Historia de la prensa

 

  

 
 

En los 80 se refuerza la prensa regional con nuevos periódicos y la consolidación de otros veteranos.

_________________________

 

 

_________________________

 

La escritura se inventa en Mesopotamia aunque, en una primera fase, es ideográfica.

 

_________________________

1 Introducción

¿Sabes cuáles son los orígenes de la prensa? Seguro que has oído hablar muchas veces de un tal Gutenberg y que, gracias a él, podemos leer libros, periódicos y revistas. Pero, ¿la historia de la prensa se inicia en la llamada "era Gutenberg"? ¿Su evolución ha sido la misma en todas las partes del mundo?

Es conveniente que conozcas las principales diferencias que se han producido en esa historia de la prensa hasta nuestros días. Su desarrollo ha estado ligado a importantes acontecimientos socioculturales, económicos, tecnológicos, etc. Por estos motivos, la prensa nos ayuda (si accedemos a una hemeroteca) a conocer la historia del hombre, de nuestra sociedad.

Qué interesante puede resultar saber cuál ha sido la historia de la prensa en Europa, a raíz de la revolución industrial y su consolidación durante el siglo XX. La aparición de las primeras Gacetas en Iberoamérica en pleno proceso colonial. O cómo ha afectado e influido en los Estados Unidos de Norteamérica, sobre todo el llamado "periodismo de masas".

¿Te apetece conocer cuál fue la primera publicación impresa en España o qué importancia tuvo la prensa en la transición española? A lo largo de este primer bloque, vas a comprobar, también, cómo la historia de nuestro país, durante los siglos XIX y XX está muy relacionada con la creación de periódicos, con el intento de control de los mismos, su influencia y su capacidad para trasladar a la opinión pública española aquellos acontecimientos que se sucedían y que resultaban de interés nacional.

Si quieres saber cuándo aparecen el ABC, The Times, El Mundo del Siglo XXI o The New York Times, qué significan y qué aportan a sus respectivas comunidades, este bloque sobre la Historia de la Prensa te resultará un presente muy agradable con el que contarás en el futuro.

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.1 Los orígenes.

La escritura se inventa en Mesopotamia aunque, en una primera fase, es ideográfica. Los primeros documentos escritos que se conservan se atribuyen a los sumerios y son anteriores al 3000 a.C. y, aunque se conoce escritura protoalfabética en torno a los años 1000 o 1300 a.C., habrá que esperar al 800 a.C. para que los griegos separen las vocales de las consonantes y establezcan las bases del alfabeto que utilizas hoy.

Con el alfabeto el hombre aprende a plasmar su creatividad por escrito y se empiezan a escribir los primeros grandes relatos de la historia, muchos de ellos considerados como los antecedentes del reporterismo actual (La Iliada, Homero, siglo IX a. C.) Con los grandes relatos se produce entre los griegos el auge del libro copiado (siglo V a. C.), que era un papiro enrollado. Ptolomeo, que gobernó Egipto, con la ayuda de los grandes intelectuales helénicos, logró reunir la que se dice "la mayor biblioteca del mundo", que fue la gran biblioteca de Alejandría.

Desde el siglo III a. C. en Roma comienzan a imitarse las obras griegas. El tráfico de libros y escritos pasa a obtener tal desarrollo que es en esta época cuando surgen los primeros libreros, se hacen lecturas públicas y se anuncian publicaciones en los pórticos del Foro. En la época de Julio Cesar existían las llamadas Crónica Oficial que son derivaciones del Calendario y las Actas diurna, populi romani, donde participaron Cicerón, Plinio, Tácito, etc., y que recogían el día a día de la Urbe: si había un acusado famoso, las defunciones y los nacimientos, las listas de procesados, y sobre todo el relato de los éxitos bélicos. Además existían los enterados que eran noticias recitadas a cambio de dinero, una forma de divulgación muy aprovechada para la implantación del cristianismo por todo el imperio romano. Posteriormente, las invasiones bárbaras romperán esta estructura de comunicación y la harán cambiar de manos con la invasión de Egipto por los árabes en el 639 d. C.

El uso del papiro y del pergamino pasa a ser casi un monopolio del mundo árabe, de tal forma que el sistema comunicacional de Occidente tuvo que vincularse a la jerarquía cristiana. A la misma hora, domingos y días festivos, la totalidad de la población de Europa celebraba el mismo ritual, el de la misa, que se utilizaba para transmitir todo tipo de mensajes. Cualquier documento escrito quedó reservado al ámbito de los monasterios.

Llegada la Edad Media empieza a florecer el comercio, con él los juglares y los trovadores, y con las rutas de la seda se introduce el papel en Europa a través de España, más o menos en el siglo X (en el Monasterio de Silos se conserva el Misal Toledano que es de papel) Durante los siguientes siglos seguirán proliferando los documentos escritos gracias a las universidades, y en el S. XIV la transmisión de noticias dio otro gran salto, también de la mano de España, con el dominio de las rutas marítimas. El descubrimiento de América (1492) generó una gran necesidad de conocimiento: se recuperó la tradición china de imprimir libros con tablas de madera entintadas, se revitalizó el sistema de correo que habían creado los romanos, con lo que se impone el género epistolar no sólo para comunicar, sino también para la divulgación científica, y comenzaron a circular las hojas volantes. En este ambiente surgió la figura del copista, un oficio determinante para la historia de la prensa.

Ya en el Renacimiento se manejaban cuatro tipos de documentos: las crónicas, narraciones históricas propagandísticas e institucionales muy parecidas a las Actas diurna; las cartas-diario, que realizaban las casas comerciales para comunicar cualquier asunto relacionado con los negocios y terminaron dando información política y militar; los almanaques, muy populares, incluían predicciones astrales, avances del tiempo, consejos... fueron un gran vehículo culturizador de las amplias capas analfabetas de la población; los avvisi, que surgieron en los focos comerciales italianos y que se extendieron por toda Europa con diferentes nombres. Eran unos folios plegados con noticias relacionadas con el tráfico de mercancías, precios y sucesos curiosos. Salían una vez por semana y su precio era una moneda conocida como gazzetta, que al final terminó dándole el nombre. Las gacetas son el mejor ejemplo del "noticierismo manuscrito". Se vendían en las plazas y a través del correo regular. Llegó un momento en el que los copistas no eran capaces de satisfacer la demanda y como el papel ya se había instalado en Europa se investigaba continuamente en sistemas de impresión rápidos. Johann Gensfleich zum Gutenberg fue uno de esos investigadores. Alrededor de 1434 residía en Estrasburgo y trabajaba en su invento perfeccionándolo hasta terminar, en 1456, una Biblia de cuarenta y dos líneas (también llamada la Biblia de Gutenberg) con una imprenta de tipos móviles tan perfeccionada que no se modificó hasta el siglo XVIII.

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.2. La era Gutenberg

Con el florecimiento de las ciudades en el s. XVI, las noticias de los descubrimientos y los viajes se amplía la visión del mundo que se tenía hasta ese momento y se produce una demanda de información desconocida hasta entonces que sólo podía cubrir el nuevo sistema de impresión rápida inventado por Gutenberg en 1450: la imprenta. En los años siguientes, el nuevo sistema se extendió rápidamente por toda Europa porque permitía reproducir de forma sencilla los libros que antes eran manuscritos (entre 1450 y 1500 se imprimieron más de 6.000 obras diferentes), así es que del noticierismo manuscrito de los orígenes, se pasó paulatinamente al noticierismo impreso.

Al principio, se hacen publicaciones ocasionales (fueron muy famosas las "hojas volanderas" alemanas conocidas como Newe Zeitung) de cuatro a ocho páginas plegadas, sin cabecera ni anuncios, que se ocupaban cada vez de un único tema. Los más comunes eran las guerras contra los turcos, los viajes, los descubrimientos, la rebelión de Lutero, la división religiosa en Europa, etc. Se vendían en las imprentas, en las librerías o en puestos ambulantes. A lo largo de todo el siglo XVI los "ocasionales" van dando lugar a impresos periódicos que comienzan a ser regulares en el s. XVII que es cuando se considera el comienzo de la historia del periodismo en su sentido estricto, aunque ya se encuentran publicaciones periódicas antes: a parte de los almanaques o los Price currents ingleses que ofrecían información comercial, estaban los anuales y semestrales que resumían las principales noticias del año como los Messrelationen que se vendían en la feria de Frankfurt.

Las hojas informativas tenían gran aceptación por parte del público, lo que las convertía en un medio influyente y, por esta razón, los gobernantes comenzaron a prohibir su distribución y a crear publicaciones oficiales para evitar las críticas a sus gobiernos. Así, llegó el nacimiento y la estabilización de las primeras gacetas semanales en el s. XVII. Las pioneras se encuentran en Alemania y los Países Bajos. En 1609 en Estrasburgo salía un semanal con el nombre genérico de Relation y en Wolfenbütel (Alemania) otro con el de Aviso Relation oder Zeitung. Pero la más importante fue la Gazette, fundada en París en 1631 por Théophraste Renaudot, considerado el primer periodista de la historia.

La Gazette era un semanal, de pequeño formato y con cuatro páginas de noticias breves y sin opinión, próximo al poder y que se vendía principalmente mediante suscripción. París también es cuna de los primeros periódicos literarios y científicos, como Le Journal des Savants (1665), y de la prensa de sociedad (Mercure Galant, 1672). Hasta el s. XVIII no se publicó el primer diario francés, se le llamó Le Journal de París (1777) y salió sólo con cuatro páginas.

En Italia, la imprenta tuvo una implantación algo más tardía. Las primeras gacetas semanales italianas surgen en Florencia y Génova, sobre los años 1636 y 1639, aunque aún persisten
La Gazzetta di Mantova (1664) y Gazzetta di Parma (1734) como diarios de información general.

En España, la primera publicación semanal fue la Gaceta de Madrid, también de carácter oficial. Tuvo su origen en el ocasional Gazeta Nueva que apareció en Madrid en 1661 como "Relación o gaceta de algunos particulares así políticos como militares" y que recogía los avisos y noticias relativas a su título. Pronto se convirtió en un órgano de información de carácter oficioso y en 1697 cambió su nombre por el de Gaceta de Madrid.

A lo largo del XVII se imponen grandes restricciones a la prensa mediante concesión de licencias y otras limitaciones relacionadas con la censura civil y religiosa, aunque eso no impide que a principios del XVIII la prensa semanal sea ya un fenómeno generalizado en toda Europa. En estas gacetas aparecen formas rudimentarias de publicidad comercial y son el embrión de publicaciones de carácter literario, satírico y científico muy importantes en los siglos siguientes.

Con pequeños matices, el nacimiento de las primeras publicaciones periódicas semanales fue muy similar en toda Europa, salvo en el caso de Gran Bretaña, que merece un especial tratamiento por ser pionera en establecer las primeras normas de regulación y censura, con el famoso decreto de la "Star Chamber" de 1637, y el primer régimen de libertad de prensa tras la revolución de 1688. Se abolió la censura previa y, en 1702 en un clima de gran libertad aunque con restricciones para la crítica al gobierno, se fundó el primer diario del Reino Unido, el Daily Courant.

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.3. La prensa en Europa

A lo largo del XVII, en Inglaterra, se imponen grandes restricciones a la prensa, mediante concesión de licencias y otras limitaciones como el famoso decreto de la "Star Chamber" de 1637 que establecía las normas de regulación de la prensa. Tras la revolución de 1688 se abolió la censura previa y en 1702, con un clima de gran libertad si bien no se podía criticar al gobierno, se fundó el primer diario del Reino Unido, el Daily Courant.

La Ilustración inglesa (Milton, Locke, etc.) influyó en Francia y estableció los cimientos de la Revolución francesa de 1789, de tintes burgueses, y favoreció el nacimiento de la Prensa como una nueva fuerza en toda la Europa continental. En 1777 nació el primer diario francés, Le Journal de París que tenía sólo cuatro páginas. En la capital de la prensa italiana, Milán, apareció el primer periódico literario Il Café (1774-1776). En 1785, John Walter fundó el decano de la prensa inglesa, el
Times. Se produjo tal auge de los periódicos, que se crean las primeras formas de verdadero periodismo político, sobre todo en Francia e Italia, donde aparecen los Monitori. La clase política ya es consciente del enorme potencial de los medios impresos y su influencia en la opinión pública. Por esta razón, Napoleón mantuvo un gran interés por el control de la prensa. Tras la caída de Napoleón, en Gran Bretaña y Francia (con muchos problemas) se impuso el liberalismo burgués, mientras en el resto de Europa mandaba la censura y una extrema vigilancia de los periódicos, lo que provoca que la libertad de prensa se convierta en la bandera de todos los sectores progresistas.

En 1836 Emile Girandin editó La Presse, antecedente de la prensa industrial y denominada "prensa barata", que competirá con Le Siècle. Doce años más tarde, en Italia, surgió La Gazzetta del Popolo, en competencia con La Gazzetta Piamontesa, que posteriormente se convierte en la actual
La Stampa. En el siglo XIX una serie de factores influirán en el desarrollo de la prensa:

a) La aceptación progresiva del constitucionalismo

b) La Revolución Industrial, que provoca el fenómeno de la urbanización, lo que implica la aparición de la prensa obrera, y

c) El desarrollo de la enseñanza: la progresiva alfabetización hace que se demanden más noticias y más actuales.

De 1870 a 1914 es la "Edad de Oro" de la prensa europea. La libertad de prensa facilita la aparición de centenares de cabeceras que se clasifican como prensa de élite: Le Journal des Débats, Le Figaro, el influyente Le Temps o el Frankfurter Zeitung Allgemeine; prensa especializada: Il Sole, primer diario económico y comercial de Italia; prensa política: L’Humanité; y prensa de masas: Le Petit Journal, Le Petit Parisien, Le Matin y Le Journal, con tiradas millonarias en Francia y en Italia Il Secolo, primer periódico moderno, el Corriere della Sera o Il Messaggero.

La prensa europea durante las dos guerras mundiales se limitó a defender sus respectivos intereses, tanto de los aliados como de los germanófilos, lo que convirtió a los periódicos en referentes estratégicos y propagandísticos. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se inicia un proceso de consolidación y se crean grandes grupos de prensa en la Europa Occidental. Surgen nuevos periódicos y revistas, como
Le Monde, Le Nouvel Observateur y Liberation, L’Express y Le Point en Francia; Bild Zeitung, Die Zeit, Der Spiegel y Stern, en Alemania; e Il Manifesto y La Repubblica, en Italia. Si quieres saber más sobre Inglaterra y España, debes ir a los apartados correspondientes a esos dos países.

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.4. Prensa industrial del Reino Unido.

La historia del periodismo británico se inicia a partir de la introducción de la imprenta en el país, en 1476 en Westminster gracias a Caxton, un impresor que había trabajado en los Países Bajos y había aprendido el arte de imprimir en Colonia. Desde estos primeros momentos, los distintos gobiernos monárquicos británicos utilizarán diversos sistemas de control para regular el desarrollo de la imprenta hasta el siglo XVIII, en este momento el panorama inglés es muy distinto al del resto de Europa debido al control liberal de la información. Gran Bretaña salió muy dañada de la guerra napoleónica. Las secuelas provocarán las primeras revueltas y protestas sociales. La industrialización creciente crea una capa social obrera que demandará más derechos políticos, mejoras laborales y que se va a constituir como un público potencial que estimulará la aparición de nuevas publicaciones. En 1802 nace el Weekly Political Register de W. Cobbett, considerado como el primer periódico obrero y popular, pero el máximo representante de la prensa industrial inglesa es el The poor man’s Guardian.

El
The Times, que fundó John Walter en 1785 y es el diario decano de la prensa inglesa, vivió su etapa dorada, al igual que el conjunto de la prensa británica, en la primera mitad del XIX durante la "era victoriana". En 1885 se suprimió el impuesto público sobre los periódicos y el precio de éstos bajó. Se inició la fase de la prensa barata que ya has visto también en el resto de Europa. El principal periódico es el Daily Telegraph. Los precios irán disminuyendo a lo largo del XIX dado que se abarata el papel, se dispone de mejores máquinas de impresión y aumenta la tirada de ejemplares. Además se fomenta la educación que provoca más lectores potenciales, se dan reformas electorales y se crean las agencias de noticias (Reuters). Todo ello, como puedes imaginar, genera un aumento de la circulación y crecerá la publicidad, por lo que un periódico en Gran Bretaña a principios del XX costaba medio penique.

Al igual que ocurre en otros países, se crean grandes grupos de prensa durante el último siglo controlados por empresarios de la comunicación, más interesados en los beneficios económicos. Por ejemplo, lord Northcliffe llegó a controlar el Daily Mail, el
Times, The Observer y el Daily Mirror, este último dirigido al público femenino, y en el año 1934 se había convertido en el primer periódico inglés con formato tabloide. ¿Qué le diferencia del periódico normal? Su tamaño (la mitad de un periódico normal), la profundidad para cubrir las noticias (informa más a fondo) y tiene muchas más ilustraciones. En 1939 la tirada global de los diarios nacionales ingleses era de 10,6 millones, más del doble que en 1920, utilizándose los periódicos para fortalecer los objetivos e ideas políticas de los principales editores. Si ahora te acercas a un kiosco de prensa verás cómo ciertos periódicos te ofrecen videos, juegos, libros, si abonas un suplemento sobre el precio de venta. Bueno, pues ya en 1933, el Daily Herald ofrecía a sus lectores una colección de Dickens en 16 volúmenes por 11 chelines más unos cupones del diario. Esta nueva forma de vender fue seguida de inmediato por sus competidores.

Una vez finalizada la II Guerra Mundial el número de periódicos en el Reino Unido descendió a la mitad debido a la disminución de los ingresos publicitarios, que se desviaban a otros medios como la televisión, y a la fuerte competencia, al coste tecnológico y a los problemas laborables. Desde 1945 se desarrolla la quinta generación de medios de masas, que hereda de las anteriores el mercado, algunas formas sensacionalistas y el lenguaje. ¿Y qué novedades se incorporan, pensarás? La imagen como elemento de comunicación preferente.

El principal representante de esta tendencia es The Sun, el primero en ventas con unos 4 millones de ejemplares.

En nuestros días la prensa británica mantiene su compromiso entre el servicio público y el sector privado, con un interés mayoritario por la información nacional y un marcado desarrollo hacia la concentración de medios que han provocado la aparición de grandes monopolios, como por ejemplo
Pearson PLC, que edita el principal diario económico británico, el Financial Times. También te resaltamos la entrada de Murdoch en el mercado inglés mediante la News International, con la que adquirió The Times y el Sunday Times, en 1981, compitiendo con el otro magnate de la prensa inglesa Robert Maxwell, propietario del grupo Mirror.

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.5. Periodismo de masas en EE.UU.

El primer periódico de tirada continua en la colonia americana fue el Boston News-Letter, fundado por John Campbell en 1704. Contenía noticias financieras y del extranjero en un momento de severidad extrema por parte de la metrópoli inglesa que ejercía un gran control de la imprenta y que, con la censura y los impuestos, impedía el derecho a la libertad de prensa. Durante la Revolución Americana dos periódicos jugaron un papel a favor de la Independencia: el Pennsylvania Magazine de Tom Paine y el Boston Gazette de Sam Adams. El primer periódico de Nueva York fue The Gazette, en 1725, al que siguió el New York Weekly Journal, editado por John Peter Zenger, que sería arrestado y acusado de sedición por publicar ciertas críticas contra el Gobernador británico. Zenger fue juzgado y declarado inocente, lo que supuso un precedente para la libertad de expresión en Estados Unidos. Durante el último cuarto del siglo XVIII, todavía bajo la dominación británica, el número de periódicos se acercaba al medio centenar y sus contenidos eran más ensayos que noticias, con una línea claramente independentista.

El primer diario estadounidense nace en Filadelfia, el Pennsylvania Evening Post en 1783. A principios del XIX había unos veinte periódicos diarios, cifra que fue en aumento según se propagaba la Revolución Industrial. En 1833, Benjamin Henry Day editó la primera edición del New York Sun, pionero de la prensa barata que dominó el mercado periodístico de este país hasta finales del XIX y que dio paso al periódico moderno destinado a una audiencia masiva, con unos contenidos de "interés humano", abiertamente sensacionalista y cuyo precio era un centavo.

Tuvo un gran éxito por lo que tenía mucha publicidad que ocupaba gran parte del periódico. Pronto aparecieron imitadores: el New York Tribune en 1841, de Horace Greeley, republicano y antiesclavista, considerado un gran vivero del periodismo norteamericano, y el sudista New York Herald (fundado por Gordon Bennett en 1835), que alcanzaron decenas de miles de ejemplares. El tercer gran periódico que nace en esta época es The New York Times, en 1851, de Henry Raymond. Las razones por las que surge este tipo de prensa de masas son: los adelantos tecnológicos, un papel más barato, el desarrollo de unas rotativas más rápidas, un fuerte porcentaje de publicidad y la creación de la Agencia AP (Associated Press), en 1848, mediante la unión de seis periódicos de Nueva York, para compartir los costes de la transmisión telegráfica de noticias desde Washington y Boston hasta Nueva York. Dispones de un capítulo entero acerca de las agencias de información para saciar tu curiosidad.

En plena "edad de oro" del periodismo, que abarcó desde la segunda mitad del XIX hasta la Primera Guerra Mundial, Joseph Pulitzer lanza el New York World en 1883, y renace el periodismo de masas, sensacionalista, bautizado como el "New Journalism". Pero será William Randolph Hearst, con el San Francisco Examiner y el New York Morning Journal, quien competirá con Pulitzer, convirtiéndose en el máximo representante del sensacionalismo periodístico y a quien se le responsabiliza del "Yellow Journalism" o prensa amarilla, que tiene su cúspide con la guerra hispano-norteamericana participando de forma activa en una contienda a la que se llamó la "guerra de Hearst". Cuando se inicia la Primera Guerra Mundial, Hearst y su cadena de periódicos no toman una postura claramente aliada, frente a los New York Herald o el mismo
The New York Times, que se sitúan a favor de la intervención contra Alemania.

Tras la guerra aparece la tercera generación de la prensa de masas, conocida como el "Jazz Journalism". Entre 1919 y 1926 surgen el
Daily News, el Daily Mirror (de Hearst) y el Daily Graphic, con un formato tabloide y con un papel primordial para las ilustraciones fotográficas, que en muchos casos ocupan toda la primera plana. Los años sesenta son de bonanza económica y de creatividad cultural lo que genera un gran activismo periodístico. Destaca el periodismo de investigación cuyo mejor trabajo periodístico fue el escándalo político conocido como Watergate, que provocó la dimisión del presidente Richard Nixon en 1974.

Respecto a las publicaciones no diarias, en 1922 el
Readers Digest comenzó a publicar versiones concentradas de artículos y otros textos procedentes de otras revistas. Esta idea del matrimonio Wallace tiene en la actualidad tiradas súper millonarias. Un año más tarde, Henry Luce ponía en circulación el primer número de la revista Time, convencido de la necesidad de profundizar en las informaciones y de una prensa semanal de mayor calidad. Luce también lanzó otro semanario de información económica Fortune con enorme éxito. Newsweek, principal competencia de Time, se fundo en 1933.

El periódico con mayor tirada diaria, cerca de 2 millones de ejemplares, en la actualidad es el
Wall Street Journal, una publicación especializada dirigida a profesionales con noticias de interés general. Los principales periódicos para el gran público son USA Today, que impone un nuevo lenguaje tecno-informativo, con una circulación diaria que ronda el millón y medio de ejemplares, y Daily News, con más de 1,3 millones.

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.6. Prensa en Iberoamérica

Cuando los españoles llegaron a tierras americanas encontraron sistemas de comunicación muy importantes en aquellas civilizaciones precolombinas: la inca de Perú, la maya de Centroamérica y la azteca de México. Los conquistadores españoles sentían la necesidad de libros, sobre todo los misioneros para el adoctrinamiento, pero en las colonias, el control de la imprenta fue muy rígido y la primera que llegó a México en 1536, enviada desde Sevilla, la solicitó el obispo de México, Juan de Zumárraga.

México fue el pionero en la publicación de gacetas, hojas volantes que manifestaron el quehacer periodístico y establecieron una periodicidad fija hasta que en 1722 surge la Gaceta de México y Noticias de Nueva España, primera en aparecer en las colonias españolas. En Guatemala apareció la segunda en 1729 la Gaceta de Guatemala. Una tercera publicación nació en Perú, la Gaceta de Lima, en 1743. La imprenta llegó a la Habana en 1735 y en 1764 surgió la Gaceta de La Habana.

Las gacetas literarias y los mercurios fueron el vehículo ideal del pensamiento ilustrado para llegar a la nueva sociedad americana que dio origen al periodismo criollo y emancipador: Gaceta Literaria de México (1788); El Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e Historiográfico del Río de la Plata, de 1801, primer diario argentino; la Gazzeta de Río de Janeiro, primer periódico brasileño en 1808; la Gaceta de Caracas (1812) o La Aurora, primer diario de Chile, en 1812.

El siglo XIX se caracteriza por un periodismo antinapoleónico y revolucionario. Las imprentas lanzaron proclamas patrióticas de adhesión a la monarquía española y contra el invasor francés. Pero es un momento de manifestar ideas de independencia y de hacer un periodismo político, anti absolutista, que culminó con el Trienio Liberal. A lo largo de este siglo, las publicaciones de diferente signo político se centraban en un objetivo principal: la emancipación de la metrópoli española. Para esta labor nacen diarios de gran calidad, que se ocupaban del seguimiento serio y exhaustivo de la noticia de actualidad incorporando profundos análisis de sus consecuencias. Este camino que había iniciado The Times en Inglaterra o El Imparcial en España, en Iberoamérica es seguido por
La Nación de Buenos Aires o El Siglo de Montevideo. Cuando en 1870 aparece La Prensa, el más importante diario argentino, su lema fue: "Libertad, Progreso y Civilización". En Perú a lo largo de "etapa caudillista", nació el periódico El Comercio (1839), uno de los grandes supervivientes que aún quedan en el continente americano.

La consolidación de las nuevas naciones con el triunfo del liberalismo facilita el desarrollo del periodismo de masas. La aparición del periodismo como empresa en las últimas décadas del XIX llevará a la prensa iberoamericana, políticamente independiente y progubernamental, a centrarse en fines comerciales. En 1896 apareció
El Imparcial en México, que inauguró la etapa del periodismo industrializado, con un precio muy bajo, que introdujo el amarillismo informativo, y se dedicó a la defensa de las clases poderosas. En Chile, en 1827, se empezó a editar en Valparaíso El Mercurio, modelo periodístico que aún hoy tiene una gran influencia en la opinión pública e instrumento imprescindible para conocer la historia chilena. En la etapa de inicios del XX su modelo a imitar será el New York Herald.

Después de la II Guerra Mundial se han dado todo tipo de regímenes políticos, desde democracias a dictaduras, militares y marxistas. La mayor parte de los periódicos son de propiedad privada y forman parte, en general, de importantes grupos de comunicación, que a su vez suelen estar muy relacionados con los estados. La prensa se concentra, principalmente, en áreas urbanas, y el analfabetismo, la dispersión, la marginación de grupos, la miseria y la falta de comunicaciones apropiadas han impedido que la prensa llegue a toda la población, por lo que el medio por excelencia de socialización, de adoctrinamiento, medio informativo único y no superado, en la mayoría de los países iberoamericanos, ha sido y es la radio.

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.7. Otros continentes

El siglo XIX es el siglo del desarrollo de la prensa en el Japón y en las antiguas naciones de la Corona Británica. El desarrollo de la prensa en países como Canadá, Australia o la India ha estado influido por la colonización, que motivó el nacimiento de la prensa bajo el control de las autoridades coloniales y creció fiel al modelo de periodismo inglés hasta prácticamente el siglo XX. Los impresores acompañaron al resto de colonos en el proceso de expansión territorial en el último tramo del XIX, pero las largas distancias entre los principales centros urbanos hacían muy difícil la aparición de diarios nacionales.

La India formó parte del Imperio Británico desde 1763, y en 1780 nació la primera publicación: Bengal Gazette or Calcuta Advertiser. Pronto aparecen publicaciones un tanto sensacionalistas, como Madras Courier o el Bombay Herald, que tuvieron problemas con el gobernador británico y los agentes de la Compañía de las Indias Orientales, que ocupaban de administrar todo el territorio. En 1838 nació el primer periódico nacional
Times of India, en Bombay. Después de la revuelta de los Cipayos (1857), la Corona británica asumió el gobierno directo de la India. Pero en 1885 nació el Congreso Nacional Indio, al cual pertenecían varios editores de periódicos. Destacarte como los más significativos, que abogaban por la independencia, a G.A. Natesan, que fundó el Indian Review y, sobre todo, a Mahatma Gandhi, que inició su actividad periodística en Africa del Sur donde fundó Indian Opinión (1906) desde la que ya defendió la resistencia pacífica. Al regresar a la India, continuó con su actividad nacionalista y pacífica, ayudándose de los semanarios Young India y Navajivan. La madurez del movimiento nacionalista terminaría imponiéndose y la India adquiere su independencia después de la II Guerra Mundial, en 1947.

En Canadá han existido siempre dos sistemas de prensa, uno anglófono con centro en Ontario, y otro francófono con centro en Québec. La prensa colonial tiene como referente la Halifax Gezette (1752). Tras la revolución americana y la independencia nació en 1844 en Toronto el primer diario popular:
The Globe.

El primer periódico australiano fue el The Sydney Gazette and New South Wales Advertiser en 1803, impreso por un convicto que había trabajado en el Times londinense. La prensa en Australia se caracteriza por la libertad que supuso la abolición de la censura en 1824 y la desaparición del impuesto del Timbre en 1830. En 1824 se fundó el primer periódico a favor de la emancipación The Australian, que junto con The Monitor, precursor de la prensa sensacionalista, se caracterizan por sus críticas al gobernador. El primer periódico moderno es el
Sydney Morning Herald (1831). Durante el desarrollo demográfico y cuando mayores eran las tensiones políticas en la colonia, se fundó The Age en 1854, si bien el órgano del nacionalismo australiano fue The Bulletin, en 1880. The Age a finales del XIX era el periódico con mayor difusión del Imperio británico fuera de Londres. Ya en el XX, destaca la creación en la Australia Meridional, sobre los años sesenta, del imperio multimedia internacional de Rupert Murdoch. Inició su grupo a partir del News de Adelaida, al que sumo el Daily Mirror de Sydney, The Australian, el Daily Telegraph y el Sunday Mirror. A finales del XX, News Corporation publicaba 10 diarios metropolitanos, 40 periódicos suburbanos, 16 periódicos de provincias y cuatro revistas.

El Japón es en nuestros días uno de los gigantes de la información en el mundo. La prensa japonesa ocupa el segundo lugar entre todos los países por la tirada global de sus periódicos diarios, por detrás de los Estados Unidos, y domina en el número de cabeceras. El Japón se acerca a los 600 ejemplares diarios por mil habitantes, lo que le sitúa a la altura de países como Suecia o Gran Bretaña.

La primera publicación periódica impresa en lengua japonesa fue el Kampan Batavia Shimbun, en 1862. El primer periódico en lengua inglesa en Japón, el Nagasaki Shipping List and Advertiser, surgió en 1861 y con la restauración meiji en 1867 el Japón iba a pasar del feudalismo y el aislamiento a convertirse en una potencia industrial y comercial, además de una potencia militar. Aparecieron los primeros periódicos modernos japoneses, que sustituyeron la antigua tradición de los bandos Kawara. El Hokkoku Shimbun fue el primero de ellos, mientras que el primer diario, el Yokohama Mainichi, se lanzó en 1870, seguido en 1874 por el que aún sigue siendo uno de los periódicos más populares del Japón, el Yomiuri Shimburi. En nuestros días, además se publican el Asahi Shimbun, el Asahi Evening News, o el Japan Times.

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.8. España hasta el siglo XX

Como en el resto de los países europeos, los inicios de la prensa en España están en el noticierismo manuscrito (epígrafe 1.1.) y relaciones que aparecen en distintas ciudades con la imprenta (epígrafe 1.1.) y que hablaban sobre la Reconquista, el descubrimiento de América, actos religiosos y profanos, etc.

En 1697, la Gazeta de Madrid se convierte en el primer periódico semanal español. Tenía dos secciones: una internacional y otra con información nacional que incluía noticias de la Corte, el Rey, los nombramientos, etc. Muchas ciudades españolas editarían sus propias gacetas a imitación de la madrileña: Sevilla, Zaragoza, Valencia, etc.

A lo largo del siglo XVIII aparecen distintas publicaciones periódicas, algunas de carácter erudito o cultural, con contenidos enciclopédicos como el Diario de los literatos de España. Otras de carácter satírico, orígenes de lo que sería el periodismo crítico, cuyo mejor ejemplo es El Duende Crítico que se atrevió a cuestionar la política de la Corona Española hasta que desapareció al ser arrestado su redactor. El 1 de febrero de 1758 apareció el primer periódico diario de nuestra historia, el Diario de Madrid. España fue uno de los primeros países europeos en disponer de un diario gracias al que se considera el primer periodista profesional español: Mariano Nipho.

A finales del siglo XVIII se editan periódicos en los que comienzan a introducirse en España las ideas ilustradas que habían aparecido en Francia. Destacan El Pensador y El Censor. Muchos de ellos sufrirían la represión de los tribunales de la temida Inquisición a causa de sus críticas a la Iglesia o la Corona, y se llegarán a prohibir todas las publicaciones periódicas con excepción de la Gaceta de Madrid y el Diario de Madrid.

En cuanto a otras ciudades, las más activas fueron las del este y el sur de la península. Se comenzaron a editar el Diario de Barcelona (1792), el Diario histórico y político de Sevilla (1792), el Diario de Zaragoza, el Diario Pinciano de Valladolid y hasta dieciséis cabeceras distintas que se publicaban en Cádiz.

Con la invasión napoleónica (1808) y la consiguiente Guerra de la Independencia, la prensa española vivirá uno de sus periodos de mayor esplendor. Las Cortes de Cádiz establecen la libertad de imprenta eliminando cualquier censura previa, algo que confirmaría la Constitución de Cádiz de 1812. Supondría el nacimiento de la prensa política y aparecerían periódicos liberales como el Semanario Patriótico o El Robespierre Español, y serviles: El Censor general o El Sol de Cádiz. A partir de ese momento, la historia de nuestro periodismo del siglo XIX e incluso de gran parte del siglo XX hasta la Guerra Civil estaría marcada por la prensa política o por lo que también se conoce como "periódicos de partido". Periódicos que buscaban la difusión de unas ideas políticas determinadas, generalmente de corta vida y escasa difusión por la escasez de recursos económicos. Con el regreso de Fernando VII se perseguirá todo lo relacionado con el liberalismo y estos periódicos serán prohibidos.

El pronunciamiento de Riego (1820) impondrá al Rey el respeto a la libertad de imprenta por lo que renacerá la prensa liberal. En los periódicos se identifican las distintas corrientes internas del liberalismo español: los exaltados (El Conservador, El Espectador, El Eco de Padilla), los moderados (El Universal, El Imparcial) e incluso los "josefinos" o afrancesados. También algunos periódicos liberales satíricos como El Zurriago.. Pero, gracias a los "Cien mil hijos de San Luis", el Rey recupera su poder absolutista y vuelve a eliminar todos los periódicos liberales aplicando una dura censura. En ese tiempo surge la prensa ultraabsolutista: El Diario Realista, El defensor del Rey, etc.

Según se acerca el fin del reinado de Fernando VII la censura se va suavizando tímidamente. Es entonces cuando aparece una figura enorme de nuestro periodismo: Mariano José de Larra.

La actividad periodística de Larra se desarrolla entre 1828 y 1837. Escribe en distintos periódicos sus artículos, generalmente críticos, acerca de la sociedad y las costumbres de los españoles, incluyendo siempre que le era posible críticas al sistema político, aguzando el ingenio para eludir la censura. A partir de 1834 utilizaría su célebre seudónimo de Fígaro.

Su escritura tenía un estilo propio, satírico, elegante, ágil. Recordemos sus artículos en El Pobrecito hablador, La Revista española, El Observador, El Mundo, El Redactor general, etc. Por desgracia su periodismo de opinión fue tan genial como breve pues el 13 de febrero de 1837 decidió quitarse la vida, con tan solo 38 años.

Durante el sexenio revolucionario y la I República (1868-1874) se recupera la total libertad de prensa. Al igual que había sucedido en 1808, se produce una auténtica explosión de periódicos de todas las tendencias políticas: carlistas, alfonsinos, radicales, progresistas, constitucionalistas, republicanos...

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.9 España hasta 1975

En el último tercio del siglo XIX la prensa española experimenta un cambio trascendental: nace el periodismo informativo y se acaba el predominio existente desde el siglo XVIII de la prensa de opinión. Es el preludio de los periódicos actuales. Los periódicos de partido fueron desplazados por los de empresa o prensa industrial. Se empezó a buscar la rentabilidad económica y se alcanzaron tiradas importantes, consiguiendo ingresos con la venta de los ejemplares y con la publicidad.

Los primeros periódicos de estas características fueron Las Novedades, fundado por Ángel Fernández de los Ríos en 1850, que incluía esencialmente noticias divididas en secciones, y La Correspondencia de España que era una apuesta abiertamente informativa frente a la abundancia de periódicos políticos que en ese momento predominan en España. Comenzaba la "edad de oro del periodismo español". Surgen importantes periódicos como
Las Provincias (Valencia, 1866), La Voz de Galicia (A Coruña, 1872), La Vanguardia (Barcelona, 1881), El Adelanto de Salamanca (1883); Heraldo de Aragón, etc. También aparecen revistas gráficas semanales con ilustraciones y fotografías, como La Ilustración española y americana, Blanco y Negro y Nuevo Mundo.

En la década de los 80 hay que destacar a los dos únicos periódicos españoles que imprimían en rotativa con papel continuo: El Imparcial, fundado en 1867 por Eduardo Gasset, y que alcanzó tiradas de 140.000 ejemplares, y El Liberal, que nació en 1879 fruto de una escisión en la redacción del primero. Este último estaba dirigido por Miguel Moya, tenía edición en Madrid, Barcelona, Bilbao y Sevilla y una orientación política a la izquierda de su antecesor. La rotativa abarató los costes y permitió bajar el precio de venta del periódico aumentándose con ello el número de ventas totales por lo que también comienzan a utilizarse titulares más atractivos para captar a más lectores.

En 1890 aparece el Heraldo de Madrid y en 1905
ABC, que surge como un diario novedoso por la abundante información gráfica y por el moderno formato. En 1906 El Liberal, El Imparcial y El Heraldo de Madrid se asocian para aumentar su dominio, aunque son acusados por sus competidores de trust monopolista, y en 1917 nace un periódico que causaría sensación por su calidad: El Sol. Tenía doce páginas (frente a las ocho de la mayor parte de sus competidores) con abundante información local, cultural e internacional, incluía también suplementos semanales. Su promotor fue Nicolás María de Urgoiti. El filósofo José Ortega y Gasset escribía casi a diario en sus páginas y era su auténtica referencia intelectual. Otros periódicos importantes de esos años fueron: El Debate, La Voz, La Libertad e Informaciones.

En 1923 llegó la dictadura de Primo de Rivera, gran retroceso para la prensa al establecer la censura previa y, en 1931, la II República, bien vista en principio (excepto por ABC, monárquico) y muy criticada después. Surge una dura prensa opositora tanto a la derecha como a la izquierda. Son tiempos de movilización política y, de nuevo, de periódicos de partido: carlistas, monárquicos, integristas, fascistas, anarquistas y comunistas. Todos de limitada difusión pero que acentuaban la inestabilidad del sistema político. En Cataluña y en el País Vasco surge una importante prensa nacionalista: Euskadi (Bilbao), El Día de San Sebastián, L`Opinió, L` Humanitat, etc.

En 1936 estalló la Guerra Civil y la información desapareció en las dos zonas combatientes para convertirse en descarada propaganda. En la zona republicana, los periódicos de derechas fueron confiscados y puestos al servicio del bando republicano. Del mismo modo procedió el bando que se había sublevado contra la República con los de izquierdas. La Iglesia puso toda su organización al servicio de la propaganda franquista y la Falange llegaría a contar con distintas publicaciones. Lo fundamental era levantar el ánimo de los combatientes e intimidar al enemigo. Para ello surgen los periódicos de campaña y los de las unidades militares. También se procuró influir en los distintos corresponsales extranjeros para que la prensa internacional apoyase a uno u otro bando en cuestión.

Tras la Guerra Civil vinieron los 40 años de dictadura militar del general Franco que mantendría como una obsesión constante el control de la prensa y de los demás medios de comunicación, aunque se pueden distinguir dos períodos:

1939-1966 y 1966-1975. En el primero, la censura previa se aplica con extremo rigor. Se eliminan todos los medios de comunicación que habían estado vinculados a la República, se introducen en los textos consignas propagandísticas y se designa a los directores de todos los periódicos. La prensa se hace monótona, sin margen para la mínima crítica. Hay tres tipos de periódicos: los de propiedad privada (como ABC, La Vanguardia, La Voz de Galicia, etc.), los de la Iglesia (Ya) y los del "movimiento" (destaca Arriba). También hay que recordar al diario Pueblo, propiedad de los sindicatos verticales y escuela de muchos de los periodistas que iban a protagonizar la renovación de la prensa durante la transición. El segundo período comienza en 1966 con la aprobación de la llamada "Ley Fraga" que supuso un punto de inflexión con una relativa apertura del sistema informativo: se comenzó a publicar información antes impensable (diario Madrid) y la prensa oficial fue perdiendo mucho terreno. Aparecen revistas mensuales y semanales que tenían menor vigilancia que los diarios y fueron decisivas para difundir ideas acerca de la necesaria salida de la dictadura: Cuadernos para el Diálogo, Triunfo, Destino o Cambio 16. También proliferaron las revistas del corazón: Hola, Diez Minutos, Lecturas, Semana... y alcanzó importante éxito el semanario de sucesos El Caso. Los periódicos deportivos más leídos eran As y Marca.

Volver al inicio de la historia de la Prensa

1.10 España democrática

Tras la Guerra Civil, España tendría que esperar casi 40 años, hasta 1975, para recuperar un sistema democrático y dejar de sufrir el control constante sobre la prensa y los demás medios de comunicación, aunque se puede hablar algún que otro tímido avance durante esos años.

Un ejemplo de esos intentos de adaptación a los tiempos fue la famosa "Ley Fraga", aprobada en el año 1966. Una Ley de Prensa, cuyo artífice fue Manuel Fraga Iribarne, el actual Presidente de la Xunta de Galicia, que supuso una relativa apertura del sistema informativo, de forma que los periódicos y la prensa en general comenzaron a tratar temas algo más variados y con una mentalidad un poco más moderna, aunque seguía siendo muy importante el control del régimen. La "Ley Fraga" ayudó a la prensa de propiedad privada a alcanzar mayor protagonismo e ir desplazando , poco a poco, a los periódicos de la Iglesia y del "movimiento", pero no fue la solución, desde luego. Sin ir más lejos, el diario Madrid trató de aprovecharse de las posibilidades de libertad informativa que propició la ley, pero debió aprovecharse "en exceso" porque fue cerrado en 1971.

La llegada de la democracia y la Constitución de 1978 supusieron una verdadera revolución en los medios de comunicación españoles. Los periódicos experimentaron importantes cambios de propiedad, gozaron de la libertad de expresión y sufrieron una profunda renovación tecnológica.

En 1976 aparecieron dos diarios que revitalizaron el panorama periodístico español:
El País y Diario 16. El primero era un proyecto periodístico que venía preparándose con esmero desde años antes de la muerte de Franco. Inspirado por el hijo de Ortega y Gasset, José Ortega Spotorno, dirigido por Juan Luis Cebrián, y respaldado por un fuerte grupo financiero. El periódico planteaba como objetivo la construcción de una democracia plena con una profunda renovación de la sociedad española. Su éxito fue rotundo y conseguiría alcanzar el liderazgo de ventas de los periódicos de información general hasta la actualidad. En los años 80 publicará también una edición internacional y será la base para la creación del grupo de comunicación multimedia español más poderoso: PRISA, (http://www.prisa.es) que agrupa, a El País, una parte de las grandes cadenas de radio (SER, Cadena 40, Dial,M-80), empresas de televisión (Canal Plus, Localia TV; Canal Satélite Digital), As; editoriales importantísimas como Santillana, Alfaguara, etc. Por su parte, Diario 16 surgió con una firme voluntad de defender con vigor el sistema democrático y realizar un periodismo trepidante y de calidad. Junto a Cambio 16 permitiría la constitución de otra fuerte empresa: Grupo 16 que controlaba distintas publicaciones y fue muy importante hasta su declive en los años 90. Muchos autores identifican a Diario 16 como el periódico de la transición por excelencia.

En cuanto a los periódicos que provenían de la etapa franquista, se encontraban con dificultades para poder adaptarse a los nuevos tiempos. Todos los pertenecientes a la prensa del movimiento: Informaciones, Pueblo, El Alcázar o Arriba acabarían desapareciendo de los kioscos españoles en pocos años. Tan solo algunos periódicos regionales y locales que también provenían del Movimiento consiguieron sobrevivir gracias a que pasaron a manos privadas y fueron completamente renovados.

Con la democracia se potencian las publicaciones económicas, Cinco días y Expansión, ganan lectores las revistas del corazón y aparecen algunas revistas de carácter erótico-satírico como Sal y Pimienta o El Jueves. También aparecen nuevas revistas semanales de información general, dos con mucho éxito: Interviú, nacida en 1976 y Tiempo en 1982.

Los históricos
ABC y Ya consiguieron adaptarse a los nuevos tiempos, aunque al final sólo sobrevivió ABC, que tuvo que superar importantes dificultades. Bajo la dirección de Luis María Ansón, actual director y fundador del diario La Razón, se convierte en uno de los periódicos más vendidos del país y se convierte en el testigo de toda la historia de nuestro siglo XX. Ya desapareció en 1993.

En los 80 se refuerza la prensa regional con nuevos periódicos y la consolidación de otros veteranos.
El Correo (del Grupo Correo, actualmente el más poderoso en la prensa local y autonómica), El Periódico de Catalunya (del Grupo Z), La Vanguardia, La Voz de Galicia y el Heraldo de Aragón son los que alcanzan las mayores tiradas. Distintas empresas extranjeras comienzan a comprar periódicos y revistas españolas y empiezan a editarse periódicos gratuitos financiados exclusivamente con la publicidad (Menos 20, Gaceta Universitaria, Diario Médico).

En 1989 el director de Diario 16 -Pedro J. Ramírez- junto a un grupo de sus redactores y con el apoyo de distintos financieros, decide lanzar un nuevo periódico:
El Mundo del siglo XX. Un diario cuidado al máximo en su diseño que practicaría un periodismo de investigación y de denuncia. Ha conseguido ser el segundo periódico de información general de mayor difusión, por detrás de El País.

.

1.11 TÉRMINOS PERIODÍSTICOS

ACONTECIMIENTO: Hecho o suceso con importancia.
ACTUALIDAD: Cosa o suceso que atrae y ocupa la atención de la mayoría de la gente en un momento dado.
AGENCIA: Empresa que vende información.
AGENDA PERIODISTICA: Conjunto de temas seleccionados para formar parte de un índice general.
AGENDA SETTING: Proceso de selección de la noticia del enfoque que le dan los medios a las mismas y de su posible transparencia a lo público.
AMPLIACIÓN: Es la información más amplia y detallada que sigue a un avance.
AVANCE: Redacción corta de hechos. las agencias utilizan la palabra avance para resaltar la importancia de la información, que posteriormente será ampliada
CITAS DIRECTAS: Reproducir exactamente las palabras del sujeto de la información, siempre va entrecomillas.
CITAS INDIRECTA: El periodista explica aquello que ha declarado el sujeto de la acción.
COLUMNA PERIODÍSTICA: Cada una de las partes en que se divide verticalmente una página de una publicación impresa. Según sea el diseño de los periódicos, podemos observar que las páginas están formadas por tres, cuatro o cinco columnas en las que se incorporan los textos periodísticos.
COMUNICADO: Información que envía una fuente informante, generalmente a través del fax o del correo electrónico.
CONFERENCIA DE PRENSA: Reunión convocada por una fuente para dar a conocer una información a los medios y en la cual éstos pueden hacer preguntas.
CONSEJO EDITORIAL: Organismo formado por un conjunto de personas que tienen la responsabilidad de la línea editorial de la publicación.
CORRESPONSALÍA: Se llamaba así a las agencias en sus comienzos.
CUERPO (Referido a las letras): Tamaño de las letras y otros caracteres que pueden aparecer en un texto.
CUERPO DE LA NOTICIA: Segunda parte de la noticia donde se amplían los datos de la entrada. Los datos se redactan en interés decreciente.
DIFUSIÓN: Es la capacidad que los medios de comunicación tienen para acercar los contenidos a los consumidores sociales. En el caso de la prensa, a los lectores.
EDICIÓN: En el caso de la prensa, es el producto o el conjunto de ejemplares impresos a partir de los mismos moldes o planchas. Algunas publicaciones ofrecen distintas ediciones. También se entiende por edición a la acción de elaborar y organizar el contenido de una página, sección o publicación completa.
EDITOR: Periodista encargado de comprobar si la información es correcta en cuanto a contenido, fuentes y redacción.
EDITORIAL: Opinión del medio sobre uno o varios temas de interés. Artículo que expresa la opinión del periódico. Se compone en línea más larga que la columna natural y según sea el valor del cuerpo de composición del diario recibe un interlineado ligeramente mayor.
ENTRADILLA O ENTRADA: Primera parte de la noticia, donde están recogidas las cinco dobles W anglosajonas ; Who (quién) What (qué) Whem ( cuándo), Where (dónde) Why (Por qué)
ENTREVISTA: Es un genero periodístico informativo que se basa en las declaraciones de una fuente (persona entrevistada), cuya forma adopta al ser publica.
EQUILIBRIO DE LA NOTICIA: Multiplicidad de fuentes, es importante conocer de ambas partes para darle el equilibrio de la noticia que el público saque sus propias conclusiones.
FLASH: La información más breve y urgente que transmite una agencia.
FOTOGRAFÍA: Cuando una imagen real es positivada en papel a partir de un negativo o transparencia que se obtiene con una cámara fotográfica.
FUENTE: Persona que, a título individual o en nombre de la institución o en función del cargo que representa, informa a los medios.
GÉNEROS PERIODÍSTICOS: Cada una de las distintas categorías en que se puede articular el contenido periodístico.
HIPERTEXTO: Vínculo en una o varias palabras de un texto o una imagen que remite a otra página web donde se puede encontrar información complementaria. Las palabras en las que se ha creado el vínculo aparecen subrayadas, normalmente en color azul.
LEAD: Término anglosajón utilizado en el periodismo para nombrar la entradilla de la noticia. No está recogido por la Real Academia Española (RAE) por eso se escribe con comillas
NOTICIA: Narración de hechos. Consta de dos partes entradilla o “lead” y cuerpo de la noticia. Pertenece al género de información
OFF DE RECORD: Es cuando fuente proporcion información en la cual no puede rebelar el nombre de la fuente.
OBJETIVAD: Cuando la información parte de un conocimiento exacto y cierto, de una reflexión consciente y de una rectitud intachable de intenciones.
PERIODICIDAD: Que guarda un periodo determinado, que se repite con frecuencia a intervalos regulares.
PIRÁMIDE INVERTIDA: Expresión utilizada en periodismo para narrar los hechos en interés decreciente común en determinados géneros periodísticos.
PERIODISMO: Es una actividad que consiste en recolectar, sintetizar, jerarquizar y publicar información relativa a la actualidad.
PAUTA PERIODISTICA: Es el proceso a través del cual un medio decide ofrecer una determinada información al opinión pública y eliminar otras.
PAUTA: Seguir un proceso a que a partir de eso me permite algo más.
PRIMICIA: una ventaja sobre sus competidores mediante la publicación de una noticia en primer lugar. Often, a news item itself is a called a scoop when no one else has that news item. Con frecuencia, una noticia en sí es un llamado cuchara cuando nadie más tiene esa noticia.
REPORTAJE: Narración de hechos sin atenerse a una estructura rígida como la noticia.
RUEDA DE PRENSA: Ver conferencia de prensa.
SUELTOS: Breves artículos de opinión, no firmados, en los que el periódico opina sobre temas que carecen de la trascendencia suficiente para dedicarles un editorial principal. En ocasiones se utilizan para abordar en un tono más ligero temas importantes.
SESGO PERIODISTICO: inclinarse a un lado o tendencia a.
TECNOLOGÍA: Conjunto de las diferentes técnicas de producción que se pueden aplicar en una actividad de producción determinada.
TITULAR: Síntesis de la información
VERAZ: Que dice siempre la verdad. Aplicado a la noticia significa que recoge la realidad tal y como ésta se ha producido.

_________________________

 

Fuente de algunos datos: Estos datos  han sido recopilados desde páginas de Internet - En el caso de que me haya olvidado de alguna fuente, te pido que me avises para poder ponerla lo más breve posible.

 

_________________________

 

 

Wikipedia - Recursos - CNICE - http://rlemus0875.wordpress.com/2009/05/21/glosario-de-terminos-periodisticos/

 

 

OTROS TEMAS DE PERIODISMO

Historia de la Prensa
¿Sabes cuáles son los orígenes de la prensa? Seguro que has...
Tecnología y Prensa
Muchos  siglos  pasaron  desde  la  utilización,  en  la  antigua
Redacción de la Noticia
En el mundo  del periodismo  una de  las palabras que más se
Géneros Periodísticos
Un género  periodístico es una forma  literaria que se emplea
Análisis Periodístico
¿Por qué las cosas que ocurren unos periódicos nos las cuentan
La Prensa por dentro
Como puedes ver la publicidad es un elemento de financiació
Las Agencias de información
¿Cuáles son las fuentes de información?  ¿Cuál el la función de
Reflexión sobre el medio
¿Es  la prensa  el cuarto  poder? A lo  largo de  este  bloque se
¿Cómo se hace un periódico?
¿Quieres  hacer tu  propio periódico?  Si tienes  una  idea, en
Quiero ser un periodista
¿Quieres ser periodista?  ¿Sabes qué necesitas? En este bloque
Los diarios hispanos en la red
Este  artículo  es  el  tercer paso  en  una  línea  de  trabajo
Recursos didácticos gratis
Todos los recursos didácticos gratis para tus clases de español

Mapa de la Web

Un mapa donde podrás encontrar los links de esta web
La creación de esta web
El motivo por el cual he creado esta web...
 
 

 

                                                                                                                                                Principal Arriba Tecnología y prensa Redacción de la noticia Géneros periodísticos Análisis periodístico La prensa por dentro Las agencias Reflexión sobre el medio ¿Y cómo se hace? Ser un periodista Los diarios hispanos