Debe decidir que se puede aceptar como verdadero y útil.

Debe aceptar como hechos solamente lo que es verdaderamente cierto.

Para poder evaluar una conclusión debe valorar la evidencia sobre la que ésta basada. No necesita cualquier información, se necesita que la información sea confiable. Para estimar la validez de los comentarios de un texto o libro, debe salirse de éste y aportar conocimientos y estándares externos que lo soporten (realizar una investigación externa).

Sobre lectura crítica y pensamiento crítico

En la actualidad, la abundancia de información sobre los temas relacionados con el ser humano y el medio que lo rodea es inmensa.

Una investigación de cualquier tipo necesariamente debe apoyarse en diversas fuentes que aporten diferentes puntos de vista sobre el tema en cuestión y es en ese momento en el que se pone a prueba su capacidad de investigar para comprender lo que las fuentes expresan y tomar su propia decisión sobre qué puede aceptar de éstas como verdadero.

Por este motivo, cuando se enfrente a una investigación, es muy importante que lea y piense críticamente.

A continuación se presentan algunas definiciones tanto de lectura crítica como de pensamiento crítico.

El diccionario de lectura y términos relacionados de Harris y Hodges define a la lectura crítica como:

El proceso de hacer juicios en la lectura, evaluar la relevancia y la idoneidad de lo que se lee.

El acto de lectura que utiliza una actitud interrogadora, el análisis lógico y la inferencia para juzgar el valor de lo que se lee de acuerdo a un estándar establecido.

Entre las habilidades identificadas para hacer juicios en la lectura crítica están las que tienen que ver con la intención o propósito del autor; con la exactitud, lógica, confiabilidad y autenticidad del escrito; y con las formas literarias, partes constitutivas y los recursos de la trama identificados por medio del análisis literario”.

La lectura crítica se refiere a entender lo que el autor está diciendo, haciendo el seguimiento a su argumento y buscando la evidencia que soporte su punto de vista. Lo más importante de es no creer todo lo que se lee; se debe verificar que sea lógico.

El pensamiento crítico es parte del conjunto de capacidades intelectuales que se deben fortalecer en los estudiantes: análisis, síntesis, conceptualización, manejo de información, pensamiento sistémico, pensamiento crítico e investigación.

El pensamiento crítico es un juicio autorregulado y con propósito que conduce a interpretación, análisis, evaluación e inferencia; así como a la explicación de la evidencia, concepto, metodología, criterio o contexto sobre el que se basa ese juicio.

El pensador crítico ideal es habitualmente inquisitivo, bien informado, de raciocinio confiable, de mente abierta, flexible, evalúa con justicia, honesto en reconocer sus prejuicios, prudente para emitir juicios, dispuesto a reconsiderar, claro con respecto a los problemas, ordenado en materias complejas, diligente en la búsqueda de información relevante, razonable en la selección de criterios, enfocado en investigar y persistente en la búsqueda de resultados que sean tan precisos como el tema / materia y las circunstancias de la investigación lo permitan.

Maurice A. Finocchiaro agrupa, bajo pensamiento crítico, el razonamiento crítico y la reflexión metodológica, considerando que cada uno de ellos corresponde a una de las dos connotaciones importantes de la crítica: por un lado, el análisis y la evaluación y, por otro lado, la reflexión consciente. Veamos sus planteamientos:

Razonamiento

Actividad de la mente humana, que consiste en dar razones para conclusiones; en llegar a conclusiones basándose en razones; o en deducir consecuencias a partir de premisas. Más exactamente, es la interrelación de pensamientos en tal forma que unos dependen de otros. Dicha interdependencia puede tomar la forma de pensamientos que se basan en otros, o de pensamientos que fluyen de otros. Razonamiento, entonces, es una forma especial de pensamiento. Todo razonamiento es pensamiento, pero no todo pensamiento es razonamiento.

Razonamiento crítico

Es el razonamiento encaminado al análisis y evaluación de argumentos o a su formulación reflexiva.

Reflexión metodológica

Pensamiento encaminado a comprender y evaluar los propósitos, supuestos y procedimientos utilizados en la búsqueda de la verdad o del conocimiento.

Pensamiento crítico

Pensamiento que simultáneamente hace uso del razonamiento crítico y de la reflexión metodológica.

LECTURA ANALÍTICA O COMPRENSIVA

Es una herramienta para aprender el cómo analizar una lectura de modo eficiente y con auténtico provecho para leer mejor un libro (Máxima comprensión de lo leído)

El objetivo de la lectura es el de informarse y comprender. El objetivo de leer es comprender más y mejor algún tema, el planteamiento de algunos problemas, el desarrollo de ciertos hechos, la exposición de una idea, las razones que sustentan una postura, etc.

Por eso una buena lectura es aquella a través de la cual se pasa de un estado de comprensión menor a un estado de comprensión mayor. Esto implica dos cosas:

1. Primero, damos por supuesto que el escritor comprende el tema de un modo superior al lector. Hay, por tanto, una desigualdad inicial en la comprensión. El escritor posee más conocimiento que el lector.

2. El buen lector debe ser capaz de superar esta desigualdad inicial, al menos en cierta medida. En tanto se aproxime a la igualdad en la comprensión del tema, notará que se produce un fenómeno de comunicación en el que se va ganando progresivamente en claridad. Ésta es la verdadera lectura de comprensión.

Niveles de lectura

Existen cuatro niveles de lectura.

Los niveles superiores incluyen a los inferiores; es decir, son acumulativos. Dominar un nivel superior implica haber dominado antes los inferiores:

Nivel 1
Lectura primaria, rudimentaria o básica. Consiste en aprender a leer; es el proceso de alfabetización.

Nivel 2
Lectura de inspección o prelectura. Consiste en la habilidad de extraer el máximo de un libro en un tiempo limitado. El lector que sabe hacer esta prelectura puede, en unos cuantos minutos, tener bien claro de qué se trata el libro, cuál es su estructura, cuáles son sus partes, etc.

Nivel 3
Lectura analítica o comprensiva.- Este nivel es el que está destinado fundamentalmente a la comprensión. Comprender un libro significa trabajarlo hasta hacerlo propio, y va más allá de la mera información o el entretenimiento.

Nivel 4
Lectura paralela o comparativa.- Consiste en estudiar un tema en particular comparando lo que dicen respecto a él varios libros o autores.

Centrará su atención en el nivel 3, en la lectura analítica o comprensiva. No se puede entender un libro sin leerlo analíticamente.

Dentro del nivel de lectura 3, lectura analítica o comprensiva, existen tres etapas para analizar un libro cada una con sus respectivas reglas.

  • Etapa estructural.- ¿Sobre qué trata el libro como un todo?
  • Reglas para analizar la estructura de un libro
  • Etapa interpretativa.- ¿Qué dice el libro en detalle y cómo lo dice?
  • Reglas para interpretarlo
  • Etapa crítica.- ¿Es cierto lo que dice el libro, y qué importancia tiene?
  • Reglas para criticarlo

Nuestro lenguaje es complejo, consta de partes, palabras, oraciones, argumentos y es por eso que debe ser capas de hacer un perfilado estructural, es decir, de integrar las partes de los mensajes que recibe al estar leyendo.

El lenguaje es, además, confuso, esto es, un medio indirecto e imperfecto para transmitir pensamientos, por eso es necesario interpretarlo, es decir, saber llegar al pensamiento que transmite.

El modo en el que conoce y aprende esta propenso al error y a la ignorancia, que limitan su acceso a la verdad y al conocimiento, de ahí la importancia y la necesidad de ser crítico al momento de estar leyendo.

REGLAS PARA REALIZAR UNA LECTURA ANALÍTICA O DE COMPRENSIÓN.

Primera Etapa – La Estructura del Libro


Muchas veces uno cree que para saber más o menos de qué trata un libro basta con mirar su título. Sin embargo, aunque el título es importante, muchas veces no basta para clasificar correctamente un libro, pues esta clasificación exige, además, tener en mente ciertas categorías y saber a qué categoría corresponde cada tipo de libro.

Empecemos por dos categorías, las más comunes:
Los libros teóricos son los que intentan averiguar en qué consiste algo, o intentan demostrar la veracidad de una postura.

Los libros prácticos son los que nos enseñan qué hacer si queremos alcanzar alguna meta (manuales técnicos)

Esta es una distinción básica, pero útil. A partir de ella, puede seguir subdividiendo las categorías de los libros.

Los libros teóricos, pueden dividirse a su vez en históricos, científicos y filosóficos. Ser precisos en esta clasificación es importante porque un libro histórico no debe leerse con el mismo método, ni con la misma actitud, que un libro práctico, ni se deben esperar los mismos resultados de su lectura.

Primera regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

Hay que saber qué clase de libro se está leyendo lo más pronto posible en el proceso de lectura, preferiblemente antes de empezar a leer .

Para cumplir cabalmente con esta regla conviene ejercitar la lectura de inspección (el segundo nivel de lectura). No se detenga demasiado en ella; lea el prólogo del libro y el índice, hojeé el libro, lea los títulos y subtítulos y deténgase ocasionalmente a leer uno o dos párrafos.

Cuando ya sepa qué clase de libro va a leer, debe tratar de averiguar cuál es su tema o punto principal. Esto es importante porque ese tema o punto central es lo que da unidad al libro. A veces el autor nos ayuda con el título y algunas palabras preliminares.

Para saber si ya tiene una idea del tema principal del libro, puede intentar expresarlo con sus palabras, de una forma breve y clara.

Segunda regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

Debe ser capaz de constatar la unidad del libro en conjunto, en una sola frase, o en unas cuantas palabras (un párrafo breve)

Para saber si ya tiene una idea del tema principal del libro, debe intentar expresarlo con sus palabras, de una forma breve y clara.

Si ha sabido descubrir la unidad del libro, podrá entender por qué tiene tales partes y por qué éstas están organizadas de tal manera.

Poder exponer esta relación mutua de las partes es importante, tener una idea clara del libro. Este ejercicio le permitirá describir las partes principales y la subdivisión de cada parte principal.

Tercera regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

Hay que identificar las partes más importantes del libro y mostrar que están organizadas y que forman un todo, identificando el orden de unas respecto a otras y respecto a la unidad del conjunto

Hay libros que no están bien estructurados, así que por más que busque su unidad y coherencia, no las encontrará. Hay una relación recíproca entre la unidad, la claridad y la coherencia, condiciones tanto de la buena escritura como de la buena lectura.

Las reglas 1, 2 y 3 tienen una utilidad extra, ya que al tratar de organizar el libro, se dará cuenta si está bien escrito o no. Los mejores libros son aquellos cuya estructura es más fácil de determinar.

Cuando ya conozca plenamente la unidad del libro. Debe preguntarse ¿Por qué tiene la unidad que tiene? (Por qué ésta escrito como esta escrito) y ¿Qué fin persigue?

Cuarta regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

El lector debe averiguar en qué consisten los problemas que se plantea el autor

Para esto, le sugerimos que al leer tenga en mente ciertas preguntas que el autor debe ir contestando durante su discurso.

Si estás leyendo un libro teórico, pregúntese ¿Si existe aquello de lo que se está hablando? ¿Qué clase de problemas presenta? ¿Qué los ha producido? ¿Qué objetivo se persigue al tocar este tema? ¿Cuáles son las consecuencias de lo que expone el escritor? ¿Cuáles son las características de esa exposición?, etc.

Si estás leyendo un libro práctico, pregúntese ¿Qué fines se están persiguiendo? ¿Qué medios habría que elegir para alcanzar esas metas? ¿Bajo qué condiciones resultaría mejor hacer esto o lo otro, etc?

Para cumplir con esta cuarta regla conviene que haya seguido la primera que sugiere que tenga claro qué clase de texto va a leer.

Segunda Etapa – La Interpretación del Libro

Cuando ya se tiene una idea lo suficientemente clara de la estructura del libro, debe empezar a interpretarlo.

Interpretar un libro es descubrir lo que su autor quiere comunicar y entender cómo lo hace.

Toda interpretación exige ciertos conocimientos de gramática y de lógica, por lo que esta etapa resulta complicada. Por eso es imprescindible tener bien claras sus reglas.

Lo primero en el proceso de interpretación es llegar a un acuerdo con el autor del libro respecto al significado de las palabras.

Para que haya verdadera comunicación, es necesario que, escritor y usted, empleen la misma palabra con idéntico significado. Ello exige una cierta destreza por parte de ambos. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que el escritor ya dijo lo que quiere, por lo que es conveniente seguir la siguiente regla.

Quinta regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

Debe encontrar las palabras importantes, y en ellas ha de llegar a un acuerdo con el escritor respecto a su significado, es decir, ha de establecer ciertos términos comunes con el autor.

Seguir esta regla no siempre es fácil, porque una palabra puede ser vehículo de múltiples significados y un mismo significado puede expresarse mediante muchas palabras distintas.

Por eso debe tratar de entender, primero, el lenguaje mismo (es decir, la gramática usada por el autor, su modo de manejar las palabras) y después acceder al pensamiento oculto tras ese lenguaje (a la lógica del autor, a su modo de pensar).

Es así como se encontrará con la mente del autor, a través del lenguaje.

La quinta regla, sugiere que debe centrar su atención en ciertas palabras, en las que son importantes, ya que no todas las que utiliza un escritor lo son. Muchas veces, al lector le llaman más la atención aquellas palabras que le crean problemas (las que desconoce su significado) porque no son de uso frecuente para él.

Pero no por eso ésas palabras son las más importantes para el autor. Así que debe aprender a no centrarse tanto en ellas y a tratar de descubrir aquellos términos a los que el autor brinda una especial consideración.

Una manera de localizar esas palabras claves es teniendo en cuenta que cada rama del conocimiento tiene su propio vocabulario técnico, es decir, que cada ciencia o disciplina tiene palabras propias de sus investigaciones, o les otorga un significado distinto o más profundo a palabras de uso corriente. Estos usos “particulares” de las palabras se pueden descubrir de dos modos:

Positivamente, cuando se sabe algo sobre el tema y nos basta con ver la palabra para entender qué sentido se le está otorgando;

Negativamente, cuando no sabe sobre el tema pero se da cuenta de que esa palabra no es de uso corriente o que el significado que se le está dando no le resulta familiar.

Identificar estas palabras es especialmente importante cuando se lee un libro con textos filosóficos, pues los filósofos suelen acuñar palabras nuevas o convertir una palabra de uso corriente en vocabulario técnico.

El lector debe distinguir entre las palabras que no comprende lo suficiente de las que sí comprende, y luego, para encontrar el significado de las que no comprende, debe de usar el significado de todas las demás palabras que sí conoce, es decir el contexto.

Las palabras conocidas rodean a las extrañas (al vocabulario técnico) y constituyen ese contexto que sugiere cuál es el significado de la palabra desconocida.

Puede haber más complicaciones en la comprensión de las palabras. En algunos libros, una misma palabra se utiliza con diversos significados, o en muchas ocasiones, el autor usa palabras distintas para un mismo significado.

Además, hay un uso metafórico de las palabras, un uso emotivo, un uso real, etc., que el lector debe identificar. Por eso es conveniente hacer una lista con las palabras importantes y otra con los significados importantes, y si hay varios significados para una misma palabra, puede resultar útil buscar uno que represente a todos los demás o a varios de ellos.

Después de garantizar la plena comunicación a nivel de las palabras, debemos enfocarnos a la comprensión de las proposiciones.

Sexta regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

Es necesario que comprenda las proposiciones (propuestas)

Una proposición es una declaración de conocimiento o de opinión, o la respuesta a alguna pregunta, que expresa el escritor mediante oraciones. Es decir, mediante las oraciones el escritor expone lo que sabe, lo que opina, o responde a los cuestionamientos.

Pero no todas las oraciones son igual de importantes. Para el lector, las que más llaman la atención son las que se entienden con dificultad, las que han de leerse más despacio y con mayor atención. Ese sentimiento de dificultad en la comprensión de una oración o de un párrafo no es negativa, al contrario, es superando esa dificultad como realmente se aprende y se aprovecha la lectura.

Dicha dificultad puede llamarse perplejidad (confusión) y para la lectura es esencial sentir perplejidad y saberlo.

Las oraciones clave son las oraciones que dejan perplejo (confuso).

Por esa razón debe poner especial interés en ellas e investigar hasta que le queden claros los conceptos y lo que quiere decir el autor.

Para el escritor, las oraciones importantes son aquellas sobre las cuales se apoya su argumentación, es decir, aquellas que en las cuáles se dan razones para afirmar o negar algo. Éstas oraciones son el núcleo de su comunicación, por eso, a veces el mismo autor ayuda a identificarlas, subrayándolas, colocándolas en algún lugar especial, escribiéndolas con un estilo llamativo o utilizando algún recurso tipográfico (como ponerlas en cursivas o en negritas, etc.)

Pistas para hallar oraciones clave:

a) Contienen palabras claves
b) Suelen pertenecer al argumento principal del libro

No basta saber cuáles son las oraciones importantes; hay que saber qué significan. El mejor modo para saber si se ha comprendido una oración o no consiste, de nuevo, en intentar expresarla con las propias palabras, construyendo una frase que sea fiel a lo que el autor piensa y está tratando de comunicarnos.

Otro modo para saber si se ha comprendido una oración es tratar de señalar una experiencia que se relacione con ella, o poner un ejemplo concreto.

Cuando las proposiciones se ordenan de modo que algunas ofrezcan razones para apoyar a otras, forman un argumento. En un texto, sólo algunos párrafos expresan argumentos, los que no lo hacen han de leerse deprisa y sin demasiada atención.

A veces se localizan primero las premisas del argumento, es decir, las razones que ofrece el autor para afirmar o negar algo. Si es así, lo que hay que buscar es la conclusión (la afirmación o negación apoyada por las premisas). Si, en cambio, se localiza primero la conclusión, hay que buscar las premisas.

Es necesario también distinguir entre argumentos inductivos (aquellos que parten de un hecho concreto y de él infieren una conclusión general, es decir, que usan la experiencia de un caso particular para entender cualquier caso de ese tipo) y argumentos deductivos (los que parten de un principio general y lo aplican a un hecho concreto).

Debe aprender a descubrir qué cosas da el autor por supuestas, es decir, aquellas cosas que el autor simplemente afirma sin ofrecer razones para ello, sin demostrarlas. Algunas cosas se dan por supuestas, otras se demuestran, y otras más son evidentes (son tan claras para todos que no necesitan demostración). El punto de partida de un argumento suele ser un supuesto en el que coinciden el autor y el lector.

Séptima regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

Hay que encontrar, en lo posible, los párrafos del libro que enuncien los argumentos importantes

Si éstos no están en un párrafo concreto, el lector ha de reconstruirlos, tomando partes de varios párrafos hasta reunir la secuencia de oraciones que constituye el argumento.

Conociendo los argumentos, podemos juzgar qué problemas ha resuelto el autor y cuáles no, y respecto a éstos últimos, determinar si el autor reconoce o no que no los ha resuelto. Este paso es crucial para saber si se ha comprendido el libro.

El lector que ha comprendido sabe si el autor resolvió los problemas que se había planteado.

Octava regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

El lector debe averiguar en qué consisten las soluciones del autor

Tercera Etapa – La Critica

Leer un libro es una especie de conversación con su autor; esto implica que ambas partes participan, que el lector no es un receptor pasivo de lo que el escritor dice.

Por eso no se limite a comprender la obra, sino que ha de enjuiciarla críticamente, esto es, señalar los aciertos y los errores que haya encontrado. Pero este juicio ha de hacerse según ciertas reglas de etiqueta intelectual y según algunas otras reglas que ayuden a definir los puntos de crítica.

Empecemos con las primeras

Las reglas de etiqueta intelectual son aquellas que indican al lector cómo reaccionar ante lo que le dice al autor. El escritor está intentando convencer o persuadir de algo al lector, y ante esta persuasión el lector ha de comportarse con amabilidad y altura intelectual y ha de saber responder eficazmente.

A veces se confunde “crítica” con “disensión”, es decir, se piensa que enjuiciar un libro es ponerse automáticamente en su contra. Ello es un error, que impide el aprendizaje y la verdadera comunicación. Se puede estar en desacuerdo, pero si existen razones para ello, no por mero afán de discutir. Además, antes de juzgar hay que comprender: si no se es capaz de repetir con las propias palabras lo que el escritor ha dicho, no se le ha comprendido, y por tanto no se le puede criticar.

Novena regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

Primera regla de la etiqueta intelectual

El lector debe ser capaz de decir, con relativa certeza, “lo comprendo”, antes de añadir, “estoy de acuerdo” o “no estoy de acuerdo” o “suspendo el juicio”

Los tres comentarios de los que habla esta regla son las tres posibles posturas críticas. El suspender el juicio es una postura válida cuando por alguna razón (no se ha leído el libro completo y ello resulta necesario para comprenderlo, o no se conoce el resto de las obras del autor y son éstas las que dan luz para entender la obra leída, etc.) no sería justo hacer una crítica en un momento dado. Es entonces cuando lo honesto es suspender el juicio.

Décima regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

La siguiente regla de etiqueta intelectual se refiere a la actitud del lector.

Cuando el lector disiente, debe hacerlo de forma razonable, no para polemizar o disputar

El lector debe tener la misma disposición tanto para asentir como para disentir, tanto para señalar aciertos como para determinar cuáles son los errores. El lector no se debe sentir castigado si tiene que admitir que está de acuerdo con el autor, porque lo importante son los hechos, la verdad, y no el proteger nuestra vanidad intelectual aparentando que nada basta para convencernos.

Segunda regla de etiqueta intelectual

Cuando se tienen desacuerdos con lo expresado en el libro, es posible resolverlos.

Muchas veces se reducen a un malentendido o a ignorancia, y ambas causas se pueden eliminar apelando a los hechos y a la razón.

Hay que distinguir entre la expresión de un conocimiento y la de una mera opinión. Sólo si se trata de la exposición de un pretendido conocimiento y se descarta que el desacuerdo sea por malentendidos o ignorancia, la desavenencia con el autor puede ser sostenida y justificada, ofreciendo razones para ella, y definiendo los temas en los que se dan estas discrepancias.

Onceava regla para realizar una lectura analítica o de comprensión.

Tercera regla de etiqueta intelectual

El lector debe respetar la diferencia entre conocimiento y simple opinión personal, aportando razones para cualquier juicio crítico

Si el lector, después de haber comprendido cabalmente el libro, está en desacuerdo con él, ha de expresar este desacuerdo según tres condiciones.

Primero, ha de reconocer si está poniendo alguna de sus emociones en disputa, es decir, ha de admitir si el contenido del libro afecta su vida y la manera en que lo hace, pues esta influencia puede ser parte de su desavenencia con él.

Segundo, ha de hacer explícito lo que da por supuesto, lo que implica conocer nuestros propios prejuicios.

Tercero, ha de intentar ser imparcial, intentando al menos adoptar el punto de vista del otro. Una crítica justa tiene en cuenta estas recomendaciones.

A un escritor se le puede criticar por las siguientes razones:

  • Está desinformado o mal informado
  • Sus razonamientos son ilógicos e inconsistentes
  • Presenta un análisis es incompleto

El autor está desinformado cuando no tiene un conocimiento relevante sobre el tema, no está enterado de algo importante o no conoce alguna fuente de información fundamental, de modo que si la conociera cambiarían sus conclusiones.

El escritor está mal informado cuando afirma algo que no es cierto. Una suposición errónea lleva a conclusiones falsas y a soluciones insostenibles.

Decir que sus razonamientos son ilógicos significa que ha cometido una falacia (un error lógico) en alguno de sus argumentos: la conclusión no se apoya realmente en las premisas, o entre las pruebas que el autor aporta se sostienen dos cosas incompatibles entre sí (el autor se está contradiciendo en algún punto).

Se puede decir que un análisis es incompleto cuando el autor no ha resuelto todos los problemas que había planteado al inicio, o no ha hecho el mejor uso posible de los datos a su disposición, o no ha sabido sacar todas las consecuencias de sus afirmaciones, o no ha sabido distinguir detalles importantes, etc.

Es así como se puede establecer un desacuerdo inteligente con el autor. También el acuerdo, cuando se da el caso, ha de ser inteligente y razonado.

La riqueza de la lectura aún puede aumentarse utilizando ayudas como libros de consulta, comentarios, resúmenes, diccionarios, etc., o pasando al siguiente nivel, el de lectura paralela y confrontando lo dicho por otros autores (realizar análisis comparativos entre lo que dice un autor y lo que dice otro)

 

___________________________

Recopiado
de:
universidadabierta.edu.mx/Biblio/C/CasillasArmando

 

 

Principal Arriba Transmisión de las obras Teoría de la literatura Literatura Española Ensayo Mester de Clerecía Lírica tradicional Novela Bizantina Poesía Lit. del realismo Generación del 98 Lit. del modernismo Generación del 27 Lit. del renacimiento Géneros literarios Técnicas de lectura Técnicas de redacción Textos literarios Figuras de posición Figuras de dicción