Cáceres

Provincia de España, en la Comunidad de Extremadura, con 403.621 habitantes (en 2001) y 19.945 km². Limita al N con las provincias de Salamanca y Ávila, al E con las de Ávila y Toledo, al S con la de Badajoz, y al O con Portugal.

Cáceres - Arco de la Estrella

 

HISTORIA DE CÁCERES

Pinchando en la foto accederás a la  galería de imágenes de esta ciudad.
 

Hay pocos vestigios de que Cáceres estuviera poblada en el período Paleolítico, mientras que en el Neolítico los testimonios son mas abundantes, pudiéndose citar las Cuevas del Conejar, y la del "Francés", en Maltravieso. No mucho más copiosas son las huellas de la Edad de los Metales. En los tiempos protohistóricos la ciudad fue ocupada por los celtas vetones disidentes de los lusitanos.

La cuestión crítica de la fundación y del nombre atribuido a Cáceres por los colonizadores romanos se debatió largamente, sosteniéndose, a partir del s. XVI, que fue la Castra Caecilia mencionada en el Itinerario de Antonino y enclavada en la Via Lata a 44 millas de Emerita Augusta. En el año 1675 Ulloa y Golfín, en su Memorial, alude al encuentro de una lápida en la que figura la inscripción Norba Caesarina; en 1794 se descubrió en la puerta de Mérida un trozo de arquitrabe en el que reza la misma inscripción, que, copiada por Boxoyo, se dio a conocer a Madeu, quien, recogiéndola, hace mención de que en Plasencia había sido hallada otra igual. A la vista de esta piedra, el profesor Hübner sostuvo la identificación de Cáceres con Norba Caesarina, teoría a la que se sumaron Hinojosa, Fernández-Guerra y Floriano; en 1930, al realizar obras en la muralla, entre las torres del Horno y de la Hierba, se tropezó con un tizón de un metro de largo por 0,40 de alto, que presenta igual texto. Ello no obstante, no faltan autores que contradigan semejante parecer, tales como el padre Flórez y Pascual Madoz, quienes creen que se trata de Alcántara y Berzocana, respectivamente.

De las murallas del Cáceres romano se conserva gran parte y una puerta intacta, la conocida por el Arco del Cristo.

La ciudad padeció el paso de los bárbaros, recuperándose en la etapa visigoda y formando en las filas de San Hermenegildo en la lucha entablada por éste contra su padre, Leovigildo, en el año 582. Conquistada por los árabes, la utilizaron para saquear a los reinos cristianos, denominándola Cazires.

Con la dominación árabe se rehace Cáceres. Nuevas murallas de tapial sustituyen a las derruidas romanas y se levantan señoriales mansiones y un espléndido alcázar del que aún se conservan sus aljibes en lo que actualmente es el Museo Arqueológico Provincial.

Ya en la era de la Reconquista, Fernando II se adueña de la plaza en 1169 y el 1 de agosto de 1170 se funda la congregación de los Fratres de Cáceres, que ostenta la enseña de Santiago (vesillo Sancti Jacobi), denominación que le duró muy poco, trocándola por la de Caballeros de Santiago, si bien conservó el nombre de la espada. Cáceres permaneció en poder de los cristianos hasta el 10 de marzo de 1173, fecha en la que hicieron heroica resistencia los Fratres en la torre conocida como del Bujaco, contracción vulgar de Abub-Jacob-Yusuf, motivo por el cual, en el santoral español de las órdenes militares ese día se celebra la fiesta de los caballeros mártires de la orden. En 1184 vuelve la ciudad al poderío de Fernando II, ganándola de nuevo el emir almohade Yusuf Almansur en 1196. Muerto el monarca leonés, le sucede su hijo Alfonso IX, conocido por el Baboso (loco, en árabe), elcual realiza operaciones sobre la villa en 1213, 1218,1222 y1223, sin lograr éxito hasta el 24 de junio de 1277 (in festo Sancti Joannis) en que tiene lugar su incorporación definitivaa la causa cristiana. Entre esa anualidad y el 23 de abril de1229, día en que el rey conquistador pronuncia su últimoFuero, le otorga dos más y una carta de población, sosteniendo, a raíz de la recuperación de Cáceres, un pleitocon los Fratres, que pretendían la reivindicación de ella porhabérsela donado Fernando II, divergencia que se zanja, tras dos años de duración, en virtud de la concordia de Galisteo, haciendo los Mílites renuncia a su pretensión para compensarle de ciertos privilegios reales.

El rey Fernando III confirma a Cáceres los Fueros concedidos por su antecesor el 12 de marzo de 1231, a través del privilegio conocido por el Fuero Latino, y, a su vez, otorgó y mandó romancear los restantes que aparecen transcritos en un códice municipal del s. XIII, obrante en el archivo del excelentísimo Ayuntamiento de la ciudad, que fueron clasificados por el scripsi en: Fuero de las Leyes, Fuero de la Cabalgadas y Fuero de los Ganados (este último concedido por el propio Concejo con la venia real). El Concejo cacereño, por adoptar la forma de abierto, lo integraban todos los vecinos, si bien en los actos más solemnes intervenían, representándolo, los varones destacados de la villa; así les vemos jurar (sub iuramento erecta manu duodecim boni iuri) con el rey, que siempre serían fieles a la majestad de Alfonso y de sus hijas, comprometiéndose el soberano a que Cáceres no saliera nunca del reino leonés. Los Fueros extensos ofrecen una minuciosa regulación de las instituciones de Derecho público y privado. Las milicias locales participan en las guerras de Sancho IV y Alfonso X y en las fratricidas de Pedro I y Enrique II, originándose banderías entre los cacereños que culminan en el reinado de Enrique IV.

La reina Isabel la Católica hubo de venir a Cáceres con el propósito de poner paz, haciendo su entrada el 30 de junio de 1477 y consiguiendo, con tacto político, armonizar a los contendientes, dictando en esa ocasión unas interesantes y progresivas ordenanzas municipales a la villa, volviendo en 1479, acompañada de su esposo Fernando y jurando ambos los Fueros cacereños.

En el s. XVII, el eremita Francisco de Paniagua se retira a la sierra de Mosca, rindiendo culto a una imagen de la Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Montaña, que hoy es patrona de la ciudad. Las guerra de Secesión con Portugal (s. XVII), la de Sucesión (s. XVIII), la de Independencia y la civiles no se proyectan sensiblemente sobre el solar cacereño y merced a ello hoy presenta la ciudad al visitante un barrio medieval maravilloso y completo, declarada monumento nacional, en vivo contraste con su espléndida ciudad moderna.

En el s. XVIII formó Extremadura una intendencia que en 1820 se dividió en las dos provincias actuales, y Cáceres fue elegida por capital y dio nombre a la septentrional.

En 1936 se sumó al Movimiento Nacional [más], estableciendo Franco su primer Cuartel General en el palacio de los Golfines de Arriba, donde fue proclamado Jefe del Estado, según se puede leer en una lápida sobre la fachada del mencionado edificio de fecha 29 de septiembre de 1936.

 

MONUMENTOS

Cueva de Maltravieso, Arco del Cristo o Puerta del Río, Torre del Bujaco, Torre de la Yerba, Iglesia Concatedral de Santa María, Palacio de Carvajal, Palacio Episcopal, Palacio de Toledo-Moctezuma, Palacio de Mayoralgo, Palacio de Diputación Provincial, Palacio de los Golfines de Abajo, Iglesia de San Francisco Javier, Convento de la Compañía de Jesús, Iglesia de San Mateo, Convento de San Pablo, Palacio de las Veletas, Casa del Sol o de Solís, La Torre y Casa de los Sande, Palacio de los Golfines de Arriba, Casa Mudéjar, Arco de la Estrella, Iglesia de Santiago, Palacio de Godoy, Iglesia de San Juan, Palacio de la Isla, Complejo Cultural San Francisco, Santuario de Nuestra Señora de la Montaña...

 

FIESTAS

Carnaval, Las Candelas y Romería de San Blas, Las Ferias, Romería de los Santos Mártires, San Jorge, Semana Santa, Virgen de la Montaña, Los Reyes Magos.

 

ECONOMÍA

Actividad agraria dedicada al cultivo de cereales (trigo, avena, cebada y maíz), patatas, hortalizas y cultivos industriales como el tabaco, el pimentón y el algodón, además de olivos. Importante ganadería lanar y porcina. Escasa industria de productos agropecuarios. Junto a la capital Cáceres, sobresalen las poblaciones de Plasencia, Navalmoral de la Mata, Coria, Trujillo, Alcántara y Valencia de Alcántara.

 

COCINA CON ARTE

La gastronomía cacereña se distingue por su especial relación con los productos derivados del cerdo y el cordero, con los que se elaboran preparados como el frite, el pestorejo o el picadillo.

Los embutidos, además, gozan de un gran prestigio, especialmente el jamón de pata negra de Montánchez y Piornal, procedentes de cerdos criados con bellotas.
Los platos de caza también son un componente importante de la gastronomía extremeña. Uno de los más apreciados es la perdiz al modo de Alcántara y el venado preparado en diversos guisos.

Las migas es un plato pastoril que se toma como desayuno o como almuerzo; se hacen con pan duro minuciosamente picado, acompañado de torreznos, pimientos y ajos fritos.

Aunque el pescado tiene una presencia menor, se cocinan magníficos guisos compuesto de bacalao, tencas fritas o escabechadas y truchas del Jerte o Pinofranqueado.

Entre los quesos destacan los denominados Torta del Casar y en repostería los bollos de chicharrones, las perrunillas, los repápalos de Torrejoncillo y las monumentelas de Alcántara.

En cuanto al vino, se consume el de la tierra, de pitarra, elaborado artesanalmente.

Recetas

Migas Extremeñas, Perdices al modo de Alcántara, Biscuit de higos de Almoharín, Frite Extremeño (Caldereta)...

 

RESTAURANTES

Hostal Restaurante Julio - Hotel Villa Xarahiz - Restaurante Vera Hotel - Bizcocho Plaza - Restaurante Torre de Sande
Restaurante Viña la Mazuela - Mesón la Troya - Restaurante la Finca - Restaurante Castillo de Arguijuela - Restaurante Casa Tomás - Cafetería Bar Español - Cafetería Restaurante Sabor A Mistura - La Fusa

TURISMO

Los monumentos, la ciudad y los espacios naturales.

Parque de Monfragüe, LLanos de Cáceres, Sierra de Fuentes, Sierra de San Pedro, Cueva de Castañar de ibor, Los Barruecos, Garganta de los Infiernos.

 

PERSONAJES CÉLEBRES

 

Alfonso VII de Castilla

El Emperador. Rey de Castilla (1106-1157). Hijo de Raimundo de Borgoña y de doña Urraca -que lo era de Alfonso VI-, y primer soberano de la dinastia borgoña. Fue criado en Galicia, de donde era conde desde la muerte de su padre, por don Pedro Froilaz, conde de Traba, defensor de sus derechos al trono de Castilla, con el obisco Gelmírez, el arzobispo de Toledo, Bernardo, y su tio el Papa Calixto II, frente a las decisiones de su abuelo y las pretensiones de Alfonso I de Aragón, casado con su madre (1109). A petición de sus partidarios, doña Urraca le nombró rey de Galicia (1111), y hubo un tiempo en que se repartieron la jurisdicción territorial; pero la volubilidades de la reina motivaron luchas civiles en que unas veces estuvo junto a los seguidores de su hijo y frente a su marido, y otras al lado de éste contra aquéllos. Cuando fue armado caballero (1124), comenzó a actuar por cuenta propia y firmó con su padrastro el pacto de Támara, que evitó una batalla entre ambos, pero que quedó incumplido por el aragonés, quien siguió titulándose Emperador.

Rey a la muerte de su madre (1126), pretendió serlo de Aragón, al fallecimiento de su padrastro (1134), como descendiente de Sancho III de Navarra, y aunque no logró su propósito invadió ambos reinos, obtuvo la declaración de vasallaje y conservó territorios. De este modo consolidó el título de Emperador, que tanto ambicionaba, y consiguió que a su coronación (1135) asistiesen el rey de Navarra, los conde de Barcelona y Tolosa y otros de Gascuña y Francia y el caudillo moro Zafadola, y no lo hizo el rey de Aragón porque el Emperador ocupaba gran parte de su reino, ni su tía doña Teresa, condesa de Portugal, ni el hijo de ésta, Alfonso Enríquez, que, a regañadientes, le reconocieron dos años después. Efectuó una espedición por tierras musulmanas de Calahorra a Almería, acompañado por Zafadola, y entró en Córdoba (1144) y conquistó Almería (1147), empresas efímeras, pues ambas plazas cayeron pronto en poder de los almohades.

En su tiempo tuvieron lugar la independencia de Portugal (Con Alfonso I de Protugal) y la fundación de la orden militar de Alcántara. Murio de regreso de Almería, a la que en vano había intentado socorrer. En contra de la idea unificadora, norma de toda su vida, dividió sus estados entre sus hijos, dando al primogénito Sancho III, Castilla, Extremadura y Toledo, y a Fernando II, León y Galicia, lo que parece indicar ya un reconocimiento de la superioridad de Castilla.

Alfonso IX de León

Rey de León. Hijo de Fernando II, sucedió a su padre en 1188. Convocó Cortes en León, en las que reunió por primera vez, junto a los representantes de la Iglesia de los nobles, a los de las ciudades, por los que pueden ser denominadas la primeras Cortes Españolas (1188). Se vió atacado por Castilla y Portugal; hizo la paz con Alfonso VIII de Castilla, aunque reconociéndose vasallo suyo, y con Portugal, mediante su matrimonio con la infanta doña Teresa (1191); entró en una alianza con Portugal, Aragón y Navarra contra las pretensiones hegemónicas del castellano, y su matrimonio fue anulado por el Papa, por razón de parentesco. Cuando se produjo la derrota de Alarcos, tanto él como el rey de Navarra pactaron con los almohades, y en 1196 atacaron todos a Castilla, que supo defenderse y tomó la ofensiva contra León. Como solución se se celebró el matrimonio de Alfonso IX con doña Berenguela, hija de Alfonso VIII (1197), que fue anulado por igual razón que el anterior (1203). En 1209, los monarcas leonés y castellano firmaron una paz en Valladolid, mas, no obstante, Alfonso IX no ayudó a su suegro en la batalla de la Navas, aunque dejó en libertad a sus subditos para que lo hiciesen; se ocupó, en cambio, en tomar por la fuerza las plazas leonesas que ocupaba Castilla, y cuando el castellano regresó victorioso aceptó magnanimamente el heco consumado y se firmó la paz (1213).

En lucha contra los musulmanes tomó Alcántara, con asistencia de caballeros castellanos, pretendió conquistar Cáceres y llegó hasta Mérida. Muerto Alfonso VII y ya rey de Castilla, por cesión de doña Berenguela, su hijo Fernando III el santo, el leonés penso en someter a Castilla y llegó hasta Burgos, mas, por fin, pacto con su hijo en Toro (1218), aunque en vez de reconocerle por heredero de León lo hizo en favor de Sancha y Dulce, hijas de su primer matrimonio. En nueva expedición contra los musulmanes, auxiliado por la ordenes militares de Calatrava y Alcántara y por soldados castellanos y extranjeros, tomó Valencia (1221) y Cáceres (1227), a al que dio fuero; y en 1229-30 se apoderó de Montánchez, ganó la batalla de Alange y ocupo Mérida, Badajoz y Elvas. Fue un gran rey conquistador cuya gloria se empaña por su animosidad contra Castilla.

Doña Berenguela de Castilla

La Grande. Reina de Castilla y de León (1181-1246). Hija de Alfonso VIII y de Leonor de Inglaterra, reyes de Castilla, casó con Alfonso IX de León en 1197 y fue madre de Fernando III el Santo. Anulado su matrimonio por razón de parentesco, pero legitimado su hijo, a la muerte de su padre, supo apartar con habilidad los problemas para conservarle esta corona, y en 1214 actuó como regente y tutora de su hermano Enrique I, y al morir éste, en 1217, fue proclamada reina en las cortes de Valladolid; pero en el mismo acto renunció en favor de su hijo Don Fernando. Mujer extraordinaria, no hicieron mella en ella ofensas, ingratitudes y adversidades, granjeó dos coronas para su hijo y logró para su país paz, engrandecimiento, independencia y libertades.

Fernando II de León

Rey de Leon, hijo y sucesor de Alfonso VII el Emperador y de doña Berenguela, hija de Ramón Berenger, conde de Barcelona (1157-1188). Su padre repartió sus estados entre sus hijos, y dejó Castilla a Sancho III, y León, a Fernando. Éste tuvo aspiraciones absorventes sobre los territorios de su hermano, pero no pudo lograrlas. Muerto Sancho y asolada Castilla durante la menoría de edad de Alfonso VIII por las discordias civiles, patrocinadas por las dos poderosas familias Castro y Lara, intervino en los asuntos castellanos, más bien por cuenta propia que en defensa de de los intereses de su sobrino; mas tampoco pudo conseguir sus propósitos, y su conducta fue causa de que se mantuviese el estado de guerra entre León y Castilla hasta 1180. Luchó contra los musulmanes en el sur, se apoderó de Yelves y Alcántara, y aunque tomó Cáceres en el 1184, fue por poco tiempo. También combatió con su suegro, Alfonso Enríquez, rey de Portugal, a quien, luego de ser vencido y hecho prisionero, devolvió la libertad sin condiciones. Murió en Benavente, cuando regresaba de una peregrinación a Santiago de Compstela.

Fernando III

El Santo. Rey de Castilla y León, hijo de Alfonso IX de León y de Berenguela, hija de Alfonso VIII, rey de Castilla. Dispuesta la separación de los esposos por el Papa, a causa de ser parientes próximos, y heredera doña Berenguela del trono de Castilla, a la muerte de Enrique I (1217), lo cedió a su hijo fernando, a quien pretendió quitárselo su padre. Fernando III venció a Alfonso IX, y más tarde, cuando murió éste y dejó por herederas a las hijas de su primer matrimonio, Sancha y Dulce, incorporó pacificamente a sus Estados el reino de León, mediante un convenio con sus hermanas, a quién dotó esplendidamente. De este modo se efectuó la unión definitiva de León y Castilla (1230), en la que tuvieron una intervención prudente y magnífica las dos esposas de Alfonso IX, doña Teresa, cuyo matrimonio también había sido disuelto por parentesco, y doña Bereguela. Fernando III casó en 1219 con doña Beatriz de Suabia, hija del emperador de Alemania.

La principal preocupación de este gran rey fue la lucha contra los musulmanes. Conquistó Córdoba (1236), y , por enfermedad suya, el principe Alfonso (luego Alfonso X) ocupó el reino de Murcia, que se había hecho vasallo de Castilla, y se apoderó de Lorca y Mula, que se le resistieron (1244). En el mismo año firmó el principe con Jaime I de Aragón el tratado de Almizra, por el que se fijó el límite de la expansión aragonesa por el sur. Restablecido Fernando, llego hasta la vega de Granada, se apoderó de Jaén (1246), del reino granadino, cuyo soberano Mohamed Alhamar el viejo se hizo tributario suyo, y hasta ayudó a Fernando a conquistar otros territorios musulmanes. Prosiguió sus avances por el valle del Guadalquivir, se apoderó de Carmona (1247) y puso sitio a Sevilla, a la que cercó por tierra y por el río, mediante una escuadra mandada por Ramón Bonifaz, que, luego de vencer a la flota musulmana, penetró por el guadalquivir y cortó la comunicación entre Sevilla y Triana; después de un asedio de quince meses, capituló la ciudad (1248). A la caída de Sevila siguió la de otras importantes poblaciones, como Arcos, Medina-Sidonia, Sanlúcar, Jerez y Cádiz, con lo que sólo quedaba a los musulmanes el reino de Granada, tributario de Castilla. Sobrevino la muerte del rey cuando proyectaba una espedición a Marruecos, donde los benimerines se habían adueñado del poder, deponiendo a la dinastía Almohade (1252).

Se distinguió Fernando III no sólo desde el punto de vista político y militar, en la empresa de la Reconquista, con una visión y perseverancia que no poseyeron sus sucesores y que retrasó el fin de la obra, sino como gobernante excelente. Favoreció con privilegios y exenciones al Estudio general de Salamanca (1242), por lo que se le considera como fundador de aquella Universidad; comenzó las catedrales de Burgos (1217) y Toledo (1227), de estilo gótico; se empezó a usar en los documentos el romance leonés-castellano, en substitución del latín; mandó traducir al castellano el Fuero Juzgo; abrigó el proyecto que llevó a cabo su hijo, de unificar y refundir toda la legislación, y reunió Cortes por primera vez en Castilla (1250). Fue una de las más grandes figuras de la Edad Media y el que dió mayor avance a la empresa de la Reconquista; conceptuado como santo por su vida ejemplar, fue canonizado en 1671 por el Papa Clemente X, y su fiesta se celebra el 30 de Mayo, que fue el día de su muerte.

Fratres de Cáceres, Orden de los...

Santiago, Orden de
Durante el reinado de Alfonso VIII (1158-1214), el Papa Alejandro III firma en 1175 la aprobación de la Orden Militar de Santiago, evolución de la Orden de los Frates de Cáceres (1170), fundada por Pedro Fernández, quien a su vez había recibido el encargo por parte del Rey Fernando II de León, de la defensa de la recién conquistada ciudad de Santiago. Los Santiaguistas colaboraron activamente en la Reconquista y la repoblación. Alfonso VIII les cedió Ucles (1174), Moya y Mira (1211), a las que luego se sumaron Osa, Montiel y Alfambra.

Los caballeros de Santiago participaron en la reconquista de las comarcas de Teruel y Castellón y combatieron en la batalla de las Navas de Tolosa (1212). Los monarcas castellano-leoneses, les concedieron privilegios que permitieron a la Orden repoblar extensas regiones de Andalucía y Murcia.

El crecimiento de la nueva Orden fue rapidísimo y provoco algunos roces con la Orden de Calatrava, que les cedió Ocaña, y, sobre todo, con el Arzobispado de Toledo, en cuyas tierras tenían los Santiaguistas sus mayores intereses. Posteriormente se llegaría, una vez terminados los conflictos entre las dos ordenes, a una colaboración mutua en un acuerdo firmado en 1221 que fue renovado en 1243.

La de Santiago, como las demás ordenes, es una de las principales responsables de la repoblación de la meseta Sur en el siglo XII. Las zonas de mayores posesiones Santiaguistas a finales del siglo XII, se extendían por el sudeste de Galicia, el noreste de Burgos, Asturias de Santillana, Valle medio del Duero, Obispado de Cuenca y numerosos puntos de la actual Extremadura.

Uno de los fundadores de la Orden de Santiago se separo a los pocos años y creo la Orden de Santa María de Montegaudio, de regla mas rígida, unida luego al Císter y conocida como Orden de Monsfrague, hasta su fusión con la Orden de Calatrava.

Los Reyes Católicos unieron siglos después el Maestrazgo de Santiago a la Corona, incorporación sancionada por Alejandro VI (1523).

 
 
 
PUEBLOS

 

Abadia
Abertura
Acebo
Acehuche
Aceituna
Aceitunilla
Ahigal
Alagon
Albala
Alcantara
Alcollarin
Alcorneo
Alcuescar
Aldea del Cano
Aldeacentenera
Aldeanueva de La Vera
Aldeanueva del Camino
Aldehuela
Aldehuela de Jerte
Alia
Aliseda
Almaraz
Almendral
Almoharin
Alonso de Ojeda
Arrolobos
Arroyo de La Luz
Arroyomolinos
Arroyomolinos de La Vera
Asegur
Avarientos
Avellanar
Azabal
Baldio
Baños de Montemayor
Barquilla de Pinares
Barrado
Belen
Belvis De Monroy
Benquerencia
Berrocalejo
Berzocana
Bohonal de Ibor
Botija
Brozas
Cabañas del Castillo
Cabezabellosa
Cabezo
Cabezuela del Valle
Cabrero
Caceres
Cachorrilla
Cadalso
Calzadilla
Cambron
Cambroncino
Caminomorisco
Campillo de Deleitosa
Campo Lugar
Cañamero
Cañaveral
Carabusino
Carbajo
Carcaboso
Carrascalejo
Casar de Caceres
Casar de Miajadas
Casar de Palomero
Casares de Las Hurdes
Casarrubia
Casas de Belvis
Casas de Don Antonio
Casas de Don Gomez
Casas de Millan
Casas de Miravete
Casas del Castañar
Casas del Monte
Casatejada
Casillas de Coria
Castañar de Ibor
Castillo
Ceclavin
Cedillo
Cerezal
Cerezo
Cilleros
Collado
Conquista de La Sierra
Coria
Cuacos de Yuste
Dehesilla
Deleitosa
Descargamaria
El Batan
El Bronco
El Centenillo
El Gasco
El Gordo
El Pino
El Rincon
El Soto
El Torno
Eljas
Erias
Escurial
Estorninos

Fragosa
Fresnedoso de Ibor
Fuente del Sapo
Galisteo
Garciaz
Garganta La Olla
Gargantilla
Gargüera
Garrovillas de Alconetar
Garvin
Gata
Granadilla
Grimaldo
Guadalupe
Guadisa
Guijo de Coria
Guijo de Galisteo
Guijo de Granadilla
Guijo de Santa Barbara
Haza de La Concepcion
Heras
Herguijuela
Hernan-Perez
Herrera de Alcantara
Herreruela
Hervas
Higuera
Hinojal
Holguera
Horcajo
Hoyos
Huelaga
Huerta
Huertas de La Magdalena
Huetre
Ibahernando
Jaraicejo
Jaraiz de La Vera
Jarandilla de La Vera
Jarilla
Jerte
Jola
La Aceña de La Borrega
La Aldea del Obispo
La Barquilla
La Bazagona
La Calera
La Cumbre
La Fontañera
La Garganta
La Granja
La Moheda
La Pesga
Ladrillar
Las Casiñas Altas
Las Casiñas Bajas
Las Huertas de Cansa
Las Lanchuelas
Las Mestas
Logrosan
Losar de La Vera
Madrigal de La Vera
Madrigalejo
Madroñera
Majadas
Malpartida de Caceres
Malpartida de Plasencia
Marchagaz
Martilandran
Mata de Alcantara
Membrio
Mesas de Ibor
Mesegal
Miajadas
Millanes
Mirabel
Mohedas de Granadilla
Monroy
Montanchez
Montehermoso
Moraleja
Morcillo
Muela
Navaconcejo
Navalmoral de La Mata
Navalvillar de Ibor
Navas del Madroño
Navatrasierra
Navezuelas
Nuñomoral
Oliva de Plasencia
Ovejuela
Pago de San Clemente
Pajares de La Rivera
Palazuelo-Empalme
Palomero
Pantano de Cijara
Pasaron de La Vera
Pedro-Muñoz
Pedroso de Acim
Peraleda de La Mata
Peraleda de San Roman
Perales del Puerto
Pescueza
Piedras Albas
Pinofranqueado

Piornal
Pizarro
Plasencia
Plasenzuela
Portaje
Portezuelo
Pozuelo de Zarzon
Pradochano
Puebla de Argeme
Pueblo N. De Miramontes
Puerto de Santa Cruz
Puerto del Rey
Rebollar
Retamosa
Rincon de Ballesteros
Rincon del Obispo
Riolobos
Riomalo de Abajo
Riomalo de Arriba
Rivera Oveja
Robledillo de Gata
Robledillo de La Vera
Robledillo de Trujillo
Robledo (Pinofranqueado)
Robledo
Robledollano
Romangordo
Rosalejo
Roturas
Ruanes
Rubiaco
Salorino
Salvatierra de Santiago
San Gil
San Martin de Trevejo
San Pedro
Santa Ana
Santa Cruz de La Sierra
Santa Cruz de Paniagua
Santa Maria de Las Lomas
Santa Marta de Magasca
Santiago de Alcantara
Santiago del Campo
Santibañez El Alto
Santibañez El Bajo
Sartalejo
Sauceda
Saucedilla
Segura de Toro
Serradilla
Serrejon
Sierra de Fuentes
Solana
Talavan
Talaveruela de La Vera
Talayuela
Tejeda de Tietar
Tietar
Toril
Tornavacas
Torre de Don Miguel
Torre de Santa Maria
Torrecilla de Los Angeles
Torrecillas de La Tiesa
Torrejon El Rubio
Torrejoncillo
Torremenga
Torremocha
Torreorgaz
Torrequemada
Trevejo
Trujillo
Urdimalas
Valdastillas
Valdecañas de Tajo
Valdefuentes
Valdehuncar
Valdeiñigos
Valdelacasa de Tajo
Valdemorales
Valdemoreno
Valdencin
Valdeobispo
Valderrosas
Valdesalor
Valencia de Alcantara
Valrio
Valverde de La Vera
Valverde del Fresno
Vega de Mesillas
Vegas de Coria
Vegaviana
Viandar De La Vera
Villa del Campo
Villa del Rey
Villamesias
Villamiel
Villanueva de La Sierra
Villanueva de La Vera
Villar de Plasencia
Villar del Pedroso
Villarreal de San Carlos
Villasbuenas de Gata
Zarza de Granadilla
Zarza de Montanchez
Zarza La Mayor
Zorita

 
 
 
ESCUDO DE CÁCERES

                              

Escudo Heráldico de Cáceres

  Volver al inicio de Cáceres

 
   
 
Búsqueda personalizada

Principal Arriba Monumentos y Fiestas