Participio Pasado

 

 

 

 

La poesía no tiene tiempo, el que la lee la rescata, la hace presente y luego la regresa a su eternidad.
Doménico Cieri Estrada

Un libro de cabecera no se escoge, se enamora uno de él.
Jose Luis de Villalonga

Participio - participle
(Del lat. participium, derivado de participare 'hacer partícipe, repartir, participar'); sust. m.

1. [Lingüística] Forma no personal del verbo que "participa" de la naturaleza de éste o de la del adjetivo, ya que puede intervenir en la formación de los tiempos compuestos o realizar funciones propias de los adjetivos: el verbo "cantar" posee un participio activo "cantante" y otro pasivo "cantado". [Por especialización] Participio pasivo (véase más abajo): "escribir" posee un participio irregular "escrito".
2. [Uso anticuado] Comunicación o trato: no tiene participio alguno con sus enemigos.

Participio.

Junto con el infinitivo y el gerundio, el participio es una de las llamadas formas no personales del verbo (también conocidas en lingüística como formas nominales, no finitas o verboides), caracterizadas por el hecho de no poseer todos los accidentes gramaticales propios de su conjugación: persona, tiempo, número, aspecto, voz, modo (en el caso particular del participio, tan sólo se hallan presentes las categorías de tiempo, número, aspecto y voz).

Al igual que el resto de verboides, el participio desempeña una doble función gramatical: verbo propiamente dicho, núcleo invariable en masculino singular de los tiempos compuestos (ej.: he corrido), o adjetivo con variación de género, número y caso en concordancia con el nombre al que modifica, con las mismas funciones de adyacente de un nombre (ej.: besos ardientes), núcleo de un sintagma adjetivo (ej.: una casa bien diseñada), atributo (ej: esta foto parece trucada), etc. Como los adjetivos, los participios admiten gradación, tanto sintáctica (ej.: muy avanzado, tan avanzado) como morfológica (ej.: avanzadísimo), y sufijos diminutivos (ej.: cansadito, queridilla). Dentro de construcciones pasivas como las fiestas fueron organizadas por el ayuntamiento, la naturaleza del participio es más controvertida, ya que puede ser considerado a la vez como verbo (en virtud de su estructura sintáctica y temática) o como adjetivo (por su concordancia gramatical y su posible sustitución por el pronombre invariable lo). En otros casos, tan sólo el contexto general puede servir para diferenciar entre una y otra función; por ejemplo, si se dice la edición fue reducida se puede estar haciendo referencia al hecho de que la edición de un libro fue escasa en número (con lo que "reducida" sería un adjetivo en función de atributo de "edición" introducido por el verbo copulativo "fue") o que alguien redujo el volumen de la misma (en cuyo caso "reducida" sería el núcleo verbal de una perífrasis pasiva. No obstante, el contexto sintáctico y pragmático suele desambigüar este tipo de construcciones; compárese el partido fue disputado (adjetivo) y el partido fue disputado bajo una intensa lluvia (verbo).

Por lo que respecta a su estructura morfosintáctica, existen dos tipos de participio: por una parte está el llamado participio presente (o activo), que en español se forma mediante la adición a la base verbal de las terminaciones -ante para los verbos de la primera conjugación (ej.: cant-ante) e -iente / -ente para los de la segunda y tercera (ej.: corr-iente, asist-ente); expresa acción concomitante —es decir, que transcurre al mismo tiempo que la del verbo principal de la oración— y durativa, y por tanto posee un aspecto inherentemente imperfectivo. Por otro lado, el participio pasado (o pasivo), llamado propiamente participio, presenta formas regulares para casi todos los verbos —con terminaciones en -ado para los de la primera conjugación (ej.: cant-ado) y en -ido para los de la segunda y tercera (ej.: corr-ido, asist-ido)—, y formas irregulares en algunos pocos —acabadas en -to, -so o -cho (ej.: escrito, impreso, hecho); a diferencia del participio presente, expresa un estado adquirido y acción pasada anterior a la del verbo principal de la oración, por lo que señala un aspecto perfectivo. El proceso analógico en la evolución de la lengua española ha hecho que muchos antiguos participios irregulares se hayan regularizado, con lo que tendieron a especializarse en la función adjetiva y las formas regulares se reservaron para la conjugación verbal (ej.: prender ~ prendido [v] ~ preso [adj]; teñir ~ teñido [v] ~ tinto [adj]; cocer ~ cocido [v/adj] ~ cocho [adj]; imprimir ~ imprimido [v] ~ impreso [v/adj]). Algunos participios —como leído, nacido, muerto, resuelto, agradecido o callado— son excepcionales en cuanto que poseen forma pasiva y significación activa, especialmente cuando se refieren a personas (compárese un hombre leído 'erudito' con un libro leído); por esta razón se les ha dado el nombre de participios deponentes, por similitud con la voz latina.

Como forma verbal que es, el participio se puede combinar dentro de la oración con otros constituyentes gramaticales regidos por la base verbal sobre la que se forma; por ejemplo: ha logrado un gran éxito (participio con complemento directo); una persona arrepentida de sus pecados (participio con complemento de régimen); ha vivido en el extranjero (participio con complemento circunstancial).

El llamado participio absoluto es el que interviene en cláusulas —normalmente separadas por comas de la oración principal— que desempeñan una función adverbial de tiempo, modo, condición, causa, etc. (ej.: finalizado el partido, el público abandonó el estadio); por esta razón se le da también el nombre de ablativo absoluto. Una variante de esta construcción, propia de la lengua escrita o afectada, consiste en la conexión del participio con el resto de la cláusula mediante una estructura de relativo (ej.: finalizado que fue el partido, el público abandonó el estadio).

La doble naturaleza verbal-adjetiva de los participios hace que se hallen en un proceso de mayor o menor incorporación a esta última categoría nominal, con pérdida de sus valores verbales; de hecho, algunos participios presentes se han sustantivado por completo (ej.: estudiante, presidente). Ciertos participios absolutos se han gramaticalizado en la lengua como elementos prepositivos (ej.: durante, mediante, obstante, excepto, incluso, salvo, etc.).
 

I.  Formación de los participios pasados regulares

-AR

-ado

-ER
-IR

-ido

Ejs: cant-ar → cant-ado
       bail-ar → bail-ado
       com-er → com-ido
       s-er → s-ido
       dorm-ir → dorm-ido
       irido
 

En algunos casos, en los verbos en -ER e -IR, cuando la raíz del verbo termina en vocal fuerte, será necesario acentuar la I de la terminación:

Ejs: le-er → le-ído
       re-ír → re-ído

Pero no si la raíz del verbo termina en vocal débil:

Ejs: constru-ir → constru-ido
       distribu-ir → distribu-ido

II.  Participios pasados irregulares

VERBO

PARTICIPIO PASADO

Y TAMBIÉN

abrir abierto entreabrir entreabierto
reabrir reabierto
absolver absuelto disolver disuelto
resolver resuelto
cubrir cubierto descubrir descubierto
encubrir encubierto
recubrir recubierto
decir dicho contradecir contradicho
predecir predicho
pero: bendecir bendecido
y: maldecir maldecido
escribir escrito adscribir adscrito
circunscribir circunscrito
inscribir inscrito
manuscribir manuscrito
prescribir prescrito
proscribir proscrito
reinscribir reinscrito
rescribir rescrito
sobrescribir sobrescrito
subscribir subscrito
suscribir suscrito
transcribir transcrito
trascribir trascrito
hacer hecho deshacer deshecho
rehacer rehecho
licuefacer licuefacto
rarefacer rarefacto
satisfacer satisfecho
tumefacer tumefacto
morir muerto    
poner puesto anteponer antepuesto
disponer dispuesto
exponer expuesto
imponer impuesto
oponer opuesto
posponer pospuesto
proponer propuesto
reponer repuesto
superponer superpuesto
suponer supuesto
yuxtaponer yuxtapuesto
pudrir podrido    
romper roto pero: corromper corrompido
ver visto entrever entrevisto
prever previsto
volver vuelto desenvolver desenvuelto
devolver devuelto
envolver envuelto
revolver revuelto


III.  Concordancia del participio pasado

Cuando el participio pasado forma parte de una construcción verbal, de un tiempo compuesto, nunca ha ningún tipo de concordancia, tal como puede ocurrir en otros idiomas.

Ejs: He roto una ventana
       La mujer se ha lavado
       Los amigos se han enfadado
       Las cartas que he escrito
       Las revistas que he leído
 

Sin embargo, no hay que olvidar que el participio pasado tiene un aspecto/carácter de adjetivo, y que en otras ocasiones, como en la forma pasiva; habrá concordancia:

Ejs: El Escorial fue construido por el rey Felipe II
       La novela "El Quijote" fue escrita por Miguel de Cervantes Saavedra
       Las pirámides eran construidas por los artesanos egipcios
       Durante vuestra ausencia, los niños serán cuidados por una niñera
       Los soldados estaban atrapados en un callejón sin salida
 

Así como cuando lo que prevalece es el aspecto de adjetivo:

Ejs: Entra frío por la ventana rota
       Las mujeres cocinaron la perdices cazadas por sus esposos
       Las personas elegidas en el sorteo obtuvieron un premio

 

 

___________________________

Recopiado
de:

 

 

 

Principal Ser y Estar Los Aspectos del verbo Presente de Indicativo Pretérito Perfecto Compuesto Participio Pasado Pretérito Imperfecto Pretérito Indefinido El condicional Simple El Gerundio