El rastro de Madrid

 

Principal
Acerca de Hispania
Acerca del idioma
Lengua castellana
Cultura española
El arte y la historia
Patrimonio histórico
Cocina con arte
Poesías sin fronteras
El mundo hispano
Diccionarios gratis
Páginas amigas

   

HISTORIA  DEL  RASTRO -  FERIAS  - EL  RASTRO  Y  LA  CULTURA

¿No encuentras lo que buscas? HAZLO EN EL BUSCADOR GOOGLE

   

¿No encuentras lo que buscas? HAZLO EN EL BUSCADOR GOOGLE

ETAPAS Y CAMBIOS HISTÓRICOS - COMPRAS - ROPAS  RASTRILLO

Es difícil describir con exactitud las etapas y los cambios históricos del Rastro. Apuntaremos aquí las etapas conocidas a través de los documentos y testimonios recopilados hasta nuestros días.

En los siglos XV, XVI y XVII, ropavejeros, mataderos y tenerías con los curtidores de pieles se asentaron en este barrio de las afueras de la Villa de Madrid y pronto fomentaron un comercio activo (Orígenes del Rastro). En 1497 se abrió el primer matadero municipal que durará poco tiempo: el Matadero Viejo.

Será remplazado por otro más abajo el “matadero abajo”en el Cerrillo del Rastro. Queda dibujado en el Plano de De Wit hacia 1635 (posiblemente elaborado en 1623).

En 1650, el matadero del Cerrillo del Rastro estaría reconstruido y muy bien anotado en el Plano de Texeira de 1656 (Documentos y Planos antiguos).

En 1669, otro matadero antiguo cercano a la Puerta de Toledo se reconstruyó y amplió para degüello de carneros, vacas, cabras, incluso toros lidiados y matados en las corridas. El matadero del Cerrillo del Rastro empezó a dedicarse a la matanza exclusiva de cerdos. Curiosamente, los dos mataderos repetidamente remodelados o ampliados subsistieron hasta el año 1928, fecha en la cual fueron trasladados al Barrio de Legazpi donde se inauguró otro nuevo.

Por lo cual en la mitad del siglo XVII, de punta a punta del barrio, se juntaban los negocios de la carnicería y curtidos de pieles con fabrica de zapatos, correajes, bastos y monturas, además de otros comercios de ropa, fábricas de productos derivados del sebo (velas, cirios y candelas).

Al final del siglo XVIII, empezaron a instalarse también vendedores de productos comestibles, tahonas, enseres y trastos de todo tipo, herramientas, quincalla e incluso objetos robados. Los nuevos puestos invadían la Plazuela del Rastro y la Ribera de Curtidores; luego vino una orden del Concejo que alejó las tenerías de la zona para evitar la contaminación del agua del río. Es justamente cuando ellos empiezan a desaparecer que el nombre de Ribera de Curtidores aparece en el Plano de Chalmandrier (Ribera de Courtidores) en 1761 y en el Plano de Espinosa realizado en 1769. (Documentos y Planos antiguos).

En el siglo XIX, llegaron los chamarileros, las almonedas, los anticuarios, las tiendas de compra-venta de muebles y objetos de valor, prendas y alhajas, los comercios de libros antiguos. También se organizaron los Bazares y las Galerías. Poco a poco, el Rastro se separó del matadero y adquirió un aspecto diferente al de sus orígenes. Durante la semana, el matadero siguió activo, rodeado de todo tipo de venta. El domingo por la mañana, los puestos desmontables se instalaron cada vez más numerosos, lo que atrajo a muchos madrileños y viajeros. Este mercado espontáneo y desordenado de cosas de valor en medio de enseres de todo tipo provocaba entre sus visitantes una búsqueda del tesoro. En 1861, Mesonero Romanos lo describe en su obra El antiguo Madrid en 1861. En 1876, Fernández de los Ríos en la Guía de Madrid habla del Rastro de los domingos por la mañana donde se venden cosas antiguas “de mérito” en medio de desperdicios.

En varias ocasiones (1854, 1885 y 1933), se trató de trasladar el Rastro de los puestos desmontables a otra parte. Pero nunca fue posible. El mercado siguió en su sitio.

En el siglo XX hasta los años 70, el Rastro de los domingos y festivos se parece mucho a la descripción del mercado diario hecha por Mesonero Romanos. También se parece a lo que cuenta Fernández de los Ríos del mercado de domingo y a las fotografías y grabados de la época con puestos desmontables en la Plaza de Cascorro y Ribera de Curtidores. La venta se extendió rápidamente alrededor de los mataderos del Rastro y de la Puerta de Toledo, tanto en la Plaza del Campillo del Mundo Nuevo como en el suelo de las aceras de las calles de todo el barrio. Durante los días laborables siguieron colocándose muchos puestos permanentes.

En 1902, el soldado Eloy Gonzalo, hijo de la Inclusa de Madrid, fue declarado héroe por su lucha en las casas de Cascorro en Cuba y el Rey Alfonso XIII erigió una estatua en su honor en la Plazuela del Rastro a la altura de la salida de la Calle de la Ruda. A pesar de que la plaza tomó unos años después el nombre de Nicolás Salmerón, esto no lo quiso saber nadie. La Plaza se llamó Cascorro y ... ¡su héroe también! Se aceptó oficialmente este nombre en 1941 con la placa correspondiente. La plaza de Cascorro con su estatua así como la Ribera de Curtidores son ahora el lugar más emblemático del Rastro.

En 1905, se derribó el “tapón del Rastro”. La manzana triangular de estas viejas casas, con la estatua tan cercana, molestaba el paso de la gente. Con esta operación desaparecieron la calle San Damasco y la calle del Cuervo que la rodeaban y la Plaza quedó ampliada hasta la Calle de San Millán y la Calle del Duque de Alba.

En 1928, los dos mataderos de la zona fueron trasladados al barrio de Legazpi y en el solar del Cerrillo se construyó la Tenencia de Alcaldía de la Arganzuela separando así la Plaza de Cascorro de la Plaza del General Vara del Rey. Este edificio bastante grande será inaugurado por el Ayuntamiento como Escuela Mayor de Danza a principios del siglo XXI.

A partir de los años 70, muchos artesanos se acomodaron en la plaza de Cascorro y atrajeron a bastante público.

En 1984, el Ayuntamiento de Madrid empezó un plan de reducción drástica del Rastro que continuará los años siguientes. Se prohibieron puestos en muchas calles el domingo y los que tenían todavía un carácter permanente durante la semana se quedaron confinados en un tramo de la Ribera de Curtidores entre la calle de la Ruda y la Calle Mira el Sol de martes a sábado (Boletín del Ayuntamiento de Madrid del 27 de diciembre de 1984).

En 1988 y 1989, el Ayuntamiento de Madrid remodeló el Rastro reduciendo otra vez en gran manera los puestos e imponiendo contribución anual a los vendedores que obtuvieron un permiso, siempre provisional y a renovar. Quedaron un poco más de 1.700 puestos.

En los años 90, se eliminaron definitivamente los puestos permanentes que se montaban de martes a sábado. Esta acción se hizo a petición de muchos comerciantes de tiendas.

En el año 2000, una Ordenanza actualmente en vigor sometió a todos los vendedores llamados “ambulantes” de puestos desmontables en el Rastro de domingos y festivos.

El Rastro desde el siglo XVII hasta nuestros días fue un barrio de gran actividad y comercio que los madrileños así como los forasteros de muchas partes frecuentaban asiduamente a pesar de los inconvenientes derivados del ruido, del desorden, de los olores, de los pícaros y ladrones, incluso de la falta de higiene. Y durante siglos, el Rastro guardará esta contradicción que le pertenece.

ETIMOLOGÍA:Debe su nombre a que antaño se ubicaban varias curtidurías en torno a la calle de la Ribera de Curtidores a proximidad del matadero que se encontraba en la ribera del Río Manzanares, por lo que al transportar arrastrando las reses ya muertas con sus  pieles desde el matadero hasta las curtidurías, se dejaba un rastro de sangre.

LOCALIZACIÓN Y HORARIO: Según la normativa municipal, el Rastro tiene lugar todos los domingos y días festivos del año entre las 9:00 y las 15:00 horas en el barrio de Embajadores, en el distrito Centro. Un máximo de 3 500 puestos de venta se extienden en torno a la Plaza de Cascorro y su monumento dedicado a Eloy Gonzalo en el extremo norte, el eje de la calle de Ribera de Curtidores y calles aledañas, la calle Embajadores al este, y la Ronda de Toledo y la Plaza del Campillo del Mundo Nuevo al sur.TRANSPORTE

La red del Metro de Madrid permite el acceso al rastro desde la líneas:

  • Línea 3 Línea 3 en sus estaciones de Embajadores, Estación de Lavapiés y Sol.

  • Línea 5 Línea 5 en sus estaciones de La Latina, Puerta de Toledo, Acacias.

  • Línea 2 Línea 2 en sus estaciones de Sol y Opera.

También se puede acceder desde las líneas de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid o EMT en sus recorridos cercanos a algunas calles de la celebración del Rastro. Y a través de Cercanías Renfe

  • Línea C5 Embajadores

DESCRIPCIÓN: Para el escritor alemán Hans Magnus Enzensberger el rastro es la última frontera de Europa con África, constatando la diversidad de personas de diferentes países y etnias que afluyen en busca de curiosidades y gangas, hacer turismo, degustar la gastronomía de madrid o simplemente pasearse. Tradicionalmente, la actividad comercial se centra en artículos que no se comercializan en los mercados y establecimientos clásicos como mercancías viejas y extrañas, rarezas y objetos diversos.

RITMO DEL MERCADO :Dentro del horario del Rastro, la afluencia del público es variable en función de sus intereses. Según la página de promoción del mercado, si se está interesado en vivir la experiencia como turisa lo aconsejable es acudir a las 11.00, que es la hora a partir de la cual se congrega un mayor número de gente. Si lo que se desea es regatear en algunos de los puestos con la intención de adquirir algún artículo lo aconsejable es pasarse antes: entre las 9.00 y las 10.00. El momento álgido del mercado es hacia las 13.00.

A medida que se acerca el mediodía la gente suele acercarse a los bares que hayen los extremos y en torno a la Plaza de Cascorro y toma allí un chato de vino acompañado de alguna tapa que puede ser: unas sardinas a la parrilla, o unas berenjenas en vinagre junto con una caña ... la oferta es diversa. En este momento el rastro empieza a bajar en número de gente y va disolviéndose poco a poco hasta que a las 15.00 o 16.00 (depende de si es invierno o verano) ya no hay casi puestos.

VENTA ESPECIALIZADA

Existen calles y plazas que por tradición, o por la congregación de puestos especializados, se centran en ofrecer un tipo de producto en particular:

  • La calle Fray Ceferino González es conocida por la de los Pájaros debido a la venta antiguamente ambulante de animales de compañía y de aves o de artículos para su cuidado.

  • La calle de San Cayetano conocida también por la de los Pintores por sus locales no ambulantes destinados a la venta de óleos e ilustraciones o artículos para la práctica del dibujo y la pintura

  • La calle de Rodas y las Plazas de General Vara del Rey (antigua del escritor Antonio Zozaya) y de Campillo del Mundo Nuevo: todas ellas especializadas en la compra venta de revistas y cromos o estampas, donde es frecuente ver a niños intercambiándolos por la zona.

  • Las calles del Carnero y la de Carlos Arniches, donde los bouquinistas ofrecen libros de viejo, ocasión o de colección.

  • La Plaza de Cascorro, especializada en la venta de ropa underground y accesorios.

  • En la calle Mira el Sol está el más cinéfilo de los videoclubs: desde Tarkovsky hasta Pajares.

 
El rastro en la cultura / EN LA CINEMATROGRAFÍA
  • La película "Domingo de Carnaval" del cineasta Edgar Neville que en 1945 dirige una película de una trama policiaca ambientada en el Rastro de Madrid.
  • En la película "Día tras día", del director de cine José María Forqué rodada en 1951 existen un par de escenas ambientadas en el rastro.
  • La película "Laberinto de pasiones" (1982) del cineasta español Pedro Almodóvar.

EN LA LITERATURA

El escritor Ramón Gómez de la Serna sintió interés por el madrileñismo castizo y encontró una forma de renovar el costumbrismo que se había utilizado en su descripción en la metáfora del mercadillo de Madrid, al que dedicó su libro El Rastro, donde los objetos infortunados y abandonados son salvados por su evocación lírica. El escritor y periodista Pedro de Répide escribe una novela denominada "Del Rastro a Maravillas".

EN LA MÚSICA :El cantante Patxi Andión hizo famosa una canción en los 70 sobre el rastro de Madrid, con el estribillo: Una dos y tres una dos y tres lo que usted no quiera para el rastro es.

CURIOSIDADES: El cantante denominado El Fary en sus tiempos iniciales una vez grabados y editados los discos, él mismo los vendía en el Rastro de Madrid.

La cantante Olvido Gara conocida por el nombre artístico de Alaska frecuenta y congrega gente en sus inicios de su carrera en el rastro madrileño, en lo que se llamaba el rollo (y más tarde se rebautizaría como la movida).

El Cantante Español Joaquin Sabina menciona a El Rastro en canciones como C"on la frente marchita" de su album Mentiras Piadosas y En su canción "Dieguitos y Mafaldas".

EL RASTRO DE LOS DOMINGOS Y FESTIVOS: El Rastro de los domingos empezó a ser una realidad en el siglo XIX aunque todavía se vendía de todo en el barrio durante la semana. No se sabe exactamente cuando se asentó el mercado fuera de los días hábiles

Durante siglos hubo comercio en las aceras y vendedores que "deambulaban" en las calles del barrio y en la Plazuela del Rastro (Plaza de Cascorro) mientras estaban los mataderos abiertos. Y esta venta aumentó a lo largo de los años con puestos colocados en la calle, imponiéndose gracias al interés del público.

En El antiguo Madrid, obra editada en 1861, Mesonero Romanos describe el Rastro como una venta de "todos los ustensilios, muebles, ropas y cachivaches averiados por el tiempo, castigados por la fortuna, ó sustraídos por el ingenio á sus legítimos dueños. Allí es donde acuden á proveerse de los respectivos menesteres las clases desvalidas, los jornaleros y artesanos; á las miserables covachas de aquellos mauleros cubiertas literalmente de retales de paño, de telas de todos los colores; á los tinglados de los chamarileros, henchidos de herramientas, cerraduras, cazos, sartenes, velones, relojes, cadenas y otras baratijas; á los montones improvisados de libros, estampas y cuadros viejos, que cubren el pequeño espacio de pavimento que dejan los puestos fijos, asisten diariamente en busca de alguna ganga ó chiripa los aficionados veteranos, rebuscadores de antigüedades, arqueólogos y numismáticos de deshecho, bibliógrafos y coleccionistas de viejo..." Este cuadro del mercado de todos los días representa con bastante exactitud lo que se conoció en el siglo XX como el Rastro hasta el día de hoy, a pesar de la reordenación y reducción que se le impuso.

Lo cierto es que, en la segunda mitad del siglo XIX, el mercado se instaló el domingo además de los días hábiles hasta celebrarse casi exclusivamente los domingos. Esto lo confirma Fernández de los Ríos en su Guía de Madrid de 1876. "Celébrase los domingos por la mañana en la Rivera de Curtidores, y todavía se suelen encontrar, entre infinidad de cosas, cuya utilidad y valor no se comprenden, otras antiguas de mérito, que con ellas van revueltas á aquel heterogéneo depósito de desperdicios." Paulatinamente, llegó a ser una costumbre madrileña visitar el Rastro todos los días festivos.

PROPUESTA PARA LA MEJORA DEL RASTRO: realizada por NEARCO para la Junta Municipal de Distrito de Centro del Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid

1. CARACTERIZACIÓN DEL RASTRO: En prácticamente todas las grandes ciudades europeas, y en muchas americanas, perviven mercados tradicionales que han heredado emplazamientos y, en buena parte, tradiciones centenarias. El Rastro de Madrid es uno de ellos y, aunque con antecedentes en el siglo XIV, desde el siglo XVI ha aglutinado en torno a la Ribera de Curtidores a comerciantes, artesanos, hospedajes, establecimientos de restauración y a vecinos para los que El Rastro da identidad propia. Buena parte de esa fisonomía sobrevive, a veces con mínimas adaptaciones, y hace del Rastro un espacio singular y una referencia tanto para los madrileños como para los turistas nacionales y extranjeros. El Rastro constituye, también, una referencia social y cultural, ha sido escenario privilegiado en etapas concretas de la vida de la ciudad, como en el siglo de Oro, los años posteriores a la elección de la primera corporación democrática... sus calles y personajes han sido elemento de inspiración para escritores como Quevedo o Ramón Gómez de la Serna y, más recientemente, para cineastas como Carlos Saura, fotógrafos y músicos (Patxi Andión o Parrita). Hoy cuenta con personalidades de la vida política y cultural que han escogido vivir en sus proximidades. El Rastro, al estar al lado de una las puertas de Madrid (la de Toledo), ha sido lugar de asentamiento de inmigrantes (nacionales o extranjeros). Flujos que varían según las épocas y que han ido formando la identidad social del barrio. El Rastro es hoy un universo urbano metáfora del mestizaje que la ciudad ha tenido desde su creación y está pintado por todos los colores humanos que se dan cita en Madrid. Si bien es símbolo de lo más castizo, de la estirpe más vieja de la capital, es también símbolo de lo más mestizo, de la conjunción de diferentes idiomas, acentos y civilizaciones. El distrito Centro y más concretamente el barrio de Embajadores, a la que estadísticamente pertenece El Rastro y su zona de influencia, sigue recibiendo a los nuevos inmigrantes, en mayor número y variedad de origen que ningún otro barrio de Madrid: América latina, Magreb, África negra, Asía y más recientemente, Europa del Este.

Esa realidad demográfica debe tenerse en cuenta en cualquier proyecto de intervención de la zona.   

 

MADRID

Distrito CENTRO

Embajadores

Total

     3.182.138

151.568

50.998

Españoles

2.749.668

110.258

35.263

Extranjeros

% del total

432.470

13,6%

41.310

27,3%

15.735

30,9%

 

Fuente: Madrid Datos, Ayuntamiento de Madrid

Algunas notas identificativas del Rastro: El Rastro, mercado de Ribera de Curtidores y zonas aledañas, está unido a la historia social, económica y cultural del centro de Madrid desde hace 400 años. Alrededor de El Rastro se ha construido un tejido social y económico, que aunque se adapta a los tiempos, mantiene características propias: pequeño comerciante, artesanos, diversidad demográfica... En la última década se observa una rápida transformación de la zona de influencia. Desde el punto de vista comercial, se ha producido una rápida desaparición del comercio de barrio sustituido por tiendas al mayor. Desde el punto de vista demográfico ha aumentado rápidamente la población extranjera, con la aparición de comercios y lugares de encuentro y ocio de diversas nacionalidades.

  • Como mercado sigue conservando buena parte de su estructura y espíritu: mercado de antigüedades, de oportunidades, de mercancías viejas y extrañas (objetos imposibles de encontrar en otro sitio) y productos propios de la venta ambulante (fundamentalmente textiles, utensilios para el hogar, y artesanía). Su Ordenanza excluye productos alimenticios, la venta de animales y los que conlleven riesgo sanitario. 􀂾 En el Rastro se dan cita distintos tipos de vendedores, siempre sometidos a la obtención de licencia. Pueden ser un profesional o habitual de la venta y tener también establecimiento fijo (comerciantes) y/o sólo puestos (vendedores). Pero también pueden ser personas que sólo ejercen la venta en su puesto del Rastro, como actividad única o complementaria. Las preocupaciones e intereses de todos ellos no son, por tanto idénticas, pero todas ellas han de tenerse en cuenta para que el Rastro conserve la diversidad que hoy es una de sus características más apreciadas.

  • Lugar de encuentro ciudadano para madrileños y visitantes. Si hasta los años 70, El Rastro era principalmente un mercado para madrileños, el fenómeno del turismo urbano (nacional y extranjero) y de la “movida madrileña” pusieron al Rastro en el itinerario turístico obligado de los visitantes de Madrid. Esa tendencia parece haberse interrumpido en los últimos años y es motivo de preocupación tanto para comerciante y vendedores como para el sector turístico madrileño y los responsables municipales.

  • En una ciudad relativamente reciente como Madrid, El Rastro es una de sus instituciones más antiguas. Los rastros son uno de los espacios más revitalizados cómo polo de atracción para ciudadanos y visitantes en las políticas de promoción turística y comercial de ciudades con casco histórico. Es una tendencia que se observa en toda Europa. Si el Rastro no existiese, habría que inventarlo en una estrategia de promocionar a Madrid como destino turístico. Y habría que situarlo, precisamente, donde está desde hace 400 años.

  • El Rastro es más que el nombre de un mercado o la identificación de una zona de la ciudad: rastro es en castellano el genérico para los mercados de sus mismas características. Y así en español nos referimos a la Pulgas como el rastro de París, a Porto bello, como el rastro de Londres... El Rastro ha conseguido lo que es el mayor objetivo en estrategia comercial, que su nombre (marca) sirva par identificar un producto o servicio. Sin embargo, el Rastro, al igual que el conjunto de la ciudad, se haya sometido a cambios de todo tipo (demográficos, sociales, comerciales, culturales…) que hacen necesario adaptarlo a las necesidades y expectativas de todos los que permiten su supervivencia: visitantes, vecinos, comerciante, vendedores y, en general, todos aquellos que hacen de El Rastro un espacio vivo. En los últimos años se observan, pues, cambios que están afectando al Rastro y su zona de influencia:

  • Cambios en los hábitos de compra que van unidos a nuevas ofertas de ocio y comerciales: o Apertura de centros comerciales y ocio en Domingos y festivos. o Aparición de mercadillos locales que replican parte de la oferta de El Rastro. o Popularización del pago por métodos electrónicos y a crédito. o Preferencia por el diseño moderno en la decoración, frente al rústico o tradicional de hace unos años. o Oferta comercial de todo tipo de producto por cadenas internacionales a precios muy competitivos Zara, HM, CASA, Ikea, todo a 100...).

  • Los visitantes tienen exigencias más altas en cuestiones como: o La facilidad de acceso por medios de transporte público y, sobre todo, privado (dificultad de circular y aparcar). o Comodidad en la circulación entre los puestos, las aglomeraciones desaniman al peatón y dificultan el acceso a los puestos. o De información sobre itinerarios. o De seguridad personal (perdidas, robos...) 􀀹 Los vecinos desean mayor calidad en su hábitat: o Facilidad de acceso y circulación. o Mayor seguridad (robos, evacuación...) Renovación de edificios y espacios urbanos. o Menos ruidos. o Más comercio tradicional. Esos cambios y presiones tienen repercusión en la percepción que del Rastro tienen sus visitantes, vecinos, comerciantes, vendedores y opinión pública, en general y han ido generando las siguientes caracterizaciones negativas que deben tenerse en cuenta en el análisis que permitirá establecer el Plan de Mejora del Rastro:

  • El Rastro es percibido como un lugar inseguro tanto por vendedores, comerciantes, vecinos y visitantes:

  • Inseguro para las personas, especialmente en caso de emergencia sanitaria.

  •  Inseguro para los bienes, especialmente robos.

  • El Rastro tanto como mercado de Domingo y festivos, como comercio fijo, ha perdido visitantes.

  • Según estimaciones de policía municipal y vendedores y comerciantes entre un 30 y un 50%.

  • Esa menor afluencia tiene efectos en las ventas del todo el sector.

  • El Rastro es un lugar que no está señalizado ni como zona turística ni como mercado y, por lo tanto se percibe como desordenado, lo que desincentiva su visita.

  • Carece de señalización de itinerarios turísticos para su recorrido durante la semana.

  • Carece de mapas o indicadores de situación de puestos durante la celebración del mercado.

  •  Es visto como un lugar sucio y deteriorado: 􀂃 Falta de completar el programa de renovación de fachadas y edificios. 􀂃 Comercios y puestos con una estética poco actualizada.

  • El Rastro parece haber perdido identidad y derivado hacia una oferta más homogénea.

  • Los objetos raros o de segunda mano (el mercado de viejo) han ido perdiendo terreno frente a productos nuevos, no artesanos que se repiten y se pueden encontrar habitualmente en otros comercios 􀂾 El Rastro ya no es lugar de obligada visita para los turistas, españoles o extranjeros, que visitan Madrid. 􀂃 No hay itinerario turístico.

  • No ofrece la oferta de servicios( ocio / comercial) que busca el turista habitual. 􀂾 Los comerciantes, vendedores y vecinos han manifestado en los últimos años su preocupación por el deterioro urbanístico y económico de la zona. El Ayuntamiento de Madrid, consciente de esta situación decide afrontar su mejora para eliminar las caracterizaciones negativas, reformular un proyecto para el Rastro del siglo XXI, en un proceso en el que la participación ciudadana es esencial para asegurar el más amplio consenso. El Rastro cobrará el protagonismo que se merece ante entornos muy sensibilizados: sector turístico, vecinos, comerciantes, vendedores… El Ayuntamiento de Madrid entiende que debe realizarse un plan para el barrio. Un plan para convertirlo en el escaparate más emblemático del nuevo pulso cultural de la ciudad. Un plan para potenciar sus virtudes como sedimento de culturas, como vaso comunicante entre lo viejo y lo moderno, entre la ciudad de siempre y la ciudad transformada.

OBJETIVO ESTRATÉGICO

Mejorar el Rastro para generar la revitalización de la zona:

  • Revitalización económica: de comercios y puestos del propio Rastro, pero también de actividades complementarias (restauración, servicios, asistencia a los consumidores…)

  • Revitalización vecinal: un barrio para vivir y disfrutar. 􀂃 Revitalización turística: un lugar que visitar, una oferta turística y comercial que aprovechar.

El Rastro es una oportunidad y no un problema:

  • El Rastro como espacio de desarrollo económico y comercial de un Madrid próspero: las ofertas comerciales y los hábitos de compra han evolucionado. Sin embargo hay cada vez mayor demanda de productos (tradicionales, artesanales, étnicos, singulares...) y de fórmulas (mercadillo de nuevo - especialmente ropa- venta de objetos por traslado o renovación- “garage sale”-...) que son propios al concepto del Rastro. Una mejora del Rastro implicará un efecto dominó en todos los comercios y servicios de la zona. La transformación del barrio será una consecuencia colateral en el medio plazo. 􀂾 El Rastro como espacio de integración social y cultural: Madrid ciudad abierta. Mejorar el Rastro contribuirá a mejorar la calidad de vida de los vecinos, con una consecuencia directa en hacer que el barrio sea atractivo para permanecer en él o para trasladarse a él.

  • El Rastro y su zona de influencia eje de atracción turística de Madrid y uno de los iconos madrileños para su posicionamiento nacional e internacional. El Rastro reúne todas las características necesarias para ser una atracción turística de primer orden: su emplazamiento en la zona antigua de Madrid, su tradición y su oferta comercial.

EJES PARA LA MEJORA DEL RASTRO

  • Seguridad: Un Rastro donde la seguridad no sólo este garantizada sino también sea percibida.

  • Puestos: Reordenación de los puestos, con la participación de las partes interesadas.

  • Creación marca Rastro: Creación de una marca para el Rastro que sirva de elemento de identificación y posicionamiento. 

  • Adaptación de espacios urbanos: Readaptación de espacios urbanos que respondan a las mejoras que se introduzcan. 􀂾

  • Renovación de la oferta de productos y servicios: Gastronomía - Venta de segunda mano de particular a particular(“garage sale”)

  • Escaparate cultural: Un Rastro abierto a la integración cultural, con una reorientación de los puestos y una reordenación y ampliación del espacio para reflejar el Madrid multicultural: Mercados de artesanía del Mundo, Mercado de las Especias…

  • Actividades culturales de calidad que animen el espacio y sean polo de atracción.

La comunicación del proyecto de mejora de El Rastro es un aspecto estratégico. Los elementos sobre los que articular la comunicación sobre el Rastro serán:

1. La seguridad del Rastro

2. Las nuevas ofertas que podrán gozar los visitantes del mercado.

3. Las mejoras para los visitantes, ciudadanos de Madrid, los vecinos del barrio y los vendedores y comerciantes.

4. El Rastro un mercado singular en un barrio histórico 12.

SEGURIDAD: El análisis de la seguridad en el Rastro y las propuestas para garantizarla de una manera eficaz constituyen uno de los ejes fundamentales para la mejora del Rastro y uno de los que debe ser objeto de debate con el concurso de especialistas para que las medidas que se adopten respondan a la magnitud real del problema. La seguridad es una demanda de los dos sectores cuya interacción produce la existencia del Rastro como centro de visita y zona comercial: 􀀹 los vendedores y comerciantes 􀀹 los visitantes y compradores La percepción debe ser confirmada con un diagnóstico sobre datos comparativos con otras zonas semejantes y otros periodos para poder valorarlo y adoptar medidas eficaces. El análisis de la seguridad, en todo caso, deberá tener en cuenta no solo los datos objetivos que los informes policiales aportarán: nº de denuncias, tipologías de delitos, etc. sino también y, fundamentalmente, la seguridad percibida, ya que no existe, necesariamente, una correlación entre la comisión de faltas y delitos, que constituye la base para la valoración objetiva de la seguridad, y la percepción de una persona o un colectivo sobre la seguridad en una zona concreta. Mientras que el control para la prevención de los delitos, esto es, la disuasión a los potenciales delincuentes, así como la persecución de los mismos y la atención a las victimas es una labor policial, la percepción sobre la falta de seguridad se construye con un conjunto de elementos objetivos (victimas directas, visión de la comisión de delitos) y subjetivos (comentarios de terceros, opinión publica, medios de comunicación) que hay que analizar para gestionar también con eficacia la imagen del Rastro como un lugar inseguro que produce, sin duda alguna, un efecto disuasivo entre potenciales visitantes. Por ello, junto a las medidas policiales y de control, será necesario desarrollar otras de carácter informativo para que la mejora sea percibida adecuadamente. Una vez la seguridad esté garantizada con los niveles adecuados, la percepción de esa garantía debe construirse sobre elementos objetivables: visibilidad policial, colaboración de comerciantes y vendedores, asistencia a las víctimas, existencia de traductores para visitantes extranjeros, etc. y ser un elemento que se resalte en la política de comunicación e información.

  • La percepción de inseguridad para el visitante tiene diferentes orígenes:

  • La insuficiente visibilidad de la policía que patrulla.

  • La presencia de vendedores ilegales (top manta), que provocan actuaciones policiales visibles y da sensación de descontrol e inseguridad.

  • La dificultad de dar una respuesta rápida y satisfactoria a las victimas de los delitos (generalmente robo sin agresión).

  • Por la dificultad de orientarse y circular (especialmente para los extranjeros y visitantes ocasionales y en las horas punta). Es necesario realizar un análisis ad hoc que valide esas percepciones y que tenga en cuenta: Estudios y propuestas anteriores. Datos comparativos reales de los delitos que se cometen (venta ilegal, robos con intimidación, sin intimidación, agresiones...). Tipología del delincuente. Lugares y días en que se cometen.  Avance de soluciones, en la que deberá reflejarse una adaptación de los recursos policiales al volumen de delitos y la realización de una campaña en colaboración con los sectores afectados para combatir la inseguridad percibida. Las medidas a adoptar tienen que contemplar, al menos, cuatro supuestos:

  • 1. Los delitos contra la propiedad y las personas (robos, agresiones...)

  • 2. Los delitos contra la propiedad intelectual e industrial: piratería, top manta.

  • 3. La venta ilegal vulnerando las ordenanzas municipales.

  • 4. La inseguridad percibida.

PUESTOS

La actual Ordenanza del Rastro, aprobada con el consenso de todas las fuerzas políticas en 2000 dedica buena parte de sus disposiciones a la ordenación de los puestos de venta, desde su número (3.500 módulos), hasta sus dimensiones, y características esenciales. Así pues, toda aportación sustancial al estado actual debe hacerse con las máximas precauciones y consenso. La reflexión sobre los puestos de venta tiene diferentes aspectos a los que la consulta de las partes afectadas irá aportando elementos de juicio que fundamenten las medidas a adoptar, sin ignorar el marco normativo pertinente:

Espacios físicos

  • El visitante de El Rastro debe ser más que un turista que se pasea y que responde al estímulo de compra de lo que encuentra accidentalmente. El visitante debe ser considerado como un posible comprador.

  • La ubicación de los puestos, además de otras consideraciones debería responder al principio de eficacia. Al menos al del itinerario señalizado.

  • La ubicación debe respetar, en cualquier caso, y de forma estricta el principio de seguridad de la circulación de visitantes y de evacuación, tanto de visitantes como de vecinos.

Adjudicación

  • La Ordenanza es estricta en este aspecto. Cabría pensar en una fórmula más flexible para nuevas ofertas (puesto temporal para venta de segunda mano de particular a particular).

Fisonomía / estética

  • El carácter “informal” de este mercado debería conciliarse con un esfuerzo de comerciantes y vendedores en la mejora estética de sus puestos y establecimientos para contribuir al atractivo del entorno.

  • El visitante es cada vez más sensible a la estética del entor

En este eje es también esencial contar con la opinión cualificada de especialistas en mercadotecnia, hacer un análisis comparativo de otros mercados similares para incorporar las mejores prácticas y respetar escrupulosamente el carácter participativo de todo el proceso. En todo caso, las medidas propuestas deberán tener en cuenta los distintos intereses:

01 - El interés general, que se puede concretar en la consecución del objetivo estratégico Revitalización del Rastro

  • a) Mejora de la seguridad (tránsito de visitantes y evacuación).

  • b) Mejora de la orientación de los compradores, mediante señalización adecuada.

  • c) Mejora de la habitabilidad vecinal, El Rastro es más que un mercado, es un espacio urbano habitado.

  • d) Desarrollo de su capacidad de atracción turística, mejora y ampliación de servicios complementarios, especialmente: Información  - restauración

02 - Los intereses particulares de vecinos

  • a) Acceso a las viviendas

  • b) Ruidos

  • c) Limpieza

03 Los intereses particulares de comerciantes

  • a) Derechos adquiridos: Puestos delante de sus establecimientos - Acceso a las tiendas

  • b) Expectativas legítimas: Conservación del carácter del Rastro - Ausencia del comercio al mayor.

04 - Los intereses particulares de vendedores

  • a) Derechos adquiridos: Ubicación de puestos o participación en su modificación.

  • b) Expectativas legítimas: Recuperación de espacios, actividades y días de mercado perdidos en los últimos años.

MARCA RASTRO: La marca Rastro necesita una identidad gráfica que contribuya a relanzar el producto “Rastro”. Su proceso de creación debe hacerse como el mismo Rastro: de una manera participativa, abierta, cosmopolita y a la vez castiza. El Rastro es varias cosas a la vez: un espacio urbano para la convivencia, un mercado callejero, una referencia para los visitantes y turistas que saben que el Rastro constituye un lugar definido en la geografía que hay que recorrer, y todas esas funciones que cumple como promotor de convivencia, encuentro e intercambio comercial constituye un imaginario que es uno de los rasgos más genuinos de Madrid. Sin embargo, como potente imaginario carece de un símbolo, de un icono, no solo que concrete visualmente ese imaginario, sino que lo convierta en un elemento de identificación, en una marca capaz de precisar, indicar y orientar al visitante y de atribuir a productos y servicios que obtenemos en el Rastro su origen, de una señal que permita ver al comprador y exhibir a los que lo contemplen el compromiso que adquirimos con el Rastro al visitarlo. Por todo ello, proponemos la creación de una marca para el Rastro a través de un concurso abierto que definirá tanto las identidades gráficas como las aplicaciones.

  • El proceso de creación de una marca Rastro es muestra de una voluntad de revitalización del mercado que sirve, además, como un elemento de publicidad que pone al Rastro en el foco de atención. Identificar una imagen gráfica para el Rastro al tiempo que se difunde el plan que renovará la zona y contribuirá a desarrollar elementos de modernización desde la tradición del Rastro.

  • Una vez definida, sirve para consolidar el proyecto, para desarrollar elementos útiles a la vez que estéticos: mapas, folletos, señalización…

  • La comercialización de productos (merchandising) Rastro constituirá además de una fuente de generación de recursos, publicidad indirecta.

  • El icono sirve para identificar la zona y se integra en la señalización.

El proceso de elección de un logotipo para el Rastro, ayuda a posicionar el objetivo estratégico del proyecto:

  • Permite articular la difusión de un Plan de Trabajo para ordenar la mejora del Rastro.

  • Permite escenificar los aspectos más determinantes del Rastro en esta estrategia: su carácter cosmopolita y arraigado, su perfil de integración comunitaria y su naturaleza de “escaparate” de Madrid.

ADAPTACIÓN DE ESPACIOS URBANOS> La adaptación de espacios urbanos a la mejora de El Rastro es una intervención esencial y que cae de lleno en las distintas competencias municipales. Por ello, este eje será el que precise de una mayor aportación de los distintos servicios municipales, pero al mismo tiempo, no puede ser hurtado a las aportaciones de todos los colectivos interesados. Entre esos colectivos, y al lado de vecinos, comerciantes, vendedores están el reto de ciudadanos y colectivos profesionales como arquitectos y urbanistas. Entre los aspectos a considerar estarían:

Incorporación al proyecto de Mejora del Rastro su zona de influencia, no para ampliar el mercado, sino para completar la oferta global (comercial y de ocio) en torno al Rastro y la intervención urbanística pertinente.

  • Adecuación de las plazas y calles para su compatibilidad comercial y circulación de visitantes. La zona ha ido sufriendo diferentes intervenciones urbanísticas que deberán completarse una vez se termine el proceso de definición de las diferentes actuaciones para la mejora.

  • Reordenación del trafico y accesos Completará el aspecto urbanístico, facilitando y no desmotivando la visita y respondiendo a las expectativas de los vecinos de la zona.

  • Ordenación de la carga y descarga En función de las necesidades y de acuerdo con la Ordenanza municipal en proyecto sobre este aspecto. 􀂾 Limpieza, tanto de espacios como de edificios.

  • Señalización Señalizar tiene dos beneficios inmediatos: La zona queda claramente individualizada y se consolida su identidad.

  • Los visitantes se orientan, lo que da sensación de seguridad y comodidad, talante indispensable para tener una disposición favorable para el disfrute de todas las ofertas que el Rastro aglutina.

RENOVACIÓN DE LA OFERTA: El Rastro tiene que completar y renovar su oferta actual incorporando, a su oferta directa o en su zona de influencia, productos y servicios que son reclamados por el visitante / consumidor actual. La renovación de la oferta necesita de:

  • 􀀹 Definición de los productos o servicios

  • Delimitación y organización de los espacios

  • Reglamentación, sí necesario, de su prestación

  • Calendario de implantación

Algunas sugerencias:

  • Renovación de la oferta gastronómica, insuficiente en número y necesitada de renovación en los establecimientos y variedad.

  • La oferta gastronómica (terrazas, bares, restaurantes..) ha servido para revitalizar zonas adyacentes (Plaza de la Paja) y tiene un amplio margen de mejora, tanto en cantidad como en calidad.

  • Mercado de segunda mano (“garage sale”), de particular a particular que complete al tradicional de viejo (con puesto fijo).
    La movilidad de población de una ciudad como Madrid y los hábitos de compra y decoración han hecho proliferar en otras ciudades esa fórmula de venta de enseres domésticos de particular a particular con motivo de traslados o renovaciones. Poco habitual hasta ahora en nuestra cultura de consumo y venta, es reclamada por el ciudadano y necesita de un espacio donde realizarse.

ESPACIO CULTURAL: El Rastro no sólo es un mercadillo, sino también un espacio cultural, un punto de encuentro, un lugar para la convivencia. Por ello, una propuesta de mejora del Rastro, necesariamente ha de tener en cuenta esta dimensión de referencia cultural, para integrar las distintas culturas que en él se dan cita completando tanto la oferta comercial con actividades paralelas que sean a la vez una respuesta a la pluralidad cultural y al dinamismo de la ciudad, de sus músicos y creadores y una oferta complementaria para que el Rastro refuerce su imagen de lugar de visita entre las rutas de la ciudad.

Actividades culturales de calidad que animen el espacio y sean polo de atracción para turistas, y que den al Rastro un aire lúdico y festivo: actividades musicales, teatro de calle, marionetas…

  • Para ello, y junto a la utilización de espacios públicos al aire libre, como la Plaza del Mercado de la Puerta de Toledo, debe buscarse también la utilización e integración de infraestructuras existentes en la zona, como el Teatro Pavón.

  • Reflejo del Madrid multicultural y ciudad de acogida y por lo tanto, integración en la oferta cultural de programación de músicas y tendencias del mundo, reflejadas ya en un barrio crecientemente multicultural.

PROPUESTA PARA LA ORGANIZACIÓN Y...FUNCIONAMIENTO DE  “MESA PARA LA MEJORA DEL RASTRO”

La gestión de un proyecto complejo como la Mejora del Rastro que ha generado tantas expectativas y pretende constituirse en un elemento significativo de la identidad de Madrid e influir decisivamente en su zona de influencia, necesita construirse en torno a La generación de consenso social a traves de la participación de todas las partes interesadas. Por lo tanto, es necesario:

Crear un espacio de participación con asociaciones.

  • Colaborar con las asociaciones pertinentes para encauzar el debate social y resolver los conflictos y las crisis.

  • Implicar a los Colegios Profesionales y otros colectivos (Arquitectos, urbanistas, fundaciones, medios de comunicación…)

Objetivos de la Mesa:

  • Servir de marco de participación de los colectivos directamente afectados por la Mejora del Rastro.

  • Dar credibilidad y legitimidad al proyecto.

  • Adoptar conclusiones y recomendaciones que contribuyan a definir el Plan Mejora del Rastro.

Organización del procedimiento de trabajo de la Mesa: La Oficina del Centro, dependiente del Área de Gobierno de Economía y Participación Ciudadana y la Junta Municipal de Distrito de Centro serán las encargadas de actuar como Secretaría de la Mesa, preparando y coordinado sus reuniones y asistiéndola técnicamente para asegurar la eficacia de sus trabajos.

1. Agenda y calendario

  • a) Realización de reuniones plenarias de trabajo sobre cada uno de los ejes de reflexión.

  • b) Las reuniones se celebrarán según la agenda y el calendario propuesto por la Secretaria de la Mesa y aprobados por el Pleno de la Mesa.

2. Procedimiento de trabajo

  • a) Cada asociación miembro de la Mesa hará llegar a la Secretaría su propuesta sobre cada cuestión. Las propuestas se circularán entre el reto de los miembros de la mesa.

  • b) La Secretaría preparará para cada reunión un documento integrando las distintas propuestas, resaltando los puntos de acuerdo y de desacuerdo y planteando un proyecto de conclusiones.

  • c) El plenario analizará ese documento y adoptará sus conclusiones y recomendaciones.

3. Invitación a personalidades y expertos para presentar sus opiniones sobre la Mejora. Debe realizarse también una encuesta a visitantes y consumidores.

4. Incorporación de los informes técnicos solicitados como elementos de debate.

El Ayuntamiento pondrá a disposición de los miembros de la Mesa aquellos documentos o informes que puedan contribuir a enriquecer el debate. Las asociaciones pueden acompañar sus propuestas de la documentación que consideren oportuna

5. Redacción de conclusiones y recomendaciones.

De cada reunión se elaborará un acta que recogerá la postura de cada asociación y las conclusiones adoptadas. Las actas se enviarán a los miembros de la Mesa y se aprobarán en la reunión posterior.F

FUENTE DE ESTOS ARTÍCULOS
 http://es.wikipedia.org/wiki/El_Rastro_de_Madrid

Otras fuentes que hablan del Rastro:
http://www.elrastro.org/ - http://www.mirastro.com/elrastro.htm

GALERÍA DE IMÁGENES

 

Fuentes de las fotos: Miguel A. B. González - Colaborador español Photomadrid.com / Madridman.com / Madridfotos.com / Fotopaises.com / Recursos.cnice.mec.es / Navidaddigital.com / Fotomusica.com / Flickr.com / Madridteacher

_______________________________

Estos son los mejores datos del idioma español que he encontrado en internet. Estos artículos no han sido escritos por mí y tampoco me pertenecen, los he recopilado desde la red (textos/imágenes). En el caso de que me haya olvidado de hacerle la debida referencia a alguna fuente, os pido que por favor me aviséis de la autoría de los mismos envíandome un correo a:       esf@espanolsinfronteras.com  

_______________________________

 

CLASES  DE  ESPAÑOL  POR  INTERNET -  TUTORÍA Y  ETC -  Otras informaciones  a través  del  correo electrónico  de esta  página  web

NOTICIAS EN PORTADA - GOOGLE NOTICIAS

Noticias de Recursos Didácticos

 

Noticias de Cultura Española

 
Noticias de Literatura Española
 
Noticias de Lengua Castellana
 
Noticias de Hispania
 
Noticias de Deportes
 
Noticias de Arte e Historia
 
Noticias del Patrimonio Mundial de la Humanidad
 
Noticias de Gastronomía
 
Noticias del Idioma Español
 
Noticias de Poetas y Autores
 
Noticias del Mundo Hispano
 
Noticias de Economía
 
Noticias de Recursos Didácticos
 
Noticias de Ciencia y Tecnología
 
Noticias de Espectáculos
 

 

CLASES  DE  ESPAÑOL  POR  INTERNET -  TUTORÍA Y  ETC -  Otras informaciones  a través  del  correo electrónico  de esta  página  web

   
 
Búsqueda personalizada
 

                                                                       Principal Arriba Historia de la música Los carnavales El flamenco La cocina española Historia de la Navidad El camino de Santiago El Museo del Prado El museo Guggenheim Los Castillos Los casinos y los juegos RENFE  y los trenes La Historia del Seat La televisión española Historia de la moda Historia de los deportes La tauromaquia La literatura española La historia del libro Historia del cine español Las plazas mayores El rastro de Madrid El periódico español

gif5