Los alimentos funcionales

 

 

 

 

 

 

La perfecta hora de comer es, para el rico,
cuando tiene ganas y para el pobre, cuando tiene qué.
Luís Vélez de Guevara

______________________

 

 

______________________

Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.
Hipócrates

______________________

 

CONCEPTO Y DESARROLLO

En opinión de los expertos, muchas de las enfermedades crónicas que afligen a la sociedad occidental de un modo particular (cáncer, obesidad, hipertensión, trastornos cardiovasculares, etc.) se relacionan de un modo muy estrecho con la dieta alimenticia.

Algunos trabajos científicos han puesto de relieve que ciertos ingredientes naturales de los alimentos proporcionan beneficios medicinales y resultan extraordinariamente útiles para la prevención de enfermedades e incluso para su tratamiento terapéutico.

Aceites de pescado -> aterosclerosis
Betacarotenos -> tumores
Calcio -> osteoporosis
Colina -> hipertensión
Fibra dietética -> trastornos intestinales
Zinc -> respuesta inmunitaria

En la actualidad, se observa una clara y acusada preocupación en nuestra sociedad por las posibles relaciones entre el estado de salud personal y la alimentación que se recibe. Incluso se acepta sin reparos que la salud es un bien perfectamente controlable a través de la alimentación. De ahí, que se detecten en el mercado alimentario manifiestas preferencias por aquellos alimentos que se anuncian como beneficiosos para la salud.

Las modernas técnicas de investigación en el campo de la epidemiología y la dietética han permitido establecer ciertas relaciones entre los estilos de vida y los hábitos alimentarios, a la vez que es posible destacar la incidencia de algunas enfermedades en la mortalidad de la sociedad occidental.

Por eso no es extraño que en el último tercio del siglo XX, el mercado haya sido inundado de alimentos con el calificativo de "saludables" y que en los dos últimos decenios hayan aparecido los "alimentos para la salud", también denominados según los países "alimentos funcionales" o "productos nutracéuticos".

No puede negarse el interés que estos productos han despertado en el mercado alimentario, como tampoco las suspicacias y debates que han surgido en torno a ellos. Aunque los alimentos funcionales responden a un avance científico en el campo de la alimentación, existe una gran confusión en todo lo que respecta a este nuevo grupo de productos.

En este sentido, muchas frutas, verdura y otros productos de la alimentación convencional también tendrían derecho a recibir este calificativo, porque no contienen, al menos en cantidades importantes, sustancias consideradas nocivas desde el punto de vista clínico: sal, grasas, azúcar, colesterol. Por el contrario, aquellos alimentos que ofrecen algún componente con una actividad positivamente favorable para la salud del que lo consume podrían ser denominados sin ambages "alimentos para la salud".

DEFINICIONES

Quizás debe ponerse de relieve en primer lugar la escasa uniformidad de la terminología empleada, distinta según investigadores y países. Los términos más empleados son:

- Agente quimiopreventivo: componente alimentario, nutritivo o no, que científicamente es investigado para la prevención primaria y secundaria del cáncer, en cuanto inhibidor potencial de la carcinogénesis.

- Alimento de diseño: alimento procesado, que es suplementado con ingredientes naturales ricos en sustancias capaces de prevenir enfermedades.

- Alimento funcional: cualquier alimento modificado, o ingrediente alimentario que puede proporcionar algún beneficio para la salud, aparte de su contenido en nutrientes convencionales.

- Producto nutracéutico: cualquier producto que pueda tener la consideración de alimento, o parte de un alimento, capaz de proporcionar beneficios saludables, incluidos la prevención y el tratamiento de enfermedades

- Farmaalimento: alimento, o nutriente, que ofrece beneficios saludables, entre ellos la prevención y tratamiento de enfermedades.

- Productos fitoquímicos: sustancias que se encuentran en verduras y frutas, que pueden ser ingeridas diariamente con la dieta en cantidades de gramos, y muestran un potencial capaz de modular el metabolismo humano, de tal manera que se favorece la prevención de tumores.

Es decir, se puede considerar como alimento con una función saludable a "todo aquel capaz de conseguir un impacto positivo sobre la salud del que lo ingiere, sobre su desarrollo físico o su estado mental, sin referencia a su valor nutritivo".

En realidad, un alimento es funcional cuando contiene un componente químico (sea nutriente o no) con efectos selectivos sobre una o varias funciones del organismo.

PROPRIEDADES DE LOS ALIMENTOS FUNCIONALES

No cabe duda de que el calificativo de funcional se relaciona con el concepto bromatológico de "propiedad funcional", es decir, aquella que caracteriza un alimento, en virtud de sus componentes químicos y de los sistemas fisicoquímicos que los incluyen, sin referencia a su valor nutritivo. Son propiedades de tres tipos: sensoriales, tecnológicas y saludables. Esta circunstancia obliga a matizar el calificativo de «funcional» aplicado a un alimento bajo el prisma de lo saludable, porque toda propiedad saludable puede ser considerada funcional, pero toda propiedad funcional no debe ser tomada como saludable.

De todo el cuerpo teórico elaborado en torno a este campo de los alimentos, se pueden destacar tres condiciones que, según los especialistas, definen el carácter funcional saludable de un alimento:

a. Debe responder a las características propias y genuinas de lo que se entiende por un producto alimenticio: conjunto complejo de sistemas fisicoquímicos, en los que toman parte ingredientes naturales.

b. Debe ser consumido formando parte de una dieta, dentro del modo convencional seguido para cualquier alimento.

c. Su presencia dentro del organismo debe conducir a la regulación de algún proceso biológico concreto: mecanismos de defensa, procesos de envejecimiento, estado físico o mental, etc.

En este caso, deben ser calificados de alimentos "funcionales" los alimentos que en su formulación incorporan suplementos de nutrientes. En principio, no deben ser incluidos en el grupo de "alimentos para la salud", sino en el de "alimentos saludables", porque el nutriente no aparece como un integrante natural de algunos de los ingredientes, sino como un aditivo en su concepto mas amplio.

Por otra parte, todo lo relativo a la suplementación alimentaria debe ser analizado y estudiado con profundidad en relación con los efectos saludables aportados. Ciertas experiencias clínicas han puesto de relieve claras diferencias en los resultados obtenidos con dietas convencionales, enriquecidas con suplementos de vitaminas antioxidantes (betacarotenos, tocoferoles, ácido ascórbico) y con dietas basadas en una abundancia de verduras y frutas, en favor de estas últimas.

No existe un total acuerdo entre los especialistas acerca de la naturaleza de estos alimentos, que puede variar tanto con la demanda social, como con el área geográfica. En Japón, país pionero en este nuevo ámbito de la industria alimentaria, se definen de acuerdo con la presencia natural de ingredientes, que marcan el carácter funcional saludable del producto.

Algunas industrias alimentarias europeas comparten puntos de vista similares al considerar la funcionalidad saludable de un alimento de acuerdo con los beneficios fisiológicos aportados por sus ingredientes naturales, subrayándose el carácter "natural" de esos ingredientes. En Europa, la demanda de tales alimentos ha tenido como precedente el interés por los productos homeopáticos y por las hierbas medicinales.

En cambio, en EE.UU. se tiende a calificar la funcionalidad de un alimento de acuerdo con un diseño realizado para enaltecer unas cualidades saludables deseadas y fundamentado en las propiedades de algún ingrediente, que no se exige que necesariamente sea de origen natural.

El factor principal que promueve el desarrollo comercial de tales productos es la demanda y la aceptación por parte del consumidor. Si éste no da crédito a sus potenciales propiedades saludables, o bien no se interesa por ellas, hay que dar por seguro el fracaso comercial, aunque su reclamo terapéutico pueda ser excelente. Es muy posible que el actual interés del consumidor se haya visto incrementado por la concatenación de una serie de factores que han influido en su opinión:

a. demostración clínica de la funcionalidad saludable de algunos componentes alimenticios

b. incremento de la población anciana, mas interesada por la salud y la esperanza de vida

c. preocupación de la Administración Pública por reducir los costes sanitarios

d. una información mas completa, apoyada en las etiquetas nutricionales

e. mayor protagonismo de la medicina preventiva

f. importantes progresos en la tecnología alimentaria.

Además de las funciones nutritivas y organolépticas, se considera que los alimentos, en su comportamiento, desempeñan una tercera función relacionada con los efectos fisiológicos: neutralizar sustratos nocivos, prevenir enfermedades, promover la recuperación hasta un estado general de buena salud, etc. De aquí que se hayan hecho muy populares aquellos alimentos que, en el ámbito de la salud, ofrecen un beneficio adicional a la dieta diaria.

Quizás también haya contribuido a ello el apoyo recibido desde la Administración Pública Sanitaria, que promociona programas promotores de tales alimentos convencida de su relevancia para la numerosa población de la tercera edad. Así, la legislación alimentaria japonesa establece doce grupos de ingredientes alimenticios con propiedades que pueden favorecer la salud:

1. Fibra dietética.
2. Oligosacáridos.
3. Azucares alcoholes.
4. Péptidos y proteínas.
5. Glúcidos.
6. Alcoholes.
7. Isoprenoides y vitaminas.
8. Colinas.
9. Bacterias acidolácticas.
10. Elementos minerales.
11. Ácidos grasos poliinsaturados.
12. Otros.

PAPEL EN LA PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES

Además de los nutrientes implicados en la actividad metabólica normal del organismo humano, los alimentos que consumimos suelen contener otros componentes químicos, capaces de proporcionar algún beneficio saludable adicional. Tales sustancias, también denominadas "fitoquímicas", abundan en los productos de origen vegetal, tanto en los que se consumen de modo ordinario (frutas, verduras, legumbres, granos de cereales, etc.), como en aquellos de consumo poco frecuentes (soja, te verde, regaliz, etc.).

Los efectos beneficiosos de todo este conjunto de sustancias han sido ampliamente divulgados y, en consecuencia, se ha despertado un vivo interés en el consumidor, dispuesto a proteger su salud a través de la alimentación, sin importarle demasiado su costo.

En los últimos años, se ha podido identificar la naturaleza química de muchas sustancias presentes en los alimentos, vinculadas con actividades fisiológicas que resultan saludables para el organismo que los ingiere. Numerosos datos experimentales ponen de manifiesto su papel primordial en el tratamiento y la prevención de diversas enfermedades, algunas de ellas graves: cáncer, diabetes, hipertensión, alteraciones cardiovasculares, osteoporosis, defectos en los tubos neuronales, función anormal del colon, artritis y otras. En las siguientes figuras, se resume la situación actual de las propiedades saludables de los componentes naturales de los alimentos, nutrientes y no nutrientes.

Algunos péptidos aislados de proteínas alimenticias (leche, gelatina, pescados, cereales) han demostrado diversas actividades biológicas muy interesantes: opioide, estimulante del sistema inmunitario, favorecedores de la utilización de elementos minerales, antihipertensiva, etc. Asimismo, diversos aminoácidos han sido relacionados con el tratamiento de otras tantas enfermedades: hipertensión, dolor, cirrosis, depresión, artritis reumatoide, Parkinson, alcoholismo, drogadicción, comportamiento, etcétera.

Varios trabajos experimentales han permitido establecer los factores responsables de las funciones biológicas de los ácidos grasos: la longitud de la cadena, el grado de saturación y la localización de su primer doble enlace, responsable de las estructuras (omega-3 y omega-6). Además, diversos ácidos grasos individuales han podido ser relacionados, unos positivamente y otros negativamente, con la incidencia de enfermedades coronarias, hipertensión, diabetes, psoriasis, artritis, colitis ulcerosa, etc.

Se cree que algunos hidratos de carbono simples desempeñan un papel protagonista en el desarrollo de la obesidad y la caries dental, mientras que la fibra dietética, o mejor los polisacáridos no almidones, se vinculan al tratamiento del estreñimiento, el síndrome del colon irritable, la diverticulosis y el cáncer de colon.

Vitaminas como el ácido ascórbico, el alfa-tocoferol y el beta-caroteno resultan primordiales para la prevención de tumores por su carácter antioxidante, al ser capaces de neutralizar los radicales libres que se forman en los tejidos vivos.

Entre los elementos minerales caben citar: la vinculación del calcio con la osteoporosis y la osteomalacia; la del magnesio con el funcionamiento de los músculos cardíaco y esquelético, la función cerebral y la anorexia; la del hierro con la anemia; la del cine con la actividad de las hormonas de crecimiento y tiroideas y la del selenio con el cáncer.

Respecto a los compuestos no nutrientes, en su mayor parte sustancias fitoquímicas, hay que mencionar los derivados tioalilos de los ajos, los inhibidores de la proteasa de la soja, los lignanos de las crucíferas, las catequinas del te, las flavonas de la raíz del astrágalo y otros, que se relacionan individualmente con varios efectos saludables: protectores cancerigenos y cardiovasculares, regulación de las sustancias estrogénicas, inhibición del cáncer, mejora del estado inmunológico por incremento de los niveles de IgM e IgE, etc.

TABLA 01 - PROPRIEDADES SALUDABLES DE LA PROTEÍNAS

Péptidos de la leche

Actividad opioide (casomorfina, lactomorfina)
Actividad estimulante del sistema inmunitario (inmunopéptidos)

Capacidad de enlazar minerales, de enaltecer la solubilidad y la utilización de elementos minerales (caseinofosfopétidos)

Péptidos de gelatina de pescados (atún, bonito, sardina), cereales (maíz, arroz)

Actividad antihipertensiva

TABLA 2. PROPIEDADES SALUDABLES DE LOS AMINOÁCIDOS

Hipertensión
Dolor
Cirrosis                               Depresión
Artritis
Parkinson
Alcoholismo
Drogadicción
Comportamiento


 
Arginina, tirosina
Fenilalanina, tritófano
Ácido aspártico
Fenilalanina, tirosina
Histamina
Tirosina
Glutamina
Ácido aspártico
Fenilalanina

TABLA 3. PROPIEDADES SALUDABLES DE LOS ÁCIDOS GRASOS

Ácidos linoleico y araquidónico (serie omega-6)
Elevan las prostaglandinas y los leucotrienos
Situaciones protrombóticas y proinflamatorias

Ácido linolénico (serie omega-3)

Propriedades antitrombóticas
antivasoconstrictoras y antiinflamatorias.
Ensenciales para las funciones del sistema nervioso central

TABLA 4. PROPIEDADES SALUDABLES DE LOS CARBOHIDRATOS

Mono y oligosacáridos

Compuestos absorbibles sólo parcialmente, que proporcionan menos energía metabolizable

Compuestos sin efecto sobre la secreción pancreática

Compuestos favorecedores de la población bacteriana intestinal

Compuestos que previenen las caries dental

Polisacáridos (polisacáridos no almidones)

Efectos positivos sobre el estreñimiento, el síndrome de colon irritado, la diverticulosis, el cáncer de colon.

TABLA 5. PROPIEDADES SALUDABLES DE LOS COMPUESTOS MINORIATRIOS

Propriedades saludables de vitaminas

Papel antioxidante de ácido ascórbico, beta-caroteno y alfa-tocoferol; neutralización de radicales

Propiedades saludables de elementos minerales

Calcio
Osteoporosis, osteomalacia, hipertensión, cancer de colon

Magnesio
funcionamiento de los músculos cardíaco y esquelético, función cerebral, anorexia

Hierro
anemia (carencia, oxidación LDL (exceso)

Cinc
actividad de las hormnonas crescimiento y tiroideas, ayuda a la función inmunitaria

Selecnio
cáncer

ASPECTOS SOCIOSANITARIOS

Desde la década de los anos 90, el mercado alimentario se ha enriquecido con productos a los que se atribuyen beneficios positivos sobre la salud del consumidor debido a la acción biológica de algunos de sus componentes. Se ha producido un cambio en los enfoques científicos y se sugiere la posibilidad de modificar la composición de los productos agrícolas, reduciendo los niveles de sustancias indeseables, e incrementando a la vez el contenido en sustancias de efectos beneficiosos.

Actualmente, los llamados alimentos funcionales van ganando cuotas de mercado en muchos países del mundo occidental económicamente desarrollados, de entre las cuales destacan Alemania, Nueva Zelanda y Sudáfrica. En esta línea, hay que señalar que más de cien empresas japonesas han invertido en el desarrollo y comercialización de este tipo de alimentos. Y de ellas han salido las más diversas presentaciones: bebidas blandas, cereales para desayuno, bizcochos, confituras, productos lácteos, bebidas con bacterias acidolácticas, etc.

En Europa, la oferta se ha centrado en alimentos ricos en ingredientes muy concretos: ácidos grasos de estructura omega, beta-caroteno, componentes de los ajos, algunos oligosácaridos. En cambio, el mercado americano se ha inclinado por los alimentos ricos en fibra dietética a base de salvado de avena, o de arroz. En enero de 1997, la Food and Drug Administration (FDA) de EE.UU., después de dos años de investigaciones y debates, ha aprobado que los alimentos a base de avena y ricos en betaglucanos puedan hacer constar en sus etiquetas la propiedad de reducir el riesgo de padecer enfermedades de corazón. En la práctica, los denominados alimentos funcionales han sido muy debatidos al ser considerados desde dos puntos de vista muy diferentes:

a. Unos hablan de ellos como lo ultimo en los avances científicos para proteger con la dieta unas situaciones fisiológicas saludables.

b. Otros los consideran un producto de marketing, diseñados para exagerar los posibles efectos beneficiosos saludables de algunos de sus ingredientes.

La cuestión ha provocado intensos debates en reuniones científicas. No obstante, la evidencia de algunos resultados experimentales habla en favor de tales alimentos. Cuando menos, hay que reconocerles una gran verosimilitud en sus planteamientos.

Es muy posible que el éxito de su aceptación y demanda entre los consumidores se deba a dos circunstancias fundamentales:

- El consumidor confía, cada vez mas, en los efectos saludables de ciertos ingredientes alimenticios y acepta sin dificultad que la alimentación pueda ser un factor fundamental en el control de su estado de salud.

- Cada vez se dispone de mejor información, tanto clínica como epidemiológica, que apoya la utilidad y eficacia de esos productos.

- Se pone especial énfasis en reconocer que la medicina preventiva es esencial para mantener un buen estado de salud.

En la Tabla 6 se ofrece una completa descripción de los aspectos fisiológicos que la bromatología funcional estudia en la actualidad. Sin duda alguna, deberían ser considerados alimentos funcionales aquellos que tienen la capacidad de actuar sobre algunas de esas funciones. En unos casos, como el del calcio, son bastante claros sus efectos preventivos de un estado patológico como la osteoporosis. Sin embargo, no es fácil determinar estos efectos en otros componentes, entre ellos los fitoquímicos que integran verduras y frutas. Con los conocimientos actuales, no es posible establecer unas recomendaciones específicas para unos componentes dados, ni para los alimentos que contengan esos componentes. Solo puede afirmarse que «es bueno recomendar un consumo elevado de frutas y verduras».

TABLA 6. ASPECTOS FISIOLÓGICOS ESTUADIADOS POR LA BROMATOLOGÍA FUNCIONAL

El aparato digestivo

a) población microbiana intestinal
b) función de la mucosa gástrica
c) tejido linfoide intestinal humano
d) factores dietéticos de riesgo de carciongénesis colorrectal
e) ventajas fisiológicas y sanitarias de los probióticos y prebióticos para los seres humanos.

Defensas contra especies oxidantes reactivas

a) daños por oxidación, defensa antioxidante y papel de los prooxidantes en las enfermedades

b) métodos disponibles para la evaluación y cuantificación de los da`nos provocados in vitro por los prooxidantes del ADN. los lípidios y las proteínas

c) opciones dietéticas para modular los daños oxidantes y el sistema de defensa antioxidante in vivo

d) aspectos sobre la seguridad de los antioxidantes

e) aspectos tenológicos relacionados con la producción de productos alimenticios ricos en antioxidantes

El aparato cardiovascular

a) principales factores de riesgo

b) funciones celulares en el aparato cardiovascular, con especial atención a los procesos en los que interviene el sistema inmuniatrio

c) trombosis arterial, función de las plaquetas, leucócitos, células endoteliales, coagulación de la sangre y fibrinolisis

d) la hipertensión y la función cardíaca

e) componentes de la dieta y lipoproteínas séricas

Metabolismo Intermediario

a) cuestiones de salud conocidas habitualmente como síndrome X (en las que se incluyen la obesidad, la diabetes y el síndrome de resitencia a la insulina), con problemas metabólicos relacionados con estas enfermedades

b) factores dietéticos para prevenir los estados carenciales y la osteoporosis

c) alimentos funcionales para los deportistas

Desarrollo, crecimiento y diferenciación

a) aspectos específicos del crecimiento y el desarrollo

b) interacción entre nutrientes y genes y regulación genética

c) investigaciones sobre alimentos funcionales y sus efectos en la respuesta inmunitaria

d) efectos de los nutrientes sobre la maduración gastrointestinal, la apoptosis, la mineralización y el crecimiento de huesos

e) nutrición temprana y desarrollo neural y cognitivo

f) modulación del desarrollo y la diferenciación intrauterina, y efecto de la lactancia

Funciones psicológicas y de la conducta

a) efectos funcionales sobre la activación, la sedación y el estado anímico

b) influencia de los alimentos y sus componentes sobre la función psicológica y la conducta

c) los alimentos y el rendimiento cognitivo

PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS FUNCIONALES

En el ámbito de los alimentos funcionales hay que considerar que se trata de "alimentos para la salud", es decir, productos alimenticios cuyo consumo va a reportar una mejora de la salud de la población, por la propia naturaleza de sus ingredientes, sin "suplementación" de alguna estructura química concreta. Pero en la práctica puede ocurrir que se disponga de alimentos convencionales cuyo contenido en una estructura química deseada sea bastante inferior al que se necesita para conseguir un efecto terapéutico determinado. Es decir, es frecuente que los alimentos convencionales no contengan las sustancias supuestamente favorables en los niveles óptimos capaces de ejercer una acción positiva en el organismo.

En este sentido, se espera que la ingeniería genética proporcione productos cuya composición química natural aparezca enriquecida en esa sustancia deseada. Sin embargo, en cuanto a la seguridad, cabe preguntarse: ¿debe recurrirse a los productos transgénicos para ofrecer por la vía convencional alimentos orientados a superar los riesgos de padecer enfermedades crónicas? La palabra Biotecnología significa simplemente uso de organismos vivos, o de parte de ellos, para la elaboración de ciertos productos. No hace falta señalar que ha sido una tecnología que el ser humano ha aplicado desde los tiempos más remotos: obtención de pan, vinos, cervezas, quesos, yogur, etcétera.

Sin embargo, en el ánimo de todo el mundo existen suspicacias frente a las aplicaciones de los adelantos de la Biotecnología al ámbito de los alimentos. Y esta desconfianza ha pesado bastante en el desarrollo de los posibles avances científicos.

En realidad, lo que preocupa actualmente es el uso de organismos modificados genéticamente (OMG), también denominados transgénicos, que se definen como aquellos cuyos DNA ha experimentado una modificación a través de los métodos de ingeniería genética. A pesar de todo, esta rama de la ciencia ha progresado de modo notable y dispone de los conocimientos adecuados para controlar lo que hace con ciertas garantías de seguridad. Desde el punto de vista bioético, su empleo debe estar perfectamente fundamentado en una adecuada valoración del riesgo, así como en un profundo análisis y predicción del mismo.

En Biotecnología, el concepto de riesgo puede implicar dos cosas: la amenaza de ocasionar un daño o también el peligro potencial de que se modifique algo.

En este sentido, la bioética coordina dos aspectos:
- evitar el daño mediante una valoración del riesgo;
- proporcionar un beneficio que debe ser cuantificado.

LEGISLACIÓN

Es evidente que se hace muy necesaria una legislación alimentaria adecuada y estricta, que evite los numerosos abusos que se producen en el mercado alimenticio en tomo a este tipo de productos, basados en la oferta de beneficios saludables que después no dan.

En esta línea, habría que considerar en que medida alcanza a los alimentos funcionales la reciente legislación europea sobre nuevos alimentos. En el Diario Oficial de las Comunidades Europeas de 14 de febrero de 1997 se publico el Reglamento n.° 258/97 (27-enero-97) del Parlamento Europeo y del Consejo «sobre nuevos alimentos y nuevos ingredientes alimentarios». Entre los considerandos que alega para justificar sus posteriores disposiciones, el Reglamento hace hincapié en que, para proteger la salud pública, resulta necesario garantizar que los nuevos alimentos sean sometidos a una evaluación de seguridad, antes de que sean puestos en el mercado europeo. Debido a una posible asociación entre el consumo de nuevos alimentos y algún riesgo para el medio ambiente, también hace referencia a la importancia y necesidad de establecer un sistema capaz de evaluar de modo unitario, en todo nuevo producto, su idoneidad como alimento y su incidencia sobre el medio ambiente.

En dicho Reglamento se considera como "nuevo producto" todo aquel que "hasta el momento" no ha sido utilizado en una medida importante para el consumo humano y, además, puede ser incluido en algunas de las seis categorías siguientes:

1. Alimentos que contienen organismos genéticamente modificados.

2. Alimentos producidos a partir de organismos genéticamente modificados, aun-que no los contenga.

3. Alimentos de estructura molecular primaria nueva, o intencionadamente modificada.

4. Alimentos que consisten en microorganismos, hongos o algas, así como los obtenidos a partir de ellos.

5. Alimentos consistentes en vegetales, o productos obtenidos a partir de ellos, así como los ingredientes obtenidos a partir de animales, con excepción de los obtenidos mediante prácticas tradicionales de selección o de multiplicación, con historial alimenticio seguro.

6. Alimentos sometidos a un proceso de producción no usado habitualmente, que provoque cambios en su composición o en su valor nutritivo.

En consecuencia, el Reglamento europeo establece una normativa y disposiciones con el fin de garantizar al consumidor toda la información necesaria acerca de cualquier nuevo alimento comercializado. A su vez, debe garantizar que la presencia de organismos genéticamente modificados no representa ningún riesgo para la salud del que los consuma.

A pesar de todo, esta reglamentación puede resultar insuficiente, especialmente si se la compara con la legislación japonesa, que ha sido la primera (y tal vez la única), en establecer las características que debe cumplir un alimento para que pueda ser denominado comercialmente "alimento funcional":
1. Debe dar lugar a una mejora de la salud.

2. Sus pretendidos beneficios saludables deben estar adecuadamente respaldados por una sólida investigación científica.

3. La ingestión diaria recomendada debe haber sido establecida por los expertos.

4. Cuando su ingestión supere los niveles recomendados, no debe ocasionar ningún efecto nocivo.

5. Su modo de empleo en la dieta debe corresponder a las formas convencionales de cualquier alimento tradicional.
6. Su procedencia debe corresponder con la consideración de producto natural.

7. Debe figurar de modo claro la presencia cualitativa y cuantitativa del ingrediente que aporta la caracterización de saludable.

8. Debe quedar bien detallado el método analítico que ha de aplicarse para una valoración cualitativa y cuantitativa de las propiedades físicas y químicas del ingrediente con actividad saludable.

No obstante, esta legislación ofrece todavía ciertas limitaciones, porque en la practica científica no han sido establecidos los niveles óptimos que deben ser recomendados para la ingestión de cada uno de los ingredientes o sustancias que se consideran promotoras de la salud del individuo. Entre otras cosas, existe una verdadera dificultad para extrapolar al ser humano los datos encontrados en las experiencias con animales.

CONCLUSIÓN

En resumen, los alimentos funcionales tienen un papel, potencialmente importante, que desempeñar en el ámbito de la mejora de la salud humana. En este tercer milenio, con una población que no solo aumenta, sino que a la vez envejece, estos alimentos funcionales suponen un gran reto para la industria alimentaria. No obstante, este progreso debe ser cauto y apoyarse en todo momento sobre una base científica sólida.


 

OTRAS NOTICIAS IMPORTANTES

Noticias de Recursos Didácticos

Estudian  los  recursos  didácticos  del  entorno natural...

Noticias de Cultura Española

Nacionalistas y maniqueos - Gran interés por la cultura española

Noticias de Literatura Española

El cantar de Mío Cid traducido al hebreo ocho siglos después...

Noticias de Lengua Castellana
Unos 15.000 visitantes conocerán el Camino de la Lengua ...
Noticias de Hispania
Castilla y León encabeza la lista roja que publica Hispania...
Noticias de Deportes
Brevemente  muchas  noticias  relacionadas a los deportes
Noticias de Arte e Historia

Con la finalidad de albergar en el Museo de Arte e Historia de

Noticias del Patrimonio Mundial de la Humanidad
Acuerdo permitirá mejorar oferta cultural de Ciudades...
Noticias de Gastronomía
Con buen pie empieza  este 10 de marzo el Instituto Peruano...
Noticias del Idioma Español
Estados  Unidos es el  país donde la  lengua  española puede...
Noticias de Poetas y Autores
Tengo  Algo de  Árbol ou  Tenho  Qualquer  Coisa de  Árvore
Noticias del Mundo Hispano
Los compromisos adquiridos por los líderes inmigrantes de...
Noticias de Economía
Economía/Fiscal.- Los contribuyentes pueden solicitar desde
Noticias de Recursos Didácticos
Estudian  los recursos  didácticos  del  entorno  natural de ...
Noticias de Ciencia y Tecnología
Tendrá  participación  el sector  privado en  el Ministerio...
Noticias de Espectáculos
Brevemente noticias de muchos tipos de espectáculos

__________________

Recopilado
de:
mailxmail.com es una web con muchos cursos y recursos para aquellos que desean aprender algo por internet, y si quieres hacerlo esta es la web adecuada, vale la pena dejarse perder en ella.

 

 

                                    Principal Arriba Los alimentos funcionales La cocina a las brasas La cocina afrodisíaca La cocina internacional La cocina para adelgazar La cocina sanadora La cocina del mar La cocina sin gluten Los alimentos simples