Los prefijos

 

 

 

El agradecimiento que sólo consiste en el deseo, es cosa muerta, como es muerta la fe sin obras.
Miguel de Cervantes

___________________________

Recopilado
de:
LA NUEVA GRAMATICA DE LENGUA ESPAÑOLA DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA DE LA LENGUA - MANUAL

Una sola piedra puede desmoronar un edificio.
Francisco de Quevedo

10.1 El concepto de prefijación. Sus límites

10.1.1 Prefijación y composición 

10.1.1a La prefijación es un proceso morfológico por el que se antepone un morfema, llamado prefijo, a una palabra ya formada (des-hecho, in-dependiente, pre-disponer) o a un tema latino o griego (§ 11.8.2a), como en a-morfo, in-erte,pró-fugo. Además de por esta propiedad, estrictamente posicional, los prefijos se caracterizan por otros rasgos que los diferencian de los sufijos y que serán analizados en este capítulo. 

10.1.1b En la gramática tradicional se interpretaban ciertos prefijos como preposiciones inseparables. Este criterio asimilaba la prefijación a la composición, que es el procedimiento morfológico por el que se integran dos o más formas independientes en una misma palabra (§ 1.3.2a y capítulo 11). Sin embargo, solo algunos prefijos cuentan con preposiciones homónimas (ante-, bajo-, con-, de-, entre-, para-, sin-, sobre-), e incluso estos se comportan de manera diferente como unidades morfológicas que como piezas sintácticas. En la gramática contemporánea se tiende a interpretar la prefijación como una forma de derivación. 

10.1.1c No siempre resultan claras las diferencias entre la composición y la prefijación. Las bases léxicas grecolatinas que se suelen denominar elementos compositivos poseen un estatuto intermedio entre las formas ligadas y las libres.

Estas  bases compositivas cultas pueden constituir el primer componente de la palabra, y se asimilan en esto a los prefijos ( filocomunista, logopedia), pero se diferencian de ellos en que también pueden aparecer al final de la palabra (germanófilo, filólogo) y en otras propiedades que se mencionan en el § 11.8.2. Por el contrario, es hoy mayoritario el análisis como prefijos de los constituyentes ante-, mono-, semi-, sobreo vice-, que han sido considerados tradicionalmente como elementos compositivos. 

En estas cuestiones resulta relevante el peso que se dé a la etimología o a la estructura morfológica de los derivados. 

10.1.1d La etimología de una voz traza su historia, independientemente de si la estructura que presenta está o no activa entre los esquemas morfológicos de la lengua. 

En cambio, la estructura morfológica de una palabra responde a pautas recurrentes que están vivas en el sistema morfológico. Su análisis requiere, en particular, que los componentes que participan en un compuesto o en un derivado sean unidades aislables y posean significado reconocible.

De hecho, muchos prefijos heredados (como los latinos ad- en admirar u ob- en obligar) no se analizan como tales en español porque han dejado de ser identificables por los hispanohablantes. En este capítulo se presentarán las pautas de prefijación de mayor productividad en el español actual, que serán caracterizadas por su forma y por su significado. 

10.1.2 Identificación de los prefijos 

Se reconoce la estructura de las palabras derivadas con prefijos cuando el significado de estos es transparente y los paradigmas que forman tienen propiedades identificables. 

Algunos prefijos, como anti-, auto-, contra-, des-, ex-, hiper-, in-, inter-, semi-, sub-, super-, son sumamente productivos, por lo que los diccionarios no pueden registrar muchas de las formaciones a que dan lugar. No obstante, la existencia de un prefijo no depende necesariamente de su productividad.

Así, se considera prefijo el componente negativo sin-, relacionado con la preposición sin, pese a que es semiproductivo, en el sentido de que forma un grupo de sustantivos acotado: sinfín, sinhueso, sinnúmero, sinrazón, sinsabor, sinsentido, sinsustancia, sinventura, sinvergüenza y sinvivir. Véanse, sin embargo, los § 10.3.4b y § 10.8.3. 

10.2 Clases de prefijos 

Los prefijos pueden agruparse en función de los siguientes criterios: 

A. La clase de palabras a la que se asimilan

B. Su dependencia o independencia formal

C. Su significado

D. Su relación con las propiedades sintácticas de los predicados

10.2.1 Clases de palabras a las que se asimilan los prefijos

De acuerdo con el criterio A, los prefijos se suelen clasificar en tres grupos: adjetivales, adverbiales y preposicionales. Son adjetivales los que aportan un significado similar al de los adjetivos, como los subrayados en neogótico ‘gótico moderno’, minibar, ‘bar pequeño’ o pseudociencia ‘falsa ciencia’.

Como se señaló en el § 10.1.1c, cabe entender también que algunas de estas voces están formadas por bases compositivas cultas, en lugar de por prefijos.

Son adverbiales los prefijos de entreabrir ‘abrir a medias’, prefigurar ‘figurar anticipadamente’ o sobrecargar ‘cargar en exceso’; y preposicionales,

los que aparecen en adjetivos como subcutáneo ‘que está bajo la piel’ y

en verbos como convivir ‘vivir con alguien o con algo’. Un mismo prefijo puede pertenecer a más de una de estas clases. Por ejemplo, sobre- se considera un prefijo adverbial en sobreactuar ‘actuar exageradamente’, adjetival en sobredosis ‘dosis excesiva’ y preposicional en sobreedificar ‘construir sobre otra edificación’. 

10.2.2 Dependencia o independencia formal de los prefijos 

Atendiendo al criterio B, los prefijos se clasifican en inseparables (inclasificable, antebrazo) y separables (también llamados autónomos, exentos o no ligados):

ex primer ministro, manifestaciones anti-OTAN, comité pro derechos humanos. En ciertos usos, algunos de estos prefijos se integran en la palabra sobre la que inciden: antideportivo, proatlantistas (§ 10.9). 

10.2.3 Significado de los prefijos 

Se han propuesto varias clasificaciones de prefijos en función del criterio C. Entre la larga relación de significados que los prefijos aportan destacan especialmente los siguientes: 

espaciales: ante- (antebrazo), circun- (circunferencia), endo- (endovenoso), entre- (entrepiso), exo- (exoesqueleto), extra- (extracorpóreo), infra- (infraescrito, infrahumano), inter- (interdental), intra- (intramuscular), peri- (pericardio), re- (rebotica), retro- (retrovisor), sobre- (sobrevolar), sub- (subcutáneo, subsuelo), super- (superponer), tras- (trastienda); 

temporales ante- (anteanoche), ex (ex ministro), pos(t)- (posmoderno), pre- (predemocrático);  

aspectuales: re- (reintentar, reinterpretar, resituar); 

cuantificativos: bi- (bisexual), mono- (monoplaza), multi- (multitarea), pluri- (pluriempleado); 

gradativos y escalares: archi- (archiconocido), cuasi- (cuasidelito), hiper- (hiperactivo), infra- (infravalorar), re- (rebuscar), semi- (semiculto), sobre- (sobrecargar), sub- (subteniente), super- (superatractivo), vice- (vicealmirante);

negativos: a- (acéfalo, amoral, anarquía, atemporal), des- (desenchufar, deshacer, desobedecer), dis- (disconforme), in- (imposible, ineficaz);de orientación o disposición: anti- (antiaéreo), contra- (contrataque), pro- (pronuclear). 

10.2.4 Relación de los prefijos con las propiedades sintácticas de los predicados 

El criterio D está, en alguna medida, subordinado al C. La mayor parte de los prefijos mencionados en el apartado precedente expresan nociones relativas a la localización espacial o temporal de las personas o las cosas, o bien significados cuantificativos u opositivos.

Estos prefijos no afectan a la estructura argumental de los predicados. Por el contrario, los llamados prefijos de incidencia argumental (§ 10.6) tienen repercusión en ella, o en la relación que los predicados manifiestan con sus argumentos. 

Así, el prefijo co- en cofundar indica que la acción requiere la intervención de varios participantes: El centro capaz de cofundar una alianza con la izquierda es el centro que resolverá la ambigüedad (Proceso [Méx.] 2/2/1997).

Pueden clasificarse estos prefijos en función de cuatro nociones semánticas: la reflexividad: auto-(autocrítica ‘crítica a uno mismo’; autoinculparse); la reciprocidad o relación mutua: entre- (entrechocar ‘chocar entre sí dos cosas’), inter- (interconectar); la asociación: inter- (interestatal ‘que afecta a varios Estados’; interplanetario), con-(convivir ‘vivir con otro u otros’; coeditar); y la causación: a- (acallar ‘hacer callar’). 

10.3 Propiedades de los prefijos

10.3.1 Propiedades fonológicas de los prefijos 

10.3.1a Cuando la última vocal del prefijo coincide con la primera de la raíz, es habitual que se pronuncien como una sola, lo que puede reflejarse en la escritura. Si bien es mayoritaria la tendencia a mantener las dos vocales (como en antiimperialismo), se acepta a veces la simplificación si la palabra se mantiene reconocible.  

Coexisten las dos variantes en contraatacar ~ contratacar. Es frecuente la alternancia cuando la vocal repetida es la e. Así, coexisten en el uso reemplazar ~ remplazar; reestructurar ~ restructurar; sobreesfuerzo ~ sobresfuerzo.

No es posible la simplificación cuando el resultado conlleva identidad con otra palabra, como se observa en los casos de reemitir (‘volver a emitir’) y remitir (‘enviar’), reestablecerse (‘volver a establecerse’)

y restablecerse (‘recuperarse de una enfermedad’), entre otros. Cuando coinciden la consonante final del prefijo y la inicial de la raíz, se suelen reducir: transiberiano (no *transsiberiano), malograr (no *mallograr). Se recomienda usar pos- como forma simplificada de post- ante consonante (posmoderno, en lugar de postmoderno). Se usa, en

cambio, post- cuando la base comienza por s- (postsocialismo, frente a *possocialismo). 

10.3.1b Algunos prefijos presentan variantes alternantes. Así, con- alterna con co- si la raíz empieza por /l/ (colateral ) o /r/ (corresponsable).

No son variantes los prefijos que muestran cierto parecido formal, pero notables diferencias de significado, como el temporal ante- y el opositivo anti-, o inter- (‘entre’) e intra- (‘en el interior de’). Por confusión se usa a veces antidiluviano (variante que se desaconseja) por antediluviano, e interparlamentario ‘común a varios parlamentos’ por intraparlamentario ‘interno a un solo parlamento’.

Las variantes alternantes pueden corresponder también a la base y dar lugar a significados diferentes, como en bianual (‘que tiene lugar dos veces al año’) y bienal (‘que sucede cada bienio’), el segundo obtenido mediante sufijación a partir del sustantivo prefijado (bienio > bienal). 

10.3.2 Propiedades morfológicas de los prefijos 

10.3.2a Mientras que cada sufijo suele adjuntarse siempre a bases de una misma clase de palabras o de otra próxima (por ejemplo, sustantivos y adjetivos), los prefijos admiten mayor variedad en este punto.

Así, super- se combina con bases nominales, adjetivales y verbales (supermodelo, superinteresante, superpoblar). También lo hace su variante patrimonial sobre-, si bien es más frecuente con verbos (sobrecargar, sobrentender, sobresalir). 

10.3.2b Los prefijos no suelen alterar la categoría gramatical de la base cuando forman una palabra derivada, propiedad que comparten con los sufijos apreciativos (§ 9.1.2a): honesto [adjetivo] > deshonesto [adjetivo]. Mantienen la categoría adjetiva de la base inútil, subacuático y ultraelegante, entre otros muchos; la nominal,

contraorden, neorromanticismo y entreplanta; la verbal, descoser, rehacer y sobrecargar, y la adverbial, anteayer y requetebién, igualmente entre otros muchos derivados. Esta es la razón fundamental por la que los prefijos no se suelen clasificar por las categorías gramaticales a las que dan lugar (a diferencia de los sufijos: derivación nominal, adjetival, etc.), sino por los significados que expresan (§ 10.2.3).

Se ha argumentado que cambian la categoría de su base ciertos prefijos, como anti-, pro-, pre-, pos(t)-, mono-, multi-, bi- o tri-, ya que combinados con algunos sustantivos dan lugar a derivados que pueden funcionar como modificadores de otro sustantivo, como en declaraciones proaborto (frente a *declaraciones aborto), seguro multirriesgo (frente a *seguro riesgo).

Otro análisis posible de este tipo de construcciones consiste en suponer que el prefijo facilita el uso predicativo del nombre, más que el cambio de categoría. La ausencia de concordancia en declaraciones proaborto o productos multirriesgo, en lugar de *productos multirriesgos, es propia de las construcciones apositivas, no de los adjetivos. 

10.3.2c Es menos discutible el cambio de categoría en otros casos, como en serpiente multicolor (plural, serpientes multicolores) o en monosílabo, bisílabo, polisílabo, formados sobre sílaba (con modificación, además, de las marcas flexivas de la base). 

Menos frecuente es que la prefijación altere la regularidad o irregularidad de una forma verbal, como sucede con el imperativo de la segunda persona de singular del verbo decir en las variedades tuteantes. En efecto, la forma di (§ 4.7.1b) no se mantiene en los verbos derivados mediante prefijación: predice (no *predí), desdice, contradice

10.3.2d La segmentación binaria de las voces que contienen prefijos y sufijos da lugar a menudo a las denominadas paradojas de segmentación o de encorchetado. 

Así, si se segmenta el adjetivo intramuscular en la forma intra-muscular, se deriva correctamente un adjetivo de otro mediante un proceso de prefijación, pero se pierde la relación semántica que debería establecerse entre el prefijo intra- y el sustantivo músculo.

Tampoco es enteramente adecuada la segmentación intramuscul-ar porque deriva un adjetivo de un sustantivo inexistente (*intramúsculo).

A estas paradojas se han dado soluciones diversas (entre ellas la segmentación ternaria: intra-muscul-ar), en las que no se entrará aquí. Problemas similares caracterizan la estructura morfológica de los adjetivos antediluviano, submarino, ultramontano y otros muchos semejantes. 

10.3.3 Propiedades sintácticas de los prefijos 

Los prefijos presentan ciertas características más propias de las unidades sintácticas que de las morfológicas.

En primer lugar, la recursividad, entendida como la posibilidad de reiterar una pauta formal en el interior de un mismo esquema gramatical, se da con algunos prefijos (y también con algunos derivados apreciativos: § 9.1.1b), aunque solo en expresiones ocasionales, como en armas antianticarro, re-reelección o tataratataranieto. En segundo lugar, la coordinación parece aplicarse a los prefijos en expresiones como actuaciones pre- y pos(t)democráticas o comercio intra- y extracomunitario, si bien este análisis es discutido por quienes consideran que en esos grupos nominales se coordinan adjetivos y no prefijos.

Responderían en tal caso al esquema [intra-Ø] y [extracomunitarios], con un núcleo nominal nulo en el primer adjetivo, correspondiente a comunitarios. Finalmente, la posibilidad

de incidencia sobre segmentos mayores que la palabra no es normal en los prefijos, pero se da en algunos de los llamados separables, como se verá en los apartados siguientes. 

10.3.4 Prefijos separables. Sus propiedades gramaticales 

10.3.4a A pesar de que la separación gráfica de un segmento o su integración en la palabra responde, en principio, a convenciones ortográficas, en ciertos casos pone de manifiesto también sus propiedades gramaticales. Así, el prefijo locativo ex- de excarcelar o excavar se distingue del prefijo autónomo o separable homónimo,

de significado temporal y cercano a la categoría de los adjetivos, que se reconoce en Ex militante, ex periodista, ex esposa, ex casi todo, pero con ganas de vivir, busca un marido y un hijo. Intenciones serias (Díaz, Ayer), y que puede incidir también sobre segmentos superiores a la palabra: El ex jugador de Estudiantes y del seleccionado nacional […] (Nación [Arg.] 29/6/1992). Así, en el último ejemplo no se dice

que cierta persona haya dejado de ser jugador, sino que ha dejado de jugar en determinados equipos. Ello indica que el marco de incidencia del prefijo no es solo el nombre jugador sino el grupo nominal completo.

Este prefijo separable se registra en los textos unido a su base (exministro), seguido de un guion (ex-ministro) o separado por un espacio blanco (ex ministro). Se recomienda la escritura exenta en estos casos, y muy especialmente cuando la base es pluriverbal: ex primer ministro, ex alto cargo, ex cabeza rapada, ex jefe de Estado. 

10.3.4b Los prefijos anti- y pro- pueden también incidir sobre bases univerbales (antiestatal, progubernamental) o pluriverbales (manifestaciones anti pena de muerte, comisión pro derechos humanos).

El hecho de que anti- alterne con la preposición contra, y pro- lo haga con la locución preposicional a favor de se ha aducido como argumento para considerarlos preposiciones en estos usos (§ 29.2.2b). No parece que se integren, sin embargo, en esa clase de palabras, ya que no preceden a grupos nominales con artículo: manifestaciones {anti-OTAN ~ *anti la OTAN}, y tampoco admiten grupos relativos, a diferencia de las preposiciones: La pena de muerte es el injusto castigo {*anti ~ contra} el cual nos posicionamos. Se prefiere mantener el guion cuando estos prefijos se añaden a siglas o a nombres propios, como en vacuna anti-VIH o en declaraciones pro-Arafat.

También funciona como separable el prefijo sin en algunos de sus usos: los sin techo, los sin papeles (§ 10.8.3). Se asimila en gran medida a los prefijos separables la negación que precede inmediatamente a los sustantivos y a los grupos nominales en expresiones no contrastivas: la no intervención, la no proliferación de armamento (§ 10.8.3 y 48.2.2a). 

10.3.4c Algunos usos de medio se asimilan gramaticalmente a los prefijos semi- o entre- (§ 10.7.2d): medio despierto, medio oscura, medio mentira, medio enamorarse. 

Su significado en tales casos es gradativo, como en medio poeta (‘poeta a medias’ más que ‘la mitad de (un) poeta’). A favor de su naturaleza prefijal puede señalarse que medio puede introducirse entre auxiliar y participio en los tiempos compuestos, convirtiéndose entonces en átono: Ella había medio dejado a Pedro Jordana y ahora

salía con otro tipo (Guelbenzu, Río). Puede también aparecer entre el pronombre y el verbo en secuencias formadas con verbos pronominales, posición de la que se excluye cualquier unidad no morfológica: Se medio enamoró y ahora le está costando remontar

(Periódico [Esp.] 12/9/2008). Pierde, en cambio, su carácter prefijal, y se comporta como adverbio de grado, cuando precede al pronombre en estas mismas secuencias (medio se enamoró). 

10.3.4d El prefijo cuasi- es productivo con los adjetivos relacionales (cuasimedieval, cuasipolicial, cuasifeudal); pero también ante algunos sustantivos: la cuasi unanimidad del jurado. A pesar de que en todos estos contextos, cuasi alterna con casi y expresa su mismo significado, predomina el uso de la primera forma como prefijo

y de la segunda como adverbio. Aunque se documenta en el primer caso escrito con guion, como en La situación se cuasi-controla con multas (Democracia 3/4/2006), se recomienda la grafía unitaria en esos contextos: se cuasicontrola

10.4 Prefijos de sentido locativo 

Los prefijos de sentido locativo suelen adjuntarse a adjetivos relacionales (§ 13.5), raramente a calificativos. Esta restricción es consecuencia natural de que los adjetivos de relación se deriven de sustantivos, de forma que el prefijo indica la posición o la situación de algo considerada en relación con lo que el nombre designe:

intercostal, supranacional, subglotal, circunsolar, pericárdico. Los prefijos locativos suelen admitir también otros significados, como el temporal (antediluviano, posconstitucional, prenatal: § 10.5) o el gradativo (infravivienda, sobrealimentar, subnormal ). 

10.4.1 Prefijos que indican posición delantera o trasera 

10.4.1a El prefijo ante- posee un uso locativo en el que expresa ‘posición delantera’.  

Con este valor se combina productivamente con sustantivos, como en antecámara, antecocina, antesala; anteojos, antebrazo. Los adjetivos y participios formados con ante- pueden adquirir sentido locativo o temporal y se pueden dividir en dos grupos: unos corresponden a la pauta «anterior a lo + adjetivo o participio » (anteclásico ‘anterior a lo clásico’, antepenúltimo, antedicho), mientras que otros se definen en función de los sustantivos de los que derivan (antediluviano ‘anterior al diluvio’, antevocálico ‘anterior a una vocal’: § 10.3.2d). Los prefijos pre- y pos(t)- registran usos locativos cuando se anteponen a adjetivos relacionales: predorsal, premolar, prepalatal; postónico, posdental, posverbal. Son más raros los que inciden sobre bases verbales, como posponer, también con interpretación temporal. 

10.4.1b El prefijo tra(n)s- denota ‘posición trasera o retrasada’ (trasfondo, traspatio, trastienda). Antepuesto a una serie de derivados adjetivales, muchos de ellos creados a partir de topónimos o de nombres comunes de lugar, equivale a ‘al otro lado de’ (transandino ‘al otro lado de los Andes’, transatlántico, transiberiano), por lo que puede adquirir valor direccional (comercio transoceánico, periplo transpacífico).

Este último sentido está presente asimismo en numerosos verbos que denotan la acción de seguir cierta trayectoria, pero también la de cruzar un límite (traspasar, trasplantar, trasportar, trasvolar) o la de pasar a otra situación (transfigurar, transformar, transliterar). 

10.4.1c El prefijo re- denota ‘posición trasera’ en rebotica o recámara, y ‘movimiento hacia atrás’ en reflujo. Los mismos usos, locativo y direccional, admite el prefijo retro-. Denota ‘posición trasera’ en retrocarga ‘carga que se efectúa por detrás’, retropropulsor o retroproyector; y ‘movimiento o dirección hacia atrás’ en retroactivo, retrógrado y retroceder, el último con base verbal no transparente en español. 

10.4.2 Prefijos que indican posición superior o inferior 

10.4.2a Denotan ‘posición superior’ el prefijo sobre- y su variante culta super-, que se combinan sobre todo con sustantivos (sobrecama, superestructura) y con verbos (sobreimprimir, sobrevolar, superponer). En algunos de estos verbos el proceso o estado designado alude a una situación más elevada o adelantada que otra, como sobrepasar o sobresalir. De esta interpretación figurada se deriva el sentido ‘en exceso’, que caracteriza a algunos verbos prefijados con sobre-, como sobrecargar o sobreedificar (§ 10.7.2a).

También supra-, que se une a adjetivos relacionales, expresa la ubicación de algo en una posición más alta que la de otra cosa (suprarrenal, suprasegmental), o bien más extensa que ella (supranacional ). Se obtienen también aquí las paradojas descritas en el § 10.3.2d. 

10.4.2b Denota ‘posición inferior’ el prefijo sub-, que se combina con adjetivos relacionales (sublunar, submarino, subterráneo) y, de manera mucho menos productiva, con bases verbales (subyacer) o sustantivas (subconsciencia, subsuelo). La variante patrimonial, so-, que ya no es productiva, dio lugar a algunos verbos, como socavar, someter y soterrar.

La variante son- originó otros, como sonreír (lat. subrider@ e) y sonsacar. También denotan ‘posición inferior’ los prefijos infra- (infraestructura, infrarrojo) e hipo- (hipodermis, hipocentro).

10.4.3 Otros prefijos locativos 

10.4.3a Mediante el prefijo entre- se localiza un espacio, un lugar o un objeto material en cierta posición intermedia. La base alude unas veces a lo que sirve de límite o separación (las cejas en entrecejo ‘espacio entre las cejas’ o las líneas en entrelínea) y otras a la misma entidad que el derivado, como en entrepiso ‘piso construido entre otros dos’.

Cuando se combina con verbos, entre- indica que la acción se aplica a un conjunto de cosas o a algún componente de ese grupo: entrelazar, entresacar, entrecortar. El prefijo inter-, variante culta de entre-, se combina con adjetivos relacionales (interarticular, intercelular; internacional), con bases nominales (interfaz, interlínea) y con verbos (intercalar, interponerse). 

10.4.3b Mediante el prefijo intra- se hace referencia al espacio interior de la entidad denotada por la base. Este prefijo es muy productivo con adjetivos relacionales (intracelular, intramuscular). Por su parte, extra- y exo- aluden de diversas formas al espacio exterior a algo (extracomunitario, extramarital, extramuros, extraordinario, extraviarse; exocéntrico, exosfera, exotérmico).

Adquiere sentido figurado (‘ajeno, no perteneciente a algo’) en extracurricular o en extraoficial. Se relaciona por su contenido con los dos últimos mencionados el prefijo inseparable ex- (distinto del separable homónimo: § 10.3.4a), que se reconoce en las formaciones parasintéticas excarcelar ‘poner fuera de la cárcel’, exculpar o expatriar. 

10.4.3c Ciertas voces formadas con el prefijo contra- nombran cosas o lugares por su posición opuesta o enfrentada a lo designado por la base nominal, como en contraportada o contraluz. En algunos derivados, el prefijo anti- aporta el mismo significado (antifaz, antiparras).

El prefijo ultra- forma derivados que designan el espacio que excede cierto límite (ultramar, ultratumba) o bien, en un sentido metafórico, lo que sobrepasa las propiedades que corresponden a lo designado por el sustantivo de la base (ultrasonido). El espacio que rodea algo puede expresarse mediante el prefijo circun- (circumpolar, circunnavegar, circunsolar, circunvalar). 

10.5 Prefijos de sentido temporal y aspectual 

10.5.1 Prefijos de anterioridad y posterioridad

10.5.1a Denota ‘precedencia’ el prefijo ante- combinado con bases adverbiales (anteayer), nominales (anteproyecto), participiales (antedicho), verbales (antedatar) y adjetivales (antediluviano, antenupcial). Lo hace asimismo el prefijo pre-, más productivo

En su sentido temporal, pre- forma nombres derivados que designan períodos, como en precampaña electoral, que alude al período que precede a la campaña electoral. 

Además de con nombres se combina con participios (precocinado), verbos (predeterminar) y adjetivos relacionales (prebélico, precolombino, prematrimonial, preoperatorio). 

10.5.1b El prefijo de posterioridad pos(t)- forma sustantivos que designan acciones y sucesos posteriores a otros (posventa, poscontagio), o bien un período que sigue a aquel en que tiene lugar lo designado por la base (posgrado, posexpresionismo, posmodernismo).

También se combina con adjetivos relacionales (posbélico, posoperatorio, poscolonial). Con los derivados de antropónimos se admiten a menudo dos interpretaciones.

Así, por ejemplo, la expresión filosofía poskantiana puede aludir a la realizada después de Kant, pero también a la marcada por la influencia de ese filósofo o condicionada por sus aportaciones. Es más raro que pos(t)- dé lugar a verbos, como en posponer. 

10.5.2 Prefijos aspectuales 

10.5.2a No son comunes en español los prefijos que aportan información sobre el aspecto léxico (§ 23.2). Constituye una excepción el prefijo re- en su significado de repetición (iterativo), cuando modifica a predicados télicos o delimitados (§ 23.2.1b), como en reactivar el consumo, readmitir a los despedidos, reanimar a los heridos.

El valor del prefijo es terminativo o perfectivo con los verbos que designan acciones que desembocan en cambios de estado, como rematar, remeter o retocar. Puede aportar asimismo un sentido intensivo, como en refreír (‘freír en exceso’, además de ‘freír de nuevo’). 

10.5.2b Existe proximidad semántica entre el prefijo re- y expresiones adverbiales como de nuevo, otra vez o nuevamente, que pueden indicar la repetición de una acción previa o bien la restitución de un estado anterior.

En efecto, tanto reagrupar las tropas como agrupar de nuevo las tropas pueden expresar que se realiza por segunda vez la acción de agruparlas (por tanto, que tuvo lugar un agrupamiento previo), pero también que se las devuelve o se las reintegra a su situación previa: la de hallarse en grupo.

La segunda lectura, llamada restitutiva o reintegrativa, es frecuente con los verbos que indican cambios de estado o de lugar, o acciones que conducen a ellos. Un valor análogo presenta el prefijo des- (§ 10.8.2d). 

10.6 Prefijos de incidencia argumental 

Como se señaló en el § 10.2.4, se denominan así los prefijos que tienen repercusión en la estructura argumental de los predicados o en la relación que estos manifiestan con sus argumentos. Entre las nociones que pueden expresar destacan las que se exponen en los apartados que siguen. 

10.6.1 Reflexividad

El prefijo auto- suele aportar un significado reflexivo a la base que modifica.

Así, una autocrítica es una crítica hecha a uno mismo, y la autodestrucción es la destrucción propia. Unido a verbos pronominales que ya tienen valor reflexivo (en el sentido de que la acción que expresan revierte sobre el sujeto), este prefijo añade información enfática, y subraya que el referente del sujeto ejerce la acción por sí solo y sin ayuda, o que lo hace intencionadamente.

Así, si se dice de alguien que se autolesiona, se entiende que lo hace con el ánimo consciente de hacerse daño, mientras que se lesiona puede interpretarse como acción involuntaria. Se extienden estas diferencias a autoabastecerse, autoconvencerse, autoengañarse y a otros verbos que se ejemplifican a continuación: 

 

Cualquier mozo con cara simpática, cualquier niña guapita que pasa por ahí, se autocalifica como actor o actriz (Pérez-Reverte, Patente); Pero no le convenía seguir por ese camino, autoacusándose de distracciones (Aira, Misterios); Las palabras con que Agueda se autorretrata recuperan la noción clásica de la angustia existencial (Hoy [Chile] 28/10/1996). 

10.6.2 Reciprocidad 

El prefijo inter- (o su variante patrimonial entre-, menos productiva) puede imponer un valor recíproco a los argumentos del verbo con el que se combina. Así, en […] extraños personajes que interactúan con cuantos viandantes salen a su paso (País [Esp.] 14/1/2009),  se dice que ciertos personajes y ciertos viandantes participan en alguna acción recíproca. 

Se forman con el prefijo inter- verbos transitivos (intercomunicar, interconectar) e intransitivos (interactuar, interdepender), pertenecientes todos a la clase de los verbos simétricos o de argumentos colectivos (§ 31.3.1d).

El prefijo aporta información enfática en muchos de los contextos en los que su presencia no es imprescindible, como en Se interrelacionan (frente a Se relacionan) o en Se entrecruzan algunos mensajes (frente a Se cruzan algunos mensajes). Al contrario que el prefijo auto- (autocontrol), el prefijo

inter- no se suele combinar, en su interpretación recíproca, con nombres eventivos no deverbales (*intercontrol).

Es, en cambio, muy productiva la pauta «inter- + adjetivo relacional», como en interdepartamental, interindividual, interinsular, internacional, interoceánico o interuniversitario, entre otros muchos (§ 10.3.2d). 

10.6.3 Asociación 

10.6.3a El prefijo inter- impone un requisito de pluralidad a los adjetivos denominales a los que se antepone. Resultan naturales combinaciones como colaboración interuniversitaria porque la colaboración es una relación entre varias personas, pero son extrañas otras como profesor interuniversitario, en las que no puede cumplirse el requisito citado.

Aun así, el prefijo se antepone también a adjetivos y a sustantivos que no designan relaciones, pero sí los espacios en los que estas tienen lugar, como en ámbito interreligioso o centro interracial. De forma análoga, el grupo nominal programa interuniversitario designa el compartido por varias universidades, al igual que pasaporte internacional se refiere al que es válido en varias naciones.

Una condición similar impone el prefijo intra-, que forma adjetivos relacionales a partir de sustantivos que designan cosas compuestas por diversos elementos.

Así, mientras que el diálogo interuniversitario es el que tiene lugar entre universidades, el diálogo intrauniversitario es el que se realiza en el interior de la universidad, por tanto entre los elementos que la componen. Se obtienen significados similares en grupos nominales como turismo intranacional, conflicto intrafamiliar o movilidad laboral intraeuropea. 

10.6.3b El prefijo co- (o sus variantes con- y com-) da lugar, al igual que inter-, a predicados colectivos o simétricos como Coeditó el texto con ella o Carlos y Pedro coproducirán una película.

En los casos en que, junto con la forma prefijada, aparece un grupo preposicional que expresa ‘acción o situación conjunta’ (Coeditó el texto con ella), se produce una forma de redundancia (co-V… con) que aporta énfasis, por lo que no es rechazada por el sistema gramatical.

Cuando el prefijo co- se combina con sustantivos, expresa que la noción denotada por la base es compartida por otros individuos. 

Se forman así nombres de acción o de evento (coproducción, codirección), pero también de persona (coautor, codeudor, codirector). Se usa asimismo este prefijo en sustantivos que denotan vínculos de parentesco o de amistad, entre otras relaciones familiares o sociales: consuegro, compadre, conciudadano. 

10.7 Prefijos cuantificativos, gradativos y escalares 

Los prefijos cuantificativos se asocian con la noción de cantidad o número y los escalares, con la de escala, orden o jerarquía. Los prefijos gradativos expresan la noción de grado. Suelen distinguirse de los primeros a pesar de que, en sentido estricto, la gradación constituye una forma de cuantificación (§ 19.1.1c). 

10.7.1 Prefijos cuantificativos 

10.7.1a Estos prefijos alteran a veces la categoría de la base con la que se combinan, como en color [sustantivo] > multicolor [adjetivo] (serpiente multicolor), o en monosílabo, bisílabo y otros adjetivos (§ 10.3.2c). Algunos prefijos de este grupo tienen correspondencia con adjetivos y adverbios cuantificadores de valor indeterminado;otros, en cambio, aportan el significado de los numerales. 

10.7.1b Equivalen a cuantificadores de valor indeterminado los prefijos multi- y pluri-, que corresponden a muchos y varios, respectivamente. Ambos son productivos con adjetivos relacionales (multifocal, multinacional, multirracial; pluricelular, pluridimensional, pluridisciplinar, plurinacional), así como con otros asimilados a ellos que se forman sobre bases nominales, como los que aparecen en las expresiones vestidos multicolores y diccionarios plurilingües. Equivale al cuantificador varios el prefijo poli-, que se combina frecuentemente con adjetivos y sustantivos formados sobre bases griegas: polifonía, polígloto, polisemia, politeísmo. No obstante, ha dado lugar a nuevos derivados, como polideportivo ‘relativo a varios deportes’. 

10.7.1c Son varios los prefijos que aportan un valor próximo al de los numerales cardinales. A uno equivalen mono- (monóculo, monógamo, monólogo) y uni-, que forma adjetivos de relación (unicolor, unidireccional, unilateral).

Con el numeral dos se corresponden los prefijos bi- y sus variantes bis- y biz- (biangular, bisnieto, biznieto), y di- (dimorfo, ditransitivo). Con tres, el prefijo tri- (triángulo, trifase, tripartito), y con cuatro, los prefijos cuatri- o cuadr(i)- (cuatrimotor, cuadrilátero, cuadrangular) y tetra- (tetralogía, tetravalente). Los prefijos equivalentes a cinco, seis, siete, ocho y nueve son, respectivamente, penta- (pentagrama), hexa- (hexaedro), hepta- (heptasílabo), octo- (octópodo) y enea- (eneágono). El prefijo deca- corresponde al numeral diez (decálogo); endeca-, a once (endecasílabo), y dodeca-, a doce (dodecaedro).

Los prefijos correspondientes a los cardinales superiores a doce no son habituales en la lengua general. Se han formado trillizo, cuatrillizo, quintillizo, sextillizo, septillizo y octillizo a partir de mellizo, pese a que el segmento -llizo no sea propiamente una base léxica del español.

Los prefijos llamados multiplicativos denotan potencias de diez: deca- expresa la multiplicación por diez (decámetro); hecto-, por cien (hectolitro); kilo-, por mil (kilogramo); mega-, por un millón (megahercio); giga-, por mil millones; y tera-, por un billón.

Los prefijos fraccionarios son deci- (decímetro), que denota la décima parte de una unidad; centi- (centigramo), la centésima; mili- (mililitro), la milésima; micro- (micrómetro), la millonésima, y nano- (nanosegundo), la milmillonésima parte. Son también fraccionarios, equivalentes a ‘medio’, semi- (semicírculo, semirrecta) y hemi- (hemisferio, hemistiquio). 

10.7.2 Prefijos gradativos y escalares 

10.7.2a Los prefijos gradativos miden o evalúan el grado con el que se manifiesta una propiedad o ponderan la intensidad con la que tiene lugar una acción o un evento. 

Pueden asimilarse a ellos los que establecen jerarquías o niveles en el interior de diversas escalas, que reciben a veces el nombre de escalares. La prefijación gradativa y escalar se aproxima a la locativa, puesto que las escalas se interpretan como jerarquías dispuestas verticalmente.

Así, el prefijo super-, variante culta de sobre-, es locativo en superestructura o superponer, pero gradativo con adjetivos (superblando, superbonito, supertonto), con adverbios (superbién, superlento) y con ciertos sustantivos (superpotencia, supercoche).

Marca también relevancia, preeminencia o realce en superagente, superjuez, supermercado o superministro, y en otros derivados similares en los que puede percibirse intención irónica. Puede expresar igualmente exceso, a veces en alternancia con sobre- (superabundancia ~ sobreabundancia,

superpoblación ~ sobrepoblación), que muestra este mismo significado con bases verbales (sobreactuar, sobrealimentar, sobrecargar), adjetivales (sobrehumano, sobrenatural) y nominales (sobredosis, sobrepeso, sobreprecio). 

10.7.2b El prefijo re- alterna con requete- y rete- en varias áreas lingüísticas. Expresa intensificación cuando se adjunta a algunos adjetivos y participios adjetivales (reseco, rebueno, redicho), así como a buen número de verbos (rebuscar, refregar, recocer). En el español juvenil del área rioplatense y, con menor intensidad, de la chilena, este prefijo ha adquirido una extensión léxica inusual en otras áreas. Se forman, en efecto, con él adjetivos como regrande, redivertido o reloco, adverbios como relejos y verbos como regustar (‘gustar muchísimo’). 

10.7.2c El prefijo ultra- expresa grado máximo en combinación con adjetivos calificativos y relacionales (ultraligero, ultracivilizado). Estas formaciones son muy frecuentes con bases adjetivales relativas a quien profesa creencias (ultracatólico), o a quien es partidario de adscripciones políticas o de pensamiento (ultraconservador, ultraliberal) y otras actitudes que el hablante considera extremas. Este prefijo puede denotar también exceso.

En general, los límites entre el grado elevado y el exceso no siempre son nítidos, especialmente cuando ultra- se antepone a bases nominales: ultracorrección, ultraderecha, ultraviolencia, etc.

También intensifica el grado con el que se manifiesta una propiedad el prefijo archi-, que se combina con adjetivos calificativos o con participios en uso adjetival: archiconocido, archidivertido, archifamoso. 

10.7.2d El prefijo semi- puede denotar el grado medio de una propiedad –interpretación gradativa–, como en semidormido, semiinconsciente, seminuevo, semitransparente, pero también una propiedad cercana a otra que no se alcanza completamente –interpretación aproximativa–, como en semianalfabeto o semiautomático.

El prefijo comparte esta segunda interpretación con casi, con la locución adverbial a medias y con el prefijo separable medio (§ 10.3.4c). Así pues, en Yo estaba medio muerto sobre el sollao (Galdós, Episodios) no se gradúa la propiedad de ‘estar muerto’, sino que se denota un estado próximo a la muerte.

Los adjetivos formados con el prefijo semipueden ser calificativos (semifrío, semiseco) o relacionales (semiprofesional, semiautomático). Entre los calificativos abundan los que denotan estados transitorios o episódicos, como semiborracho, semidesnudo o semivacío, así como los formados con bases participiales (semiabierto, semidrogado). Como en otros casos, la segmentación morfológica contribuye a determinar el significado de los derivados. 

Constrastan, en efecto, semi-profesional y semicircul-ar. En el primer caso, semi- admite la paráfrasis ‘no del todo’ (interpretación gradativa) e incide sobre una base adjetival; en el segundo significa ‘medio’, incide sobre una base nominal (círculo) y constituye un prefijo cuantificativo (§ 10.7.1c). El prefijo entre- también expresa grado medio antepuesto a algunos verbos (entreabrir, entrecerrar, entrever o entredormirse) y a adjetivos (entrecano, entreclaro). 

10.7.2e El prefijo hiper- denota exceso, sea en la intensidad con que sucede algo (hiperactividad) o en la cantidad o el grado que se atribuye a una propiedad (hipervitaminosis)

Por el contrario, expresan insuficiencia el prefijo infra-, que se combina con sustantivos (infrasalario, infravivienda), verbos (infrautilizar, infravalorar) y adjetivos (infrahumano); y el prefijo hipo-, bien en combinación con adjetivos (hipoalérgico, hipocalórico), bien con sustantivos (hipoglucemia, hipotermia). Sin embargo, el prefijo más productivo entre los que expresan este significado es sub-.

Antepuesto a ciertos verbos, contribuye a que denoten acciones que se dan en un nivel inferior al deseable o al esperable, como en subdesarrollar, subestimar o subemplear. 

Expresa también la falta de las condiciones necesarias para que algo pertenezca a la clase de entidades denotada por la base nominal a la que se antepone, como en subempleo, subcultura o submundo. 

10.7.2f El prefijo sub- no solo expresa gradación, sino que permite formar sustantivos que designan rangos o niveles en una jerarquía que se consideran subordinados a otros. Varios de ellos designan cargos o puestos (subcomandante, subcomisario, subdirector) o niveles relativos a la organización interna de las instituciones (subsecretaría, subsede) o, en general, de una clasificación o una taxonomía (subespecie, suborden). El valor de subordinación se manifiesta también con adjetivos relacionales (subatómico, subprofesional) y, de otra forma, con verbos como subarrendar o subdividir, que denotan acciones realizadas de manera subsidiaria o dependiente de alguna anterior (‘arrendar lo previamente arrendado’, ‘dividir lo ya dividido’). También designa rangos o niveles en una jerarquía el prefijo vice- (vicecónsul, vicegerente, vicetesorero) y su variante vi- (virrey). 

10.8 Prefijos negativos 

Expresan negación los prefijos cuyos derivados denotan la propiedad contraria a otra (inaccesible, desleal, anormal), la ausencia de una acción, entidad o propiedad (impago, analfabeto, sinvergüenza, no intervención) o la inversión de una acción o una situación previa (deshacer, desordenar). Es poco productivo el prefijo dis- (discapacitado,

disconforme, discontinuo, disgusto, dispar, disparejo), pero son sumamente productivos in- y des-. 

10.8.1 El prefijo in- 

10.8.1a El prefijo in- presenta las variantes i-, ante bases que comienzan por /l/ y /r/ (ilícito, irreal, irresponsable), e im-, delante de /b/ y /p/ (imbatible, impensable). Este prefijo forma numerosos adjetivos que constituyen las voces antónimas de las bases correspondientes, como imposible, impropio, impuro, inactivo, incapaz, incrédulo, indigno, indócil, inoportuno, inútil o inválido. Se aplica, en cambio, solo a algunos verbos (incomunicar, incumplir, insubordinar) y a unos pocos sustantivos (inacción, impiedad). Es frecuente derivar verbos de adjetivos que contienen el prefijo in-, como en intranquilo > intranquilizar. A este grupo pertenecen los verbos impacientar, importunar, incomodar, inmortalizar, inquietar o inutilizar, entre otros. También se forman algunos nombres a partir de adjetivos prefijados, como incapacidad (incapaz > incapacidad), indignidad o inquietud. Como antes, la segmentación determina en buena medida la interpretación semántica que corresponde a estas formas: inutil-izar ‘hacer inútil’ o ‘convertir en inútil’; indign-idad ‘cualidad de indigno’. 

10.8.1b Los adjetivos que admiten el prefijo in- se combinan con ser en las oraciones copulativas (posible > imposible). Los que se combinan con estar suelen rechazarlo (absorto, borracho, contento, descalzo, estupefacto, seco, etc.), con alguna excepción, como inconsciente ‘privado de sentido’. Tampoco es habitual obtener derivados en in- a partir de adjetivos relacionales (*inatómico, *ineconómico). Las excepciones, como inconstitucional, incivil o irreligioso, son solo aparentes, ya que se interpretan en su lectura calificativa (§ 13.5.3). 

10.8.1c Los adjetivos prefijados con in- no se forman siempre sobre sus correspondientes antónimos. Así, el prefijo aparece ya incorporado en algunos cultismos derivados del latín, como en impecable, impertérrito, incógnito, incólume, inefable, inescrutable e inextricable, y en adjetivos derivados de participios latinos, como ileso, inconcluso, indefenso, inédito, infecto, insepulto, intacto o intonso. Presentan bases nominales supletivas otros adjetivos de origen latino, como imberbe, impune, incoloro, inconsútil, indoloro, inerme, inerte e informe. 

10.8.1d Son frecuentes los derivados de adjetivos en -ble que presentan a la vez el prefijo in-, como indestructible, insospechable, insustituible e intachable (§ 7.4.3a). En la segmentación más común de estos derivados se agrega el prefijo al adjetivo: [in-[traducible]]. No obstante, una serie limitada de adjetivos formados con los mismos constituyentes (in-V-ble) admiten dos segmentaciones, correspondientes a dos significados distintos. Así, el adjetivo incomunicable puede segmentarse en la forma anterior, es decir, [in-[comunica-ble] ], que corresponde al significado ‘que no puede ser comunicado, inefable’; pero también es posible [ [in-comunica]-ble], que da lugar al significado ‘que puede ser incomunicado’ (hablando, por ejemplo, de presos o de cuartos en una vivienda). 

10.8.2 El prefijo des- 

10.8.2a Con este prefijo se crean numerosos nombres derivados que denotan acciones, situaciones o propiedades opuestas a las expresadas por sus bases nominales, como desacuerdo, desdicha, deshonor, despropósito o desvergüenza. En otros sustantivos, el prefijo se interpreta con sentido privativo: desaseo, desempleo, desmesura, desobediencia, desorden. El prefijo des- se combina también con bases adjetivales vinculadas a los participios (desafecto, descompuesto, descontento, desprevenido, desusado), pero solo se aplica a unos pocos adjetivos que carecen de tal vinculación, como desaprensivo, descortés, deshonesto, desigual, desleal, desobediente o desparejo.

Los esquemas parasintéticos des-N-ado y des-A-ado dan lugar a muchos derivados adjetivales: desalmado, desbravado, descarado, desganado, despiadado. 

10.8.2b Se distinguen cuatro interpretaciones de des- en los derivados verbales: 

1) Ausencia (desconocer algo ‘no conocerlo’);

2) Cese, cancelación o anulación (deshabitar un lugar ‘dejar de habitarlo’);

3) Acción contraria (descoser un vestido ‘desprenderle las puntadas’);

4) Acción inadecuada (desinformar a la gente ‘informarla mal’). 

Las interpretaciones más productivas son la 1 y especialmente la 3, llamada a veces reversiva. 

10.8.2c Los verbos del grupo 1 (desagradar, desaprovechar, desconfiar, desconocer, descreer, desmerecer, desobedecer, desoír) no siempre denotan la mera ausencia de cierta acción, sino que a veces expresan actuaciones intencionadas, como desobedecer. Asimismo, desagradar y no agradar no son totalmente equivalentes, como lo muestra la secuencia No me agrada. Más aún, me desagrada. Esta oración es plenamente informativa porque el verbo formado con prefijo negativo ocupa una posición más alta (en alguna escala gradativa) que la que corresponde a la variante con el adverbio no. Algunos derivados presentan rasgos de más de uno de los grupos. Así, descuidar ‘dejar de cuidar’ (grupo 2) puede asimilarse parcialmente al grupo 1 con el sentido ‘no cuidar’. Asimismo, desocupar (también correspondiente a 2) podría asimilarse a los verbos del grupo 3

10.8.2d La interpretación reversiva del prefijo des- es propia del grupo 3 y presupone la existencia de la acción previa expresada por la base, a diferencia del valor de contrariedad (grupo 1), que no conlleva tal presuposición. Es posible, en efecto, desconfiar de alguien en quien nunca se confió, pero solo puede desenchufarse algo que fue previamente enchufado. En su interpretación reversiva, el prefijo des- incide sobre verbos que indican acciones o procesos de cambio de estado o de posición, como desabrigar, desabrochar, desclavar, descoser, desenterrar, despintar o destapar, entre otros muchos.

Con frecuencia se obtiene más claramente la interpretación adecuada recurriendo a estructuras parasintéticas. Así, desaguar un embalse no es realizar la acción contraria a la de aguarlo (interpretación correspondiente a des-aguar), sino más bien quitarle el agua (por tanto des-N-ar: des-agua-ar). A este esquema responden también desacreditar(se), descorazonar(se), desequilibrar(se), desganar(se), deshabituar(se), deshonrar(se), desilusionar(se) y otros muchos verbos. Ha de tenerse en cuenta, por otra parte, que las pautas de los grupos 2 y 3 están estrechamente relacionadas: las dos suponen un componente previo, si bien en el caso de 3 es una acción y en el de 2, una situación. Así, la acción de desnacionalizar (grupo 2) no exige en quien la recibe la condición de haber sido nacionalizado antes, sino solo la de poseer cierta nacionalidad. 

10.8.3 El prefijo a- y los prefijos negativos separables 

El prefijo a- posee la variante alternante an- ante vocal. Unido a determinados adjetivos calificativos (anormal) y a una serie extensa de adjetivos relacionales (acrítico, apolítico, aséptico, atípico) expresa el concepto contrario al de la base. Es frecuente asimismo a- como prefijo privativo tanto en adjetivos (acéfalo, afónico, analfabeto, anónimo, átono) como en sustantivos (afasia, anarquía, anemia, anomia, anorexia)

Tiene también valor privativo el prefijo separable sin-, homófono de la preposición sin, que se combina con bases sustantivas para designar clases de personas (los sin techo, los sin ley, los sin patria, un sinvergüenza, el último con el prefijo integrado). 

En su variante de prefijo inseparable, sin- forma un número restringido de sustantivos de otro tipo: sinrazón, sinsentido, sinsabor (§ 10.1.2). También expresa ‘ausencia’ el prefijo separable no antepuesto a bases nominales deverbales (no agresión, no intervención) y deadjetivales (no responsabilidad). Se analiza en el § 48.2.2a. 

10.9 Prefijos opositivos y de actitud favorable 

Es menos nutrido el grupo de prefijos españoles que indican la actitud que se muestra ante algo (anticapitalismo, prodictatorial) o la finalidad con la que se realiza una acción o a la que se destina alguna cosa (contraargumentar, contrarrevolución). Expresan oposición a algo o a alguien los prefijos anti- y contra-, y denota actitud favorable pro-.Tanto anti- como pro- pueden usarse como prefijos separables en ciertos contextos (§ 10.3.4b). El prefijo anti- se une a bases nominales (antiaborto, antiácido, antivirus) y a adjetivos relacionales (antialérgico, antiacadémico, anticlerical). Se obtienen dos interpretaciones en los sustantivos antifascista, antimaterialista, antimonárquico, antirrepublicano,

antisurrealista y otros muchos similares según se opte por la paráfrasis ‘opuesto a lo + adjetivo’ (antimaterialista ‘opuesto a lo materialista’) o bien ‘opuesto al N-ismo’ (antimaterialista ‘opuesto al materialismo’). La pauta anti-N ha permitido crear adjetivos (o bien sustantivos en aposición) con ciertos nombres abstractos ( fiscal anticorrupción, reglas antisubsidio) o con bases nominales que designan lo que se pretende prevenir o evitar (chaleco antibalas, crema antiarrugas, faros antiniebla).

La misma interpretación se obtiene con bases adjetivales (antiaéreo, antiatómico, antigripal, antirrábico), muchas de ellas terminadas en -nte: anticoagulante, anticongelante, antideslizante. 

10.10 Prefijos adjetivales

Los prefijos adjetivales aportan un significado similar al de los adjetivos, en general menos abstracto que el de los prefijos descritos en las secciones precedentes. De hecho, aunque algunos pueden analizarse también como elementos compositivos, cabe considerarlos prefijos si se les asigna un estatuto especial dentro de esta categoría.

Corresponden a esta clase los prefijos siguientes: neo-, que significa ‘nuevo, moderno’ y que se reconoce sobre todo en formaciones con los sufijos -ismo, -ista (neoclasicismo, neocolonialismo; neoclasicista, neocolonialista); paleo-, que indica que la entidad expresada en el sustantivo al que antecede se manifiesta en su faceta o su modalidad más antigua o más temprana ( paleocristianismo, paleolítico); para-, que expresa que la noción denotada por la base no ha de ser tomada en su sentido estricto, ya que sus propiedades no se cumplen o no se satisfacen completamente ( paraciencia, paramilitar); pseudo-(escrito seudo- en seudónimo y seudópodo), que precede a numerosos adjetivos ( pseudoartístico, pseudocientífico) y sustantivos ( pseudoactivista, pseudoprogresismo) y hace referencia a variantes o versiones falsas, fraudulentas o fingidas de la noción denotada por la base; homo- y hetero-, que expresan respectivamente la igualdad o la diferencia que se establece entre dos entidades en relación con alguna propiedad particular: homófono ‘de igual sonido’, homogéneo ‘de características iguales’, homónimo ‘de nombre igual’, heteróclito ‘de diferente declinación’, heterónimo ‘de nombre diferente’.

___________________________

Recopilado
de:
LA NUEVA GRAMATICA DE LENGUA ESPAÑOLA DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA DE LA LENGUA - MANUAL

Este capítulo ha sido recopilado en la íntegra,incluso con los mismos números relacionados a esta parte. 

_________________________________

Por primera vez en la historia de la filología hispánica se ha elaborado una nueva gramática del español preparada conjuntamente por las veintidós Academias de la Lengua Española y con la asesoría de especialistas de reconocido prestigio. Esta obra colectiva presenta un mapa de la unidad y de la variedad del español en el ámbito de la gramática, ilustra las construcciones con ejemplos que proceden de muy diversas fuentes y valora tanto la corrección como la propiedad de los usos analizados. La Nueva gramática pone con claridad de manifiesto que la norma de corrección no la proporciona un solo país, sino que tiene carácter policéntrico.

LAS ACADEMIAS QUE HAN PARTICIPADO EN LA ELABORACIÓN DE ESTA NUEVA GRAMÁTICA

• Real Academia Española
• Academia Colombiana de la Lengua
• Academia Ecuatoriana de la Lengua
• Academia Mexicana de la Lengua
• Academia Salvadoreña de la Lengua
• Academia Venezolana de la Lengua
• Academia Chilena de la Lengua
• Academia Peruana de la Lengua
• Academia Guatemalteca de la Lengua
• Academia Costarricense de la Lengua
• Academia Filipina de la Lengua Española
• Academia Panameña de Lengua
• Academia Cubana de la Lengua
• Academia Paraguaya de la Lengua Española
• Academia Boliviana de la Lengua
• Academia Dominicana de la Lengua
• Academia Nicaragüense de la Lengua
• Academia Argentina de Letras
• Academia Nacional de Letras del Uruguay
• Academia Hondureña de la Lengua
• Academia Puertorriqueña de la Lengua Española
•Academia Norteamericana de la Lengua Española

___________________________

Recopilado
de:
Wikipedia

Recopilado
de:
LA NUEVA GRAMATICA DE LENGUA ESPAÑOLA DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA DE LA LENGUA - MANUAL

 

 

Principal El alfabeto español La acentuación La puntuación La apócope Los prefijos Los sufijos Palabras Compuestas El número El género El plural El adjetivo El adjetivo plural Los pronombres Artículo neutro - lo El Verbo