Reyes de España

 

 

 

 

 

 

 

Carlos I 1516-1556

Carlos I (V del Sacro Imperio Romano), rey de España (1516-1556) y, como Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (1519-1558)

Juan Carlos de Borbón y Borbón 1975
Juan Carlos I

Nació el 5 de enero de 1938 en Roma, residencia de la familia real en ese momento, tras abandonar España cuando se proclamó la República en 1931

___________________________

Carlos I 1516-1556

Carlos I (V del Sacro Imperio Romano), rey de España (1516-1556) y, como Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (1519-1558)

Hijo de Felipe de Habsburgo (el Hermoso) y de Juana de Castilla (la Loca). Durante la celebración de un gran baile en el palacio Casa del Príncipe, la archiduquesa, Juana sintió los primeros dolores de parto. A las pocas horas, las tres de la madrugada del día 24 de febrero del año 1500, la hija de los Reyes Católicos, dio a luz al segundo de sus hijos, el que habría de ser heredero de las coronas de Castilla y Aragón, de las Casas de Austria y Borgoña y del Sacro Imperio Romano Germánico. Fue bautizado con el nombre de "Carlos" en memoria de su bisabuelo Carlos el Temerario (1433-1477), último Duque de Borgoña.

Su abuelo Maximiliano le dejó los territorios centroeuropeos de Austria y los derechos al Imperio, de su abuela María heredó de Borgoña los Países Bajos, de Fernando el Católico consiguió los reinos de la Corona de Aragón, además de Sicilia y Nápoles, y de su abuela Isabel I la Corona de Castilla, Canarias y todo el Nuevo Mundo descubierto y por descubrir. Su infancia trascurrió en la corte flamenca.

Fue educado por Adriano de Utrecht. Luís de Vaca fue encargado, de enseñarle castellano. Años después, solo hablaba francés, desconocía el flamenco, chapurreaba el castellano e ignoraba el latín, aunque fue aprendiéndolos más adelante. En 1515 se hizo cargo del gobierno de los Países Bajos, que durante algún tiempo pasó a Guillermo de Croÿ, señor de Chièvres. Cuando en 1516 su abuelo Fernando falleció, se convirtió en rey de España. En 1519 se convirtió en emperador. Tras su llegada a España se producen una serie de reivindicaciones políticas, dando lugar al levantamiento de las Comunidades (1520-1521). Las principales ciudades castellanas se unieron en una revuelta. El memorial de agravios (Constitución de Ávila) dirigido al rey, recogía las aspiraciones de los comuneros. Éstos fueron derrotados en la batalla de Villalar (1521) que significó la sumisión de Castilla. Casi al mismo tiempo, tuvieron lugar en Valencia los alzamientos de las Germanías o hermandades cristianas que reflejaban la protesta contra el poder de la nobleza y sus vasallos moriscos.

Su destrucción (1521-1524) constituyó otra victoria. El conflicto con Francia se endurecerá al sentirse los franceses cercados por los dominios imperiales, además de tener en cuenta las reivindicaciones territoriales de Francisco I sobre Navarra y el Rosellón y de Carlos sobre Borgoña y Milán. En 1521 España se hacía con el poder de Navarra. Francisco I ocupó personalmente el Milanesado, al ser derrotado y hecho prisionero en Pavía, prometió entregar Borgoña y retirarse de Milán. Al no llevar a cabo sus propuestas se reanudaron las luchas hasta la Paz de Crépy (1544), que confirmó prácticamente las cláusulas de Cambrai (1529), en las que Francisco I reconocía la soberanía de Carlos V sobre Artois y Flandes y retiraba sus pretensiones sobre Milán y Nápoles, mientras que Carlos I abandonaba Borgoña.

En centroeuropa intentaban contener los ataques turcos sin pasar a la contraofensiva. Carlos tuvo que luchar por el Mediterráneo occidental y penetrar en el oriental consiguiendo la conquista de Túnez (1535), aunque su fracaso en Argel (1541) afianzó las posiciones berberiscas. Su fracaso definitivo llegó tras la aparición del protestantismo en Alemania que, además de conectar con las inquietudes espirituales, aglutinó intereses económicos y políticos opuestos a los programas imperiales y dividió el Imperio en católicos y reformados.

Carlos I decidió actuar con la fuerza contra los protestantes, que habían formado la Liga de Esmalcalda. Obtuvo la victoria en la batalla de Mühlberg (1547), aunque no logró ni la unidad política ni la religiosa. Conservó hasta el 12 de septiembre de 1556 su título imperial, pero cedió a su hijo Felipe- el futuro Felipe II- los Países Bajos (1555), España (1556) y se retiró al monasterio de Yuste, donde murió en 1558.

Volver al inicio de Reyes de España

 


Felipe II 1556-1598

Nació el 21 de mayo de 1527 en Valladolid. Hijo de Carlos I y de Isabel de Portugal. Su padre abdica en 1555-1556 y tras su viaje por Italia y los Países Bajos y ser reconocido como sucesor regio en los estados flamencos y por las Cortes castellanas, aragonesas y navarras, gobierna desde la corte madrileña. Durante cincuenta años gobernó el mayor imperio del mundo, definido en la época como veinte veces mayor que el Imperio Romano. Su reino se basa en consejos, secretarios reales y en una administración centralizada. Su recurso al Tribunal de la Inquisición fue frecuente. Políticamente dicho tribunal fue utilizado para acabar con los conatos de protestantismo descubiertos en la Meseta castellana. Aunque la expedición naval de García de Toledo consiguiera la victoria en Malta (1565), el problema morisco estaba en el interior. Los moriscos de las Alpujarras granadinas protagonizaron la principal sublevación, que acabó con su derrota por don Juan de Austria (1569-1571).

El secretario Antonio Pérez influyó notablemente en los negocios públicos hasta su caída en 1579 y en 1568 moría el príncipe Carlos, que había sido arrestado debido a sus contactos con los miembros de una presunta conjura sucesoria promovida por parte de la nobleza. Para mantener el Imperio estuvo inmerso en conflictos europeos, multiplicándose las capitulaciones matrimoniales. Contrajo sucesivas nupcias con María de Portugal (1543), la reina de Inglaterra (María I Tudor), la francesa Isabel de Valois y Ana de Austria (1570), madre de su sucesor Felipe III. Fue su mayor amor y tras su muerte en 1580, se vistió de luto para expresar públicamente su dolor y su deseo de no volver a contraer matrimonio. Heredero de la guerra contra Francia, a pesar de la Tregua de Vaucelles (1556) y nada más comenzar su reinado, ambas casas reales iniciaron su lucha por el control de Nápoles y el Milanesado.

El duque de Alba defendió las plazas italianas, atacando los Estados Pontificios de Pablo IV para deshacer su alianza con Enrique II de Francia. Mientras tanto, los ejércitos castellanos y fuerzas mercenarias derrotaban a las tropas francesas en San Quintín y Gravelinas 1557 y 1558, origen de las negociaciones de paz del Tratado de Cateau-Cambrésis del año siguiente. Otro gran problema fue la piratería, el bandidaje y las incursiones berberiscas y turcas en el Mediterráneo. Constituyó, con Venecia, Génova y el Papado, el bloque principal de la Liga Santa contra el Imperio otomano. La flota al mando de don Juan de Austria —con Requesens, Álvaro de Bazán, Colonna y Doria— obtuvo la renombrada victoria naval de Lepanto (1571). Muerta su esposa María Tudor, las relaciones con Isabel I se enrarecieron. En su pugna permanente, apoyando a todos los enemigos castellanos, Isabel acabó con los católicos reyes escoceses, mientras apoyaba la piratería en el Caribe (Francis Drake) y a los rebeldes holandeses.

La conclusión militar vino determinada en 1588 por la derrota de la Armada Invencible capitaneada por el duque de Medinasidonia. Tampoco solucionó el conflicto en los Países Bajos. Tras las victorias del duque de Alba hasta 1573, ejecutando a Egmont y Hornes, ni Luis de Requesens, ni don Juan de Austria, ni Alejandro Farnesio doblegaron la rebelión de los 'mendigos del Mar' calvinistas. No consiguieron aplacar la sublevación de los Estados Generales y la definitiva emancipación de Holanda, Zelanda y el resto de las Provincias Unidas. Anexionó Portugal y sus dominios, haciendo valer sus derechos sucesorios en 1581 en las Cortes de Tomar. Falleció el 13 de septiembre de 1598 en el monasterio de El Escorial.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Felipe III Rey de España y Portugal 1598-1621

Nació en Madrid el 14 de abril de 1578 en Madrid y fue el último hijo sobreviviente de Felipe II y de su cuarta esposa Ana de Austria. En 1582 se le designó heredero al trono, cargo que ocupó el 13 de septiembre de 1598. De carácter tímido, recibió su educación de aristócratas y eclesiásticos, que le forjaron un carácter extremadamente religioso. En abril de 1599 contrajo matrimonio en Valencia el 18 de abril de 1599 con su prima Margarita de Austria, tuvo ocho hijos, el tercero de ellos, Felipe, a su muerte, sería proclamado Rey de España como Felipe IV. Con el sistema de gobierno de los primeros Austrias, el Consejo de Estado fue reorganizado en 1600 con un mayor protagonismo en la política general.

Su poca capacidad y su gran afición a la caza, anuló un gobierno personal en favor de un delegado o favorito sin cargo específico. Desde 1598 gobernó como valido el duque de Lerma, su amigo personal, que desde los primeros momentos recibió autorización para firmar en su nombre. Así controló todos los órganos de la administración tomando decisiones ejecutivas. El reparto de gracias y mercedes permitió a Lerma formar una poderosa facción política. Se dice que para escapar a las críticas que se lanzaban en Madrid contra él, se explica el traslado de 1601 a 1606 de la corte a Valladolid. La suspensión de pagos de 1607 marcó el inicio de un periodo pacifista. El 9 de abril de 1609 se firmó una tregua de doce años con los Países Bajos, reconociéndose oficialmente la existencia de Holanda. Ya antes se llegó al fin de hostilidades con Inglaterra, tras la muerte de Isabel I. En 1609 se produce la expulsión de los moriscos aunque ya no constituían tema de preocupación.

El válido alegó razones de seguridad. Se dio auge a las exploraciones del Mar del Sur; en Nueva España se impulsó la educación y se fundaron los Colegios de San Ildefonso, San Pedro y San Pablo. A causa de la difícil situación política y la crisis económica, Felipe III cambia en el año 1618 a Lerma por su hijo, el duque de Uceda, con menos libertad de acción en la tramitación de las consultas y con un mayor protagonismo de Baltasar de Zúñiga en los asuntos exteriores, el rey se reservó el despacho de mercedes. En 1618 España apoya al emperador Fernando II de Austria contra el elector del Palatinado, Federico V, dando comienzo a la guerra de los Treinta Años. Felipe III falleció el 31 de marzo de 1621.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Felipe IV 1621-1665

Nació el 8 de abril de 1605 en Valladolid. Hijo de Felipe III y de Margarita de Austria, en 1621 alcanzó el trono, tras la muerte de su padre. Casado en 1615 con Isabel de Borbón, con la que tuvo al príncipe Baltasar Carlos (1629) y a la infanta María Teresa (1638). En el año 1644 murió su esposa y contrajo matrimonio de nuevo cuatro años después con su sobrina Mariana de Austria, con la que tuvo a la infanta Margarita (1651) y a Carlos II (1661). Al igual que su padre, cedió los asuntos de Estado a validos, entre los que destacó Gaspar de Guzmán, conde-duque de Olivares, quien realizó una enérgica política exterior que buscaba mantener la hegemonía española en Europa. Su reinado fue un periodo de lujo, fiestas y exaltación de la corte. En 1633 fue inagurado el palacio del Buen Retiro. Durante su reinado se participó en la guerra de los Treinta Años, y se reanudó la guerra en Flandes. La crisis llegó debido a la falta de recursos y a la intervención de Francia en la guerra. Tras La Paz de Munster en 1648, se perdieron las provincias del norte de los Países Bajos (Holanda). Algunos meses antes de morir, la derrota de Montes Claros o Villaviciosa trajo consigo la pérdida de Portugal. Falleció el 17 de septiembre de 1665 en Madrid.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Carlos II Rey de España 1665-1700

Nació el 6 de noviembre de 1661. Hijo de Felipe IV y Mariana de Austria. Débil y enfermizo, poco dotado física y mentalmente. Padeció raquitismo infantil, como queda constancia en su abultada cabeza y en que no pudiera caminar con normalidad hasta los 10 años, a pesar de que el heredero del Felipe IV tuvo una lactancia que duró casi cuatro años y contó con 28 nodrizas. Su formación y cultura fueron escasas.

Contrajo matrimonio en dos ocasiones, con María Luisa de Orleans (1679) y Mariana de Neoburgo (1689), sin tener descendencia. La primera de sus esposas, seguía siendo virgen al año de matrimonio. La reina confesó a su camarera que el rey padecía de "eyaculación precoz que impedía consumar el matrimonio". La esterilidad que padecía no se debía al hechizamiento, sino a una enfermedad genital. "La causa de la esterilidad radicaba en un hipogenitalismo, ya que el rey tenía un solo testículo y era atrófico". La historia de su hechizamiento empieza aquí. "Un astrólogo de Bohemia le dijo al monarca que la causa de la esterilidad radicaba en que no se había despedido de su padre en el lecho de muerte, por lo que Carlos II se dirigió al monasterio de El Escorial, mandó sacar la momia de Felipe IV y durante unos minutos estuvo contemplándolo".

Llegó al trono cuando aún no había cumplido los cuatro años, por lo que, de acuerdo con el testamento de Felipe IV, su madre, Mariana de Austria, ejerció la regencia, asesorada por una Junta de Gobierno. En este periodo sucedieron luchas entre la reina y sus favoritos (Juan Everardo Nithard y Fernando de Valenzuela) y la oposición política, encabezada por el hermanastro del rey, don Juan José de Austria. En el año 1676, Carlos nombró primer ministro y grande de España a Valenzuela, lo que provocó el golpe de Estado de don Juan José, quien apartó a la reina madre y gobernó como primer ministro durante algo más de dos años (1677-1679)le siguieron el duque de Medinaceli (1680-1685) y el conde de Oropesa (1685-1691). La Monarquía participó en cuatro guerras determinadas por el expansionismo de Luis XIV. Sus frecuentes enfermedades y la falta de sucesión provocaron negociaciones entre los príncipes europeos para el reparto de los territorios del reino. Aunque el testamento de Carlos II declaró heredero al duque de Anjou, futuro Felipe V.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Felipe V - 1700-enero de 1724; agosto de 1724-1746

Nació el 19 de diciembre de 1683 en Versalles. Duque de Anjou, también conocido como el Animoso. Su abuelo fue el rey francés Luis XIV y su padre el Gran Delfín Luis y María Luisa Gabriela de Saboya su madre. Heredó el trono español al morir Carlos II (último monarca de la casa de Austria o Habsburgo en España) sin descendencia y nombrarlo éste como heredero a su muerte en 1700. Felipe se convierte en el primer Borbón de la línea dinástica española. En 1701 juró como rey de España ante las Cortes castellanas. Se casó en segundas nupcias con Isabel de Farnesio (1714), que le dio siete hijos: entre ellos el que sería Carlos III, y Felipe, duque de Parma. Los conflictos entre Habsburgos y Borbones, y la alineación de los antiguos reinos de la Corona de Aragón en favor de los Austrias, desencadenaron la Guerra de Sucesión española. Acabada ésta, por los tratados de Utrecht y Rastadt la monarquía española perdió los territorios europeos en Italia y en los Países Bajos. En enero de 1724 abdicó de forma inesperada en su hijo Luis, primogénito de su primer matrimonio con María Luisa de Saboya, pero tras la temprana muerte de Luis I, en agosto del mismo año, volvió a reinar España. Su logro fundamental fue el de la centralización y unificación administrativa y la creación de un Estado moderno. La acción exterior se determinó por el revisionismo de las decisiones de Utrecht y por la alianza familiar con Francia. Por los compromisos en las guerras de Sucesión polaca y austriaca, y por la acción del Ejército español aliado con el francés, el hijo mayor de Isabel de Farnesio, Carlos, se convirtió en rey de Nápoles y Sicilia -más tarde llegó a ser rey de España como Carlos III- y el otro, Felipe, en duque de Parma, Plasencia y Guastalla. Se fracasó en los intentos de recuperar Menorca y, con más ahínco, Gibraltar.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Luis I  1724 el Bien Amado

Nació el 25 de agosto de 1707 en el palacio del Buen Retiro, Madrid. Primer Borbón nacido en España. Hijo del rey Felipe V y María Luisa de Saboya. A los siete años de edad quedó huérfano de madre. En 1709 fue proclamado príncipe de Asturias y en 1722 se casó con Luisa Isabel de Orleans, hija de Felipe de Orleans, regente de Francia. Tenía diecisiete años cuando su padre abdicó a su favor el diez de enero de 1724. Felipe V quiso abdicar al trono de España pues era nieto de Luis XIV de Francia y por tanto tenía derecho a convertirse en heredero de la corona y en virtud de la entonces reciente muerte del duque de Orleans y heredero al trono, y la gravedad de los padecimientos de Luis XV, renacieron sus esperanzas de ocupar el trono de Francia. Luis fue proclamado Rey de España con el nombre de Luis I, el nueve de febrero de 1724. Pocos meses después de haber ascendido al trono, enfermó gravemente de viruelas. Falleció el 31 de agosto de 1724, a siete meses de haber asumido el trono. Su padre, Felipe V retomó la corona por influencia de su segunda esposa, Isabel de Farnesio.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Fernando VI 1746-1759

Nació el 23 de septiembre de 1713 en Madrid, tercer hijo de Felipe V y de María Luisa Gabriela de Saboya, heredó el trono español a la muerte de su padre. En 1729 se casó con Bárbara de Braganza, hija de Juan V de Portugal y de la archiduquesa Mariana de Austria y, al igual que su padre, estuvo dominado por su esposa. Tuvo como ministros al marqués de la Ensenada, que ejerció varias secretarías; José de Carvajal como secretario de Estado; o el jesuita Francisco Rávago, confesor real. Mantuvo la paz y neutralidad, frente a las solicitaciones de Francia e Inglaterra. Con la paz de Aquisgran, que finalizaba la guerra de sucesión austríaca, obtuvo los ducados de Parma, Plasencia y Guastalla para el infante Felipe (segundo hijo de Isabel de Farnesio). Logró el Concordato regalista de 1753, beneficioso para el control de la Iglesia puesto que atribuía al rey el patronato universal. Con Portugal se llegaron a acuerdos coloniales en el Tratado de Madrid de 1750, por el cual los portugueses cedían, al norte del río de la Plata, la colonia del Sacramento, pero a cambio se cedían territorios cercanos donde estaban asentadas varias reducciones jesuíticas de los indios guaraníes que tenían que ser deportados a otros lugares y eran hostiles a ser dominados por Portugal. En España se fomentó la construcción naval para la Armada potenciando la producción de los astilleros de El Ferrol, Cartagena y Cádiz, la construcción de caminos, la apertura del puerto de Guadarrama, y la construcción del canal de Castilla. En 1752 funda la Academia de San Fernando de Bellas Artes. El último año de su vida, y a consecuencia de la muerte de su esposa en 1758, Fernando estuvo encerrado en Villaviciosa de Odón (Madrid), sumido en la locura, con la administración paralizada y una España sin rey, pese a lo cual la monarquía siguió funcionando hasta que llegó de Nápoles su hermano Carlos, el futuro Carlos III. Falleció el 10 de agosto de 1759 sin descendientes.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Carlos III Rey de Nápoles (1734-1759), rey de España (1759-1788)

Nació el 20 de enero de 1716. Hijo de Felipe V e Isabel de Farnesio. A raíz de la guerra de sucesión de Polonia, entró en Nápoles (1734) y se apoderó de Sicilia. En 1759 sucedió a su hermanastro en Fernando VI en el trono Español. Llega a España acompañado de su esposa, María Amalia de Sajonia, que morirá un año más tarde, y sus hijos, nacidos en Italia. En contacto con el pensamiento europeo, continúa el reformismo de Fernando VI. De carácter sencillo y austero, su gobierno realizó reformas que provocaron un amplio descontento social. Se limitó la autoridad de los jueces diocesanos, se produjo el restablecimiento del pase regio y se redujeron las amortizaciones de bienes. El descontento popular se fomentó por la propaganda de los privilegiados, provocado por la política de urbanismo de Madrid (tasas de alumbrado o prohibición de arrojar basuras a la calle, por ejemplo), los intentos de modificación de las costumbres (bando de capas y sombreros) y algunas reformas administrativas y hacendísticas. El 23 de mayo de 1766 estalló un motín en Madrid y otra provincias. Se proferían vivas al rey y pedían la destitución de Esquilache. Restablecido el orden social, la política va a estar dirigida por una serie de hombres como Floridablanca, Campomanes, Aranda o Jovellanos, asegurando la continuidad en las reformas. La primera medida fue la expulsión de los jesuitas (febrero de 1767), a quienes el Dictamen Fiscal, de Campomanes, acusaba de instigadores del motín. Se intenta la extensión de la educación a todos los grupos de la sociedad, mediante el establecimiento de centros dependientes de los municipios o de las Reales Sociedades Económicas, la creación de Escuelas de Agricultura o el equivalente a las de Comercio en muchas ciudades y las propuestas de reforma de los estudios universitarios (1771 y 1786). Se lleva a cabo la reforma del poder municipal, la remodelación monetaria y fiscal, los intentos de modernización de la agricultura y la liberalización de los sectores industrial y comercial. En política monetaria se producen las remodelaciones de marzo de 1772, la emisión de vales reales, el primer papel moneda de España, iniciada en septiembre de 1780, y la creación del Banco de San Carlos, en septiembre de 1782. En el sector agrario se congelaron los arriendos y se abordó la confección de una ley agraria, que no vería la luz hasta 1794. Tras la firma del tercer pacto de familia con Francia (1761) declara la guerra a Gran Bretaña (1762), finalizada con el tratado de París (1763). En 1779 estalla otra guerra con Gran Bretaña, donde se intenta recuperar Gibraltar (1780/2) y se ocupa Menorca (1782), finalizando con la paz de Versalles (1783), cediendo los británicos a España la Florida y reconociendo la ocupación de Menorca. Las colonias americanas se modernizan de la mano del nuevo pensamiento reformista e ilustrado y del auge económico. Falleció el 14 de noviembre de 1788.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Fernando VII 1808-1833

Nació el 14 de octubre de 1784 en El Escorial, Madrid. Tercer hijo de Carlos IV y de María Luisa de Parma. En 1802 contrajo matrimonio con María Antonia de Nápoles, que lloró de desesperación al verle por primera vez; su suegra describía a Fernando como "de horrible aspecto", aludiendo a su gordura (llegó a pesar más de 100 kgs.), su voz aflautada y su carácter apático. Con el tiempo su esposa le tomó afecto, pero la princesa falleció en 1806. Se puso secretamente en contacto con Napoleón y le pidió una princesa de su familia por esposa, hasta que la trama fue descubierta y dio lugar al proceso de El Escorial (octubre 1807-enero 1808).

Sólo dos meses más tarde el motín de Aranjuez alcanzaba pleno éxito: Godoy fue destituido, Carlos IV abdicó en su hijo y Fernando VII comenzó a reinar (19 marzo 1808), en medio del entusiasmo popular, ya que se le consideraba como una víctima del odiado Godoy, de quien se temía incluso que pretendiera suplantarle en el trono. Fernando VII, junto a toda la familia real, fue atraído a Bayona por Napoleón Bonaparte, quien le forzó a renunciar a la Corona española en su favor. Napoleón nombró rey de España a su hermano José, quien reinó hasta 1814 con el nombre de José I. Durante la guerra de la Independencia, el Consejo de Regencia, reunió Cortes en Cádiz (1810), y se declaró "único y legítimo rey de la nación española a don Fernando VII de Borbón", así como nula y sin efecto la cesión de la Corona a favor de Napoleón. En 1814, Fernando VII regresó a España. Un grupo de diputados, le presentó el denominado Manifiesto de los Persas, en el que le aconsejaban la restauración del sistema absolutista y la derogación de la Constitución elaborada en las Cortes de Cádiz (1812).

En la primera etapa de su gobierno, se produjo una depuración de afrancesados y liberales. En el Ejército se produjeron pronunciamientos liberales, como el de Rafael del Riego (1820), en Cabezas de San Juan (Sevilla) lo que obligó al rey a jurar la Constitución. El Trienio Liberal o Constitucional (1820-1823) fue la segunda etapa de su reinado donde se continuó la obra reformista iniciada en 1810: abolición de los privilegios de clase, supresión de los señoríos, abolición de los mayorazgos, supresión de la Inquisición, preparación del Código Penal y recuperación de la vigencia de la Constitución de 1812.

Desde 1822, toda esta política reformista tuvo su respuesta en una contrarrevolución surgida en la corte, la denominada Regencia de Urgell, apoyada por elementos campesinos y, en el exterior, con el de la Santa Alianza, que desde el corazón de Europa defendía los derechos de los monarcas absolutos. El 7 de abril de 1823 entraron en España las tropas francesas mandadas por el general duque de Angulema, los Cien Mil Hijos de San Luis, a los que se sumaron tropas realistas españolas. Sin apenas oposición, el absolutismo fue restaurado. La última etapa del reinado de Fernando VII fue de nuevo absolutista. Se suprimió nuevamente la Constitución y se restablecieron todas las instituciones existentes en enero de 1820, salvo la Inquisición. Los años finales del reinado se centraron en la cuestión sucesoria. Desde 1713 estaba vigente la Ley Sálica, que impedía reinar a las mujeres. En 1789, las Cortes aprobaron una Pragmática Sanción que la derogaba, pero ésta no fue publicada hasta 1830, cuando el rey, en su cuarto matrimonio, con María Cristina de Borbón, esperaba un sucesor. Poco después, nació la princesa Isabel.

En la corte se formó entonces un grupo de 'realistas puros', que defendían la candidatura al trono del hermano del rey, don Carlos María Isidro de Borbón, y negaban la legalidad de la Pragmática publicada en 1830. En 1832, durante una grave enfermedad del rey, cortesanos carlistas convencieron al ministro Francisco Tadeo Calomarde, quien logró que Fernando VII firmara un Decreto derogatorio de la Pragmática, que dejaba otra vez en vigor la Ley Sálica (recuperando el Reglamento de 1713). Con la mejoría de salud del rey el gobierno dirigido por Francisco Cea Bermúdez puso de nuevo en vigor la Pragmática, con lo que, a la muerte del rey, el 29 de septiembre de 1833, quedaba como heredera su primogénita Isabel (Isabel II).

Curiosidad: 
Así se las ponían a Fernando VII


Frase hecha que se dice al respecto para desprestigiar, generalmente con ironía, aquello que se presenta tan fácil que no hay ninguna dificultad para resolverlo. Alude a la anécdota que cuenta cómo Fernando VII, gran aficionado al juego del billar, solía disputar partidas con sus camarillas. Estos contrincantes, deseosos de agradar al soberano, procuraban siempre fallar sus golpes y hacer que las bolas quedasen en inmejorable situación para que el monarca hiciese sucesivas carambolas.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Carlos IV 1788-1808

Rey de España, nacido en Portici (Italia) en 1748 y muerto en Roma el 19 de enero de 1819. Hijo de Carlos III y de María Amalia de Sajonia, ocupó el trono a la muerte de su padre, el 14 de diciembre de 1788. 

Pasó su infancia y primera juventud en Italia, pues había nacido cuando su padre era rey de Nápoles. Tenía cuarenta años cuando recibió la corona y su ascensión al trono fue saludada con esperanzas por los sectores más conservadores de la corte, ya que Carlos III nunca había gozado de popularidad entre las altas esferas eclesiástica y aristocrática. A pesar de un cierto sentido de la majestad heredado del hábito dinástico, los esfuerzos del conde de Floridablanca, ministro de su padre, por interesarle en las tareas de gobierno fueron infructuosos. Carlos IV parecía interesarse únicamente por la caza, que ocupaba la mayor parte de su tiempo, y por mantener alejado el pecado, ya que era sumamente beato desde su juventud. Tenía gustos sencillos, como la carpintería y el arreglo de relojes, aunque sentía gran afición por la música de Bocherinni y la pintura de Francisco de Goya. El francés Desdevises du Dezert lo describió como sigue: “Era de elevada estatura y de aspecto atlético; pero su frente hundida, sus ojos apagados y su boca entreabierta señalaban a su fisonomía con un sello inolvidable de bondad y debilidad”.  Casó con su prima hermana María Luisa de Parma, mujer de talante intrigante y manifiesta falta de discreción. María Luisa dominaba por completo a su indolente esposo, al que logró mantener apartado de la vida política mientras ella participaba en todas las intrigas cortesanas y asumía los asuntos de Estado. La ambición de la reina era, sin embargo, mayor que su capacidad y pronto delegó, hastiada, las tareas de gobierno. La reina se ocupó del encumbramiento de su favorito y amante, Manuel Godoy, con quien mantenía una relación amorosa desde antes de la muerte de Carlos III. Éste había tratado de evitar los escándalos de su nuera pero, una vez reina, María Luisa utilizó toda su influencia para hacer de Godoy el hombre más poderoso de la corte. Ya en su primer despacho con el secretario de Guerra, Carlos IV promovió a cadete garzón de guardias de Corps a Godoy, nombramiento con el que se inició su meteórica promoción. Algunos biógrafos de Godoy han descartado la naturaleza sexual de sus relaciones con la reina y atribuyen su sorprendente ascensión a la lealtad que demostró siempre hacia los reyes y a la escasa capacidad de acción política de éstos. Sin embargo, parece indudable que algunos de los catorce hijos que tuvo la reina, lo eran también de Godoy. De ellos sólo llegaron a adultos seis, entre ellos el Príncipe de Asturias, Fernando, y el infante Carlos María Isidro.

Volver al inicio de Reyes de España

 

José I Bonaparte 1808-1813

Nació en Corte, Córcega. Hermano mayor del emperador Napoleón I Bonaparte. Cursó estudios de leyes en Pisa (Italia) y en 1796 formó parte en la campaña de Napoleón en Italia. Un año después tomó un cargo como diplomático, primero en la corte de Parma y después en Roma, durante la I República francesa. Fue miembro del Consejo de los Quinientos, el órgano legislativo inferior en la época del Directorio, en 1798. Durante las Guerras Napoleónicas, actuó como enviado de su hermano y firmó tratados con Estados Unidos, Austria, Gran Bretaña y el Vaticano. En 1806, Napoleón le nombró rey de Nápoles, en donde reinó hasta 1808, fecha en la que su hermano le concedió el trono de España. Reinó como José I, buscando el apoyo político de los grupos de ilustrados españoles, cuyos miembros eran los denominados afrancesados sin lograr hacer triunfar el programa reformista de su gobierno, basado en la Constitución de Bayona. Pasados cinco años regresó a Francia expulsado por los insurgentes españoles. En 1815, tras la derrota definitiva de Napoleón, emigró a Estados Unidos, donde permaneció hasta 1832. Regresó a Europa y tras una breve permanencia en Inglaterra, falleció el 28 de julio de 1844 en Florencia.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Isabel II 1833-1868

Nacida el 10 de octubre de 1830 en Madrid. Hija de Fernando VII y de su cuarta esposa, María Cristina de Borbón. Su nacimiento provocó problemas dinásticos, ya que hasta entonces el heredero era el hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro, que no aceptó el nombramiento de Isabel como princesa de Asturias y heredera del trono. Al poco tiempo, en octubre de 1833, cuando sólo contaba con tres años de edad, sucedió en el trono de España a su padre Fernando VII.

En su minoría de edad fueron regentes su madre María Cristina, hasta 1840, que se apoyó en los liberales intentando defenderse del carlismo (primera Guerra Carlista, 1833-1839), y el general Baldomero Espartero hasta 1843. Con trece años fue declarada mayor de edad. A los 16, se casó, contra su deseo, con su primo Francisco de Asís. Tuvo nueve hijos, algunos de los cuales murieron al nacer. Durante su reinado se produjo el tránsito de un estado absolutista a otro liberal-burgués. Se inició con la semi-concesión liberal de una carta otorgada, el Estatuto Real (1834). El impulso liberal se inició en 1836 tras el golpe de Estado de los sargentos de La Granja. Se produjo la desamortización de bienes de la Iglesia, la formación de un Ejército capaz de doblegar al carlismo y la institucionalización del régimen. Pero la medida más importante fue la elaboración de una nueva constitución. Adaptada de la Constitución de Cádiz de 1812, el resultado final fue una nueva Constitución (1837). Entre 1840 y 1843 Espartero llegó incluso a desplazar de la regencia a la misma reina madre, con una línea de gobierno claramente autoritaria que provocó el rechazo de una parte del progresismo, lo que acabó por abrir las puertas al conservadurismo.

Durante una década, se consolidó un liberalismo muy restrictivo. El nuevo sistema se plasmó en la conservadora Constitución de 1845. El hombre fuerte del periodo, el general Ramón María Narváez, consiguió evitar en 1848 la oleada revolucionaria extendida por gran parte de Europa. Esta fase se cerró con el 'tecnócrata' Juan Bravo Murillo, quien llevó a cabo una amplia labor administrativa y hacendística. Entre 1854 y 1856 de nuevo el Partido Progresista se volvió a hacer con el poder mediante el pronunciamiento de Vicálvaro (1854). El principal dirigente progresista, Espartero, volvía así al primer plano. Lo más trascendente en este periodo fue la desamortización civil llevada a cabo por el ministro Pascual Madoz.

Narváez volvió a conseguir el poder durante un bienio más (1856-1858); sin embargo, los cambios sociales terminaron por abrir el camino a un sistema más templado, el de la Unión Liberal (1858-1863), en torno a otro militar, el general Leopoldo O'Donnell. O'Donnell jugó un activo papel en el exterior, hasta el punto de poder hablarse de una etapa neo-imperialista: guerra en Marruecos (Paz de Wad-Ras, 1860), intervención en México, en Indochina, en Annam, anexión de Santo Domingo y presencia activa en el Pacífico. La última etapa del reinado de Isabel II (1864-1868) fue de clara descomposición política. Los nuevos grupos sociales en ascenso exigían un cambio radical. La respuesta del régimen fue la de resistir mediante la fuerza.

Con Luis González Bravo, el régimen rozó el sistema dictatorial. El final llegó con la incruenta batalla de Alcolea (1868), que abrió las puertas de la Revolución de 1868, la cual supuso el destronamiento definitivo de Isabel II, quien en 1870 abdicó en su hijo Alfonso XII para favorecer la vuelta de la monarquía Borbónica a España. La figura clave en estos años parisinos será Cánovas del Castillo, auténtico artífice de la restauración monárquica que tendría lugar en 1874. La Reina todavía viviría para ver la muerte de su hijo Alfonso XlI en 1885. La regencia de su nuera María Cristina de Habsburgo y el inicio del gobierno efectivo de su nieto Alfonso XIII (1902). Finalmente, en 1904 moriría en París. Sus restos mortales serían trasladados al Monasterio de El Escorial.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Amadeo I Amadeo de Saboya 1870-1873

Nació el 30 de mayo de 1845 en Turín, Hijo segundo de Victor Manuel II (Rey de Saboya-Piamonte y, posteriormente, primer Rey de Italia) y de María Adelaida de Austria. A los 22 años contrajo matrimonio con Maria Victoria dall Pozzo della Cisterna (1867). Fue elegido rey de España después de ser destronada Isabel II. Proclamado por las Cortes, en noviembre de 1870, y aceptada por él formalmente la Corona, juró la Constitución en Madrid el 2 de enero de 1871. Su llegada coincidió con el asesinato de Juan Prim, su principal valedor. La vida política española carecía de estabilidad: conspiraciones republicanas y borbónicas, luchas personales entre los partidos leales, gobiernos efímeros, levantamientos carlistas (1872), atentados, separatismo en Cuba. Obligado a firmar la disolución del cuerpo de artilleros, anunció su abdicación a la Corona española (1873). Su mensaje a las Cortes (Parlamento) definió a los españoles como ingobernables. Amadeo regresó a Italia y falleció en 1890 en Turín.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Alfonso XII 1875-1885

Nació el 28 de noviembre de 1857 en Madrid. Hijo de la reina Isabel II y del rey consorte Francisco de Asís. Fue desterrado a Francia cuando contaba 11 años al ser destronada su madre por la Revolución de 1868. Cursó estudios en París, Viena y en la Academia Militar de Sandhurst. En el año 1870, su madre abdicó en su favor. El pronunciamiento del general Martínez Campos en Sagunto el 29 de diciembre de 1874 precipitó su regreso a España. El primer problema de su reinado será la tercera Guerra Carlista. Tras sucesivos desastres carlistas (Olot, Valencia, Estella), Alfonso XII fue reconocido como rey legítimo por el militar carlista Ramón Cabrera el 11 de febrero de 1875.

La Paz de Zanjón (1878) acababa de momento a la guerra de Cuba. Proclamada la Constitución de 1876, el rey fue representado como su fiel cumplidor. Un turno pacífico de partidos, permitió el reparto del poder y evitando su toma por la fuerza. Frente al Partido Conservador, se potenció la creación del Partido Liberal que aglutinó las fuerzas de centro izquierda encabezado por Práxedes Mateo Sagasta. Desde 1881 ambos partidos se turnaron de manera casi matemática. Contrajo matrimonio con su prima María de las Mercedes (1878), muy festejado y recordado duró poco. Se volvió a casar con María Cristina de Habsburgo-Lorena, archiduquesa de Austria, con la que tuvo dos hijas, María de las Mercedes, María Teresa y un hijo póstumo, el futuro Alfonso XIII. Enfermo de tuberculosis, sus obligaciones y sus salidas nocturnas empeoraron la enfermedad. Don Alfonso de Borbón y Borbón murió un 25 de noviembre en El Pardo y fue enterrado en El Escorial cinco días después, no sin antes hacer una parada en el Palacio Real para que los madrileños le dieran su último adiós. Fue un largo camino hasta el que aún hoy es su descanso, el Panteón de los Reyes del Monasterio de San Lorenzo.

Volver al inicio de Reyes de España

 

Alfonso XIII 1886-1931

Hijo póstumo de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo-Lorena, fue proclamado rey el mismo día de su nacimiento, el 17 de mayo de 1886. Reinó bajo la regencia de su madre hasta 1902. Perteneciente a la generación posterior al desastre de 1898, que deseaba regenerar a España. Se enfrentó a problemas derivados de la etapa anterior y también a otros como el problema social, radicalismo de las organizaciones obreras, guerras de Marruecos, la quiebra del turnismo político, el surgimiento de los nacionalismos catalán y vasco, y otros. Intervino personalmente en política, lo cual le era permitido por la Constitución de 1876. En el inicio de su reinado, varios políticos se disputaron el liderazgo dentro de cada formación política. Tuvo principalmente dos valedores: Antonio Maura dentro los conservadores y José Canalejas por los liberales.

La neutralidad de España en la I Guerra Mundial abrió mercados y favoreció el crecimiento económico, pero también la agitación social. La crisis de 1917, en que se unieron el sindicalismo militar, las huelgas revolucionarias y el nacionalismo catalán, aumentó la descomposición del régimen político. Un gobierno nacional formado por miembros de los dos principales partidos (1918) fracasó también.

El rey aceptó el hecho el golpe militar de Miguel Primo de Rivera (1923) como la solución de fuerza adoptada ante la crisis. La dictadura fue bien acogida por muchos sectores sociales en los primeros años: acabó con la guerra de Marruecos desarrollando una labor de orden social y de incremento de las obras públicas. Alfonso XIII intentó restaurar el orden constitucional tras el fracaso de Primo de Rivera en 1930, pero los partidos tradicionales estaban resentidos, y republicanos, socialistas y regionalistas de izquierda (luchaban unidos contra la monarquía.

Las elecciones municipales del 13 de abril de 1931 dieron el triunfo a socialistas y republicanos. El rey, para evitar una lucha civil abandonó el país, pronunciando sus palabras más célebres: "espero que no habré de volver, pues ello sólo significaría que el pueblo español no es próspero ni feliz". El 14 de abril de 1931 se proclamaba la II República. Vivió en el exilio aún diez años. De su matrimonio con Victoria Eugenia de Battenberg, con quien se había casado en 1906, tuvo seis hijos. Alfonso, muerto en 1938; Jaime, sordomudo que renunció a la sucesión; Beatriz; Cristina; Juan, al que nombró sucesor de los derechos dinásticos, y Gonzalo, muerto en 1934. Durante la Guerra Civil (1936-1939) se inclinó por el bando sublevado. Residió en Roma, donde murió y fue enterrado en 1941. Sus restos fueron trasladados en 1980 al Panteón de los Reyes del Monasterio de El Escorial (Madrid).

Volver al inicio de Reyes de España

 

Juan Carlos de Borbón y Borbón 1975
Juan Carlos I

Nació el 5 de enero de 1938 en Roma, residencia de la familia real en ese momento, tras abandonar España cuando se proclamó la República en 1931. Hijo de Juan de Borbón y Battemberg, conde de Barcelona, cabeza visible de la Casa Real, desde la abdicación del rey Alfonso XIII, y de María de las Mercedes de Borbón y Orleans. Por deseo de su padre, fue educado en España, que visitó por primera vez a la edad de 10 años. En 1954, terminó el Bachillerato en la escuela de San Isidro de Madrid y en 1955 inició sus estudios en las academias y escuelas militares del ejército, la marina y las fuerzas aéreas. Durante este período, realizó su viaje de prácticas como guardamarina en el buque de entrenamiento Juan Sebastián Elcano y se graduó como piloto militar.

En 1960-61 finalizó sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, donde cursó Derecho Constitucional e Internacional, Economía y Sistema Tributario. El 14 de mayo de 1962, contrajo matrimonio en Atenas con la princesa Sofía de Grecia, hija mayor del rey Pablo I y la reina Federica. En 1963 nació el primero de sus tres hijos, la princesa Elena, seguida años más tarde por la princesa Cristina y, en 1968, el príncipe Felipe. Después de su designación como futuro jefe de Estado en 1969, tomó parte en varias actividades oficiales, viajando por España y visitando muchos países extranjeros, como Francia, la República Federal de Alemania, los Estados Unidos, Japón, China y la India. A la muerte de Francisco Franco, fue proclamado rey el 22 de noviembre de 1975.

En su primer mensaje a la nación, expresó las ideas básicas de su reinado: restaurar la democracia y convertirse en rey de todos los españoles sin excepción. La transición a la democracia, dirigida por el nuevo Gobierno, comenzó con la Ley de Reforma Política de 1976. En mayo de 1977, el conde de Barcelona cedió al rey sus derechos dinásticos y su posición como cabeza de la Casa Real española, en una ceremonia que confirmó el compromiso de la Corona con la restauración de la democracia. Un mes después, se celebraron las primeras elecciones democráticas desde 1936 y el nuevo parlamento elaboró el texto de la nueva Constitución, que fue aprobada en referéndum el 6 de diciembre de 1978. La Constitución declara como forma de Gobierno del Estado español la monarquía parlamentaria, en la que el Rey es el árbitro y supervisor del buen funcionamiento de las instituciones.

Con la aceptación de la Constitución, el rey Juan Carlos proclamó expresamente su firme intención de acatarla y servirla. De hecho, fue la actuación del monarca la que protegió la Constitución y la democracia en la noche del 23 de febrero de 1981, cuando los poderes constitucionales fueron retenidos en el edificio parlamentario por un intento de golpe de Estado. Ha viajado por Europa, Latinoamérica, los Estados Unidos y Canadá, los países árabes, Israel, China, Japón, Indonesia, Australia, Nueva Zelanda y varios países del África negra.

Le han sido otorgados doctorados honoris causa en centros de gran renombre, como la Universidad de Bolonia, Oxford, Cambrigde y Harvad, entre otros. Es también socio del Institut de France y de la American Philosophical Society (Sociedad Filosófica Americana). Presidente honorario de la Junta Directiva del Instituto Cervantes, que se dedica a la difusión del español en el mundo, y de la Fundación en apoyo de la Real Academia, a cuya instauración en 1993 contribuyó con su patrimonio personal.

___________________________

Recopilado
de: Referencia de internet: Wikipedia - La Enciclopedia libre y Enciclonet - Autodefinida como un esfuerzo colaborativo por crear una enciclopedia gratis, libre y accesible por todos. Permite revisar, escribir y solicitar artículos.

   

   
 
Búsqueda personalizada

 

                                                                          Principal Arriba Reyes Visigodos Reyes de Asturias Reyes de León Reyes de Castilla Reyes de C. y León Reyes de Andalucia Reyes de Aragón Reyes de Mallorca Reyes de Valencia Reyes de Navarra Reyes de España